“Muerto matao”

Así describían en mis pueblos esa situación de agotamiento total. Y así estoy en este momento.

Este fin de semana hemos celebrado el rastrillo parroquial. Ya se sabe: venta, bar, rifa… y un objetivo doble: obtener ayudas para hacer el nuevo centro parroquial y además, lo más importante, hacer parroquia. Sobre todo, hacer parroquia.

El rastrillo se prepara con semanas, aunque la última ha sido de especial complejidad. No tenemos templo. Así que hay que buscarse la vida. Para sábado tarde y domingo la organización es la siguiente: las misas, en el exterior, en el solar. La venta, en el templo: se retira el Santísimo, se cierra la zona de altar y sagrario con unas cortinas y los bancos son el improvisado muestrario para vender las cosas más curiosas.  Y fuera, en unas carpas que generosamente nos monta el ejército, se organizan bar y restaurante.

Sábado y domingo han sido de locos. Preparar, vender, montar cosas… y hacer guardia la noche para vigilar todo. Así que he dormido por primera vez en la parroquia… aunque haya sido parte de la noche en el suelo y parte en un sillón en la sacristía.

La gente se ha volcado. Han aportado de todo: cosas para vender, bebidas, comestibles, exquisiteces que se vendieron en el bar. Cómo no agradecer a tantos comercios su colaboración con nosotros. Y qué delicia ver tanta gente en el bar, comiendo, tomando el aperitivo, o llevando a casa la comida para librarse de guisar en el domingo.

Hemos celebrado la fiesta de la Santísima Trinidad estrechando los lazos comunitarios y de una forma impresionante.

Gente en el templo, comprando cosas varias: libros, ropa, objetos de regalo, discos, cachivaches. Gente que, con toda dignidad, en la calle, en una zona tranquila, celebraba la Eucaristía con devoción y sentimiento de estar viviendo algo grande. Más feligreses que pasaban su rato en el bar, sentados cómodamente, mientras degustaban esas maravillas culinarias que nos llegaban hasta casi desbordar a los voluntarios. Sé que comenzamos el sábado a las 10 de la mañana y conseguimos recoger el domingo a las diez de la noche. Treinta y seis horas de trabajo, de convivencia, de risas, de hacernos familia. Treinta y seis horas para dar un fuerte empujón a esta parroquia que se va haciendo Iglesia de Jesús.

No sé aún el resultado económico, que siempre será muy de agradecer. Sí sé ya en este momento el resultado humano y cristiano, el resultado comunitario y parroquial, y ese es inmejorable.

Sí, “muerto matao” pero muy feliz. Y empezando a programar el del próximo año, si Dios quiere ya con las obras comenzadas.

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Muerto matao”

  1. maria dijo:

    Enhorabuena Padre!!!!. me alegro mucho. Me gustaría saber donde está exactamente su parroquia, para cuando vaya a Madrid, dar una vueltecilla. Un saludo. MariaJ

  2. Maria Angustias dijo:

    he visitado tu espacio un monton de veces y se me quedaba bloqueado el ordenador.preciosos escritos los tuyos,de verdad.y por el msn coincidimos poco,pero que se le va a hacer.ahora me marcho a una ejecutiva del partidoa jaen .el sabado me ire a la comision provincial tamnien y eso que ya he dejado la politica….pero aun sigo en funciones .una pregunta .conoces la hoac? si es asi ,que opinas de ella?,un abrazo.maria angustias

  3. Penélope dijo:

    He visto las fotos y leido el relato, le felicito. Me alegra que poco a poco los sueños de muchos se vayan cumpliendo …
    Penélope.

  4. Betsi dijo:

     
    Bendiciones Jorge !!
     
    Una gran dicha seguir en la distancia los avances firmes y seguros para hacer realidad una ilusión que viene del cielo. Han hecho de su parroquia una hermosa comunidad, alegre, participativa, comunicativa, solidaria, generosa, feliz.. se les nota que tiene a Dios integrado en sus corazones y guiando sus pasos.
     ORACIÓN DE COMUNIDAD
     
    Señor, Tú nos llamas a vivir en comunidad y quieres que edifiquemos la comunidad; nos quieres en comunión con otros, no para ser más fuertes ni para servirnos de ellos, sino para ser nosotros mismos y para servir. La comunidad es fuerte si se anima, la comunidad es verdadera si ama, la comunidad es santa si cada uno es santo, la comunidad existe para el servicio, la comunidad existe para la misión. La comunidad es encontrarse  con los otros en el Señor, es orar y vivir con ellos en la unidad, es dar signos de esperanza porque espera. Sólo así podremos anunciar al Señor, sólo así podremos anunciarlo a aquellos que a duras penas lo conocen.
     
     
    Para Jorge "muerto matao", le mando un cargamento de refuerzo.. !!
     
     
    ………..|""""""""""""""""""""""""|\|_ ………..|…… *de TODO* ……|||"|""\___ ………..|_________________  |||_|____|) ………..!(@)'(@)""""**!(@)(@)***!(@)”
     
    Con afecto,Betsi.
     

Los comentarios están cerrados.