¿Por qué eres tan duro conmigo?

Ayer mismo. Al acabar la misa. No sé las horas que nos dieron. Pero Angélica necesitaba charla y para eso está uno. Lleva tiempo con problemas. Con su marido y con el resto de su familia. En el trabajo no van bien las cosas. Necesitaba desahogarse.
Me ha contado lo que ocurre, su actitud, la de los otros. Las decisiones que está tomando. Y he tenido que decirle que no tiene razón. Que se está equivocando. Que no es la forma. Me ha dado sus razones. Inaceptables de todo punto. Es más. Le he dicho que ella lo sabe que no tienerazón aunque quiera convercerse de lo contrario. Al quedarse sin argumentos sólo una pregunta: ¿por qué eres tan duro conmigo? Mi respuesta: porque te quiero.
Eso sí. Le he dicho que si lo desea puedo ser el cura más amable. Decirle que es maravillosa, genial, divertida, que tiene siempre la razón, y que es chachi piruli de la muerte, y que no cambie nunca y que es una gran mujer. Pero que si lo que prefiere es que le eche una mano tengo en este momento que decir otras cosas.
Eso sí. Le he pedido que busque una segunda opinión señalando el sagrario. Que se ponga a rezar y hable con Jesús de sus cosas. Y que si Jesús aprueba su comportamiento yo no tendrá más que decir.
Se ha ido al sagrario. Ha estado tiempo. Mucho tiempo. Y ha vuelto llorando: "Necesito tiempo, más tiempo. En unos días vengo a verte con más tranquilidad. Gracias por todo".
Necesitamos mucho tiempo delante del Señor. Preguntarle "¿qué piensas de mi vida?" Y escuchar en silencio. Sobre todo escucharle. A Él. Al Señor. Y si es ante el sagrario… mejor, óptimo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¿Por qué eres tan duro conmigo?

  1. jose dijo:

    esa es la labor mas hermosa del sacerdote

  2. Embruxo dijo:

    es tan lindo dorarse la píldora unos a otros…pero si en realidad amamostenemos que decir las verdadesaunque sean durasun abrazo

  3. Prados dijo:

    Tuve una amiga que se estaba "tirando por un barranco junto con otra persona". Yo no podía escucharla dándole la razón. Había perdido la cabeza. Le devolvía lo que me contaba, las mismas palabras y la misma historia, pero con mi voz. La revolvía y me decía "es mi vida y puedo hacer lo que quiera". Le dije:"pues no me la cuentes, porque eres mi amiga y te quiero y te estás destrozando la vida". Las otras amigas, las falsas, a las que les importaba un pimiento su vida, le jaleaban a "tirarse por el barranco". Ella siguió con la tontería, nuestra amistad bastante rota, ahora no queda nada. No sé qué la hizo parar, actualmente no quiere recordar aquella etapa de su vida porque le avergüenza. Si no la hubiese apreciado nada, le hubiese pasado la mano por el lomo y le hubiese dicho lo que ella quería oir.¿El catarro mejor?, espero que sí, un abrazo.

  4. Betsi dijo:

    VISITA A JESÚS EN EL SAGRARIOSabemos que Dios habla en el silencio y nada mejor que vernos frente al Santísimo Sacramento. Teresa de Calcuta decía: "En el silencio de nuestros corazones, Dios habla de SU AMOR; con nuestro silencio, permitimos que Jesús nos ame". ¿Quieres conocer, amar y servir a Jesús? "Búscalo en el Sagrario. Fija tus ojos en Él, que es la Luz. Acerca tu corazón a Su Divino Corazón y pídele la gracia de conocerle". ¡Jesús Amigo, escúchame! Aquí estoy porque TE AMO Y CONFÍO EN TÍ y ME ABANDONO A TU MISERICORDIA INFINITA."¡No tengas pena, ven! Que todo tiene remedio,si vienes a Mí con confianza, con humildad.Me quedé en el Sagrario para ayudarte todos los días de tu vida.No porque lo merezcas, sino porque te amo gratuitamentecomo nadie te ha amado ni te amará jamás.¡No puedo dejar de amarte!Por eso me quedé… ¡para amarte!Para amarte desde aquí, con un amor infinito.Y aunque no te pido que lo merezcas, sólo te pido que lo aceptes.¡Yo te amo desde toda la eternidad!Déjate querer por tu Dios, por tu Redentor. ¡Me costaste tanto…! "A quien pueda interesar:Dios presente en el templo."¿Acaso puede habitar Dios en la tierra? Si el universo en toda su inmensindad no te puede contener, ¡cuánto menos este templo construido por mi" (1 Re 8:27), Salomón se admira del amor de Dios que quire estar en el templo, y eso que su presencia no era tan real como en nuestros templos católicos, donde Jesús Eucaristía está presente en las hostias consagradas guardadas en el sagrario o tabernáculo.La lámpara que está siempre encendida junto al sagrario tiene un doble significado: nos sirve de signo para reconocer su singular presencia en el sagrario y es termimonio de honor perpetuo al Señor. La costumbre de persignarse al pasar frente a una iglesia es signo de reverencia, y un saludo cariñoso a Dios presente ahí.La adoración al Santísimo Sacramento y las visitas que hacemos a Jesús en el sagrario fundamentan y fortalecen a la vez nuestra fe en Jesús presente en el pan consagrado. 

  5. Blanca dijo:

    "Necesitamos mucho tiempo delante del Señor. Preguntarle "¿qué piensas de mi vida?" Y escuchar en silencio. Sobre todo escucharle. A Él. Al Señor. Y si es ante el sagrario… mejor, óptimo" Me quedo con esto amigo Jorge….Gracias por el bien que haces desde este Espacio.Un abrazohttp://www.corrientita.eu

  6. Maria dijo:

    Escuchar, !!!!que bonito don!!!!

  7. CARMEN dijo:

    Poniéndonos ante la presencia del Señor, olvidándonos por completo de uno mismo, y teniendo volundad de escucharle, ¡Él nos habla…..!

  8. Maria luisa dijo:

    Muy bien Jorge!!! Señalar el Sagrario, como fuente de sanación a quién se obstina en sus propias razones,es el mejor camino.Cuando los apóstoles no podían con los enfermos, Jesús decía "Traiganmelo a mí" Desde el Sagrario Jesús nos habla, hay que aprender a diferenciar su voz de la nuestra y seguirla. Claro que Jesús tiene el Poder , pero el hombre la libertad de elegir. Tus ejemplos siempre son edificantes y ayudan a los que padecen sufrimientos similares. Un fuerte abrazo:María Luisa

  9. Myrian dijo:

    Las personas que nos consideramos creyentes (yo a estas alturas todavía me considero más bien aprendiz de creyente) a veces tenemos la inmensa necesidad de contar con el sacerdote y vaciar en él todos nuestros problemas buscando un consuelo o una solución, un camino para esas cosas que enturbian nuestra vida diaria. A veces pasa que damos la culpa a los demás sin ver que ese gran problema está en nosotros mismos y no en el prójimo. Te felicito Jorge por tu valentía y por esa sinceridad, eso es el camino más sano y más correcto para todos. ¡Ya quisiera yo contar con un sacerdote así. que me hiciese ver las cosas claras y exponer las cosas tal y como son. Yo si soy culpable, quiero que me digan la verdad como has hecho tu y desde ahí tratar de buscar soluciones. Yo ante estas situaciones a veces pienso¡ A ver si el problema lo tengo yo y está en mi y no como lo estoy viendo, o sea en los demás! Cuando esto pasa agradezco mucho y prefiero tener una persona sincera que me abra los ojos y me haga ver claro a que me adulen dandome la razón cuando no es así. Que Dios te bendiga. Un abrazo.

  10. Julia dijo:

    yo tambien quiero aprender a escuchar lo que me dice El

  11. Magda dijo:

    El dolor nos acerca más a Dios, aunque en ocasiones lo abandonemos nosotros el nunca lo hace, y cuando tenemos fe, amor y esperanza, Él nos ilumina y nos dice que hacer ante ciertas circunstancias adversas. Como dicen donde vivo, "Que nos digan nuestras verdades, duele" pero es lo mejor para abrir los ojos, pues a veces el dolor, la desesperación, el yo, nos impiden ver las cosas claramente y por tanto actuar adecuadamente. ¡Gracias Padre Jorge! Un abrazo

  12. Carmen dijo:

    La vida es muy compleja y cuando tenemos problemas nuestros sentimientos se mezclan y nublan la mente, no pensamos con claridad, en esos momentos y en todos, necesitamos el auxilio divino, sólo Jesús con su enorme poder de convencimiento puede ayudarnos a encontrar una salida; cuando nos ofuscamos siempre creemos tener la razón y sólo Dios es capaz de darnos una solución; ¡qué paz y alivio se siente ante el Santísimo, eso es suficiente para acudir con frecuencia a Él!

  13. P dijo:

    Una vez hablé con una psicóloga muy acreditada (o al menos eso dicen de ella) que me decía que disfrutara todo lo que pudiera sin pensar si hacía daño o no a los demás, que era fenomenal y que tenía derecho a hacer lo que me apeteciera… quizá por eso sea tan famosa :))Todos queremos llevar la razón. Justificarnos de la forma que sea. Aunque la conciencia, si no está demasiado viciada, siempre está ahí marcando el Norte, y más aún si hemos sido educados con valores cristianos. Es bueno intentar ser cristiano, pero la lucha es interminable y el esfuerzo constante… Creo que el día en que un cristiano está totalmente de acuerdo con su forma de proceder y totalmente de acuerdo con su conciencia es que ha dejado de serlo … Un abrazoPablo

  14. ESPACIO dijo:

    ¿Eres sacerdote… de verdad?Increíble este mundo virtual. Padre, me gustaría creer que Vds. representan a Dios en La Tierra… Más, dudo mucho que Dios esté de acuerdo con sus embajadores. Me refiero a La Iglesia Católica, Apostólica y Romana… Dudo, luego existo.Un placer este descubrimiento. Volveré con más tiempo.Un abrazo.Carmen.

  15. Akyboo dijo:

    ¿Y el secreto de confesión?, esto no deberia quedar entre usted y la otra señora.

Los comentarios están cerrados.