Qué es el papa en la iglesia católica

En estos días previos a la visita del papa Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona, creo que podría ser bueno recordar lo que es y significa la figura del papa según los documentos básicos de la Iglesia católica.

Porque aprovechando el evento están saliendo las ideas más peregrinas sobre lo que es y lo que debiera ser el papa. Ideas por cierto que uno no sabe de dónde se han sacado y a qué corresponden. Pero aquí el más osado suelta su soflama y siempre encuentra incautos que la aceptan como si hubiera hablado el oráculo de Delfos, por más que no sean más que cuatro lugares comunes sin fundamento alguno.

Ya sé algunas reflexiones: que el catecismo y el derecho canónico no valen para nada. Genial. Y me van a valer las reflexiones del primero que pase, basadas en su parecer en el mejor de los casos o en sus frustraciones o fobias en el peor. ¿Quién me garantiza a mí que las reflexiones de Pepito Pérez son auténticas y que lo que dice la Iglesia está errado? Servidor tiene por costumbre hacer más caso a la doctrina de la Iglesia que a las genialidades de Pepito. Pero ya saben, manías de uno.

Sagrada Escritura.
Mateo 16,17-19: ““Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos”.
Juan 21,15-17: “Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: “Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?” Le dice él: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Le dice Jesús: “Apacienta mis corderos. Vuelve a decirle por segunda vez: “Simón de Juan, ¿me amas?” Le dice él: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero.” Le dice Jesús: “Apacienta mis ovejas.” Le dice por tercera vez: “Simón de Juan, ¿me quieres?” Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: “¿Me quieres?” y le dijo: “Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.” Le dice Jesús: “Apacienta mis ovejas.

Concilio Vaticano II. Lumen Gentium 18.
Este santo Sínodo, siguiendo las huellas del Concilio Vaticano I, enseña y declara con él que Jesucristo, Pastor eterno, edificó la santa Iglesia enviando a sus Apóstoles lo mismo que El fue enviado por el Padre (cf. Jn 20,21), y quiso que los sucesores de aquéllos, los Obispos, fuesen los pastores en su Iglesia hasta la consumación de los siglos. Pero para que el mismo Episcopado fuese uno solo e indiviso, puso al frente de los demás Apóstoles al bienaventurado Pedro e instituyó en la persona del mismo el principio y fundamento, perpetuo y visible, de la unidad de fe y de comunión [37]. Esta doctrina sobre la institución, perpetuidad, poder y razón de ser del sacro primado del Romano Pontífice y de su magisterio infalible, el santo Concilio la propone nuevamente como objeto de fe inconmovible a todos los fieles, y, prosiguiendo dentro de la misma línea, se propone, ante la faz de todos, profesar y declarar la doctrina acerca de los Obispos, sucesores de los Apóstoles, los cuales, junto con el sucesor de Pedro, Vicario de Cristo [38] y Cabeza visible de toda la Iglesia, rigen la casa del Dios vivo.

Catecismo de la Iglesia Católica
881 El Señor hizo de Simón, al que dio el nombre de Pedro, y solamente de él, la piedra de su Iglesia. Le entregó las llaves de ella (cf. Mt 16, 18-19); lo instituyó pastor de todo el rebaño (cf. Jn 21, 15-17). “Consta que también el colegio de los apóstoles, unido a su cabeza, recibió la función de atar y desatar dada a Pedro” (LG 22). Este oficio pastoral de Pedro y de los demás Apóstoles pertenece a los cimientos de la Iglesia. Se continúa por los obispos bajo el primado del Papa.

882 El Sumo Pontífice, obispo de Roma y sucesor de san Pedro, “es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles “(LG 23). “El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad” (LG 22; cf. CD 2. 9).

Código de derecho canónico
DEL ROMANO PONTÍFICE

331 El Obispo de la Iglesia Romana, en quien permanece la función que el Señor encomendó singularmente a Pedro, primero entre los Apóstoles, y que había de transmitirse a sus sucesores, es cabeza del Colegio de los Obispos, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia universal en la tierra; el cual, por tanto, tiene, en virtud de su función, potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente.

332 § 1.    El Romano Pontífice obtiene la potestad plena y suprema en la Iglesia mediante la elección legítima por él aceptada juntamente con la consagración episcopal. Por lo tanto, el elegido para el pontificado supremo que ya ostenta el carácter episcopal, obtiene esa potestad desde el momento mismo de su aceptación. Pero si el elegido carece del carácter episcopal, ha de ser ordenado Obispo inmediatamente.

§ 2.    Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie.

333 § 1.    En virtud de su oficio, el Romano Pontífice no sólo tiene potestad sobre toda la Iglesia, sino que ostenta también la primacía de potestad ordinaria sobre todas las Iglesias particulares y sobre sus agrupaciones, con lo cual se fortalece y defiende al mismo tiempo la potestad propia, ordinaria e inmediata que compete a los Obispos en las Iglesias particulares encomendadas a su cuidado.

§ 2.    Al ejercer su oficio de Pastor supremo de la Iglesia, el Romano Pontífice se halla siempre unido por la comunión con los demás Obispos e incluso con toda la Iglesia; a él compete, sin embargo, el derecho de determinar el modo, personal o colegial, de ejercer ese oficio, según las necesidades de la Iglesia.

§ 3.    No cabe apelación ni recurso contra una sentencia o un decreto del Romano Pontífice.

334 En el ejercicio de su oficio están a disposición del Romano Pontífice los Obispos, que pueden prestarle su cooperación de distintas maneras, entre las que se encuentra el sínodo de los Obispos. Le ayudan también los Padres Cardenales, así como otras personas y, según las necesidades de los tiempos, diversas instituciones. Todas estas personas e instituciones cumplen en nombre del Romano Pontífice y con su autoridad la función que se les encomienda, para el bien de todas las Iglesias, de acuerdo con las normas determinadas por el derecho.

335 Al quedar vacante o totalmente impedida la sede romana, nada se ha de innovar en el régimen de la Iglesia universal: han de observarse, sin embargo, las leyes especiales dadas para esos casos.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Qué es el papa en la iglesia católica

  1. pepa dijo:

    Una vez más, gracias Jorge. De lo más completo, y, espero que esclarecedor para todos. Y tan necesario. Que perdemos de vista a veces las fuentes, para fijarnos en las gotitas.

  2. pmartimor dijo:

    Aunque no tenga que ver directamente con el tema que planteas, se está comentando el por qué de tanto gasto con lo del viaje del Papa ahora que estamos en crisis. Esto lo dicen, claro, aquellos medios que ya sabemos de qué van. Pues resulta que en un estudio hecho por economistas se dice que la cantidad de recursos económicos que se mueven en estos eventos siempre es positivo (hoteles, restaurantes, medios de locomoción, tiendas en general) todos ellos deseando de hacer negocio ahora que la cosa está más bien paradilla y esto parece ser bueno para reactivar un poco el mercado.
    Un abrazo
    Pablo.

    • Jorge dijo:

      Pero Pablo, si es que aunque no generara ningún recurso económico. Por qué tenemos que pagar entre todos los españolitos la seguridad en los partidos de fútbol, en el dia del orgullo gay, en los viajes de la señora de Obama, los destrozos de los de siempre el dia de la huelga general, el museo del txakolí, el ministerio, hoy secretaría de estado de “igual dá”, el cine español… ¿sigo? Eso sí, viene el papa y que se lo paguen los católicos. Gracias por tus reflexiones.

      • pmartimor dijo:

        Sí, todos los creyentes entendemos -casi todos- que la visita del Papa es un beneficio para la espiritualidad y la humanización.
        Que se gasta mucho dinero en cosas innecesarias. Pero además se quiere poner pegas a la visita del Papa desde el punto de vista económico ya que no se puede hacer de otra forma… pero es que ni siquiera esto es cierto; y lo más grave es que hay mucha gente que se lo traga… tanta manipulación ya da asco. Menos mal que aquellos que yo diría ‘hasta odian’ estos eventos, se tienen aguantar viendo como se vuelca la gente con el Papa, incluida la juventud; aunque eso sí, nunca lo reconocerán.

  3. maribelad87 dijo:

    Mañana “Pedro” peregrina a la tumba de Santiago. Que Dios lo bendiga a él y a su Iglesia siempre.
    Un saludo

  4. Ana dijo:

    ¿Por que hay gente que quiere inventarse lo que es la religión católica? ¿Tan dificil es seguir las normas de algo que se supone que uno mismo ha elegido?
    Y luego están los que no son católicos, pero que llevan a discusión todo lo que la iglesia dice.
    Como siempre digo, los humanos somos así. Queremos ponerle puertas al campo siempre.
    Saludos
    Ana

  5. Blanca dijo:

    Saludos , Jorge: Dices:”aunque no generara ningún recurso económico. Por qué tenemos que pagar entre todos los españolitos la seguridad en los partidos de fútbol, en el dia del orgullo gay, en los viajes de la señora de Obama, los destrozos de los de siempre el dia de la huelga general, el museo del txakolí, el ministerio, hoy secretaría de estado de “igual dá”, el cine español… “…Para los católicos es el Papa, Pero para los demás es un Jefe de Estado…

    Yo como católica, termino con una petición:”Señor, te encomendamos la visita del Santo Padre a España, protégele y cólmanos de abundantes gracias; todos asistiendo o por TV salgamos fortalecidos y animados a seguir difundiendo el Evangelio a tiempo y a destiempo”
    Un abrazo
    http://corrientita.99k.org/

  6. Myrian dijo:

    Bienvenido sea! saludos.

  7. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    La primera vez que Jesús ve a Pedro ya le indica su misión, cambiándole de nombre: “Tú eres Simón, hijo de Juan, tú te llamarás Cefas, que quiere decir Piedra” (Jn 1,42). Porque Pedro y piedra es la misma palabra, indicándole así su misión: estaba destinado a ser la roca, el fundamento de su Iglesia, que durará siempre, porque las puertas (poderes) del infierno no podrán prevalecer contra ella. Por otra parte, Cristo sabía que Pedro iba a morir, de ahí que este poder de las llaves del Reino de los cielos debía continuar en los sucesores de Pedro.

    El Papa es el obispo de Roma y sucesor de San Pedro, representante de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, que tiene potestad plena, suprema y universal y puede ejercerla siempre con entera libertad (Cat 882). Es también el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad en la Iglesia (LG 23). Según San Gregorio Magno es el Siervo de los Siervos de Dios.

    Después de todo lo expuesto por Jorge, ¿podemos negar la autoridad del Papa, como representante de Cristo en la tierra? ¿podemos presentar algún Santo Padre que negara su autoridad en los primeros siglos de la Iglesia o a algún santo que lo haya rechazado? Sta. Catalina de Sena le llamaba “el dulce Cristo en la Tierra” y todos los santos nos han enseñado a amarlos, respetarlos y obedecerlos como al mismo Cristo.

    Conocemos los nombres de los Papas desde San Pedro hasta ahora. Son 265 y de ellos 80 santos.

    ¡Alabado sea Jesucristo!
    Betsi.

  8. Blanca dijo:

    Comparto lo que acabo de recibir:

    Sobre las protestas contra el Papa (EL PERIÓDICO, 5 noviembre 2010)

    Marçal Sintes

    La visita de Ratzinger ha llevado a un grupo de colectivos a la protesta. Es el caso, por ejemplo, de los vecinos que se quejan de las molestias que tienen que soportar. Después están también los que se mueven por motivos llamémosles ideológicos, personas que fundamentalmente buscan expresar su rechazo a la religión católica o a este Papa en concreto. Mi aproximación es otra. Creo que la visita del Papa es buena porque supone un espot planetario de la Sagrada Família y de Barcelona. Igualmente, porque el bávaro Ratzinger ha querido reservar un lugar al catalán en su visita. Por otra parte, no puedo dejar de valorar positivamente que haya sido capaz de iniciar el combate contra la pederastia y de enfrentarse a sectores muy poderosos en el interior de la Iglesia. En cuanto a los condones o al papel de la mujer, ciertamente se le puede reprochar que no lo haya cambiado, pero no que lo haya inventado.

    Hay muchas personas, creyentes y no creyentes, que consideran que la Iglesia tiene que adaptarse a los cambios que experimenta la sociedad. Es una posición respetable. Como la de quienes, Ratzinger entre ellos, piensan que el catolicismo no es un detergente ni un coche, sino algo que divisa la eternidad y, por lo tanto, no tiene que estar sujeto a las oscilaciones en los consensos sociales.

    Sea como sea, estaría bien si aquellos que protestan distribuyeran más equitativamente sus quejas. Lo digo porque, por ejemplo, aplaudieron al dalái lama cuando estuvo en Barcelona y sospecho que no recibirían como recibirán al Papa a ningún otro líder religioso del mundo. Y eso que ocasiones para manifestarse las hay a menudo. Esta misma semana, el príncipe Jalid bin Sultán bin Abdulaziz, de Arabia Saudí, ha sido halagado en Madrid -por la ministra Chacón, Zapatero y el Rey- porque se ve que el representante de aquella dictadura feudal y teocrática quiere comprar carros de combate Leopard.

Los comentarios están cerrados.