Leer el evangelio en clave de humor

Esta semana de Pascua puede ser un buen momento para hablar de esto. Hace días un comentarista me sugería una aproximación al evangelio en clave de humor. No. No es para nada una sugerencia irreverente. Es simplemente constatar que algunos pasajes bien pueden arrancar una sonrisa. Voy a referirme a tres.

Por ejemplo, el de los endemoniados gerasenos. Recordamos cómo aquellos espíritus inmundos, al ser expulsados de los dos endemoniados, pidieron por favor poder entrar en los cerdos, con el resultado de que toda la piara se lanzó por un precipicio al mar. Imaginen la escena. Una piara de cerdos locos lanzándose al mar… No me digan que no tiene su gracia. ¿Y la cara que se les debió quedar a los porquerizos? A ver luego a quién le pedían la indemnización por las pérdidas… porque me imagino que Judas no estaría por la labor.

También me ha hecho sacar siempre una sonrisa el pasaje en el que los discípulos de Juan van a preguntar a Jesús si él es el mesías o si tienen que esperar a otro. Pero hombre, a estas alturas… Cuando hacen esta pregunta a Jesús, el Maestro lleva ya tiempo haciendo milagros, curando, anunciando la buena noticia a los pobres. Es como para que el Señor les dijera: “qué, ¿todavía es poco? ¿No le veis? Anda que andáis vosotros buenos…  Así que si el Mesías soy yo… “

Pero en el ranking de pasajes más que divertidos completamente surrealistas, es la escena de Jesús y la samaritana. Puro Tip y Coll. Jesús y la samaritana charlando cada cual en su onda. Jesús hablando del agua viva, de la fe, de llenar por dentro el corazón de esa mujer sedienta de vida eterna. La mujer, preocupada por el cubo, el agua, el pozo, la cuerda. Y ahí tienes a los dos, charlando aparentemente de lo mismo, pero cada cual a lo suyo. Jesús que si él es el agua vida… ella que si esto del pozo cómo va… Un auténtico diálogo de besugos.

Hay más pasajes. Seguro que no faltarán lectores que aporten pasajes evangélicos que les hayan sacado una sonrisa. A mí se me ocurren estos tres. Pero seguro que hay muchos más.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Humor. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Leer el evangelio en clave de humor

  1. Ana Azul dijo:

    ^pARA QUE LUEGO DIGAN QUE LA BIBLIA ES ABURRIDA. BESOS
    ANA

  2. Alberto dijo:

    El del lavatorio de pies me suele hacer gracia cuando Pedro le dice “No solo los pies, también las manos y la cabeza” tuvo que ser gracioso.

  3. Alvaro dijo:

    A mí siempre me ha hecho gracia el pasaje que hay en Génesis 24:9 “Entonces el criado puso su mano debajo del muslo de Abraham su señor, y le juró sobre este negocio.”.

    Eso de la mano debajo del muslo será un gesto de lo más serio para los judíos, pero sinceramente no me imagino semejante juramento sin esbozar una sonrisa…

    Un saludo.

  4. Alvaro dijo:

    Perdón, que hablábamos solo del evangelio, no de toda la Biblia…

    En fin, lo de la mano bajo el muslo me sigue haciendo gracia. Eso sí que me recuerda al maestro Luís Sánchez Polack “Tip”.

    Un saludo.

  5. José Luis dijo:

    Nos tuvimos que reir en la Misa del Domingo 7º del Tiempo Ordinario, con la homilía del sacerdote de nuestra parroquia. Corresponde el texto evangélico a Marcos 2, 1 12,
    Ya sabéis, Jesús está en Cafarnaum, se mete en una casa (imaginaos la casa, una especie de “chabola”), aquello estaba “abarrotao”, y a los cuatro que llevan al paralítico no se les ocurre otra cosa que… abrir un agujero en el techo y descolgar por ahí al pobre con camilla y todo (“Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico”)
    Nuestro sacerdote, muy andaluz él, recreaba la situación: la cara que se le debió poner a Jesús cuando rompen el techo y aparece el paralítico con camilla, la reacción que hubiésemos tenido cualquiera de nosostros (“¡¡¡¡¿Dónde váis?!!!, ¡¡¡¿No véis que estáis rompiendo el techo?!!!”)….
    En fin, todavía me río cuando lo recuerdo.
    Risueños saludos,
    José Luis

    • Alvaro dijo:

      Cierto, algo parecido debió pasarle a Zaqueo:

      Lucas 19
      1 Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad.
      2 Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico.
      3 Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura.
      4 Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí.
      5 Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.»
      6 Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.

      Vamos, que como el hombre era bajito y encima no podía adelantarse porque los judíos le tenían mal considerado, se había subido a la rama de un árbol para poder ver a Jesús. Y en esto va Jesús, se para a su altura, se le queda mirando y encima le dice que va a alojarse en su casa. No dudo de que se pondría muy alegre por recibirle, pero antes se pondría colorado de vergüenza por haber quedado en evidencia al ser señalado en actitud tan cómica enfrente de todo el gentío.

      Un saludo.

  6. albpaspas dijo:

    Me acaba de venir a la mente la escena en la que Jesús va por las calles …..

    Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce
    años,
    y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado
    todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor,
    habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la
    gente y tocó su manto.
    Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me
    salvaré.»
    Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo
    que quedaba sana del mal.
    Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de
    él, se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?»
    Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime
    y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”»
    Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había
    hecho.

    Marcos 5 21-32

    La cara de los discípulos tendría que ser buena al escucharle ¿quien me ha tocado? cuando todo el mundo quería tocarle y le empujaban.

    En el antiguo testamente está plagado de escenas simpáticas, pero siempre con mucha sustancia.

  7. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge….Te copio: ► “Pero en el ranking de pasajes más que divertidos completamente surrealistas, es la escena de Jesús y la samaritana. Puro Tip y Coll. Jesús y la samaritana charlando cada cual en su onda. Jesús hablando del agua viva, de la fe, de llenar por dentro el corazón de esa mujer sedienta de vida eterna. La mujer, preocupada por el cubo, el agua, el pozo, la cuerda. Y ahí tienes a los dos, charlando aparentemente de lo mismo, pero cada cual a
    lo suyo. Jesús que si él es el agua vida… ella que si esto del pozo cómo va… Un auténtico diálogo de besugos.◄….GRACIAS por ponernos una gotita de humor en tu entrada…..Lo del “diálogo de besugos”…. ¡¡Ándate con cuidado!!!…..Ya sabes que siempre hay quien busca a ver qué encuentra en tus entradas e igual te llevan al Santo Oficio, …Je ,je, je….Pidamos que no nos falte el humor, porque entonces….¡¡Mal lo vamos a pasar!!
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  8. Alvaro dijo:

    Otra cosa graciosa es imaginarse a todos los fariseos tocando la trompeta en la sinagoga para anunciar a los cuatro vientos que han echado limosna. Menudo concierto…

    De hecho, la Biblia tiene algunas afirmaciones cuando menos curiosas, por ejemplo en el pasaje de las tentaciones de Cristo:

    Mateo 4
    1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo.
    2 Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre.

    ¿En cuarenta días y cuarenta noches de ayuno en un desierto no había sentido hambre ni una vez? Creía que Jesús tenía el cuerpo de un hombre normal, pero este pasaje siembra la duda… ¿O es que los judíos llamaban ayuno a respetar una especial frugalidad?

    En mi caso, la gracia del pasaje estriba, aparte de la sorprendente afirmación, en que me recuerda a una recopilación de excusas plasmadas por conductores en diversos partes de accidentes de tráfico, una de las cuales afirmaba: “Llevaba cuarenta años conduciendo cuando me dormí”. ¡Toma, pues claro!

    Un saludo.

  9. mjesusandes dijo:

    Intentando solo saludar…

  10. yo soy
    toma… y yo.

  11. Alvaro dijo:

    Me viene a la memoria un momento del Evangelio que sirvió de base al inimitable Eugenio para uno de sus clásicos chistes:

    El saben aquél que diu… (¿cómo contar un chiste de Eugenio sin empezar así?) …que estaba Jesús hablando con sus discípulos y va y les dice:
    - “Hoy me veis, mañana no me veréis, pero me volveréis a ver”.
    En esto se levanta Pedro y le dice:
    - “Maestro, cada día te quiero más por lo bien que te explicas”.

    Un saludo.

    PD: Lo que dice Jesús en la cita de (Juan 16, 16) es “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver”, pero he preferido reflejar la frase tal y como recuerdo que la citaba Eugenio.

Los comentarios están cerrados.