Urbanidad y buenas costumbres

No tengan miedo, que eso no pasará nunca. Pero si servidor llegara un día por algún cataclismo cósmico a ser ministro de educación por unos meses, haría un plan de estudios sencillísimo al menos hasta los diez años de edad. Tan sólo cuatro materias: matemáticas, lengua, inglés y urbanidad y buena educación. Ni religión, para que vean.

Un niño que con diez años maneja números, hace cuentas, tiene soltura numérica, ya aprenderá polinomios, física y química. Un niño que con diez años lee correctamente comprendiendo lo que lee y escribe con corrección, aprenderá historia, geografía, literatura y lo que le echen sin problemas. El inglés por supuesto, para que pronto comprenda que su tierra es más que su caserío, la masía del abuelo, el cortijo o la puerta del Sol. Y por supuesto urbanidad y buenas costumbres, que aprendan a convivir, a estar juntos, a respetar, a no molestar, a hacer la vida agradable a los otros.

Lo que toda la vida se denominó buena educación hoy está más que perdido. Y me refiero ahora ya directamente a la buena educación en los templos. No sé por qué en la iglesia se puede hablar a gritos hasta que comienza una celebración, o por qué no se guarda un respetuoso silencio en las ceremonias. No comprendo la necesidad de que en un bautizo la mitad de los asistentes deambulen por el templo cámara en mano, que los móviles no dejen de sonar y que incluso se responda a las llamadas. No quiero entrar en el asunto “vestimenta”, pero si alguien se presenta en una boda en alpargatas, camiseta de tirantes y traje de baño, se le llama cuando menos grosero. Pues así se me han presentado en una reunión preparatoria de bautizos.

Vergüenza ajena he pasado en alguna boda ante el traje de las novias, que han decidido que es de exquisito buen gusto aparecer en el templo luciendo escotes que una actriz de moda no se atrevería a mostrar en la gala de los Oscar. No. No me parece de recibo medir mangas o faldas. Creo que un hombre está igual de presentable con un pantalón largo o uno corto. Pero por desgracia uno ha visto en la iglesia de todo: trajes de baño, simples taparrabos, mini todo. Sea uno creyente o no, hay lugares que por su propia esencia exigen un respeto: un lugar de oración de cualquier religión, el congreso y el senado, la tumba del soldado desconocido…

Pobre de ti si dices algo. Otra vez te sacan la inquisición, la iglesia represora, las cruzadas y si te descuidas a Galileo Galilei. No. Nadie pide cosas extrañas. Sólo un poquito de buena educación: saber guardar silencio, no molestar, una ropa mínimamente adecuada… ¿Es tanto? Y lo curioso es que cuando se nos exige para entrar en una mezquita requisitos como pantalón largo, descalzarse o en el caso de señoras falda y llevar cubierta la cabeza, nos parece normal. Pero como pidas lo más mínimo para entrar en un templo católico, la has liado, hermano.

Un poquito de buena educación, nada más. Pena que no se dé en los colegios mientras los niños se pasan las horas con el día del árbol, el día de la paz, el día de…, el otro día de… y aprendiendo las bondades del matrimonio homosexual y el aborto como signo de avance en los derechos humanos.

Urbanidad y buenas costumbres. Pena que lo hayamos perdido.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a Urbanidad y buenas costumbres

  1. loly dijo:

    mira que no suelo comentar, los leo me hacen pensar incluso comentarlos ,,,con mi marido, pero el de hoy me senti muy identificada , tengo dos hijos y lo de la buena educación desde que nacieron, normas de urbanidad y buenas costumbres que a veces a los demás les parece raro que las tengan los niños, pero por favor donde hemos llegado que lo normal se vea extraño. O como catequista les diga los padre, de manera estremadamente respetuosa que intenten reeducar a sus familiares cuando vengan a una ceremonia, y me dicen de todo menos guapa.Por eso que si te decides tienes un voto para ministro de educación

  2. dolega dijo:

    Que razón tienes.
    Hace tiempo tuve una discusión con alguien a cuenta de la vestiementa en las iglesias.
    La persona con la que discutía me argumentaba que era alucinante que se prohibiera como yo proponía ciertas vestimentas en la iglesia.
    No era cierto, yo no proponía prohibir nada, proponía hacer de uso obligatorio ciertas prendas, que es distinto.
    Incluso me llegó a decir que era anticonstitucional, a lo que le contesté que estaba ansiosa por sumarme a la querella que le iba a tener que meter al Casino de Madrid en Torrelodonones, donde está termiantemente prohibido entrar en pantalones cortos, en deportivas ó sin corbata…
    Se acabó la discusión.
    Saludos

  3. JoseAntoniO dijo:

    Pues yo creo que, aparte de la urbanidad – que de pequeñín recuerdo tenía un librito que guardo por ahí -, faltan la percepción del respeto y falta el sentido común, porque yo, cuando voy a un sitio del que no soy habitual, me ando con cierto tiento, y, mediante el sentido común, intento estar atento y adaptarme a la nueva situación. Y es cierto que, en las iglesias, alguno parece como gallina sin cabeza.
    Luego habría que añadir la rotura de la tradición del “adiestramiento” que proporcionan los padres, dando un cachete en el momento adecuado, función hoy vaciada de contenido, a favor de la “educación televisiva”, que ya se ve los estragos que hace.
    Lo de ciertas “celebraciones” y lo del aborto, mejor lo dejamos. Para qué sacar las escopetas…con el buen dia que hace…
    Saludos.

  4. Ana azul dijo:

    Como siempre Jorge, dejando en este tu blog tus sabias palabras. Como tú dices, no hay que pedir tanto, sólo educación, saber estar, respeto… En fin, valores, que se están perdiendo o mejor dicho, que ya se han perdido. Saludos
    Ana

  5. Eso si no sale una señora joven con “vestimenda” ligera y transparente y unos pantalones cortitos, muy cortitos, leyendo.
    Porqué no van así cuando quieren obtener un puesto de tabajo. ¿Se presentarían asi a una entrevista para obtener tal trabajo?
    Como dijo Jesús .- ¿Donde está vuestra fe?
    Y así vamos.

    ¡CUANTA TEOLOGÍA!

    Señor ¡cuanta teología!
    ¡Cuanta inútil discusión!
    Cuando tú, que eres la vía,
    No pones nunca objeción
    A la recta bonhomía.

    Yo no quiero ser vigía,
    Y arrogarme la misión
    De hundir al que se extravía,
    Por mi arrogante visión,
    Mientras gime en agonía.

    A ti, mi Señor, entrego
    Toda ciencia y albedrío,
    Y ante ti, me abajo y niego.

    No admito credo baldío,
    Solo anhelo, sordo y ciego,
    Reposo en tu poderío

  6. Alvaro dijo:

    Sobre lo de al educación en el templo, casi completamente de acuerdo (vestimenta, móvil, recogimiento, etc), aunque soy de los que opinan que en una ceremonia extraordinaria (una boda, un bautizo) se puede estar con una cámara de forma completamente respetuosa (lo que no es de recibo es estar molestando con la cámara, hacer uso de la cámara en el templo durante una ceremonia ordinaria o, en general, sin permiso).

    Ahora bien, sobre lo de la educación primaria (infantil hasta los seis años y primaria hasta los diez), no creo que baste en absoluto con las asignaturas que menciona… salvo que incluya en ellas materia que no les corresponda. Dése cuenta que las asignaturas que menciona son básicamente asignaturas instrumentales que, aun siendo muy necesarias, son completamente insuficientes para una correcta formación.

    En primer lugar, una de las cosas que necesitan los niños (también las niñas, aunque en menor medida) es la educación física, que es más bien psicomotricidad en las etapas más tempranas (los niños lo necesitan más porque son más activos y necesitan “quemar” más energía). Lógicamente, también son necesarias como complemento las manualidades, que ayudan a perfeccionar la habilidad manual al tiempo que desarrollan la expresión artística y, con ello, la apreciación del arte como tal.

    Por otra parte, las asignaturas donde se trabaje la Geografía, la Historia o las Ciencias necesitan un espacio propio (caso especial sería el de la literatura, que sí admite mejor el integrarse en la asignatura de Lengua), sin olvidar la música (o, ene general, el Arte) o los idiomas (que no tiene por qué ser exclusivamente el inglés).

    Y la urbanidad, naturalmente, concebida como conocimiento de las normas que rigen el comportamiento en sociedad y no como el adoctrinamiento ideológico que hemos visto en la “Educación para la Ciudadanía”.

    Lógicamente, sobra todo ese batiburrillo de asignaturas absurdas que se imparten ahora, con sus nombres rimbombantes y contenido entre nulo e ideológico, como también sobran los innumerables “días de…” (conmemorativos de cosas a cuál más absurda), sin olvidarnos de ese empeño ridículo en disfrazar cada dos por tres a los niños (que si ahora por Halloween, luego por Navidad, luego por el Carnaval, y por el día de X o el de Y, etc), con la imperdonable pérdida de tiempo lectivo que ello conlleva.

    Y, cómo no, la abolición de eso terribles paradigmas educativo que son el constructivismo y la “educación comprensiva”, que tanto daño han hecho a la Escuela en España.

    Como ve, no es cuestión tan sencilla esta de la educación, de modo que trataría de resumir señalando algunas cosillas fundamentales que es necesario no perder de vista:

    1.- Las escuelas están para instruir, pero quienes educan son y deben ser los padres. Por ello, el problema de la mala educación en urbanidad radica en que a menudo son los propios padres quienes demuestran estar menos educados, prueba de lo cual es que abdican de su responsabilidad y la delegan enteramente en la escuela que, como digo, NO está para eso.

    2.- Hay que tener en cuenta que unos conocimientos se edifican sobre otros conocimientos previos, lo que obliga a considerar a estos últimos más como medios, y a los primeros más como fines en sí mismos (aunque todos son a un tiempo medio y fin en mayor o menor medida).

    La obtención de conocimientos-herramienta aporta al niño la capacidad para poder adquirir posteriormente otros conocimientos, es cierto, pero eso no equivale a haber adquirido el criterio para seleccionar qué otros conocimientos es mejor adquirir, ni tampoco el gusto por adquirirlos.

    Por ello, si bien las asignaturas fundamentales (Lengua y Matemáticas) son las herramientas necesarias para la adquisición de las demás asignaturas (Literatura, Geografía, Historia, Inglés, etc), son estas últimas las que principalmente transmiten la Cultura (siendo por ello considerables como un fin en sí mismas, al menos en cuanto atañe a la escuela) y son también estas últimas las que, junto con la educación que proporcionen los padres, forman tanto el criterio sobre qué se ha de aprender como el gusto por aprenderlo.

    3.- Finalmente, esa asignatura de “urbanidad” debe por fuerza tener una buena dosis de formación en la disciplina, entendida ésta no en el sentido demagógico del castigo físico al alumno (la demagogia ha conseguido transformar el elevado término “disciplina” en un sinónimo del rastrero “tortura”) sino en el de formación del carácter y del autocontrol personal, necesarios ambos para la maduración como persona. Lógicamente, parte inexcusable de esto es la formación en el reconocimiento y el respeto a las Normas y a la Autoridad como directrices a la hora de conducirse ordenadamente en sociedad. De hecho, no imagino mejor antídoto que este contra el hedonismo que corroe nuestra sociedad.

    Un saludo.

    • Miguel Ángel dijo:

      “En primer lugar, una de las cosas que necesitan los niños (también las niñas, aunque en menor medida) es la educación física, ”

      (Sin comentarios)

      • Yago dijo:

        ¿¿Sin comentarios?? Por favor, cuando cite hágalo sobre frases completas, de otro modo estará falseando el texto:
        “En primer lugar, una de las cosas que necesitan los niños (también las niñas, aunque en menor medida) es la educación física, que es más bien psicomotricidad en las etapas más tempranas (los niños lo necesitan más porque son más activos y necesitan “quemar” más energía). ”

        Queda explicada esa diferenciación entre niños y niñas.

      • Alvaro dijo:

        Miguel Ángel:

        Se ha retratado (sin comentarios).

        Yago:

        Efectivamente, el temperamento de los niños y de las niñas es diferente, siendo ellas de carácter más tranquilo que ellos (hay muchas más diferencias entre ambos, lo que no implica superioridad de ninguno de los dos sobre el otro).

        Precisamente por ese carácter más tranquilo es por lo que las niñas pueden perfectamente recibir clases más largas, con menos tiempos intermedios de recreo que los niños, que a los tres cuartos de hora suelen tener serias dificultades para mantenerse quietos (como siempre, hay excepciones).

        En ese sentido, la educación física es una materia que, siendo necesaria para ambos sexos, tiene en el masculino el efecto adicional de cubrir esa perentoria necesidad de “quemar” esas energías que les desbordan.

        Lógicamente, eso no significa que las chicas no necesiten educación física o que tengan por qué recibir menos horas de esa materia, pero es un hecho que los chicos suelen tener preferencia por los deportes de competición, en los que prime la fuerza o la velocidad (fútbol, baloncesto, carrera, …), mientras que las chicas suelen preferir otro tipo de actividades físicas en las que prime el ritmo, la flexibilidad o la coordinación (baile, gimnasia rítmica, …).

        Eso es un hecho y está más que estudiado. Otra cosa es que el reconocimieto de las diferencias entre sexos contravenga el dogma feminista que les declara completamente iguales y, por ello, condena a los chicos al fracaso por imponerles un modelo femenino de educación (lo cual también está más que estudiado, y su consecuencia es el muchísimo mayor índice de fracaso escolar entre chicos que entre chicas, aunque en principio las capacidades intelectuales de ambos, siendo análogas, deberían arrojar índices de fracaso similares)

        Un saludo.

      • Miguel Ángel dijo:

        Aquí nos retratamos todos Don Alvaro o como quiera Dios que se llame. Algunos amig@s a quien les he recomendado el blog le llaman a usted el “Biblias” por su poca brevedad en los mensajes. Pero es cariñoso, no se ofenda…

      • Alvaro dijo:

        ¿”El biblias”? No me ofendo, tiene gracia. Además, tienen toda la razón, ya que la extensión de mis comentarios es exactamente la que es. ¿Qué sentido tendría negarlo?

        Por otra parte, eso de “el Biblias” parece tener un matiz de conformidad con la Palabra de Dios, que no me desagrada.

        Un saludo.

  7. carolgar dijo:

    Totalmente de acuerdo con D. Jorge.Yo he visto ir a comulgar a alguna chica en minifalda y enseñando el ombligo ( o casi),Tal vez los curas deberían de empezar a decir algo como hizo el joven obispo Novell, aunque solo sea para que la gente se vaya acostumbrando.Al principio algunos les llamaran inquisidores , pero si la iglesia se mantiene firme en unas mínimas normas de comportamiento, acabaran aceptándolo lo mismo que aceptan que no pueden entrar sin mangas en una mezquita…En cuanto a la educación, tras la LOGSE “Rubalcabiana”, a mi modo de ver, hubo un evidente deterioro de la enseñanza y un aborregamiento cuasi general del alumnado ,( por supuesto, siempre hay excepciones) porque desde su más tierna infancia , nuestros infantes tienen exceso de plastilina y carencia de clases de urbanidad y buenas maneras.Es cierto que la educación tiene que empezar en casa, pero una ayudita en la escuela tampoco viene mal, sobretodo pensando en los nenes que tienen papis con las mismas carencias educativas En cuanto a” la instrucción en las escuelas”, para nuestra vergüenza, ahi esta el informe PISA…. por lo que parece que tanto en instrucción como en educación andamos por la cola

  8. Miguel Ángel dijo:

    Vayamos por partes como dijo el que inventó el puzzle:

    1- Las celebraciones en la Iglesia entre semana, me refiero a bodas, bautizos y comuniones, que la gente no puede ir pues que vean el video y el convite el fin de semana, así no irá tanto indeseable a las ceremonias.

    2- ¿Qué es la educación? ¿Tenemos educación cuando condenamos al diferente? ¿La tenemos cuando expulsamos a quien piensa diferente? ¿La tenemos cuando callamos y aceptamos todo lo que se nos impone sin decir; Señores ustedes son las estrellas pero sin público no hay espectáculo?

    3- Confundimos muchas veces lo que son valores con lo que son los privilegios que antaño se gozaron y hoy la sociedad ha abolido, una parte por la forma de llevar la nave y otra porque el sistema nos arrastra hacia otras orillas.

    4- ¿Soy yo la única persona que piensa que hay un par de personajes en este blog que se parecen tanto y que estan tan de acuerdo con ellos mismos que se huele desde léjos que son la misma persona?

    Un saludo

    • Alvaro dijo:

      Pues por partes:

      1.- Tiene vd una curiosa forma de entender el verbo “invitar”, en el que considera que los allegados son indeseables a los que se debe poner trabas. Si las ceremonias extraordinarias se hacen los fines de semana es, precisamente, porque así los invitados lo tienen mejor para poder acudir.

      2.- ¿Entonces lo “educado” es no tener criterio y considerarlo todo como igualmente válido? “Diferente” no es una cualidad positiva ni negativa por sí misma, a pesar de los denodados esfuerzos de la progresía para imponer que la “diferencia” sea tenida por un valor en alza. La cuestión radica en que hay mucha maldad disfrazada de “diferencia”, y eso ya no es respetable. Por cierto… ¿se ha dado cuenta vd del poco público que tiene su espectáculo últimamente?

      3.- Ah, que “hoy la sociedad ha abolido privilegios”. ¿Y por qué estamos entonces en la morrocotuda crisis social, moral y económica en la que estamos? La realidad es que se han abolido valores para instaurar privilegios, y eso no lo ha hecho “la sociedad” sino que se ha impuesto desde otros ámbitos bien diferentes, por medio de herramientas de ingeniería social bien conocidas (desde la imposición legislativa hasta la manipulación del lenguaje, pasando por el adoctrinamiento en las escuelas y la dictadura de lo políticamente correcto, que impone un destructivo pensamiento único). De hecho, esa forma de hablar enfrentando el terrible “antaño” con el maravilloso “hoy”, en lo que considera que los “avances” son buenos por sí mismos, huele a progresismo a distancia.

      4.- ¡Es verdad! Ciertamente, vd se parece bastante a Natalia, sobre todo en eso de pretender que personas diferentes son la misma persona. ¿No será vd la misma Natalia?

      Un saludo.

      • Miguel Ángel dijo:

        Le puedo asegurar que no soy Natalia y usted demuestra tener muy poca educación en acusarme de serlo sin tener pruebas, pero la educación tampoco es obligatoria existiendo un moderador que opina que esa acusación no molesta a nadie. Lo que de verdad me extraña es que Natalia ,que la perdimos hace días en el post y me temo que aún sigue allí, no haya clamado al cielo por este comentario. Como dijo el sabio un pedante no es más que un idiota adúlterado por el estudio y eso es lo que yo opino, en manos del moderador dejo este mensaje que no trata de ofender pero que sabe que la verdad puede levantar ampollas.

      • Alvaro dijo:

        No creo que demuestre la mala educación que me achaca, ya que no creo haberle acusado seria y formalmente de ser la misma persona que Natalia (de hecho, tuvieron vds dos recientemente un rifirrafe respecto a lo del bautizo de su familiar, cosa poco probable de haber sido la misma persona, ya que sería un teatro demasiado forzado).

        Al responderle, imaginaba que con el tono (“¡Es verdad! …”) había dejado bastante claro que no iba en serio sino que era un sarcasmo, pero si no he sabido transmitirlo adecuadamente, me disculpo públicamente ante vd por ello.

        De todos modos, lo único que hice fue responder a su acusación previa: “¿Soy yo la única persona que piensa que hay un par de personajes en este blog que se parecen tanto y que estan tan de acuerdo con ellos mismos que se huele desde léjos que son la misma persona?”, acusación que, supongo, demuestra una exquisita educación por su parte.

        ¿Cómo no va a ser educado eso de tirar la piedra y esconder la mano, lanzando al aire acusaciones imprecisas de modo que quien las lanza pueda luego echar la culpa a los demás por lo que han entendido? ¿Cómo no va a ser educado el hablar con doblez y con segundas, específicamente con el objetivo de que no se entienda claramente lo que se está diciendo? ¡Pero si eso es paradigma de la educación!

        ¿O no?

        Sea como sea, la acusación que vd lanzó veladamente viene a coincidir con la que acababa de lanzar Natalia explícitamente, de ahí mi sarcástica respuesta, y de ahí la similitud entre vds dos, cada uno en su estilo.

        Un saludo.

  9. Miguel Ángel dijo:

    • Jorge dijo:

      Anda, esta religiosa de clausura es la que acaba de decir que lo que este pais necesita es una huelga general indefinida…

      • carolgar dijo:

        si y, segun he leido , es la misma religiosa de clausura que no condena el aborto ,.

    • Jorge dijo:

      Fue un placer tenerle entre nosotros. Ya conocemos su forma de pensar. No hace falta que insista.

      • Alvaro dijo:

        Me temo que este comentario ha quedado “descolgado”, de modo que no se sabe a quién responde.

        Un saludo.

  10. Pedro Muñoz dijo:

    De este tema queda casi todo dicho de forma clara, yo añadiría que, a las entradas de la Iglesia se pusiese un cartel rogando ,” que dado que se va a entrar en un lugar sagrado, se utilice ropa adecuada (con pictogramas y con la señal de prohibido), apagado de movil y comportamiento etc.” y digo esto puesto que para muchas personas/feligreses sería la única forma de enterarse” y un día determinado, que coincida con el Evangelio, exponerlo en la homilía. Estupendo don Jorge

  11. Pedro Muñoz dijo:

    De todo cuanto se ha dicho aquí, lo mejor es poner un cartelito en lugar bien visible (con pictogramas de prohibición) de como se debe entrar y comportarse en la Iglesia,, en una homilía que concuerde con el Evangelio del día, exponer el tema claramente. y aun así habrá personas que no se enteren. Muy buen artículo don Jorge

  12. gold account dijo:

    En el primer capítulo se contextualiza el interés por la calidad de la educación; en los años sesenta los enfoques eran principalmente cuantitativos y las demandas eran por educación antes que por «mejor educación». Asimismo, se señala la falta de acuerdo respecto de lo que constituye una buena educación y se afirma que una definición de calidad de la educación, puede pensarse en tres niveles: calidad de la sala de clases (visión del inspector de escuelas); calidad de la educación medida por su productividad y su tasa de retorno (juicio del economista); calidad de la educación juzgada según un criterio social más amplio (todos nos transformamos en «expertos en educación»); se comprueban discrepancias entre los juicios procedentes de cada uno de estos tres niveles.

  13. carmenhidalgo dijo:

    Buenos días, Jorge. Realmente tu entrada ha levantado una pequeña tormenta. Tienes razón con el asunto de la vestimenta y las costumbres dentro de la iglesia durante las diferentes celebraciones. Creo que el problema radica en, educación efectivamente, en urbanidad y buenas costumbres, mucha gente sólo asiste a la iglesia cuando tiene una ceremonia familiar y ha olvidado cuáles son las normas que rigen para el ingreso a una iglesia. De igual manera, la falta de costumbre de asistir a la Eucaristía propicia el desconocimiento de las diversas partes que conforman la misa y lo que debe contestarse en ella; de allí el problema de la falta de participación y de la conducta inusual que se observa durante estas ceremonias. Un dato, en la Catedral de Barcelona hay personas que prohíben el ingreso al templo si los visitantes no están vestidos en forma decorosa; es decir, no se admiten damas con shores ni con blusas sin manga o con escotes, tampoco caballeros en pantalón corto o franelilla. La catedral está en obras y se cobra un pequeño aporte a los turistas para entrar a conocerla y ni siquiera a ellos se permite el ingreso si andan en shores o ropa inadecuada, claro se entiende que durante las celebraciones la vestuario es distinto, pero debería aclararse durante las charlas prematrimoniales y bautismales la inconveniencia de ir ataviado en forma indecorosa. Saludos y bendiciones.

Los comentarios están cerrados.