Otoño calentito… en Caritas (me temo)

Me cuentan que han comenzado los insultos directos por la calle a la clase política. No me extraña.

En este país todos los ciudadanitos de a pie teníamos la sensación y tenemos la certeza de que alguien nos ha tomado el pelo y el peluquín. No entendemos cómo es posible que si cada cual va pagando lo que le toca, ahora estemos en la ruina. ¿La culpa? Entiendo que de los políticos, administradores de los caudales de todos para beneficio de todos.

Hay tres cosas que todos estamos viendo y que nadie nos las puede negar:

  1. El despilfarro más absoluto del dinero público. Aquí se gasta en todo y para todo. Da igual embajadas autonómicas, canales de televisión, obras faraónicas, estudios inverosímiles, subvenciones a troche y moche. Sueldazos de cargos públicos que se van a más de doscientos mil euros anuales, más coches oficiales que en Alemania…
  2. El robo sin tasa de los caudales públicos. Ya he dicho alguna vez que aquí del rey abajo no se salva nadie. Desde el caso Urdangarín, la trama Gurtell, los ERES de Andalucía. Lo que quieran. Las muchimillonarias indemnizaciones a los consejeros por cargarse bancos y cajas solventes. Todo el mundo robando. Eso sí, ya nos han dicho que el IVA se sube porque uno paga al fontanero en dinero negro.
  3. La chulería de nuestros dirigentes. Hace unos días charla de Rubalcaba en el Ritz, el más lujoso hotel de Madrid. Gente como Tomás Gómez, o el sindicalista Cándido Méndez, acudieron en Audi con chofer. Con dos narices. El miércoles en el congreso Andrea Fabra del PP no tiene otra ocurrencia que gritar “que se jodan” cuando Rajoy anuncia recortes en las prestaciones por desempleo. El miércoles, al acabar la sesión en el congreso, varios diutados acabaron comiendo en restaurantes de superlujo de la calle Velázquez de Madrid.

Ahora resulta que todo esto lo hemos de pagar los españolitos a base de quitar una paga a los funcionarios, aguantar la subida del IVA y renunciar a una serie de prestaciones porque sí.

Pues el otoño se nos presenta calentito en Caritas. Prácticamente se acaban las becas de libros de texto, se reducen muchísimo las de comedor escolar, hay que pagar medicinas, menos ayuda a los desempleados, las cosas más caras, recortes sangrantes en las partidas destinadas a la ley de dependencia… Esto es lo que vamos viendo de momento. Y en Caritas estamos empezando a asustarnos. Porque vendrán más usuarios, con más urgencias, y menos recursos de la administración. Eso sí, Cayo Lara, de Izquierda Unida, acaba de decir por enésima vez, apoyado por Europa laica, que lo que hay que hacer es recortar a la Iglesia. Pues para empezar no sé en qué.

Eso sí, no tenemos ningún problema en decir a la gente que nos venga con problemas que pueden dirigirse a algunos lugares que seguro les ayudarán de mil amores:

Sindicato Comisiones Obreras. Calle Fernández de la hoz, 12. Madrid Teléfono:917028000 http://www.ccoo.es/csccoo/menu.do?Conoce_CCOO:Contacta

Unión General de Trabajadores. Hortaleza, 88. Madrid. Tf.: 915.897.600 ugt@madrid.ugt.org

Partido Popular. Génova, 13. Madrid. TF.: 91 557 73 00 atencion2@pp.es

Partido Socialista Obrero Español. Ferraz, 70. Madrid. Tf.: 901 102 004 infopsoe@psoe.es

Izquierda Unida. Olimpo, 35. Madrid. Tf.: 917 227 500 secretaria.organizacion@izquierda-unida.es

Caritas no cierra puertas. Nos apañaremos como podamos. Es un reto, pero en estos momentos de crisis no podemos fallar a la gente. Nuestros políticos, estos y los de antes, son lo que son, pero la gente no puede quedar abandonada a su suerte. Otoño calentito en caritas. Pero siempre optimistas. Dios proveerá a través de la caridad de los hermanos.

About these ads
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Otoño calentito… en Caritas (me temo)

  1. JoseAntoniO dijo:

    Espantoso, de verdad.
    No se me ocurre otra cosa que los párrocos se pongan a explicarle a los feligreses que Cáritas somos todos. Que hay que ayudar. Habrá quien se lo tome mal, claro.
    Y es que hay mucho “rata” a la hora del cepillo, y no digamos a la hora de domicliar cuotas parroquiales.
    Saludos.

  2. maribelad87 dijo:

    Suscribo todo lo que dices.
    Un saludo
    Maribel

  3. Alvaro dijo:

    Primero, lo más bien técnico:

    Me temo que a la dirección “lopd@ccoo” le falta el dominio (“.es”).

    Además, la dirección “lopd@…” se ocupa específicamente de gestionar datos personales (LOPD=Ley Orgánica de Protección de Datos), de modo que no es una dirección de contacto.

    Para contactar, lo que ofrecen es un formulario en una página de su sitio web:

    http://www.ccoo.es/csccoo/menu.do?Conoce_CCOO:Contacta

    Un saludo.

    • Jorge dijo:

      Gracias! Voy a rectificar.

    • Alicia dijo:

      Hola Jorge, como cura de base que supongo que eres, creo que tu preocupación es muy real. Pero mira a parte de que Cáritas somos todos, debemos entender tambien que todos somos seres humanos y no nos deberia hacer falta pertenecer a ninguna organización, ni credo, sino simplemete ser solidario, ponernos en el lugar del otro, tener conciencia. Lo que dices de los politicos y sindicalistas es cierto, está muy mal, pero echa un vistazo a la Iglesia y mira con calma el poco ejemplo de sus dirigentes, como se mueven sus obispos, su parafernalia, yo no veo humildad por ninguna parte, además del “reinado” del Vaticano, con sus propias leyes, su Estado propio, escoltas , policia, etc, etc.Admiro a los curas de base, que se implican y sufren con el ciudadano, que ayudan y estan ahi para el consuelo espiritual, tan dificil hoy en dia. Admiro al cura que es uno mas entre nosotros, con sus miedos, sus dudas, su HUMANIDAD. Jesucristo nos enseñó la humildad, la comprensión y sobretodo la misericordia. Si llevas a Dios en tu corazón, El nunca te dejará solo, no te fijes en el comportamiento de los demás, fijate en ayudar y hacer el bien.

  4. Alvaro dijo:

    Completamente de acuerdo. Hay muchos abanderados de “lo social” que claman para que se aprieten los cinturones… de los demás.

    Ni los políticos (que tanto sacrificio exigen) se bajan el sueldo (sí lo bajan a los que están debajo de ellos, pero ellos mismos no)

    …ni los sindicalistas rechazan tener liberados (¡faltaría más! ¡si eso de ser liberado permite, entre otras cosas, cobrar el sueldo de los días en que se hace huelga porque se considera “actividad sindical”, mientras que los incautos a quienes se moviliza dejan de cobrar esos mismos días!)

    …ni tanto apesebrado rechaza la suculenta subvención (como los mineros, que se han movilizado -rozando el límite del terrorismo, si no entrando completamente en él- porque les han dejado con una subvención de “sólo” algo más de cien mil euros por persona y año…)

    Creo que en España somos conscientes de que hay que hacer esfuerzos y sacrificios, pero sólo si los hacemos todos, de forma coordinada y orientados inequívocamente a resolver el problema.

    Y claro, como los esfuerzos y sacrificios los hacemos sólo los “pringaos” porque la casta ideológica vive en Jauja, como se hace de forma caótica, pegando hachazos a diestro y siniestro, destrozando lo necesario y respetando lo accesorio, como el dinero que se obtiene se utiliza para seguir financiando despilfarro tras despilfarro… pues me temo que resulta cuando menos poco creíble.

    Un saludo.

  5. Pedro Muñoz dijo:

    Con lo facilísimo que es llevar la contabilidad de una casa, de una Iglesia, de un ayuntamiento, de una comunidad o de un estado, GASTAR MENOS DE LO QUE SE INGRESA, ¿Han hecho esto los dirigentes políticos?. Como decía una política, “el dinero del estado no es de nadie”, no se paraba a pensar que ese dinero lo ingresábamos todos y nadie se lo contestó, porque tenían miedo a perder prebendas socialistas. Después así nos fue, nos va y irá Don Jorge buen artículo.

    • Alvaro dijo:

      Eso que dice de gastar menos de lo que se ingresa es fácil cuando uno se gana las lentejas todos los días y no tiene ni perro que le ladre si las pierde.

      En cambio, si uno está acostumbrado a disponer de una fuente de ingresos aparentemente inagotable de la que disponer sin esfuerzo y no ve que pueda sucederle nada si se pasa de la raya, entonces se convierte en el estereotipo del niño rico, irresponsable y derrochón (ese que acaba arruinando a su familia por rica que sea).

      A los políticos les ha pasado algo parecido: creen en esa falacia de que los estados no pueden quebrar (claro que pueden, lo hacen continuamente y de hecho España ha quebrado numerosas veces a lo largo de su historia), y del mismo modo creen que se puede extraer cualquier cantidad de dinero que se quiera del pueblo, simplemente subiendo los impuestos (y a las leyes económicas que les zurzan, aunque digan claramente que las subidas de impuestos excesivas son contraproducentes y provocan recaudaciones menores).

      Como dice vd, la idea central que anima a nuestros políticos es esa falacia socialista de que “el dinero público no es de nadie”, y socialistas los hay en todos los partidos (que decía Hayek).

      Así que no: cuando alguien es profesional de vivir del cuento parasitando a los demás y haciendo como que resuelve los problemas ordenando que se resuelvan en lugar de trabajando para ayudar a resolverlos, no veo que tenga tan fácil eso de cambiar de personalidad hasta el tuétano y, de repente, convertirse en una persona adulta y responsable, sensata y austera.

      Eso es lo que pasa con la casta política que padecemos: que vive en Jauja y no en España.

      Un saludo.

  6. Dionaura dijo:

    this article has changed my life, when i read it and followed it, i was also happy.http://www.buxteam.com

  7. I just want to tell you that I am beginner to weblog and actually liked your blog site. Almost certainly I’m planning to bookmark your site . You amazingly come with really good stories. Regards for sharing your webpage.

  8. Ana azul dijo:

    Todos éstos, mandan a la gente a Cáritas y luego critican a la iglesia, con un par de narices…
    Saludos
    Ana

Los comentarios están cerrados.