Chinos, muchos; pandas, pocos

Así lo contaba un guía de turismo en Shangai explicando las paradojas de la China comunista: “Si matas chino, cárcel; si matas oso panda, pena de muerte. Fácil. Chinos, muchos; pandas, pocos.”

Cuando estamos aun recordando la jornada por la vida que celebrábamos ayer, me han venido a la cabeza las palabras de aquel guía. Como también el estremecimiento que me produce alguna vez que he visto abrir un noticiario televisivo con la noticia de la muerte de un lince ibérico.

Tenemos tan trastocados los valores que no es que consideremos al animal a la misma altura que el hombre, y aquel famoso proyecto gran simio lo demuestra, sino que hoy importa más cualquier bichejo que un ser humano.

Toquen ustedes un huevo de cigüeña. Atrévanse a soltar una pedrada a un lagarto común. No digamos si matan un lince ibérico. Sin embargo pueden abortar con total impunidad. Más de ciento diez mil abortos anuales en España. No pasa nada. Tres huevos de águila imperial destrozados serían portada en todos los diarios del país y muy posiblemente protagonistas de especiales de la prensa del corazón y las más prestigiosas tertulias del hígado, que a nada que te descuides concluirán que el autor de tamaña barbaridad será inequívocamente fascista e incluso muy probablemente del Opus.

Los valores trastocados. Por supuesto que hay que cuidar la naturaleza, tanto que hasta el papa Francisco nos lo va a recordar en una casi inminente encíclica. ¿Pero sería mucho pedir que al hombre lo considerásemos al menos al nivel del águila perdicera o el quebrantahuesos? ¿No habría manera de dar al ser humano el mismo grado de protección que a la mariposa isabelina? Todavía recordamos algunos las famosas curvas de Aranjuez, que dejaron un semillero de muertos, y cuyo trazado respondía a la imperiosa necesidad de respetar a las mariposas del Regajal.

Para cualquier actuación que toque aunque sea de refilón el medio ambiente, se piden informes e incluso informes contradictorios de impacto ambiental. Para un aborto basta que la gestante no lo desee o que un médico apunte la probabilidad de algún tipo de malformación, para que se haga sin problemas con apenas un informe rápido de un supuesto experto que vete a saber si encima no estará conchabado para cobrar por cada informe favorable. Por cierto, si en una ecografía se viese que mamá lince está gestando un lincito con alguna malformación ¿se provocaría un aborto?

Al final no te queda más remedio que acordarte del chinito: “chinos muchos, pandas pocos” y comprender que en el fondo “humanos muchos, osos pardos pocos”, y que en consecuencia actuamos.

Uno, pobre de mí, aprendió que un ser humano vale infinitamente más que cualquier bichejo por guapo que sea. Pues no. Por lo visto no. Recuerdo hace años una noticia que decía que “ante la llegada a las costas de Canadá de un barco con inmigrantes chinos, una gran parte de los canadienses apremia a su Gobierno para que expulse a 132 inmigrantes ilegales chinos y, al mismo tiempo, pugna por adoptar a la perra que trajeron en el barco”.

Definitivamente se nos ha ido la olla.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Semana Santa: el disco duro también lo carga el diablo

Es que vienen días muy cargaditos de cosas. Desde hoy, y hasta el domingo de pascua de resurrección, en cada parroquia andamos medio locos preparando la liturgia sin reparar en detalles. En apenas doce días tenemos por delante qué menos que una celebración penitencial, domingo de ramos, triduo pascual con sus oficios propios más otras devociones como el via crucis o la hora santa, muy probablemente rezo comunitario de la liturgia de las horas, amén de otras peculiaridades de cada parroquia o comunidad como procesiones o  actos propios de culto.

Añádase a todo esto lo que, perdón por la licencia, servidor denomina “escenografía” de estos días: ramos, cirios, cruz procesional, manteles que se ponen, se quitan, se cambian, flores que hay, luego no hay, posteriormente sobreabundan. Incensario, naveta, hisopo, paño humeral, capas pluviales. Luces que ora mejor tenues, ora todas y con campanas. Ojo a la jarra y la jofaina, al monumento… Que haya aceite para las velas, y cirio pascual, y velitas para la vigilia.

Seguimos con los libros litúrgicos: leccionarios, evangeliario, misal, libro de la sede, oración de los fieles, rituales. Busquemos responsables, lectores, monitores… habida cuenta de que en algunos lugares es un hervidero de fieles y en otros se nos van al pueblo o a su segunda residencia y nos quedamos casi en cuadro.

Solo con leer esto seguro que ya se están estresando. Pues no he terminado. Porque me faltan muchas cosas. Por ejemplo, preparar las homilías de todos esos días. Por ejemplo, la hora santa del jueves y el via crucis del viernes. Alguna monición, y miren que no me gustan, pero que en celebraciones especiales pueden ser útiles.

Pues justo aquí, justo en este momento, es cuando el señor cura, desbordado entre las señoras –siempre esas benditas señoras- que no encentran ese mantel que colocamos el año pasado y venga a ver qué parece el monumento, el coro que discrepa en cuanto el canto de comunión y usted qué opina, las flores que acaban de llegar y que a ver si estos días se pasa por casa a llevar la comunión a mi madre y a la mía y a … Accede a la carpeta “documentos” del disco duro de su ordenador, lee “jueves santo” y casi sin más echa un vistazo, cambia la fecha e imprime… Nos valen las moniciones del año pasado y las preces. Y también se puede aprovechar la hora santa del 2012. Y para la vigilia pascual tomo las moniciones del 2012 también que son suficientes.

Pero claro, llega la celebración y ¡un año más! como hemos ido a toda prisa volvemos a pedir en la oración de los fieles por el papa Benedicto y nuestro obispo Antonio María, o hacemos una monición dando gracias por la reciente elección de Francisco… Estas cosas se las cuento porque me han pasado. Por eso pido que este año nos olvidemos del disco duro y del copia y pega y hagamos el esfuerzo de que las cosas sean diferentes.

Para empezar, la oración de los fieles la tomamos del libro propio. Un problema menos. Las moniciones, a ver si somos capaces de suprimirlas convencidos de una vez que no hay mejor monición que unos gestos realizados correctamente. Para el via crucis hay textos preciosos, sin necesidad de quebrarse la cabeza y otro tanto para la hora santa.

Pero volver a las moniciones del año 2012, a las peticiones del 2010 y a un esquema de hora santa preparado por el reverendo padre Fulanez para el año santo tiene mucho peligro. Y esto se lo advierto, como dirá un buen amigo mío, no por experiencia… sino porque me ha pasado.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Las palabras, más que las armas, las carga el diablo

 No. No se crean para nada que el lenguaje es secundario y que en definitiva usar una palabra o alguno de sus sinónimos no tiene mayor importancia. La tiene hasta el punto que basta un pequeño cambio de lenguaje para convertir lo peor en una obra de caridad.
Como me supongo que mis lectores son adultos, me permitiré colocar algunos ejemplos. Qué mal suena fornicar o copular ¿verdad? Pero si lo que se hace es “el amor” hasta queda bonito y poético. Designan lo mismo, pero se pasa de un horror a prácticamente a un mandato evangélico.

Piensen en algo tan atroz como el aborto. Abortar suena mal. Una interrupción voluntaria del embarazo es algo más llevadero. Optar porque vengan los hijos tan solo cuando son deseados suena incluso a madurez emocional, y evitar sufrimientos futuros a un ser que llegará a este mundo con graves deficiencias es casi para entregar la medalla a la solidaridad. Y ESTAMOS HABLANDO DE LO MISMO.

¿Y el adulterio? Jo, qué palabra… Pues nada, en lugar de adulterio se habla de relación de pareja madura, abierta, no acaparadora, en libertad y respeto. Leche, hemos convertido el adulterio casi en un bien social.

No les digo nada con la familia. Esa que hemos tenido ustedes y yo, con un padre y una madre, hermanos, tíos, primos y abuelos. Pues nada, se le añade el adjetivo “tradicional” o conservadora” y a partir de ahí deja la normalidad para venir a ser paradigma de todas las desdichas. A partir de ese momento se lanza otra idea de familia “renovada”, “abierta”, “del siglo XXI” y ya tenemos lo que se quiera: dos hombres, dos mujeres, hombre o mujer solos, con hijos o sin ellos, por el método que sea hasta llegar al caso siempre singular de la persona que decide casarse con ella misma. Eso sí, estamos superando la familia tradicional y conservadora.

Vamos con un par de ejemplos de cosas de la fe. Parece igual pero no es lo mismo. Decir o escribir Cristo el Señor, y encima con mayúsculas, es profesión de fe en la divinidad de Jesucristo. Referirse a Él como “el nazareno”, “Jesús de Nazaret”, “el carpintero”, queda más bonito porque no compromete nada, pero lo hemos rebajado a pura humanidad disimulada con nombrarle “hombre excepcional”. Si, excepcional pero HOMBRE.

En mi último post salía lo de cristiano y católico. Ahora, en algunos ambientes, lo que se lleva es que todos somos cristianos, como si el adjetivo posterior no significara nada. Pues es justo lo que “califica” el tipo de cristianismo. Porque sí, todos cristianos, pero un católico se parece a un autodenominado “testigo cristiano de Jehová” en lo que un huevo a una castaña y me he levantado generoso. Católicos y además romanos, para que no haya duda de dónde se ubica cada uno.

Copular, aborto, adulterio, familia, Cristo, católico. No gusta. Pues no pasa nada: hacer el amor, interrupción del embarazo, pareja abierta, el carpintero, cristianos. Queda chachi guay y todos tan felices.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Fui a “La Salle” porque no obligaban a estudiar religión

Dedicado a Gerardo, antiguo compañero de I.C.A.I.

Mañana no especialmente complicada de sábado. Al final de la misma, unos amigos me invitan a leer la entrevista que se le hace a Tania Sánchez en una revista que se distribuye con un importante diario de tirada nacional.

Para los que no acaban de saber quién es Tania Sánchez, se les puede recordar que estuvo designada candidata de Izquierda Unida a la presidencia de la comunidad de Madrid y que tuvo que renunciar tras supuestos escándalos entre los que descatacaba apoyar con su voto subvenciones importantísimas del ayutamiento de Rivas, del que era concejala, a su propio hermano, amén de otra serie irregularidades personales y familiares. Pero además se hizo conocida por ser la novia o compañera o como se llame del actual líder de “Podemos”, Pablo Iglesias.

Sorprende que una chica tan de izquierdas acabe estudiando nada menos que en una universidad privada y para más recochineo católica. ¿Razones? Pues que la moza debía dedicarse mucho a la politica y menos al estudio, ya que su nota de selectividad no le dio para entrar en una universidad pública. Primera renuncia a los principios de la izquierda. Eso sí, dejando claro que si fue a La Salle es porque ahí no obligaban a estudiar religión.

Servidor estudió un año en los jesuitas, concretamente en el I.C.A.I. de Alberto Aguilera, de Madrid, el primer año de ingeniería superior, tras el cual decidí llevar mi vida por otros derroteros. En I.C.A.I., donde conservo muy buenos amigos, al revés que en La Salle, además de exigir una buena nota media previa, era necesario pasar una serie de pruebas de conocimiento y unos tests especiales sin los cuales no se entraba. Pero es que una vez dentro, al menos entonces era así, lo primero que te presentaban era al director espiritual y se sabía, desde el primer momento, que una asignatura era el famoso P.S.C., pensamiento social cristiano.

No solo eso. Bien puedo permitirme el lujo de recordar aquí al famoso padre Sánchez Blanco, alias “el pájaro”, extraordinario profesor de cálculo de varias generaciones de alumnos, y confesor de tantos y tantos. Suya era la primera misa de la mañana y suyo el confesionario horas y horas.

No sé cómo está ahora I.C.A.I. y cómo se trabaja en este aspecto. Lo que sí me pregunto es el sentido de una universidad católica en la que se entra con rebajas y en la que la religión parece algo meramente circunstancial según nos dice Tania Sánchez. Creo en la libertad de enseñanza y respeto la existencia de univeridades privadas. Cada cual vaya a la que quiera y el mercado laboral dirá si merece la pena. I.C.A.I. como Icade siguen merciendo la pena.

Pero si una institución católica lleva adelante una universidad no es solo para que sus alumnos sean los mejores, sino para que sus alumnos conozcan la doctrina de la Iglesia y de manera especial la doctrina social, que es la que deberá marcar su vida como profesionales. Como si la Iglesia tiene una facultad de medicina es deber enseñar los pricipios elementales de bioética católica.

Por eso descubrir como característica de una universidad llevada por una institución de la Iglesia que no se obliga a estudiar religión, deja un poco triste. Espero que no sea así y que esa afirmación sea tan solo una manera de justificar Tania Sánchez la asistencia de una mujer de extrema izquierda al campus de La Salle. Porque si una universidad católica no tiene entre sus materias de curso obligado la religión, la doctrina de la Iglesia, algo muy grave está fallando.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Esta parroquia -la mía- cada día funciona peor

No tengo nada que objetar a mis feligreses. Todo lo contrario. Son gente tan extraordinaria que no solo me aguantan, sino que hasta me quieren y colaboran más de lo pudieran imaginar.  Si cuento anécdotas, reales más que la vida misma, es simplemente por sacar una sonrisa a mis lectores y hacerles conocer esos detalles siempre curiosos que ocurren en la “trastienda” de la vida parroquial. Son esas cosas que te llegan con la común introducción de que esta parroquia cada día está peor… ¿Las razones?

Si es que usted no se preocupa de nada… En la hojita parroquial de este pasado domingo ponen como canto final “Salve Madre” y sin embargo acabaron cantado “salve Regina”. Pero hombre, un despiste… Sí, sí, un despiste pero que indica lo que indica: que usted tiene la cabeza en todas partes menos en la parroquia.

Vamos, vamos. Y luego querrá que la gente venga a misa. Ayer estaba el aire acondicionado a una potencia que cogí un catarro, encima con lo que cuesta, luego andarán quejándose de que no hay dinero… Un rato después: y luego querrá que venga la gente a misa, ayer el aire acondicionado es que casi ni se notaba… con la cosa del ahorro, asfixiaditos de calor.

¿No pone en la cartelera que el despacho es en tal horario? Claro… Pues ayer vine y estaba cerrado. Tenía un cartel puesto que decía que volvía en unos minutos. Ya empezamos, a ver cuántos minutos son. Pues ya puse que diez minutos. Sí, pone diez minutos y luego vuelve en diez minutos o en una hora, así que me fui. Si se está en el despacho se está, y no hay excusas. Pues vale, y te dices para tus adentros: (no iba a poner un cartel avisando de que estoy con gastroenteritis aguda…)

Oiga, ayer le mandé a Cáritas a una señora que vino a pedir en mi puerta y por lo visto no le dieron nada. Pues no, porque la señora no está empadronada en este barrio y debe ir a la parroquia que le corresponda. Ya se lo dije. Bah, no sé para qué piden para Cáritas si luego llega un pobre y no le hacen caso con la disculpa de los papeles. Si es lo que yo digo, la parroquia cada vez peor.

Mire, D. Jorge, que es que mi niña se casa este verano aquí cerca, en la ermita de Nuestra Señora de … (ermita que uno conoce perfectamente y en la que si quieres casarte tú debes llevar el cura). Pues es que fíjese, nos haría mucha ilusión que usted casara a la niña (ni conozco a la niña y a los padres no sé si los he visto alguna vez). En agosto y sin conocer a nadie… pues mire, no puedo comprometerme. Pataleta y reproche: mucha disponibilidad, mucha palabra pero luego, cuando pides un favor nada de nada.

El niño ya sabe que está viniendo a catequesis. Claro! Ya sé que le toca la comunión el año que viene pero hemos pensado que como la bisabuela está tan mayor, que si se podría adelantar un año la primera comunión. Además, para no complicarle a usted la vida, habíamos pensado que la celebrara en el jardín de casa, mucho más discreto. Me temo que no es posible: cuando toque y en el templo parroquial como todos los niños. Desde luego ya me habían dicho que usted era imposible, pero es que así no hay forma de atraer a la gente.

Cosas reales como la vida misma. Anécdotas sin importancia, pero ya ven: para algunos feligreses, señales evidentes de que la parroquia va cada día peor. Curiosamente para evaluar la parroquia no miran las misas, la capilla de adoración, la catequesis, los servicios de Cáritas. Es igual. El aire acondicionado no está a la temperatura que me agrada. Mala parroquia, desastre de párroco.

A cambio llegas a casa y te encuentras con el buenazo de Socio, que por encima de que le hayas dejado con poca agua o llegues un poco más tarde de lo habitual, te recibe con una alegría y unos saltos que valen un imperio.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Anciano con llaves

No me estoy inventando nada. La anécdota, de fuente directa.

Clase de historia del arte en una universidad española. Una diapositiva nada más y nada menos que con el apóstol San Pedro, de El Greco.

– A ver, ¿qué es lo que ve en la diapositiva?

– Un anciano con llaves.

– ¿No sabe quién es el anciano?

– No.

– Bien. Es el apóstol San Pedro.

– Es que yo no soy creyente.

Literal. Un joven estudiante universitario ¡de historia del arte! que ni sabe un mínimo de iconografía cristiana ni le importa. Más aún, no solo no le importa sino que hace gala de su más supina ignorancia escudándose en que no es creyente.

No hace falta ser creyente para saber qué es un minarete, la kipá, o darse cuenta de que ese señor gordo y sentado en la postura del loto es Buda y no Manolo el del bombo en el descanso del último partido.

La ignorancia religiosa en este país llamado España no es de simple vergüenza, no, es de esconderse debajo de la cama y no salir en tres meses por lo menos.

En estos días en que andamos a vueltas con la clase de religión hay que explicar a la gente que es que resulta que no hay forma de conocer arte, cultura, tradiciones, la misma identidad de España, Europa e Hispanoamérica sin conocer el catolicismo. Cualquier día ante el monasterio del Escorial algún mastuerzo de nueva ola dirá que es un edificio “mu grande” en medio del cual hay un peazo salón a lo bruto con muchos bancos y pinturas en el techo.

Esta mañana, mientras desayunaba, la tele. Conexión en directo con la basílica de Jesús de Medinaceli de Madrid que en este primer viernes de marzo puede recibir a más de medio millón de devotos. La locutora, que no sé si es creyente o no, pero en cosas de cultura religiosa andaba flojita, nos ha explicado que había gente que llevaba semanas haciendo cola para ser los primeros en besar los pies “al santo”.  Ole las narices de la niña. Qué más da que la imagen sea del hijo de Dios o de un santo cualquiera de donde sea. Pues da. Claro que da. O a lo mejor es que se pensaba que las abuelas estaban ahí desde hacía días para saludar en persona a Roger Moore.

Mientras haya estólidos a los que les dé lo mismo que el anciano con llaves sea el apóstol Pedro o Pepiño, el sereno de Claudio Coello. Mientras haya locutoras de televisión incapaces de distinguir entre Jesucristo y los santos. Mientras estas cosas pasen, no es que haya que mantener la clase de religión, es que hay que hacerla OBLIGATORIA.

Hace unos días el secretario portavoz de la Conferencia Episcopal se mostraba favorable a la enseñanza de la religión en la escuela –solo faltaba- con el argumento mostrenco de que si se quita aumentaría el paro. No fue su mejor día. No es problema de “colocar” a gente.  Es cuestión de que se necesita saber dónde estamos, de dónde venimos, que cree un católico y lo que es la religión católica en la identidad de España y sus regiones (autonomías, perdón).

Que cada cual crea luego lo que quiera. Pero si no aprende a distinguir al apóstol Pedro del sereno de su calle, y la diferencia entre Jesucristo y un santo, suspenso. No se puede andar así por la vida.

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios

R.A.F.A.E.L.A.: “Podemos” (de podar)

 Noticias frescas de la señora Rafaela. Asombrada y a la vez tan contenta al verse como presidenta nada menos que de R.A.F.A.E.L.A. Nunca aspiró a cargo alguno, incluso rechazó en su momento el de presidenta de las Hijas de María cuando existían aquellas cosas. Pero como ella dice, si este medio juego que te has inventado tú, demonio de cura, puede servir para bien de la Iglesia y de las almas, pues nada, cuenta conmigo.
He de decir que la señora presidenta aprueba y acepta con sumo agrado la sugerencia de que el lema de R.A.F.A.E.L.A. sea “Podemos”, siempre y cuando se le añada la clarificadora coletilla “de podar”, por la cosa de marcar distancias con quien no ve conveniente ajuntarse, y por expresar mejor lo que se busca y pretende.Ayer precisamente lo hablaba ella con Joaquina, mujer esta última dada permanentemente a un inexplicable buenismo y que siempre anda intentando frenar a Rafaela en la cosa de la crítica y el desmontaje de lo que la presidenta considera engañifas eclesiales, tomaduras de pelo, pretendidas comuniones con ruedas de molino y nadas varias revestidas de la modernidad más atrayente.Para Joaquina lo que hay que hacer es fiscalizar menos, dejar a la gente que haga lo que crea oportuno, y los demás a nuestras cosas, procurar ser buenos y poco más. Es decir, que la labor de Rafaela consistiría en abandonar toda crítica a don Jesús y toda discusión con el párroco, y dedicarse a rezar y a invitar a la práctica de las obras de misericordia.

Rafaela entiende de jardín y campo más de los que los demás puedan sospechar. Justamente por eso sabe que si quieres buenos frutos o las mejores rosas del pueblo, una parte fundamental de la tarea es la poda. Es lo que dice ella: si yo hiciera caso a Joaquina pues nada, todo sencillito. Regar y abonar y punto. Pero claro, si me limito a eso, los pulgones se comen los rosales, me aparecen las babosas que se alimentan que da gusto, los tallos estériles se adueñan de las viñas y sí, mucha caridad pero hemos dejado perder todo.

En lo que es la Iglesia lo tiene claro. Precisamente por su vida de mujer de campo comprende mejor que nadie el inicio del capítulo 15 del evangelio de Juan: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo poda, para que dé más fruto”. Convencida está de que la Iglesia da fruto y fruto abundante, y que si no da más es por falta de poda. Que si unos pulgones por aquí, que si babosas por allá, que si unos grupos –digo sarmientos- que chupan pero no dan frutos de santidad. Hoy una liturgia inventada, mañana tirar por tierra doctrinas de siempre…

No falla. Podas, quitas lo que estorba y la viña da frutos y qué frutos: las mejores uvas. ¿O es que no lo vemos cada día? Acordaos del pueblo ese de ahí cerca que andaban que si inventamos la misa, que acabemos con las cosas de siempre, que más modernos, que mejor encuentros y meriendas. Pues en cuatro días no iban a la Iglesia más que la Tere y el gato.

Hasta que llegó un cura nuevo y comenzó la poda. Quito algunos catequistas que solo hablaban de compartir y no de Dios, suprimió los añadidos raros en las misas y de nuevo puso como centro de la doctrina el catecismo, de la oración el Santísimo Sacramento y de la caridad un equipo renovado que daba pan y hablaba a la gente de Dios. Parece que la Iglesia se va llenando otra vez. No falla. Podas y la planta lo agradece.

Perfecto, Rafaela: podemos (de podar, naturalmente).

Publicado en Señora Rafaela, Sin categoría | 1 comentario