La soledad del Viernes Santo

Son algo más de las tres de la tarde. Es Viernes Santo. La hora de la muerte de Jesús. El templo esta vacío. Desde mi mesa, en esa sala múltiple que hace de despacho y sacristía, veo el monumento, el sagrario, y escucho el murmullo del agua de una pobre fuente que nos recuerda que El es el agua viva.

Recuerdo los años pasados, cuando era párroco de dos pueblos y me pasaba el día corriendo de un lado para otro. El Viernes Santo suponía la locura. Hoy todo ha cambiado. Madrid se encuentra vacío. Mi barrio más. Y yo, en este año, estoy viviendo el Viernes Santo descubriendo el dolor y la fuerza de la pasión en soledad.

Jesús supo lo que era el abandono más total. A la hora de la cruz, ¿dónde estaban todos aquellos que le suplicaban un milagro? Tal vez echó en falta a los leprosos curados, ni siquiera el que le dio las gracias estaba en la cruz. No estaba la viuda de Naín con su hijo, ni los novios de Caná, ni el centurión a quien le curó el criado. ¿Dónde fueron a parar las multitudes saciadas con pan y peces? No está el ciego de nacimiento, ni el paralítico, ni Jairo con su niña. 

Está solo. Y su angustia es suya. Dio toda su vida y ahora nadie corre a su lado. Posiblemente muchos de los que se hartaron de pan y peces hasta gritaron que lo crucificaran. Así es la gratitud de los humanos.

Vivo la soledad del Viernes Santo en comunión con ese compañero que el lunes será intervenido de una grave enfermedad y que está celebrando la Semana Santa en su parroquia, este año más que nunca abrazado a la cruz de Jesús. Vivo la soledad sintiéndome también solo en muchos momentos de mi vida. Con la impresión de que al final todos esos con los que compartiste vida y ministerio muchas veces sólo venían “porque comieron pan hasta saciarse”, porque tenían una necesidad concreta  o sabe Dios qué otras cuestiones. Hoy, ante el sagrario, cuando está llegando la muerte, sientes que estás solo delante de Dios.

La experiencia de este año me purifica. Es el mismo Jesús el que me regala hoy las palabras de Teresa de Jesús: “Sólo Dios basta”. Quizá uno, como humano que es, echa en falta más reconocimiento de los hombres. Pero qué voy a exigir si mi Señor acabó abandonado de todos. Hoy, ante el Señor, ante la cruz, descubro que sólo en Dios he de apoyar mi vida. Sólo Él basta, es suficiente saber que me ama. Y aprendo también que cuando me siento solo es Él quien me dice que le mire más y que confíe más.

Viernes Santo. Hora de nona. Desde la mesa del despacho veo la iglesia sola. Tengo la suerte de poder fijar los ojos en el sagrario. Él muere casi solo. Yo estoy sin nadie cerca. No importa. Estamos juntos. Serenos. En paz. Y hasta nos hacemos un guiño. Juntos. Los dos sabemos que la Vida triunfa.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a La soledad del Viernes Santo

  1. Celia dijo:

    Un texto este,  conmovedor que me ha llegado al alma.Es realista y sincero como la vida misma.
    Comprendo lo que sientes y tambien recuerdo aquellos años que las Iglesias se llenaban. El fervor inundaba la calle y los templos. 
    Todo a cambiado. Pero siempre sabemos que tenemos al mejor amigo y padre. Jesucristo.
    Quizás  un día, todo cambie y  entonces se pueda tomar el pulso a esa Iglesia que somos todos, por la cual  Jesús ofreció su vida y tuvo muerte de cruz, la más humilllante y dolorosa.
    Gracias por este texto que me ha hecho pensar y meditar.
    Un abrazo
    Celia
     

  2. Julia dijo:

    Gracias por estas palabras,nada mejor para hacer meditar acerca de la soledad que lleva consigo la muerte,pero al mismo tiempo serenidad y plenitud.
    Un abrazo.
    Julia

  3. mariola dijo:

    Pensaba ayer mientras hacía un ratito de oración en la adoración al Santisimo preparada en mi parroquia cuantas veces he decubierto en mi dia a dia la cercanía de Dios, el Amigo de mi alma. Cuantas veces le he dicho que si, que quiero empezar de nuevo, que quiero asumir mi compromiso de una vez por todas…y cuantas veces Él me vuelve a encontrar dormida, como a los apostoles en Getsemaní…"No habeis podido velar ni siquiera una hora"
    Quiza el problema es que le digo muchas veces "si Señor, quiero caminar contigo" pero muy pocas "Contigo y como Tu" Quizá el secreto de la vida cristiana sea ese que tú dices Jorge, dejarlo todo en Sus manos, caminar como niños a su lado, seguros de que cualquier camino por el que nos lleve, Él lo ha recorrido primero.
    Y ayer lejos de mi pais, mi casa y mis amigos cercanos pedía olvidarme de mi soledad para no volverle a dejar sólo, para que mi vida cristiana sea un luchar por permanecer despierta, aunque sea una hora, acompañandole en Getsemaní.

  4. Victor dijo:

    Si ahora no hay gente, algo habrá pasado… supongo que será culpa de la iglesia de no saberse renovar. De todas formas, para estar viviendo de los cotilleos de hace más de 2000 años, mejor poner el Aquí hay tomate.

  5. Alejandro dijo:

    Somos muchos los que vivimos el Viernes santo con contrición y dolor. Pero te equivocas, amigo Jorge. Nunca estamos solos. Jesucristo siempre está con nosotros desde que nacemos y nunca nos abandona.
     
    Un abrazo, compañero. Queda con Dios.
     

  6. Alvaro dijo:

    HoLA señor  a mi tambien me gusta la semana santa tanto como a usted si quiere agregarme agregeme. Un saludo hasta luego
     

  7. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !
    Hoy tuve gran actividad, ayudando a mis amigos: que necesitaban que cante en la visita a los 7 templos, que debía preparar la 5ta estación de un vía crucis que llegaba a mi casa, que necesitaban les confeccione unas aplicaciones para una competencia de gimnasia ritmica; empecé a las 6 ya pasada la medianoche, ahora me tomo mi tiempo, el que he estado esperando  llegue, para visitar a Jorge que llena mi soledad y encuentro tu soledad, hasta podríamos convertirla en verbo !!
    Más aunque no haya estado físicamente cerca tuyo, en cada templo que visitamos, mis peticiones, fueron para tí y para tu amigo, ahora tengo el hábito de sumar 6 horas. Ya se que tenemos un amigo en común que hace mucho tiempo nos alegra la vida y que es en la soledad en que más cerca está de nosotros… pero no sería nada malo sentir la música de unas palabras, saborear una sonrisa cristalina y tal vez una palmadita en la cabeza.. un sentir de "aquí estoy"  es que todavía somos humanos de verdad ??
    Hace ya un año que mi amiga soledad fue desplazada por mi amigo el silencio, una es vida y el otro es muerte. A soledad la podemos controlar, en cambio al silencio solo Dios sabe tratarlo.
    Siento mucho no estar en tu lista de amigos… Pero resulta que sin tu autorización mi alma te ha adoptado así que siempre estás presente en mis oraciones.
    Con afecto,
    Betsi.
    P.D.: Son la 1:24 y otra vez salen las 6 horas…. te envío muchos abrazos,  cuenta conmigo…

  8. Archibaldo dijo:

    Hola Jorge, acabo de llegar de la Vigilia Pascual y en ella me he acordado de tu post que leí ayer. La soledad del viernes Santo. Sé bien de lo que hablas, alguna vez lo sentí aunque afortunadamente hace años que la perdí de vista. Pero tienes mucha razón en algo que la vida me enseña cada día, toda esa gente que se acerca a los otros sin mirar en su interior, sin fijarse en la persona, sino a medrar por lo que puedan sacar, sea porque sea un presidente del gobierno, un director de un banco o un sacerdote, cuando dejan de ser eso…esa persona de luenga sonrisa da la espalda y el que ahora necesita de ella piensa si hizo algo mal.
     
    De todas formas, ya estamos en Pascua. Quizás tu la hayas ya celebrado. Y siempre me gusta recordar aquello de que "a veces es viernes Santo, pero siempre es Pascua" y podemos sentirnos partícipes de la experiencia pascual. Me gustaría que así la sintieras y especialmente tu amigo sacerdote el próximo lunes, en que me acordaré de él. Dale mucho ánimo y un fuerte abrazo para ti. ¡FELICES PASCUAS!

  9. Marian dijo:

    ¡Hola, Jorge! Muy FELICES PASCUAS… Que con SU AYUDA y con tu ayuda sepamos todos renacer también a esta resurrección.
    Un besazo, mara.
     
     
    P.D. Sigo dándote la enhorabuena por todos tus escritos.

  10. lebula dijo:

    dejad a los muertos empaz, cristo esta muerto.

  11. María dijo:

    ¡¡FELIZ PASCUA PARA TODOS!!

  12. Ernesto dijo:

    Yo soy un escéptico.
    Si usted es sacerdote, supongo que será consciente y conocerá de primera mano la impresentable pantomima que es la iglesia y que, a poco que uno agudice el sentido crítico, resulta imposible seguir sus doctrinas y consejos sin correr el riesgo de caer en la esquizofrenia moral. Una institución corrupta, hipócrita y alejada de la gente joven y de los más desfavorecidos, que representa exactamente lo contrario de lo que propugna. Una institución que medra a todos los niveles en la esfera pública de nuestras sociedades, que mete constantemente sus zarpas en cuestiones que le son ajenas, una institución que no respeta el derecho a la disidencia ideológica, y que permanece ciega en su púlpito dorado, altanera y soberbia, indiferente ante los problemas reales de la raza humana, preocupada únicamente por cuestiones triviales relativas como la libertad sexual de las personas.
    La ayuda que presta un sacerdote nunca es desinteresada ni a cambio de nada. Siempre hay una contrapartida, un precio ideológico a pagar. Ya sea en una parroquia de Guinea Ecuatorial o en una de Móstoles. Ayuda moral o económica a cambio de abrazar la palabra de cristo, por mucho que se empeñen en afirmar que no toda la iglesia es ostentosa y nada en el poder y la abundancia, por más que traten de convencernos de que la verdadera iglesia no es el Vaticano, sino todos aquellos que trabajan en la sombra para extender el mensaje del señor. No señor. A estas alturas ya no cuela. Respeto su trabajo, incluso admiro su dedicación si esta labor que usted desempeña la hace con el corazón, pero no es suficiente. Usted tiene un espacio entero donde escribir y plantear cuestiones y en cambio no he leido nada realmente interesante, tan sólo la misma cantinela con olor a incienso que trata de vendernos esta multinacional del pensamiento y el márketing moral llamada iglesia. Un negocio a gran escala que se nutre del miedo, de la miseria y de la hipocresía social para ganar más y más poder político con el que perpetuarse y seguir alimentando a su causa, a su egoísta causa.
    Me resulta sorprendente que usted mismo se plantee los posibles motivos del creciente y progresivo abandono de la fe por parte de las nuevas generaciones. Lo que a mi me parece increible y fuera de todo raciocinio es que exista alguien que sea capaz de apoyar la causa católica sin sentirse alienado y sumido en una profunda depresión y decepción moral. Considero que hay que ser muy cínico para ser consciente de todas estas cosas y a pesar de ello continuar ligado a la santa madre iglesia. Esta es mi humilde opinión.
    Espero una respuesta inteligente y razonada, acorde con su experiencia y saber hacer en este tipo de vicisitudes dialécticas, y no un panfleto moralizante y vacío.
    Un saludo.

  13. 1tortugazul dijo:

    Jorge!!!! cuánto tiempo sin leerte!!!!
    Si supieras los recuerdos tan hermosos que me traen leer todas estas cosas que tienes por aqui!
    ¿recuerdas cuando las imágenes y el altar se cubria de morado y había que hacer la vela al Santísimo? joeeee…anda qué..la de veces que lo habré hecho yo en mi cole..
    Ahora mismo me afloran pasajes de la Biblia, el Huerto de Getsemaní, el Torrente del Cedrón, la transfiguración…cuantas veces habré echado mano a esa frase que Jesús dijo a  los apóstoles cuando se quedaron dormidos…"el espíritu es  pronto, pero la carne es flaca"…
    Jolines Jorge, me eduqué con Avemarianas, (dulcísimo recuerdo de mi vida) ¿conoces?, ¡y eso sí que imprime carácter!. Tenian un colegio en Vallecas, bueno y más distribuidos por Zaragoza, Benimamet, Avilés…
    En fín chico quei ando pelín liada, -para variar- pero que no te echo en olvido, y si alguna vez lo has pensado, te digo: aissss..hombre de poca fé!
    jajajaja!
    Venga, un abrazote.

  14. Ernesto dijo:

    Muy mal le tiene que ir a la iglesia para tener que hacer uso de las nuevas tecnologías para contaminar la sociedad con su sesgada e interesada visión de las cosas. Me parece surrealista tener que encontrarme un cura en la red. Nos estamos volviendo todos locos. Hasta hora, internet era refugio de solitarios, delincuentes o pervertidos. Ahora veo que también tenemos que tener cuidado con los curas y su séquito de borregos fanáticos y agresivos con la voluntad cercenada y el juicio secuestrado. Espero que mis hijos no tengan que encontrarse por la red mensajes de este tipo. Me gustaría que se educaran en unos valores más limpios y sanos que los que propagan estos espacios.

  15. Amina dijo:

    Sobre este comentario que he leido tuyo:

    "El tema del islam es más que serio. Y dices cosas que son ciertas, del todo ciertas. Y ese argumento de que todos son guales pues hace tiempo que no lo comparto. Sólo sigo insistiendo en una cosa que reivindico en mi blog: reciprocidad. Y me resulta curioso cuando se pone al islam como ejuemplo de respeto. ¿Se pueden abrir templos cristianos en los paises musulmanes? ¿Cuántos? ¿Para quiénes? Pues eso… Y no me vengan con las Cruzadas.. que entre otras cosas sería comparar situaciones con siglos de por medio. Ah, y la inquisición también.. que son los grandes argumentos (por cierto abolida de facto en las Cortes de Cádiz: dos siglos)"
     
    No me extraña de todos modos que hables asi del Islam…que vas ha decir tu no??
     
    A mi no me hace falta insultar ni molestar a otra religion para defender la mia, pues se defiende por si misma.
    Por otro lado, te dire que he estado en paises arabes y hay iglesias, y si te molestases en leer algo sobre el Islam antes de opinar, sabrias que el Profeta Muhammad (Paz y bendiciones sobre el) siempre que entraba en una nueva ciudad, efectivamente invitaba al Islam a sus ciudadanos, y si no querian, no eran molestados.
    De todos modos me quedo con lo que dijo Jesus (Paz y bendiciones con el) "CADA UNO DA DE LO QUE TIENE"
    PIENSA EN ELLO SACERDOTE.

Los comentarios están cerrados.