Ser comunidad, ser familia

Hoy domingo se lee como primera lectura de la Eucaristía la narración de la vida de los primeros cristianos. Una narración demasiado idealizada, por cierto. Seguro que la recordamos:
"En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía.
Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor.
Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno".
Idealizado, pero no por ello deshechable. El fondo sigue siendo igual de válido y urgente hoy. Hoy, como entonces y como siempre, la vida cristiana gira sobre tres goznes: la vida sacramental y liturgica, el testimonio de la fe, y la vida y caridad comunes.
Y esto se puede vivir (se debería poder vivir) en cada parroquia. Dentro de un rato acudiré a abrir el templo para iniciar el domingo. Y estoy deseando celebrar la Eucaristía con la gente. Celebrar, sí. No un simple decir misa. Y no podemos dejar de pensar en la catequesis que sigue semana a semana. Ni en esos proyectos de caritas que nos acercan a los más sencillos, ni en la vida común que los consejos animan y articulan. Después d eunos días en los que he estado fuera, necesito el reencuentro con la vida de la parroquia. Nos echamos de menos y nos extrañamos. Da gusto empezar a sentirse hermanos.
Feliz Domingo a todos.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ser comunidad, ser familia

  1. Betsi dijo:

    Bienvenido ¡¡ Jorge !!Son tus palabras un canto de alabanza y esperanza que llegan como agua fresca al corazón, todas ellas hablan de tu ser: "un sacerdote o cura", un don de Dios que te regaló para ser un instrumento de su amor, elevándonos hacia él con estas hermosas palabras "este es mi cuerpo, esta es mi sangre".Me siento feliz, repleta de esa felicidad que exhalta el  espíritu, que te sumerge y fusiona con el Creador; tuve un excelente día, subí a mi carro y agarré carretera hacia un lugar de peregrinación, ¡¡que paisajes!! mis ojos se deleitaron ante tanta belleza, un manifestación de la grandeza de Dios…
    Es el día de Jesús de la Misericordia (aquí aún es domingo), te pasé una misa de salud, también
    a tu amigo, una homilía muy didáctica, y la comunión que me hace flotar!! si es que me sentía como en el cielo!!, con el canto de las golondrinas revoloteando por la iglesia, al final felicitar al sacerdote, jugar con los niños, no faltó tiempo para evangelizar.. y luego almorzar con el padre, intercambio de opiniones, de experiencias y
    como no, programando actividades.Dios te bendiga y te proteja por siempre!!Con afecto,Betsi.P.D.: Agarre fuerte que le envío una cascada de emociones multicolores, con campanas y todo..

Los comentarios están cerrados.