La “culpa” de que yo sea sacerdote

Leyendo y releyendo las lecturas de este domingo, me a venido a la cabeza alguna de esas experiencias que tiene uno de lo que es la oración. Y en medio de estas experiencias tengo que recordar a la tía Flora, una hermana de mi madre, fallecida ya hace quince años. Una mujer piadosa, creyente, convencida de su fe, abierta a la iglesia. Su sueño fue que Dios concediera un sacerdote a la familia. Y contaba ella que cuando iba a nacer su primer sobrino -y me remonto al año 1928- comenzo a rezar pidiendo a Dios esa gracia. Se casó y Dios no le regaló unos hijos.
 
Pero ya se sabe que a quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos. Diez sobrinos. Cinco chicos y cinco chicas. Y seguía en oración. Y nada. Los sobrinos, sordos a cualquier llamada de lo alto. Comenzaron a venir los sobrinos-nietos. Y siguió orando para que al menos el hijo de un sobrino fuera llamado por el Señor. Recuerdo una tarde de finales de verano del año 1973. Me acerqué a su casa. Y hablamos de esto. Al final, lleno de alegría le dije… "Ya ves, toda la vida rezando por un sobrino sacerdote. Pues a lo mejor hay suerte. mañana ingreso en el seminario. Y ya puedes rezar por mí, que tú eres la culpable".
 
Fui ordenado sacerdote el año 1979. Es decir, le costó una oración constante a lo largo de cincuenta años. Pero Dios, aunque sólo fuera por pesada, le concedió lo que pedía.
Después Dios me concedió otra gracia: en el momento de su muerte estar cerca de ella, administrarle los sacramentos y presidir su entierro y su funeral.
 
Cuento esto al hilo del evangelio de este domingo

-Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene durante la medianoche para decirle: «Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.» Y, desde dentro, el otro le responde: «No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados: no puedo levantarme para dártelos.» Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.

Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide, recibe, quien busca, halla, y al que llama se le abre.

¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?

¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

Hablamos demasiado de las teorías. Hoy me apetecía contar sólo un ejemplo. Pero conste que es uno solo. Tengo muchos más. Pero este nos vale. Si uno pide con fuerza y convencimiento, Dios actúa. Y actúa en cosas serias.

Nos quejamos de una oración que no se escucha. Habría que pensar si sabemos rezar, si sabemos pedir lo que conviene, si somos conscientes de lo que de verdad necesitamos. Podria contar muchos ejemplos de una oración constante y ciertamente respondida. Y siempre ha sido cuando pedí algo no para mi provecho, sino para el provecho o el servicio de los otros, como fue incluso mi propio sacerdocio.

Si pedimos para propio provecho material, para resolver las cosas a mi estilo, Dios no escucha. Pero si es para su gloria, no falla. Eso sí. A veces se deja rogar durante cincuenta años.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a La “culpa” de que yo sea sacerdote

  1. Cristian dijo:

    Padre Jorge:
        El ejemplo es más que la insistencia  y perseverancia de algunos arranca la misericordia de Dios. Yo también tengo un culpable de mi vocación sacerdotal… mi papá. Algún dia lo narraré en mi blog, y me gustaría que lo leyera. Bendiciones.

  2. Blanca dijo:

    ¡¡Gracias por este testimonio tan hermoso!! . Te dejo un regalito, como hago con los amigos. Lo coges tu mismo, a ver si con suerte te gusta. ¡Qu´tengas buen día!!

    http://usuarios.lycos.es/corrientitafernandez/

  3. Paco dijo:

    muy bonito el space, el mio es de musica os invito a visitarle
     
    desde españa 

  4. Jota Pé dijo:

    Buenas, sacerdote. Tal vez no se lo concedió Dios tras 50 años de oración, sino que al haber nacido usted en una familia con profunda religiosidad sintió el deseo de serlo. No creo que Dios se dedique a hacerse fans, sino, ¿qué sentido tendría? Yo creo hubiese dado preferencia a otras peticiones, como dar un hogar digno a cada uno de los habitantes de la Tierra, aunque teniendo en cuenta que hace mucho tiempo que no acaecen milagros sobre la faz de la Tierra, me parece increíble que esto pueda suceder. Hace poco no creía en Dios, pero me he dado cuenta de que si tiene un siervo tan prepotente como usted, es que se debe sentir identificado y ,por lo tanto, él también lo es; así que encuentro normal que todavía haya gente padeciendo desgracias en éste nuestro hogar que es la Tierra.
    Post Scriptum: digo prepotente porque considera que Dios dio preferencia a las plegarias de su familiar antes que considerar acabar de raíz con la guerra y el hambre y convertir el mundo en una utopía.

  5. Jota Pé dijo:

    Y una última cosa, ¿qué pasa, que los tercermundistas no saben rezar y por eso no se atienden sus oraciones? ¿piensa que la culpa es de ellos y no de la sociedad consumista? Se lo haré entender de otra forma, cuando usted va en coche, ¿no se abrocha el cinturon "por si acaso"? 

  6. Maria Angustias dijo:

     vuelvo por aqui,para ver como va quedando con las novedades,y como siempre sencilla y preciosa tu pagina.tus escritos de maravilla,como siempre.perdona por lo del regalo ,pero me gastaron una broma,jajajaja.yu me entiendes verdad?.estoy bien.gracias por siemprey un fuerte abrazo.Maria Angustias.

  7. Audrey Milissa dijo:

    Hola`padre!!
    Bello testimonio, muy parecido al testimonio de la madre de san Agustin q oró por decadas para la conversion de su hijo.
    Contestandole a Hiló le digo q Dios nos da manos y todo el poencial humano para solucionar los poblemas del mundo como las guerras y el hambre; o quien es el q pelea por el poder y el dinero? somos nosotros o es Dios?
    A mi entender esta en nuestras manos toda solucion al hambre las guerras, los niños abandonados y enfermos
     
    La solucion a todos estos grandes problemas no es solo sentarnos a orar y pedirle a Dios q haga un mundo mejor sino nosotros construir ese mundo soñado q para eso estamos aqui y no solo para pedirle a Dios q haga nuestro trabajo, lo q nos corresponde como humanos y cristianos. Hacen falta mas seres grandiosos como la Mare Teresa de Calcuta q no solo oraba por un mundo mejor sino que contribuia con su vida para lograrlo. Y cada uno de nosotros podemos imitarla. 

  8. Betsi dijo:

     
    Bendiciones Jorge !!
     
    Durante 50 años en oración tía Flora pedía un sacerdote para la familia y Dios la escuchó dando sacerdotes a la gran familia que conforma la humanidad entera, mientras tanto ya vivías en su mente, acariciándote con preciosa ilusión y amándote como se ama a un hijo único. Todo lo que Dios hace llega a su debido tiempo. ¡ Gracias tía Flora ! con tu oración constante alegraste a Dios y al mundo entero.
    ¡ Señor, enséñanos a orar !  Para que cuando amanezca podamos darte gracias por el día luminoso que nos ofreces.  Para no olvidar de nuestra charla al medio día cuando tenemos despiertos los sentidos y nos palpita la vida alegremente. Para acordarnos de tí al declinar el sol y poder brindarte gozosos nuestras fatigas. Y, antes de que nos acoja el sueño, conversar unos minutos contigo, que supiste guiar con amor nuestra jornada, y en susurro decirte: "Padre en tus manos me pongo. Haz de mí lo que quieras. Por todo lo que hagas de mí, te doy gracias".No podemos limpiar los ensangrentados muros de la tierra, ni purificar el mar de minas o cambiar la conciencia del terrorista, pero si podemos oxigenar de bondad, comprensión y paciencia nuestro hogar; y,  si logramos que la paz reine en nuestro pequeño mundo ya hemos hecho por la paz cuanto es posible.
     
    DIOS CONTESTÓ MI ORACIÓN
     
    Había pedido a Dios  fuerza para alcanzar el éxito, El me hizo débil para que aprenda humildemente a obedecer. Había pedido salud para hacer grandes cosas, me ha dado la enfermedad para que haga cosas mejores. Había pedido riqueza para poder ser feliz, me dio la pobreza para poder ser sabio. Había pedido el poder  para ser apreciado de los hombres, me dio la debilidad para poder sentir la necesidad de Dios. Había pedido cosas para poder gozar de la vida, recibí la vida para poder gozarme de todas las cosas. No tengo nada de lo que había pedido,  pero he recibido todo lo que había esperado. Casi a pesar de mí mismo, mis oraciones sin formular han sido contestadas. Amén.
    Dios te bendiga y la Virgen te cubra con su manto de amor.Betsi.
     

  9. Lucia dijo:

    Tienes razón, en que hay que ser insistente en la vida para conseguir algo ¿pero qué? Porque si a Jesús le pides un coche, poder comer todos los días, un trabajo estable… esto desde mi punto de vista, no es.
    Siento que a “Dios” se le pide, DÁNDOLE, dándole nuestra entrega, nuestro Amor, nuestra humildad, dejándote para que Él pueda actuar a través de ti… Abriendo puertas, pero puertas espirituales, dejando lo material a un lado. Ya, ya se que es fácil, cuando tienes de todo para vivir. Pero, no se, pero yo siento que podría vivir bajo el puente de un río envuelta en cajas de cartón, porque Se que Jesús estará ahí AMANDOME y María, me abrazará y sentiré ese Amor de Madre que siempre está aquí; para eso están, para eso son… Si me fundo en ellos, ¡Qué más da donde me encuentre!
    Pido a Dios Paciencia, paciencia para ser buena madre, no contestar a mis hijos, ser prudente, comprensiva y siempre siempre preguntar a mi Maestro qué haría Él en mi lugar. Pido Paciencia para con mi marido, que es con quien más me cuesta y se que es mi trabajo. Pido que pueda tener más manos para ayudar a más seres, no creyéndome nada, simplemente es porque es mi modo y no puede ser de otra forma, YA NO.
    Y los sacerdotes, son un ejemplo a seguir, tarea costosa pues siempre están en el punto de mira, pero, si se lee y relee el mensaje de Jesús, se analiza… es que no te queda otra que ser un ejemplo de Este.
    Decidí no pedirle a Dios, pues, tengo la certeza de que me da siempre lo mejor. La paciencia la necesito para llegar a la PAZ.
    Un placer leer tus escritos
    QDTB
     
    Lucia 

  10. Álvaro dijo:

    Y bien cierto es que Dios es como un padre asertivo e implicado 100% en el correcto desarrollo de sus hijos. A menudo le pedimos cosas que nos niega una y otra vez y, con el paso del tiempo, terminas por comprenderlo, cuando tu alma ha madurado y ha dejado de ser ese niño pelón y chillón que sólo sabe quejarse de la falta de comida y ha pasado a ser el fornido joven capaz de conseguir por sí mismo el pan. Nos educa pero no nos mima en exceso. Y si durante cincuenta años no le concesió a tu familia un sacerdote, es que no era el momento adecuado o que Él lo consideraba como un interés egoísta.
     
    ¿Por qué es tan duro a veces con nosotros? Sería más fácil para todos si nos diera las golosinas que le pedimos… Un saludo y nada que decir, porque es evidente que Dios le ha elegido. 

  11. Ángel dijo:

     
    Se suele decir que el Padre ya sabe de nuestras necesidades, que no es necesario pedirlas…
    ¿Entonces hay que pedir por las de los demás? También sabe Él las suyas.
    Entonces, ¿no será mejor DAR en vez de pedir?
     
    Un abrazo de Ángel

Los comentarios están cerrados.