¡Cuántas ganas de veros!

Quince días fuera y estaba echando de menos la parroquia más de lo que yo mismo podía imaginarme. La mañana del domingo fue sobre todo la mañana de los saludos y los besos. Una de mis costumbres es ir muy pronto a la parroquia. El domingo, la primera misa a las doce. Yo estaba ya en el templo a las diez. Y no se pierde el tiempo, la verdad. Tranquilidad para saludar al Señor sin prisas y contemplar una vez más a la Virgen del Olivo mientras le rezo una salve. Después, revisar el correo, ver papeles, echar un vistazo a las cosas. Y luego preparar la misa de doce con toda tranquilidad. Mientras, un recién llegado feligrés que se hizo presente para saludarme y rogarme la bendición para su nuevo local de trabajo, cosa que hicimos en el mismo momento.

Y ya, sin prisas, me quedé en la puerta de la iglesia. Me encanta ir viendo cómo se acerca la gente y desde lejos empezamos a sonreírnos. Y los niños y las mamás, y esos besos y el típico y tópico “cómo te ha dado el sol” y el abrazo a los papás.

Me sorprendió la misa de doce. Después de un verano casi bajo mínimos, otra vez la iglesia llena, y los niños en los primeros bancos, y los papás llevando y trayendo las inscripciones para comenzar las catequesis. Tras el verano, reiniciamos el domingo la celebración de la misa de las 13 h., suspendida durante dos meses y medio. Y ¡oh sorpresa! Más de sesenta personas. Nunca lo hubiera pensado. Pero ahí está la realidad.

Ayer lunes una tarde de despacho de lo más movida. Papás, mamás, inscripciones de catequesis, alguna visita entrañable –gracias Ana-, solicitud de bautizos, un expediente matrimonial… Ya estaba yo necesitando marcha.

El verano me ha resultado duro. Quizá ha sido el ir viendo la parroquia medio vacía. Eso tal vez me ha deprimido un poco. Tediosas tardes sin un hola siquiera. Misas para dos, tres personas. Días sin casi una llamada. Ya han vuelto las cosas a coger su ritmo. Y yo mismo me encuentro mucho mejor.

Fue bonito el domingo ver de nuevo a la Virgen. Especial la mirada al sagrario. Preciosas misas de domingo donde todos estamos locos por vernos. Y así hemos comenzado el curso. Ya iré contando.

  

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Cuántas ganas de veros!

  1. Lucia dijo:

    Pero ¿cómo?    ¡Tu, un instrumento tan bueno de Jesús y depre en el verano por ver tu parroquia un poco vacia!    ¡¡Hombre!!  Eso solo era en apariencia.
    ¿Es que crees que durante el resto del año no diste ejemplo más que suficiente para que los que te saben amoroso de Jesús no hayan ido a los lugares de verano llenos de esa luz de Dios que tu les has ayudado a tener?
    No solo esta la parroquia física, también esta la parroquia espiritual, con la que te vas a trabajar, a comprar, a ayudar, a conducir…. a vivir. La Unión entre todos.
    Lo importante es la huella dejada en cada uno de nosotros que después transmitiremos con nuestros actos, palabras y sentimientos de Amor, de Dios.
     
    A mi no me cabe duda de que tu Parroquia es una de las privilegiadas, por es lugar, por el instrumento del que se valen, por el amor que allá hay.
    Y si estuviste más solito “fisicamente” ¡SUERTE LA TUYA! Que tuviste más tiempo de estar con Jesús y con María, llenándote de todo su amor. A mi me encantan las iglesias vacía, puedo estar allí, hablar con Jesús (ya se que lo puedo hacer en cualquier lugar y así lo hago) más tranquilamente y solo entre Él y yo.
    Que Dios te Bendiga, hermano lindo. 

  2. Betsi dijo:

     
    Bendiciones Jorge !!
     
    Gajes hermosos del oficio humano.. cariño y afecto matizados por la nostalgia..  amor espiritual, amor de padre que extraña a sus hijos, Dios les ha dado la misión de servir y cuidar de su rebaño. Bendito Sagrario con Jesucristo VIVO que te escucha con ansiedad y bajo el amparo de la Virgen, te dan la bienvenida, también les hiciste falta, seguro que si !! 
     
     
    CON LAS MANOS UNIDAS
     
    Con las manos unidas, formamos grupo junto a Ti, Jesús. Sentimos el calor del compañero. Nuestra fuerza une las manos, nuestros corazones los unes Tú. Y al sonreírnos entre nosotros,  es tu alegría la que asoma a  nuestros labios. Tu amor, tu alegría y tu fuerza, habitan en cada uno de nosotros, y nos impulsan a formar un grupo unido. Señor, nosotros queremos amarnos, sin que nadie quede excluido. Queremos vivir alegres, y no dejaremos que el enfado nos separe. Queremos ser una fuerte cadena y entre todos haremos cosas grandes. Que ninguno se sienta marginado, ni haya nadie despreciado entre nosotros. Al que esté triste o preocupado, trataremos todos de ayudarle.  PORQUE ERES TU  QUIEN NOS UNE, JESÚS.
     
     
    Con afecto,
    Betsi.
     
     

  3. Blanca dijo:

    Saludos Jorge!. Me alegro que no padezcas el síndrome postvacacional, sino todo lo contrario. Todos hemos vuelto a retomar el ritmo de nuestras vidas después del verano. Te felicito por toda esa actividad que tienes en tu Parroquia que desde mi pantalla me la imagino, llena de vida porque como instrumento en manos del Señor se la trasmites tu.¡¡ Enhorabuena!!.  Con motivo de las celebraciones de octubre, tendré entradas en mi Space que espero me visites, también dejaré regalos en mi dirección de siempre especiales, por lo que si no tengo tiempo de visitarte te dejo la direccción para que con motivo de LAS TERESAS, no te los  pierdas.¡Qué tengas buen día!!

    http://usuarios.lycos.es/corrientitafernandez/

  4. Rosa dijo:

    Hola Jorge mucho tiempo sin saludarte, veo que tienes nuevas entradas y como siempre significativas, deseo estes bien y te mando un fuerte abrazo. 

Los comentarios están cerrados.