Usted no tiene vergüenza

 El caso es dar de leches a todo el mundo. A la una por ser pecadora, al otro por la raza, al otro por cómo viste, al otro por…
Sí. Una prostituta. Que no comía del templo ni de los diezmos de los pobres. Que no tenía asegurado su pan. Que sabe perfectamente que su trabajo no es lo mejor del mundo, pero que es capaz de reconocerlo y llorar por una vida que a ella misma la asquea.
 
Merece la pena leer el texto:

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: -«Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora. » Jesús tomó la palabra y le dijo: -«Simón, tengo algo que decirte.» Él respondió: -«Dímelo, maestro.» Jesús le dijo: -«Un prestamista tenía dos deudores; uno le debla quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?» Simón contestó: -«Supongo que aquel a quien le perdonó más.» Jesús le dijo: -«Has juzgado rectamente.» Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: -«¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama. » Y a ella le dijo: -«Tus pecados están perdonados.» Los demás convidados empezaron a decir entre sí: -«¿Quién es éste, que hasta perdona pecados?» Pero Jesús dijo a la mujer: -«Tu fe te ha salvado, vete en paz. »

Y el fariseo acusándola de pecadora: -«Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora. » Hale. Pecadores los demás, que yo no. Pero qué claridad de ideas más absoluta.

Y hoy sigue pasando. Yo soy justo porque todo lo hago bien. Cumplo los mandamientos de Dios y de la iglesia. Soy amigo de dos curas y tres monjas. Rezo y doy dinero. Y, por supuesto, el sexto mandamiento a rajatabla. No como otros, que algunos domingos no van a misa, y que viven juntos sin casarse, y que además… Tendría que darnos vergüenza.

A esa pobre mujer se le perdonaron los pecados porque fue capaz de amar y llorar por sus faltas. Y en este caso Jesús ni siquiera le dice: "no peques más". Quizá es que Jesús sabe que va a seguir con su vida, tal vez porque ya no tenía otra oportuidad de cambiar. No sabemos sus circunstancias. Sólo sabemos que llora y ama, y que es amada por Jesús.

Yo a veces he pensado qué hablaría el fariseo con los suyos al marcharse Jesús: "Para que te fíes de este Jesús. No respeta el sábado, tiene unos amigos un tanto raros, se deja besar los pies por una prostituta y hasta dicen que va poco a la sinagoga… Si esto es un profeta…"

¿Algo parecido a la vida de hoy? ¿O pura coincidencia?

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Usted no tiene vergüenza

  1. Zer dijo:

    Buenas Sr. Cura  , bonita reflexion, me gusto mucho  :), y tiene todo de verdad o "coincidencia" como dijo al final ;  eso me hizo recapacitar en la unica cosa con laque agradamos a Dios: La fe.Si Jesus le dijo tu ve te ha salvado y por esos Jesus leperdono sus pecados. Fijese cuan lejos estamos colectivamente d eentender el verdadero modo de acercarse a Dios y no despreciar al hermano el projimo. Si todos fuesemos como Jesus en el sentido de no fijarse en las mascaras de la gente sino en el corazon otra cosa seria. Gusto en saludarlo Sr.Cura Dios Lo Bendiga.Hasta Pronto.

  2. Celia dijo:

    Este texto, me trae a la memoria un día en mi pueblo en el que una persona muy debota, me vio  con un carrito de alimentos para una familia con varias hijas.  Una familia marginada y maltratada como  no se puede uno imaginar. Lo mismo su tío y hermano al que quiero mucho.
    A veces no es preciso rezar tanto, ni ponerse la mano en el pecho.
    Yo, antiabortista en todas sus formas.
    Entonces me dijo.
    -Celia, sabes que  X  ha abortado?
    -Que tiene que ver una cosa con otra?
    Esa tarde, en lugar de estar con ella en mi casa, nos fuimos  al bar, en la calle y jugamos un rato a las cartas. De todos modos, nunca hacemos todo lo que podemos hacer por las personas. Somos cómodos y cobardes.
    Pero como Dios existe, pues esta familia, el matrimonio y las hijas, al amparo de la iglesia (religiosas), hoy  están bien instalados y las niñas con estudios. Viven felices en otro lugar. Bendita sea la hora.
    Su tío, al que quiero mucho me decía este verano.
    -¿Celia te imaginas a mi sobrina mayor, con coche y estudios? Y las otras tres, pronto.
    -¿Te imaginas que me pueda buscar trabajo?
    Y esa noche, allí en una mesa de un bar en la calle, sentí  gran alegría por ello. A veces el destino, o la providencia, nos pone al lado de personas, para darnos una lección de humildad, y en este caso de satisfacción por haber estado ahí, en la medida que podemos.
    Criticar, difamar, despreciar etc, Es  humano y frecuente. Pero a veces las personas somos victimas,  ya que buscando miserias ajenas, nos olvidamos de nosotros mismos, y de dar gracias por lo que somos y tenemos.
    Creo que me he pasado. Tengo muchos defectos pero quiero a la gente.  Y creo que eso es un privilegio que agradezco. Todo se nos ha dado.
    Un abrazo amigo mío y gracias por estas entradas que nos hacen reflexionar.
    Celia

  3. Betsi dijo:

     
    Bendiciones Jorge !!
     
    Cuánto juicio superfluo!  sólo Dios tiene derecho a pedir cuentas y su misericordia es infinita. "Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios" en la eterna vida, en la naturaleza, en el hermano, en la inocencia de los niños, en el doliente, en el hambriento, en todo lugar y a cada paso. No es suficiente decir: "Señor… Señor", es preciso ajustar nuestras acciones al mandamiento nuevo del amor, a la sinceridad, honradez, bondad, ternura, respeto, comprensión…  si es que queremos alcanzar la misericordia divina.
     
     
    ORACION DE LOS SENTIDOS
    Señor Jesús:Abre mis oídos para escuchar tu cálida voz en cada sonido que percibo.Abre mis ojos para observar Tu bella luz que se refleja en todo lo creado.Abre mi olfato para sentir Tu fragancia exquisita y pura en cada ser humano.Abre mi boca para saborear Tu infinita bondad en todo lo que acontece en este día.Abre mis manos para palpar Tú presencia en cada persona que se acerca.Abre mi corazón para amarte en todo y todos obra perfecta de tu creación.Abre mi voluntad para que la inundes con la tuya y así servirte plenamente por siempre.
     
     
     
    Con afecto,
    Betsi.
     

  4. Jaime dijo:

     
     
    que bonita reflexion ojala que cada vez que uno tiene la oportunidad de entrar a esta pagina encontremos sorpresas como estas que no solo nos hacen reflexionar sino que nos insentiva a encontrarle sentido a la vida.
    areq. 27 de septiembre de 2007
    jaime.

Los comentarios están cerrados.