Un SMS en Viernes Santo. Gracias, Dios.

Mañana de viernes santo. Laudes con la gente de la parroquia. El teléfono móvil en el bolsillo, evidentemente sin sonido, apenas he dejado la vibración para estar atento si algo ocurría. Durante el rezo noté un pequeño movimiento. Supuse un mensaje sin más, quizás la enésima publicidad de la compañía de telefonía móvil.

Pero… Dios sabe regalar sorpresas y caricias. No. No es publicidad. Es un cura, amigo entrañable, quien ha deseado en esta mañana de viernes mandarme su afecto. Compañeros de trabajo en pueblos y mil vericuetos, párrocos cercanos y colaboradores, pero que no nos hemos visto en todo este curso. Dejó su parroquia en junio para dedicar este año a una experiencia tranquila de oración y encuentro profundo con el Señor. Sé de él por su familia y por otros compañeros. Y sé que está bien y en paz. No se puede pedir más.

Cura, místico, medio poeta… me manda un sms con este precioso texto: “Jorge, estoy sentado al sol como un lagarto. Es mucha la riqueza de la fe en Jesús. Él te llene el alma de margaritas y de gorriones. Feliz pascua”.

Le he respondido casi al instante. Mi sms ha sido éste: “Vivo esta pascua desde la pobreza de un barracón de barrio y desde la riqueza de una comunidad que busca y vive. Acabamos de iniciar las obras. Un abrazo”.

No necesitamos más. En este momento le veo contemplativo, gozándose en el amor de Jesús, con una sonrisa de niño, y un corazón muy grande. Y tampoco él necesita más para saber cómo estoy. Nos conocemos muy bien.

La fe en Jesús es llenar el alma de gorriones y margaritas. Es sentarse al sol y dejar que el calor de Dios te colme el alma. Es vivir la Pascua unas veces en medio de un grandioso templo, abarrotado, y otras en un pobre barracón con apenas cuatro gatos… Es poner la vista al frente y trabajar por el Reino. La fe es decir: “Señor, hágase tu voluntad” y poner calor humano y divino en este mundo frío como una vida en soledad.

Ayer, Jueves Santo, pocos, y en un barracón. Pero qué fuerza en la celebración. Cuántas ganas de tocar el misterio. Qué espíritu de colaboración hasta para dejarse lavar los pies. La fe es todo esto. Emocionarse por el sms de un cura amigo, mirar la cruz con ternura, dejar que el señor te acaricie las entrañas, soltar una lágrima cuando lavas y besas los pies de los hermanos…

La fe es contemplar el misterio de la entrega hasta la muerte que yo sé, LO HE SABIDO SIEMPRE, que estalla en vida desde hoy y que salta hasta la vida eterna.

Feliz viernes santo. Feliz pascua del Señor Jesús.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un SMS en Viernes Santo. Gracias, Dios.

  1. Carlos dijo:

    PAdre lo leo siempre desde Venezuela, nunca me ha contestado pero no pasa nada, bastante ocupado que está. Reciba iguals uans felcies pascuas sino le escribo el domingo. Espero algún día visitarlo…
    un abrazo

  2. Blanca dijo:

    La fe es….Todo lo que dices, Jorge, y….Vida de nuestra pobre vida….Nos da amigos, hermanos, hijos,  padres y hasta madres….Por esa vida que vivimos los que tenemos fe, no estamos solos, hasta en la distancia hay un hilo que conduce los sonidos del alma y nos hermana a unos con otros para ayudarnos en el caminar hasta la vida eterna…Gracias una vez más por compartir el SMS…..Mañana por la noche antes de terminar el día tendríamos que poner muchos SMS a todos para decirles:¡¡¡ALELUYA!!!…

Los comentarios están cerrados.