Y en penitencia… una cena con velitas para dos

¡Ay cuántas cosas les pasan a los matrimonios! Hace unos días vino a confesarse una mujer joven. Diez años de casada, dos niños, y un mal demasiado frecuente: poco diálogo, distanciamientos casi imperceptibles pero que van dejando huella, y una situación en la que se hace presente la dignidad de cada uno. Es decir, estamos mal, tenemos que hablar, pero yo no doy el primer paso. “Estoy harta de ceder siempre yo, que ceda él, si quiere algo que lo diga, yo no pienso decir nada hasta que él empiece”. Lo malo de esto es que si el otro piensa lo mismo –que muchas veces así es- pues la cosa tiene mala solución.

Fue una confesión pausada. Hablamos mucho de lo que más tenía herida el alma: de su vida matrimonial. Y al final, cuando ya estaba todo dicho, llegó el momento de poner la penitencia. Y la penitencia fue esta: “Ahora, cuando llegues a casa, dais de cenar a los niños y los metéis en la cama como de costumbre, y luego tú preparas algo especial de cena para los dos, sacas una buena botella de vino, o incluso un cava, y pones unas velas o una flor, no sé, que se note que la cena es especial”. Puso cara de no creérselo. Y me tocó explicárselo: – “Mira, la penitencia tiene que servir para reparar lo mal hecho y para ayudar en el camino de conversión. Con la cena estás diciendo a tu marido que quieres seguir adelante y que pones de tu parte. Os ayudará a seguir. Y ahora en la iglesia le das las gracias a Dios por su amor y su perdón”. Todavía me decía que por qué tenía que ser ella la que diera el paso. Y la respuesta aún más fácil: “Has venido a confesarte, ¿no? Pues entonces te ha tocado. Se siente”.

Me quedé un rato en la iglesia diciéndole al Señor: “No sé si habremos hecho algo con esta gente”. La respuesta me vino a los pocos días. Ella otra vez. A darme las gracias y a traer unas flores a la Virgen. Las palabras le salían a borbotones: “No sabes qué buena idea, qué bien nos vino, cuánto hemos hablado, estamos ilusionados… Gracias a ti y gracias a Dios, y estas flores a la Virgen, y ya te contaré…“

A veces falta un toquecito para que todo vuelva a su ser. En esa ocasión alguien tuvo que dar el impulso. Yo creo que en el fondo quería hacerlo, pero el maldito orgullo es dañino. El impulso se lo dio Dios, que agarró a un cura y le sugirió una pequeña maldad: cena con velitas para dos. Bendita cena.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Y en penitencia… una cena con velitas para dos

  1. Claudia Angelica dijo:

    hola padre jorge espero que estes bien siempre e querido hablarle pero no se parece que es dificil que concurden los horarios la verdad hoy me e sentido cansada y muy desilucionada reafirmando la posibilidad de diborciarme soy de esas personas grises de las que hablaba ayer en su blog y algo peor la mas cobarde de las mujeres cada vez que pienso en tomar una desicion me invade el miedo..la verdad no me siento para nada enamorada ni ilusionada estoy pasando tremenda crisis y la cabeza lo unico que hace es darme vueltas me siento como estancada e perdido hasta mi creatividad no hay nada que empieze y logre terminar tengo largas noches de insomnio solo dando bueltas sin llegar a nada y hoy entro a su blog y me consigo con lo de la cena y dos velitas me conmovio que le funcione a otros pero realmente no me veo en esas auque reflecxiono me alegra pensar que le funcione a muchos y usted en estos casos es el instrumento de dios siempre paso por su blog quisaz lo abro todos los dias pero me alegra saber que existes se que tu trabajo es fuerte la gente aveces no comprende la vida del sacerdocio no es tan facil.tengo amigos comprometidos con su vocacion de sacerdocio y se como luchan para fortalesercen sabe tengo mala ortografia pero espero que eso lo paces desapercibido sabe que ando buscando alguien que me ayude a escribir un libro tengo una historia personal estrana e vividos cosas fuertes y creo que mi historia podria ayudar a alguien ojala Dios tenga un proposito atravez de todo lo que e vivido alguna vez alguien que usted no conose le a dicho que le quiere esa soy yo.. claudia cuidate mucho DIOS TE BENDIGA Y TE LLENE DE FORTALEZA CADA DIA DE SU VIDA.HASTA PRONTO.

  2. Hari dijo:

       Jorge, te veo como consejero matrimonial jajajaja… Estupendo consejo. A veces necesitamos que alguien, desde afuera, nos diga en qué estamos errando y cual sería la posible solución. Aunque mucho me temo que a veces hay más orgullo que amor en muchas parejas y no se si funcionaría eso de la cena romántica. A veces veo parejas en que se ha establecido una relación de poder entre los dos en vez de una relación de amor auténtico. En fin… a veces hacemos muy complicadas las relaciones humanas, cuando todo es muy sencillo, la verdad. Basta con mirar a los ojos a la otra persona y ver que necesita, que anhela.
     
       Y ahora, si me permites quiero hacer un comentario para Claudia Angelica.
     
       Claudia no te conozco absolutamente de nada, pero te diria que en medio de una crisis y pasando por esa depresión que estás pasando no es buen momento para tomar decisiones de ningún tipo. A pesar de que la gente crea que en medio de las crisis es cuando uno debe romper con todo, yo soy de la opinión contraria. Las crisis hacen que nuestras emociones se descontrolen y no sean buenas consejeras. Así que estaría bien que te tomases un tiempo y hablases a tu pareja de cómo te encuentras, de lo que necesitas, de lo que sientes… Dices que eres una persona gris, yo también soy gris, creo que la mayoría somos grises, pero ¿sabes?, dentro nuestro tenemos un precioso diamente tallado de tal manera que un bonito arco iris multicolor brilla dentro nuestro. Solo tenemos que confiar un poco en los demás, en el mundo, en Dios… para dejar salir sus colores hermosos. Te mando besos y la PAZ.

  3. Hari dijo:

       Por cierto Jorge, la música que se oye en tu space es ideal para hacer Tai-chi y hatha yoga. Lo sé porque tengo compañeros que suelen utilizar a Oliver Shanti. Yo hago otro tipo de yoga y la música es distina, bueno, un día en mi space pondré los mantras que solemos escuchar.
     
       Besos otra vez.

  4. P dijo:

    Una vez me decía un amigo cura que tenía que hacer de confesor, psicólogo, amigo y consejero… se ve que tenía mucha razón :))Un abrazo. Pablo.

  5. Betsi dijo:

     
    Bálsamos para el Alma Herida !!
     
    En ocasiones, en la vida familiar se desencadenan tormentas inexplicables o tal vez con razón. Es insostenile mantener por tiempo indefinido el temporal que erosiona la paz armoniosa del hogar.   Si sorprende el nubarrón, las excusas harán que vuelva con humildad mutua, la comprensión perdonadora. Se recuperará la calma y el sol volverá a lucir en el hogar. Un buen cura, aliado incondicional del Señor.. ayuda muchísimo !!
     
     
    UNIDAD EN EL MATRIMONIO
     
    Señor, sé Tú en nuestra casalámpara y fuego, pan, piedra y rocío, viga maestra y columna vertebral.Restaña las heridas cada noche y renazca el amor cada mañana como fresca primavera.Señor, sé Tú para nosotros escarlata de fidelidad, espuma de alegría, y garantía de estabilidad.Señor, mantén en nuestro hogaralta como las estrellas la llama roja del amor,y la unidad, como río caudaloso, recorra e irrigue nuestras arterias por los días de los días.Amén.
     
     
    ¡ ES QUE NO PUEDO !
     
    Mi obra y mi vida no me importany nadie entiende que no es flojera ni debilidades que no puedo, sé que Tú si me entiendesTú también tuviste el alma "triste hasta la muerte"Tú también gritaste "¿por qué me has abandonado? "Estoy cansado, agotado, en un pozo muy hondoque no me animen a salir yo no puedo salir.Sácame Tú, Jesús, Dios de la vida,pausadamente toca con tu mano que resucita muertosel origen de mi pesar.Dale paciencia a los que me aman mientras me repones con Tu Amory dame paciencia conmigo mismo mientras se dibuja otro horizonte frente a mi.Amén.
     
     
    Con afecto,Betsi.
     

Los comentarios están cerrados.