La COPE me supera, con perdón.

Vamos a ser claros. Cuando la gente discrepa de la COPE sabemos todos de qué estamos hablando. De algunos programas en concreto, y muy especialmente de “La mañana”. Y de otros programas que tratando de copiar estilo van en esa dirección de atizar mandobles. Y también estamos yo creo de acuerdo en que un gran número de programas de la COPE son dignísimos y con una audiencia más que notable.

Por otra parte, reivindico mi derecho a discrepar con toda la paz del mundo. Porque en cuanto dices algo en contra de la COPE, en concreto de “La mañana”, rápido te meten algunos en el saco de la progresía, de los enemigos de la iglesia, y te convierten en marxista, liberacionista, culpable de la decadencia de occidente, y partidario del aborto, la eutanasia, la educación para la ciudadanía y la ceja de ZP. Es decir, que la señal por la que conocerán que sois discípulos míos es que escuchéis todas las mañanas a Jiménez Losantos y sea él vuestra guía, vuestro criterio. No hay salvación para quien opine lo contrario.

Yo he escuchado mucho a Jiménez Losantos. Pero ya me supera. Y no me vale que me digan que en otras emisoras de radio o televisión son más agresivos. Es más, y digo que creo necesarios medios de comunicación plurales. Otra cosa es que la discrepancia tenga que ir unida a unos estilos que a mí, desde luego, no me parecen no digo cristianos, sino simplemente educados.

Soy hijo de cristianos viejos. En casa siempre se ha ido a misa los domingos, y se ha colaborado en la parroquia de nuestro pueblo. Mi madre, Hija de María desde niña, catequista, hasta lavar purificadores le ha tocado. Mi padre, hombre de campo, de visita diaria y misa y comunión semanales. Mis hermanos, lo que aprendieron de sus padres. Y un servidor monaguillo desde los seis años. Y en casa aprendí una cosa: habrá gente que insulte, gente que engañe, gente que quiera ejercer violencia. Pero nosotros no, nosotros somos otra cosa. Tengo el orgullo de que aun hoy, años después de su fallecimiento, mucha gente me hable de la honradez y seriedad de mi padre. Yo creo que era albacea de medio pueblo. Pero a mi padre no le vi jamás perder los papeles. Las cosas claras, la educación siempre, el insulto, el grito, la descalificación, jamás.

Posiblemente esté pidiendo cosas imposibles en estos tiempos recios. Pero me encantaría una COPE defensora de la verdad, proclamadora de otra forma de ver las cosas. Una COPE que, fiel a ese estilo periodístico que supo hacer la iglesia española en otra época, anuncie la verdad, proponga otros modos de ser persona, informe con profesionalidad y sepa mantener ese estilo elegante y sereno, pero firme al mismo tiempo.

¿Me explico? No faltará quien al leer esto diga: “Vaya, otro progre trasnochado”. Puede ser. Pero la señal por la que conocerán que sois mis discípulos, es que os améis los unos a los otros. La fidelidad a la COPE, la adhesión total a un periodista, ni son mandato del magisterio ni esenciales para la salvación definitiva. Desde esa libertad digo, simplemente… a mí, La mañana de la COPE, hoy por hoy, me supera.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La COPE me supera, con perdón.

  1. Hari dijo:

       El insulto, el gritar, la agresión y demás aspavientos histéricos… es solo patrimonio de aquel que quiere hacerse notar, afan de protagonismo, cuando debería ser protagonista la razón calmada de sus ideas.
     
       Cuando alguien argumenta sus ideales de esta forma yo replico: no me chilles que no te escucho, no me insultes, que te insultas.
     
       Besos para todos.
    (Hari)  

  2. Soqui dijo:

             Siempre se dice que para poder opinar seriamente hay que escuchar todas las opiniones y los diferentes puntos de vista, pero a mí ya hace mucho tiempo que la COPE me superó y soy incapaz de oirla: estoy convencida de que especialmente, el programa de la mañana, no le hace ningún favor a la Iglesia, sino todo lo contrario, y cada vez me convenzo más de que J. los Santos sólo está de acuerdo consigo mismo,  ya que a todo al resto, es decir, a los que no son él, les suele meter en el mismo saco.
              ¡Qué importancia tienen todas las enseñanzas que nos han dado nuestros padres, como tú dices "cristianos viejos". Aunque yo hoy no vea las cosas de la misma manera que ellos las veían, la base siempre quedará ahí, lo mismo la base religiosa que la, digamos social o educacional, y nunca dejaré de darles las gracias por ello.
     
             Un abrazo y buen día
                                                  Socorro
                                                    
     
     
     

  3. Soqui dijo:

             Bueno, no se qué ha pasado, me decía que no se podía insertar el comentario y resulta que ha salido no se cuantas veces, estoy ingtentando eliminarlos pero no lo consigo. Lo siento

  4. Soqui dijo:

               Gracias por la visita y por el arreglo, yo lo intenté pero no hubo manera de conseguirlo, todavía ando un poco verde en las nuevas tecnologías y cuando me parece que consigo algo, ensegida doy algún paso para atrás jejejeje
     

  5. Blanca dijo:

    Saludos Jorge….Te explicas muy bien….¡¡¡ Vaya si te explicas….No te preocupes que no eres tu solo a pensar de esa forma en este asunto, es de pena, pero es así : Jiménez Losantos … ¿No habrá tenido nadie que le diga las cosas que tu escribes y muchos piensan?….La pregunta queda en el aire…. ¿NO TIENE A NADIE QUE LE PARE LOS PIES ?…No solo esto, ha gastado bromas, que de BROMA no tienen nada y ….¡¡NADA!!..A mí  también me supera…

Los comentarios están cerrados.