la incertidumbre, signo de auténtica espiritualidad

Os dejo un texto de A. de Mello. Me ha encantado. Y tiene hoy más aplicación y más miga de la que podría pensarse a primera vista:

“Lo que produce daño no es la diversidad de nuestros dogmas, sino nuestro dogmatismo. Por eso, si cada uno de nosotros hiciera aquello de lo que está persuadido que es la voluntad de Dios, el resultado sería el caos. La culpa la tiene la certeza. La persona espiritual conoce la incertidumbre, que es un estado de ánimo desconocido para el fanático religioso”

Jamás conocí un hombre más de Dios que el bueno del P. Teófilo Prieto, orante, contemplativo, abierto a Dios, a la novedad de cada día. Pero cuando le preguntábamos los jóvenes cómo saber si teníamos vocación de religiosos, nos respondía: “Me moriré sin saber si Dios realmente me quería fraile agustino u otra cosa”. Y sonreía, y rezaba, y era el gran ejemplo. Maestro de oración y espiritualidad, pero no fanático.

Algunos me dirán que A. de Mello es poco menos que un hereje. Otro dogmatismo más. Y me llamarán relativista y secularista, y otros istas. Me da lo mismo. El fanático, bastante desgracia tiene con serlo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a la incertidumbre, signo de auténtica espiritualidad

  1. Hari dijo:

       Es mucho más cómodo quedares en la formas que detenerse un momento para  ir a buscar el fondo. Al ser humano le resulta mucho mas cómoda la confrontración que la comprensión. La primera es fácil, solo hay que fijarse en las difrencias que hay entre tu y yo, (por ejemplo) para fijar posturas inamovibles, y la segunda requiere de dedicación, contemplación, ausencia de juicio y una mente y corazón calmos.
       Besos y abrazos.
      

  2. NORHA E. dijo:

    Diria algo asi, como: no basta que veas, hay que mirar lo que ves… nadie en realidad tiene la ultima palabra, siempre existiran otros caminos menos densos para llegar a un mismo punto.
     
    Un abrazo y un gracias por tu afecto

  3. Joan dijo:

    Siempre he definido la Fe como andar en una noche oscura, con una lamparita de aceite que apenas nos deje ver dónde ponemos los pies, y dejarse llevar por Él…Siempreme han dicho que tengo poca Fe…Yo creo que la certeza, el dogmatismo no tiene nada que ve con la Fe. Que es fiarse de Él y dejarse llevar sin saber a dónde…Un abrazo: Joan Josep

  4. P dijo:

    Sinceramente, amigo, aún sabiendo o intuyendo con quién hablo, te diré que yo "sé de quién me fío", o sea, tengo certeza en la palabra de Jesús, ni más ni menos. Los dogmas los dejo para los entendido y los llamados sabios. Yo solo soy un pobre hombre con mis dudas y mi fe, pero creo que el relativismo es un arma de dos filos, uno para dudar y otro para ignorar. La certeza absoluta me asusta, pero aún más la indiferencia total.Casi siempre hago algún comentario a las entradas de tu blog porque me gusta leerte. Solo pido a los que me leen a mí que no me juzguen.Un abrazo y gracias por tus enseñanzas.

  5. Betsi dijo:

     
    Bendiciones Jorge !!
     
    Seguir a "la certeza culpable" sería vivir en la tierra de nadie, atrapados en las redes de formas visionarias e ideas generales. Sobre "la incertidumbre y la persona espiritual", Pablo en sus cartas a los Corintios explica muy sabia y elocuentemente sobre el hombre espiritual. Solo el Espíritu de Dios conoce las cosas de Dios. No me las creo que Dios, nos envía con nombre y apellido, con el título académico bajo el brazo y demás…  es más mucho más. Y ya que de "certeza" e "incertidumbre" se trata me siento emparedada entre "el fanatismo" y "la auténtica espiritualidad"… con la certeza e incertidumbre de convertirlos en trabalenguas.
     
    Con afecto,Betsi.
     

Los comentarios están cerrados.