Qué leches es Caritas (o no nos callarán)

No sé muy bien a qué sonará Caritas. Quizá para muchos no sea más que esas señoras bien que alguna vez acudían a las chabolas o reparten bolsas de comida en la parroquia. Me gustaría contaros qué es eso.

Una parte importante de la vida del cristiano, y claro de la vida de la iglesia, es el compromiso real a favor de los pobres. Caritas es la organización eclesial que tiene como misión hacer real y efectivo el amor por los pobres, y lo hace en nombre de toda la iglesia.

Esta tarea se realiza, digamos, en tres niveles.

1. El primero es el puramente asistencial, y además no puede omitirse. Cuando alguien no come o está desnudo no valen las palabras. Y hay que ofrecer la comida, la ropa, lo mínimo para seguir adelante. Pero este nivel, inexcusable, queremos que cada día sea menor.

2. Otro nivel es el de la promoción personal. Caritas no quiere dar bolsas de comida que hagan que la pobreza se cronifique. Lo importante es que el pobre vaya saliendo de su pobreza. Por eso Caritas trabaja con trabajadores sociales, psicólogos, educadores. Porque creemos que a la persona hay que ayudarla a ser ella misma, a que se quiera, a que se promocione con unos hábitos vitales cuando no los tiene, a saber trabajar y encontrar un empleo. Caritas promociona cuando busca que el anciano tenga su pensión y una vida digna, cuando se preocupa de ayudar a salir adelante a esas familias desestructuradas y aparentemente sin solución, cuando se esfuerza por sacar del pozo a los que viven presos de la droga, la marginación, la calle. No es dar pan y ropa. Es ayudar a regresar a una vida digna desde el respeto y el amor incondicional al pobre. Caritas hoy regenta residencias de ancianos, albergues para transeúntes, centros de menores… y todo aquello que hace que la persona pueda vivir como persona, con dignidad.

3. El nivel siguiente es el que llamamos de denuncia profética. Es preguntarse: ¿por qué la marginación, por qué el paro, por qué la gente no puede pagar las hipotecas? Es preguntar por qué los pobres no son atendidos, por qué la gente en la calle, por qué tantas personas sin recursos a las que nadie atiende. Caritas les dice a los políticos que por qué recortan ayudas sociales y no sus sueldos. Pregunta a la Iglesia, su madre, por qué no es más solidaria con los pobres. Caritas grita a los bancos que si no les da vergüenza estarse forrando mientras las hipotecas no pueden pagarse, o a las grandes promotoras inmobiliarias si no tienen nada que decir sobre el precio de la vivienda. Caritas pregunta a los estados, a las naciones, qué están haciendo con sus hermanos más necesitados. Y lo hace como fruto de una lectura reposada de la Palabra que nos dice que todos los hombres son hermanos.

Y claro, esto molesta. Tanto que a los que lo hacen les llaman rojos y ateos. Y los poderosos de este mundo nos dicen que no hablemos de esas cosas. Que lo que tenemos que hacer es dar bolsas de comida y como mucho buscar una residencia a la viejecita sola. Y nos dicen que leamos menos la Palabra, y que en vez de eso recemos muchas oraciones, que entretienen y no dejan pensar. Y que qué es eso de que la Eucaristía es comida fraterna y signo de unión, y vínculo de comunión, y que es mucho más piadoso celebrarla de espaldas y en latín, para que no se entienda la fuerza del pan partido y repartido. Y que menos reuniones y encuentros, menos teología de la marginación, menos reflexión sobre las causas de la pobreza, que eso siempre acaba en marxismo.

Es como decirnos: recen muchas oraciones y sin parar; misas en latín para que no se entienda mucho; menos lectura de la Biblia que confunde y no se interpreta bien. Y dedíquense a ayudar a los pobres con bolsas de comida, que Dios es bueno. Y no piensen en la economía mundial, que eso lo sabemos hacer mejor nosotros. (Ya lo creo, se nota).

Pues no pensamos callarnos. Ya ven. ¿O acaso se puede esperar otra cosa de gente como nosotros?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Qué leches es Caritas (o no nos callarán)

  1. Embruxo dijo:

    el ruido ya se hace con mundiales de futbol, olimpiadas…..
    (de las de machomenes eh, las de los paralimpicos se pasan por alto, no son estéticos)
    y ale ale a salir del paso, más pan y más circo
    y la iglesia que se este calladita que así molesta menos
    y si tenemos que nombrarla que sea por algo bien morboso
    que distraiga nuestra atención de las verdaderas necesidades
    del mundo que cáritas denuncia y hace pupita en
    nuestro bien aposentado culo y en nuestra mejor y aposentada conciencia
    a la que callamos tirando cinco euros y una sonrisa lastimera.
     
    como dijo Elder Cámara:"Cuando le doy de comer a los pobres me dicen santo, pero cuando pregunto la causa del hambre me dicen comunista"
    (además, como si fuese un insulto que co–nes!!)
     
    Un abrazo Sr Cura 😉
     

  2. Hari dijo:

       Las misas en latín y de espladas a la feligresía se hacía siglos atrás, ¿no?… ¿Quién quiere volver a esos tiempos?.  Si se trata de acercar la iglesia a las personas con esas actitudes se aleja más, la verdad. Un poco retrógrado me suena todo esto. si ya cuesta entender ciertas partes de la Bilblia, pues si te las dicen en latín… en fin, pero bueno…. como no es mi "terreno", no voy a decir nada más.
     
       Y sobre lo demás, las personas deberíamos dedicarnos más hacer las cosas que tenemos que hacer (en esta caso dar una ayuda efectiva a quien lo necesite) y dejarnos de tanta crítica, tanta etiqueta y tanto decir lo que tienes que hacer desde nuestra visión personal.
     
       Muchos besos Jorge. Y un superabrazo.
    (Hari)

  3. Blanca dijo:

    Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles. (Bertolt Brecht )Pues habrá que luchar toda la vida…..Ayudar, compartir, denunciar…..Ahora en esto momentos ya la hambruna está  matando a cantidad de niños por falta de los alimentos básicos en el mundo empobrecido….Tanto como las “inyecciones” a los Bancos para arreglar en lo posible la CRISIS, hay que mirar a las víctimas más afectadas  por la crisis, que son los hambrientos de verdad…..Nos llamen lo que nos llamen….Y sin dejar de orar para que el Señor nos sostenga y para darle gracias como instrumentos suyos….Cantando si llega el caso: Qué detalle Señor, has tenido conmigo….”…Sin importarnos resultar molestos a quienes quieren vivir tranquilos sin importarles las necesidades de los demás y tienen a la Iglesia para tranquilidad personal…..Sin que les complique la vida….(Perdón, por alargarme tanto!)http://usuarios.lycos.es/corrientitafernandez/
     

  4. Imagine.. dijo:

    Claro que sí Jorge, no todo es dar la bolsita de comida, eso es dar el pescado…y en este momento lo que se necesita es repartir cañas de pescar y sitios donde hacerlo, para que cada individuo tenga la satisfación de saberse útil y digno de ganarse lo que se lleva a la boca…vivir de la caridad , puede ser coyuntural pero no eterno, respecto a las críticas ya nos lo anunció ÉL..os perseguiran a los que lucheis por el reino de Dios y su justicia, y yo digo nos podrán perseguir, ningunear pero no nos podran callar…Un beso y que pases buenas tardes Jorge….Imagine.

  5. Soqui dijo:

    Todavía recuerdo, con vergüenza, cuando en Navidad, íbamos algunas niñas y muchas señoras con abrigos de pieles, al Pozo del tio Raimundo, en Madrid, (fue cuando lo conocí), para llevar cestas con comida y regalos para "los niños pobres" de las chavolas……………
    A aquello le llamaban "hacer obras de caridad". Desde entonces la palabra "caridad" procuro que no exista en mi vocabulario.
    Conozco lo que hoy es Cáritas y afortunadamente no tiene nada que ver con aquello.
    Gracias a Dios, cualquier tiempo pasado NO fue mejor.
     
    Besos para tod@s y feliz tarde
    Soqui

  6. Joan dijo:

    Tu siga con la verdadera Cáritas y deja a los otros con sus tonterías. Aquí, en la diócesis de Barcelona, durante unos cuantos años fue presidenta una "roja" militante comunista, pero una cristiana como la copa de un pino…
    Vamos que, sigamos nuestro camino, porque al final de la jornada, el que sabe, sabe. Y el que no…no sabe nada. Un abrazo: Joan Josep

  7. MIGUEL dijo:

     
    Te he tomado prestada tu reflexión sobre cáritas y la he añadido a mi Space. Gracias. Me siento totalmente identificado.
    Miquel

Los comentarios están cerrados.