Mi cuñada Maripuri

ropa limpia

Seguro que les suena un anuncio de hace años: “no sabia que hacer para lavar los cuellos de las camisas de mi marido hasta que mi vecina me lo aconsejó y desde entonces relucen mas que el sol y ya no hay camisa que se me resista. Se lo recomendé a mi cuñada Mari Puri”. Se me quedó grabado. Es de esas cosas a las que después he sacado punta mil veces.

Somos un país de pandereta, y en algunas cosas muy poco serios. Curiosamente, cuanto más serias las cosas, más frivolidad para tratarlas. A mí, por ejemplo, me parece que hay cosas con las que no debe jugarse. Por ejemplo, con las de la fe de cada uno.

Y un servidor no deja de asombrarse. Un día me llega una mamá que tenía un niño en catequesis. Un tanto alarmada. Parece ser que una catequista decía cosas raras a los niños. Pues hablemos. Y la charla fue más o menos de este tenor:

– Estoy muy preocupada porque la catequista dice cosas raras a los niños. Y yo no quiero que meta a mi niño ideas raras en la cabeza, que luego es un problema.
– ¿Me puedes poner algún ejemplo?
– Pues dice que hay que venir a misa todos los domingos, hasta en verano
– Pero eso no es raro. Es un mandamiento de la Iglesia. Lo preocupante sería que dijera lo contrario.
– Pues me parece una barbaridad. Precisamente el otro día, tomando café con una amiga, hablábamos de que lo fundamental es que sean buenas personas y que la misa importa poco.

Es decir, la cuñada Maripuri. Y la cuñada Maripuri es la que tiene la verdad sobre todo posiblemente con el asesoramiento de su primo Alfonsete que tiene mucha gracia. Y esto es mucho más normal de lo que pudiera parecer.

Yo, desde luego, si quiero conocer lo que es el islam y sus preceptos, no pregunto ni a Maripuri ni a mi amigo Abderrahman, prácticamente analfabeto. Preguntaré por una escuela coránica de confianza. Y si deseo conocer el judaísmo acudiré a la sinagoga de Madrid a que me orienten sobre un buen experto. Si mi ilusión es conocer el budismo a fondo, necesitaré informarme de un maestro experto en esa doctrina. Y si quiero conocer el catolicismo a la parroquia, y en caso de duda preguntaré en el obispado a ver qué me dicen.

Pues no. Al revés. En el obispado no saben nada. Los documentos oficiales no sirven. El párroco seguro que es conservador y además qué te va a decir. Así que mejor Maripuri que es de confianza, y si acaso Alfonsete.

Más aún. Para muchos cristianos la garantía de que un libro es bueno o una teoría correcta es que hayan sido condenados sin paliativos por la iglesia. Y al revés. La doctrina, sospechosa. Los documentos, malos. Las orientaciones oficiales posiblemente erróneas. Eso sí… todos los teólogos que sean condenados, esos son la verdad del evangelio, los auténticos profetas… ¿Y a mí que me suena a puro esnobismo?

Yo soy de los que piensan que fiarse de la iglesia no es malo. Pero ya saben que un servidor es un cura atípico. Cosas mías.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mi cuñada Maripuri

  1. Ana dijo:

    ESTE AÑO, EN LA CATAQUESIS DE MI HIJO, UNA MADRE QUITÓ A SU HIJA, PORQUE LA CATEQUISTA LES DECÍA QUE TENÍAN QUE APRENDERSE LAS ORACIONES, Y DECÍA QUE PARA ESTUDIAR YA ESTÁ EL COLEGIO.CON ESTO QUIERO DECIR QUE NO EXISTE COHERENCIA NINGUNA. SI LLEVAS A TUS HIJOS A CATEQUESIS ES PARA QUE SIGAN LOS PRECEPTOS DE LA IGLESIA, SI NO ¿PARA QUE LOS LLEVAS? PUES ME TEMO QUE EN ALGUNOS CASOS PARA QUE LUZCAN TRAJE Y RECIBAN REGALOS.EN FIN, ¡QUE PENA!BESOSANA

  2. Carmen dijo:

    Un día escuche a una señora que decia muy seria: ya le he dicho a mi hijo que se lo piense si quiere comulgar (regalos) o ir a Eurodisney… las dos cosas no pueden ser.Yo tenía claro que en ese ambiente mejor ir a Eurodisney, pero un amigo me dijo: mejor que comulgue y reciba a Jesús, confía en Él.La verdad que me hizo pensar, pero yo sigo sin admitir que cada uno se haga la Religión a su conveniencia y se usen los Templos como teatros para ceremonias.Un abrazo

  3. Imagine.. dijo:

    Jorge..mi nieta que hará la 1ª comunión el año que viene, lo que me dice es que las misas son muy largas..sin embargo quiere que le ayude a aprender las oraciones y lo que no comprende del libro de catequesis.Que tengas un buen día …un abrazo amigo…Lola.

  4. Embruxo dijo:

    pues a mi la maripuri m´a dicho que pa que vale tanta misa, si al finialcabo somos maliiiiiiisimosy le he respondío: Pos imaginate como podríamos ser si no fueramos o fuesemos!!!!!juassssssssss, mejó reí que llorá!!!besotes

  5. Betsi dijo:

    Jorge, no eres un cura atìpico !!La Iglesia que amo, a la que he pedido poco, casi nada, me ha dado todo, es de fiar. ¿Quièn pone al Señor en el sagrario?: el sacerdote. ¡Despuès de Dios, el sacerdote lo es todo!El "ministerio de la palabra" es propio de los sacerdotes, la predicación cristiana no proclama "palabras", sino la Palabra, y el anuncio coincide con la misma persona de Cristo, ontológicamente abierta a la relación con el Padre y obediente a su voluntad.Un auténtico servicio a la Palabra requiere por parte del sacerdote que tienda a una abnegación profunda de sí mismo. El presbítero no puede considerarse "amo" de la palabra, sino siervo.Esto no constituye para el sacerdote un mero aspecto funcional. Al contrario presupone un sustancial "perderse" en Cristo, participando en su misterio de muerte y de resurrección con todo el propio yo: inteligencia, libertad, voluntad y ofrecimiento de los propios cuerpos, como sacrificio vivo.En este Año Sacerdotal recién inaugurado, el Papa expresò su deseo de: "ayudar ante todo a los sacerdotes, y con ellos al entero Pueblo de Dios, a redescubrir y revigorizar la conciencia del extraordinario e indispensable don de la Gracia que el ministerio ordinario representa para quien lo ha recibido, para la Iglesia entera y para el mundo, que sin la presencia real de Cristo estaría perdido".Eres de fiar Jorge, Dios te bendiga por siempre!!Betsi.*…*

Los comentarios están cerrados.