Envidia: fuente de cabreo permanente

 

En la imagen un "ojo turco". El ojo turco es el amuleto que, segun una creencia muy antigua,
protege contra el influir malefico que se le atribuye
supersticiosamente a la mirada envidiosa de algunas personas.

Pecar, hacer las cosas deliberadamente mal, no lo haríamos nadie porque sí. Si lo hacemos es por lo que sacamos de positivo en ello, al menos en principio. Y, como siempre, me explico.

Si alguien se va de juerga completa con la señora de otro o el marido de otra, no está bien, pero a cambio se lo ha pasado en grande. Si comes y bebes como un bruto pues mal, pero que te quiten las copas y la comilona. Robar no es bueno, pero al menos llenas la cartera. Es decir, que si caemos en hacer cosas mal es porque llevan el anzuelo de ofrecerte un beneficio al menos aparente: placer, dinero, prestigio…

Y esto pasa en todos los pecados, en todos los vicios, menos en uno: en la envidia. Que es lo único que te hace mal y que en lugar de ofrecerte un beneficio te lleva a vivir permanentemente cabreado.

La envidia –dice el diccionario- es la tristeza o pesar del bien ajeno y la emulación, deseo de algo que no se posee.

De acuerdo con esta definición lo que no le agrada al envidioso no es tanto algún objeto en particular que un tercero pueda tener sino la felicidad en ese otro. Entendida de esta manera, es posible concluir que la envidia es la madre del resentimiento, un sentimiento que no busca que a uno le vaya mejor sino que al otro le vaya peor.

El envidioso es alguien que sufre mucho, que vive en estado permanente de cabreo. Todo le molesta. Sufre porque el otro es feliz, porque tiene una familia estupenda, por el coche nuevo, por el crucero del verano, por los éxitos del trabajo, porque ha perdido peso, porque tiene amigos… Y no pierde ocasión de soltar su ira contra el envidiado.

Dejo unas líneas sobre la envidia de un conocido psiquiatra, Enrique Rojas. Nos pueden ayudar a reflexionar un poco. Porque es triste que podamos caer en el único pecado que nos ofrece como compensación el cabreo permanente.

Si sufres las miradas y las palabras de una persona envidiosa trata de pasarlas por alto, no eres responsable de su sentimiento, intenta descubrir la envidia a tiempo, te evitarás muchísimos problemas, no desarrolles confianza con las personas envidiosas.

Si eres una persona envidiosa y quieres salir de ese estado porque te está consumiendo la vida, la única forma de conseguirlo es, primero conectar con DIOS y después:

     Primero: Sintiendo el cariño y el apoyo de los seres queridos.
     Segundo: Desarrollando tu sentido del humor.
     Tercero: Hallando tu propia identidad.
     Cuarto: Siendo consciente de qué es lo prioritario de tu vida.
     Quinto: Tolerando tus defectos y valorando tus cualidades.
     Sexto: Valorando las cualidades ajenas en su medida.

   

O si prefieres seguir con ese sentimiento de envidia, lo que conseguirás será:

     Bloquear el pensamiento creativo.
     Generaras ansiedad, tristeza y rencor.
     Lo manifestarás a través de miradas y frases inoportunas, o frases calculadas para hacer daño.
     Es un sentimiento que nunca podrás controlar sin ayuda, y sin que tu mismo aceptes que lo eres.

Es difícil descubrir al envidioso pues a veces se esconde a través de una apariencia amable, acogedora y simpática y otras se camufla en conductas de excesivo respeto, o excesiva admiración, el envidioso se "alegra de los fracasos ajenos", "sufre con los éxitos ajenos", pero desaprovecha tanta energía que no es capaz de alcanzar sus propios objetivos.

Considera que los demás consiguen las cosas con facilidad y sin esfuerzo, no es una persona generosa, si triunfa nunca se siente satisfecho, este sentimiento es muy perjudicial para quien lo siente y "muy peligroso para la persona envidiada".

Y acabo con algo del catecismo de siempre: contra envidia… CARIDAD

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Envidia: fuente de cabreo permanente

  1. Blanca dijo:

    Amigo Jorge, has tocado un tema que levanta ampollas, pues a un envidioso le hará daño leerlo porque no lo acepta, pero a los que somos víctimas de personas envidiosas, nos viene bien porque nos animaremos unos con las aportaciones de los otros….Tengo que dar gracias a Dios porque después de una vida entera soportando las envidias de un familiar cercano, creo que he llegado al momento de superarlas….PERDONÉ, TRATÉ DE OLVIDAR, VOLVÍ A EMPEZAR LA RELACIÓN COMO QUE NO HABÍA PASADO NADA….VISITAS CON PEQEÑOS DETALLES…QUE SI LLEVAR UNAS REVISTAS QUE YA HABÍA LEÍDO, QUE….¡¡¡Nada me sirvió de NADA!!….Con los años, orando, consultando, y ENDURECIÉNDOME YO, me calaron las palabras de una persona que me decía que NADIE TENIA DERECHO A QUITARME LA FELICIDAD….¡¡¡¡CORTA SIN ENFADARTE!!!!…Y poco a poco lo he conseguido….Llevo un par de años que no la doy facilidades para encontrarme…..”NO PUEDO”…..Y me busca sin parar….Si cedo una vez más volveríamos al pasado….: Criticar todo en mí. Afear cualquier cosa…todo vale para que el envidioso, te diga :” no me gusta”, “no está bien “…”yo no frecuento esa gente”…”eres una aburrida”….O que interesándose por mi salud, por poner un ejemplo que me ha ocurrido.…. Que me ponga un correo…Amablemente la contesto y RÁPIDO, por equivocación me llega de nuevo, yendo a otra persona en vez de REENVIAR pincha en RESPONDER con la crítica….”MIRA QUE RARA ES…”Todo lo que pongo son ejemplos de una triste realidad que me ha tocado vivir….Si se hace un regalo….No hay agradecimiento, hay envidia porque uno se puede permitir gastar ese dinero y no está dispuesta a corresponder, pero sí a enseñarte algo mejor para quedar por encima…..Son COSITAS constantes, que hacen la vida imposible al envidiado, O LO PRETENDE….Y corroen al envidioso….Todos hemos pasado episodios de este tipo en un lado o en el otro…..PERDÓN, COMPRENSION Y PONER DISTANCIAS, es lo que aconsejo a los que son víctimas de un envidioso/a, que sin ROMPER, pongan unas DISTANCIAS y las mantengan….Volveré a leer las aportaciones que pueda haber, porque creo que nos ayudarán a todos….Un abrazohttp://corrientita.iespana.es/

  2. Carmeta dijo:

    Hola JOrge, una muy buena entrada y no es por darte coba..la envidia es el peor pecado que podemos tener,es malo para el envidiado pero yo creo que es mucho peor para el que envidia, porque muchas veces el mismopiensa que a su vez el es él envidiado…es un pez que se muerde la cola…vamos que encima van de victimas.Pues como tú dices CARIDAD.Buen día si podemos, despues de terrible suceso vivido por unos desalmados sin piedad.UN abrazo.Carmen

  3. Ana dijo:

    Es algo muy dificil de controlar y como tú bien dice, el envidioso sufre muisimo y se carcome en su propio sufrimiento. Es dificil de solucionar pero se puede conseguir dando valor a lo que cada uno tiene. y disfrutando de lo que cada uno puede lograr,.Gracias siempre Jorge por tus sabias entradas y te deseo unas felices vacaciones. Yo me marcho hoySaludosAna

  4. Ana dijo:

    Perdón por las letras que me he comido, es que tengo hoy los dedos un poco atrofiadillos

  5. Embruxo dijo:

    no me había parado a pensarlo pero es ciertola envidia y la mentira no traen "nada bueno a cambio"bueno, ya sabes que yo, como todas las brujas soy maaaaaala maliiiiiiiiiiiisimay dicen que en casa de las personas envidiosas crece estupendamente el perejil (dichos de vieja)PUES YO TENGO QUE COMPRARLO!!!!si a alguien le va bien (y no es a costa de nadie) pues estupendísimo para él!!!!y si por cualquier cosa no me alegro …. pos me "indiferento", pero envidia??? ni mijita!!!!un besazo

  6. Ana dijo:

    Como dice el refrán. "No hay envidia sana , ni mentira piadosa". Eso sólo son excusas que nos ponemos las`personas para justificar esos sentimientos.SaludosAna

  7. Francisco dijo:

    Al principio de tu exposición me has recordado que nuestro querido Pablo me hizo recapacitar sobre la justificación del Mal.El mal, según él, era justificable si a consecuencia de este, se infería un bien (y se entiende que Pablo hablaba de "males menores, claro), pero a mi me pareció que no era cierto, el mal jamás hace el trabajo del bien y ahora tú me has dado un argumento de mayor peso…..el pecado produce una "satisfacción" pasajera. Es bueno para el que peca pues le produce placer…..pero el ciclo es el siguiente: Obro mal para sentir un "bien", pero al final me siento MAL.El mal nada tiene que ver con el Bien. El mal y las desgracias, vienen producidas por la maldad intrínseca al genero humano, ese pecado original, llamado SOBERBIA y que es el Orgullo, elevado a su máxima potencia.Y me pregunto: ¿Por qué en España a la envidia le llamamos deporte nacional?Los efectos de este pecado se ven en la cara de las personas, les quita la tranquilidad, el brillo de los ojos, es como si una nube negra les persiguiera y continuamente lloviera sobre ellos.Si de verdad comprendieramos el sentido de la palabra FRATERNIDAD, la envidia, la soberbia, el orgullo, no tendrían cabida en nuestro entorno. Seríamos capaces de TRAER EL REINO DE LOS CIELOS A LA TIERRA.Un saludoFrancisco

  8. Lupe dijo:

    La envidia es la peor enfermedad, porque solo hace daño a quien la padeceFeliz doingo, y felices vacaciones,,,, Un abrazo

  9. marta dijo:

    Típico caso de "En el pecado lleva la penitencia". No entiendo la envidia (jo, podría no entender la gula y los otros ;-p). Y es que a veces nos falta ponernos en el lugar del otro: comprender su esfuerzo al lograr lo que ha conseguido y nosotros no tenemos, compartir su éxito -así se duplica la alegría, que encima es contagiosa-, desear lasuerte que tiene el suertudo para todos sabiendo de antemano que esa suerte debe pillarte preparado para recibirla y que igual, aún, no es el tiempo pero que todo llega…Mentes pequeñitas. Muchas. Pobrecillos.(a partir de mañana me quedan dos días para irme … ¿no te da envidia, jeje?)

  10. Ana Cristina dijo:

    Hola Jorge, buenos días!… mi madre solía decirme: "Sancho, si los perros ladran, es señal de que cabalgamos", si la gente habla o critica es por algo. Y sobre la envidia ¿qué se puede decir?.. que envenena el alma, y no conduce a nada, sólo al odio, y a la denigración de quien la padece. Ah! y una cosa interesante para concluir: La envidia es el único defecto que el ser humano jamás reconocerá que tiene… (es para pensar) Un abrazo sincero… Ana Cristina

  11. Hari dijo:

    La envidida es uno de los síntomas de la falta de autoestima, o complejo de inferioridad. Aún no he tenido la suerte de conocer a ninguna persona carente de envidia, incluída yo misma, obviamente. Todos, en mayor o menor medida habremos deseado por un segundo estar en la piel de otra persona, Por otra parte, creo que hay personas que se sienten bien sabienndo que son la envida de los demás. Al final, envidioso y envidiado se necesitan… Y ambos sufren por igual.Un Abrazo grande, Jorge. Y Besotes.Hari

  12. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!Cada cabeza es un mundo, por tanto, tenemos que respetar a todo hombre y mujer que encontremos en el camino. Son tantas las diferencias en la humanidad, cuantos habitantes contiene. Diferencias en ideas, en comportamientos, en convicciones, en religión, en el trabajo, en la cultura, en la historia, en el lenguage. El pluralismo universal es una realidad. Aceptemos, por tanto, que cada corazón encierra una diferencia, un misterio, un secreto, una historia. Dicho de otra manera, debemos acoger hospitalariamente al “otro”, al prójimo (el que está próximo) como una persona válida por sí misma. Entender a los seres humanos que están frente a nosotros, cualquiera sea su condición, como un “interlocutor válido”, como un fin en sí mismo. Lo que verdaderamente constituye el mal moral es entender al “otro” como un “medio”, como un objeto que puede ser utilizado para el propio beneficio, en conformidad al principio del “amor a sí mismo”. Dios te bendiga !!Betsi.*…*A quien pueda interesar:Los apetitos sensitivos del ser humano tienen un movimiento espontáneo hacia lo que la imaginación presenta como placentero y en contra de lo que presenta como doloroso. La concupiscencia incluye también los deseos desordenados de la voluntad, la tendencia hacia los siete pecados capitales. Pecados Capitales:Los “Pecados Capitales” (denominados así por ser “cabeza” o principio de todos los demás pecados) muestran claramente la cuna de todo lo moralmente reprobable. Son: Soberbia, Avaricia, Lujuria, Ira, Gula, Envidia y Pereza.Virtudes para vencerles:Las “Virtudes Cardinales”, son verdaderas llaves maestras que posibilitan el ejercicio de una conducta conforme con lo que es éticamente correcto. Son: Humildad, Generosidad, Castidad, Paciencia, Templanza, Caridad y Diligencia.La EnvidiaLa envidia es definida como: “desagrado, pesar, tristeza, que se concibe en el ánimo, del bien ajeno, en cuanto este bien se mira como perjudicial a nuestros intereses o a nuestra gloria: "tristia de bono alteriusin quantum est diminutivum propiae gloriae et excellentiae”. De esta manera, para saber si la envidia es una falta moral, es necesario investigar el verdadero motivo que produce la tristeza que se siente frente al bien que posee el prójimo. De esta manera la envidia no es pecado cuando:- Nos entristecemos por el cargo, potestad o bienes materiales alcanzado por quien no los merece y podría hacer mal uso de esa autoridad causando grave daño a sus semejantes.- Sentimos insatisfacción por los bienes que posee quien no los merece y en vista de que nosotros le daríamos mejor fin. Por ejemplo, el que abunda en riquezas haciendo mal uso de ellas: los avaros que no hacen uso de sus bienes ni para beneficio propio ni para el de los demás.- Otras veces, nos entristecemos, no tanto de lo que el otro posee como del hecho de que nosotros carecemos de ese bien, si esta constatación nos muestra el tiempo y las oportunidades perdidas y alienta nuestro propio sentido de superación.La envidia es falta gravísima, cuando nos incomoda y angustia a tal grado el bien o los bienes materiales del otro, que deseamos verlo privado de aquellos bienes que legítimamente a conseguido y al que, nosotros, por nuestra impotencia, no hemos logrado conseguir. De esta manera, este deseo de ver privado al otro de sus bienes nos puede conducir a procurar, por todos los medios, a efectivamente quitarle esos bienes o de hacer ver, con el uso del chismorreo, que aquel no debería poseer lo que posee. La mentira, la traición, la intriga, el oportunismo entre otras faltas se desprenden de esta tristeza frente al bien ajeno y a nuestra propia incapacidad de acceder a tales bienes….

  13. Blanca dijo:

    Saludos amigos, al terminar el día he querido ver las aportaciones de todos porque forman un todo con la entrada y la completan desde distintos puntos de vista…No comparto la opinión de…. « Al final, envidioso y envidiado se necesitan… Y ambos sufren por igual»…. No se necesitan, en este caso el envidiado lo que necesita es liberarse del envidioso….Es mi humilde opinión….Un abrazo para todos.http://corrientita.iespana.es/

  14. Maria luisa dijo:

    Coincido con Betsi, cuando dice "que la persona es válida por sí misma " porque ha sido creada por Dios,querida por Él que es el Sumo Bien :"Dios miró todo lo que había hecho y vió que era muy bueno" , sin embargo muchas de sus criaturas ,por libre arbitrio, se han privado de algunos de sus bienes; en este caso de la "LA CARIDAD". La ausencia de caridad, origina males morales, entre ellos la envidia (el peor de los males) Este mal nace cuando se hace uso de la libertad para buscar un fin egoísta que implica dañar a otros,querer el lugar del otro,los bienes del otro, el éxito del otro,en definitiva"no querer el bien del otro" Este síntoma es el que refiere expresamente a la envidia y cuya consecuencia es fuente de muchos males , dolores, y angustias de la humanidad. La unica forma de luchar contra este mal y desterrarlo del ser humano es contraponiéndole el BIEN (el contacto con Dios), la humildad, la generosidad, la solidaridad ,el AMOR. El envidioso es un enfermo crónico, necesita sanación mental y espiritual. ¡Con Jesús se puede!!!!! Cariños y bendiciones: María Luisa

  15. Prados dijo:

    ¡Hola Jorge!, no sabes el bien que me hace esta entrada; no lo puedes imaginar. Hace un año y medio que he dejado de visitar un grupo de personas concreto por esto mismo. Me siento identificada con Blanca y su caso. He tardado muchos años en darme cuenta que era envidia y más cosas negativas, quizás un odio profundo hacia mi persona por parte de diferentes personas, sobre todo por parte de las mujeres de ese grupo que arrastran al resto. Antes los varones de ese grupo me respetaba, ahora no… se les metió la carcoma en el corazón. Las mujeres con las mujeres van a degüello e incitan a los demás a que les sigan. Lo que no entiendo es cómo también pueden sentir envidia cuando las cosas te van mal. En ese momento estás más vulnerable y la destrucción de la persona es más fácil. Por eso digo que había algo más que envidia.Copio literal la parte que más me ayuda:"Si sufres las miradas y las palabras de una persona envidiosa trata de pasarlas por alto, no eres responsable de su sentimiento, intenta descubrir la envidia a tiempo, te evitarás muchísimos problemas, no desarrolles confianza con las personas envidiosas." ¡Muchas gracias por esta entrada y esas frases!."Trata de descubrir a tiempo"…. me ha costado, porque va enmascarado de múltiples acusaciones y difamaciones sibilinas y silenciosas, de las cuales no te puedes defender… intuyes qué, pero no digas nada ni te intentes defender porque te tachan de paranoico y como todo el grupo va siguiendo la mediocridad, pues, como que no valen razonamientos… es un Mobbing en otro contexto… personas tóxicas."No desarrolles confianza con personas envidiosas"… ¡qué tranquilidad me queda!, yo siempre pensando si hacía bien o mal. Dándole vueltas a mi actuación de no verles y siempre llegaba a la misma conclusión… así no pecan… ni ellos, ni yo. Yo después de algunas reuniones crueles, quedaba muy dañada y alguna vez experimenté el odio a solas, cuando me daba cuenta de lo acontecido… que me sorprendió ese sentimiento porque siempre he sido tranquilita y la verdad, que no me gustaba vivir en ese estado y gastar mis energías en esos disgustos. Ellos son felices sin verme, aunque también reprochan (tienen que buscar la espina en todos los puntos) y yo también feliz de no verles.Yo no creo que todo el mundo envidie. Cada persona adolece de unas debilidades. Los grandes santos también tuvieron sus debilidades y ahí están, transformados por el Señor. Hay situaciones de duelo y dolor en las desgracias de la vida, en las que uno imagina la vida de otra persona pensando que es feliz porque no tiene la carencia que tú tienes y le gustaría ponerse en el lugar del otro (pero no intenta dañar al otro por lo que tiene). Imaginemos unos padres que pierden un hijo y ve a otra familia con sus niños todos los sentimientos y pensamientos que les aparecen en un instante. Otra cosa sería que intentasen jorobar a la familia que está al completo. En la elaboración del duelo irá encontrando su camino y su lugar. El envidioso no es que se quiera vivir tu vida, sino que la quiere destruir. Y es cierto que la persona se puede camuflar de muchos aspectos… como que se puede tardar años en descubrir las estrategias de una "supuesta persona bondadosa que intenta ayudar de forma desinteresada e inocente". Agradezco las ampliaciones de Betsi sobre el tema. No creo que el envidiado se sienta bien, porque estén intentando destruir su vida, su reputación y le están quitando la paz, la alegría.. Otra cosa son las personas que les gusta la rivalidad y contínuamente se están comparando y provocando al otro. Entonces tendríamos a dos envidiosos juntos comparándoses, exhibiéndose y dándose de su propia medicina.. pero estas personas saben muy bien manejarse en esas circunstancias y no salen tan dañados como las que no jugamos a estos juegos. Ante la envidia… CARIDAD (que ya lo hacía… perdonar y no devolverla)…. y ALEJAMIENTO…. Bueno, ahora hasta rezo por ellos.Un beso Jorge, PD: ¿te he dicho algún día que me gusta mucho tu blog y me sirve de provecho para reflexionar?, pues, te lo digo hoy. También me gusta leer los comentarios del resto de personas porque completan el tema.

  16. Carmen dijo:

    Además de un pais de envidia, según se dice la tenemos por deporte, España es un pais de refranes y este de que "la envidia es mala consejera" (como casi todos) me parece muy acertado, pq te nubla la razon y el sentido. Y pienso yo que mas que deporte seria sillon-ball, pasar la vida sufriendo pq en realidad con la envidia te martirizas con lo que el otro hace, con lo que el otro consigue, con lo que el otro…. y tu vida donde queda?Un fuerte abrazo

  17. Myrian dijo:

    Cuando yo era niña, no me averguenza en absoluto decirlo, todo lo contrario, recuerdo que vivíamos con muchísima pobreza pero jamás, jamás hemos sentido envidia de nadie. Es como si tuviésemos un sexto sentido para saber que ciertas cosas nos estaban prohibidas o que no eran para nosotros, eran para la gente rica y lo teníamos perfectamente asumido y con toda naturalidad, lo entendíamos así y sin ningun problema, totalmente conformes y fuímos ocho hermanos. No conocíamos la envidia para nada y eso que nos hacía falta de todo. Acaso esas carencias fueron las que nos dieron coraje y fuerza para luchar y trabajando duro llegar mucho más arriba de lo que nunca habíamos pensado. Jamás olvidaré las enseñanzas de nuestra madre, que en medio de tanta miseria nos decía siempre, que no cogiesemos nunca nada de nadie, que el primer ladrón había comenzado robando una aguja…y al día de hoy en el otoño de mi vida todavía recuerdo aquello. Yo digo que jamás he sentido envidia de nadie, tengo de sobra con lo que Dios me ha dado. y me ha dado bastante más de lo que necesito, a mi reconozco que me basta con muy poquita cosa. Lo que si puedo decir es que me he sentido envidiada en muchas ocasiones (tendré que hacerme con el ojo turco ese) ver claramente como la gente se molestaba si nos veia crecer más de lo que éllos creian conveniente….que pena no alegrarse con el bien de los demás, al fin y al cabo nada nos quitan con tener mejor suerte que nosotros o como querramos llamarlo. Total que he aprendido a hablar lo que me parece y lo que no quiero compartir me lo callo para mi solita, más o menos a ese tipo de gente ya se le ve el plumero desde lejos. Abrazos.

  18. PAQUITA dijo:

    Y bien…. ¡¡aquí estoy yo…!! Despues de leer la entrada de jorge y todos los numerosísimos y bien explicados comentarios, he sacado dos conclusiones: Primera: Deconozco ser envidiada por nadie. Y si lo fuera…. ¡¡no quisiera darme cuenta de ello!! Segunda: ¡¡ay…, ay…, ay…,!! ¡¡Qué complejazo de envidiosa tengo ahora mismo!! Bueno, reconozco que alguna vez que otra he sentido envidia de alguien, pero… ¡¡una envidia pasajera…!! ¡¡menos mal que no ha sido persistente….!!.Un fuerte abrazo para todos/as. Paquita.-

  19. o dijo:

    La envidia, como diria un andaluz, "lagarto, lagarto!", es un problema serio, para el que la siente y para el que la recibe, sonpersonas que ya pueden haber conseguido sus objetivos, estar completos, pero… siempre habra "algo" que les haga estarinsatisfechos, es muy complejo, y sí, contra envidia, generosidad de espiritu, caridad.Un saludo

Los comentarios están cerrados.