¿Disminuye el número de abortos en España?

La ministra sonriente. En un año hemos pasado de 115.812 abortos a “sólo” 111.482. Fantástico el dato.

Pues ante este dato quiero hacer algunas consideraciones:

1. Que es una tragedia el descubrir cómo en España cada año más de ciento diez mil niños son masacrados en el vientre de su madre. Igual de horrible que sean ciento quince mil, ciento once mil, cincuenta mil, trescientos o uno solo. Niños a los que no se permite nacer. El otro día veía una manifestación a favor de los derechos de los animales en la que los convocantes llevaban entre lágrimas perritos muertos y pajarillos difuntos. ¿Cuánto no deberíamos llorar y lamentarnos por estos más de cien mil seres humanos, que no bibianos, ni pajinianos? Un niño abortado es ya suficiente tragedia.

2. Y que mucho me temo que esa aparente bajada del número de abortos sea consecuencia no de una mejor educación sexual y reproductiva, no de una mayor ética en las relaciones de pareja, no de una mayor responsabilidad de hombre y mujer, sino de una mayor utilización de la famosa píldora del día después, que es abortiva en muchísimos casos. Lo que ocurre es que como el aborto es de horas ya no se contabiliza.

La gran tragedia del siglo XXI es el desprecio a la vida humana. Desprecio al no nacido. Ya ven, felices de que este año “sólo” se hayan producido en España 111.482 abortos. Desprecio al enfermo y al anciano, que se traduce en esa nueva ley que quieren sacar sobre muerte digna y que a un servidor le suena a ley del jeringazo. Desprecio al gran colchón para el hombre que es la familia. Desprecio al trabajador que se queda desprotegido en un país con más de cuatro millones de parados. Desprecio a un tercer mundo que ahí está, pero tenemos olvidado.

Proteger la vida es garantizar el derecho a nacer. Es garantizar el derecho a vivir con dignidad. Es garantizar el derecho a morir en paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho a vivir. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Disminuye el número de abortos en España?

  1. Ana dijo:

    Ya, pero es que no les entra en la cabeza.
    Te contaré un caso.
    Conozco a una señora que ha tenido un nieto de su hijo de 20 años y su nuera de 21.
    Me comentaba el otro día que su nieto es precioso y muy sano, ya con 20 meses, pero que hubiera respetado que su hijo y su nuera hubieran decidido abortar.
    Yo le dije:
    ¿Me estas diciendo que no te hubiera importado que a este niño se le hubieran cargado?
    No, me contesto, eso no hubiera sido matarle.
    Ya, le comenté, peo si tu nuera después de dar a luz hubiera decidido darle en adopción ¿que hubieras pensado?
    Que una madre no se deshace de sus hijos, que como podría vivir sabiendo que su hijo está en otra casa.
    Muy bien, y ¿tu crees que es peor madre la que los abandona o da en adopción que la que aborta?
    Sí, me dijo.
    Pues pienso que es peor la que aborta, porque simplemente se lo quita de encima y como no los ven… pues se hacen a la idea de que no existió.
    ¿que diferencia hay entre la madre que la semana pasada mató a sus mellizos recién nacidos a la que aborta?
    Para mí, ninguna.
    Chao
    Ana
    (quizás sea radical y posiblemente me tacharán de reaccionaria , pero es lo que pienso)

  2. Myrian dijo:

    Es verdaderamente lamentable que personas que se dicen creyentes estén a favor del aborto y la verdad es que yo conozco algunas. Increíble. Todo el mundo tiene el derecho a nacer cuando Dios así lo dispone y sin embargo en tantas ocasiones se les priva de el, por el hecho que no pueden hablar ni defenderse, son seres inocentes e indefensos ante tanta crueldad humana. No al aborto. Saludos

  3. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Dios ha dado a los seres humanos la capacidad de crear o no nuevas vidas. Pero no ha concedido el permiso para matarlas una vez creadas. Si un Estado dice lo contrario, no será el Estado el que sea juzgado, sino uno a uno los seres humanos que fueron responsables del acto sangriento.

    “Señor Jesús,
    Despierta en nosotros el respeto por toda vida humana naciente, haciéndonos capaces de apreciar en el fruto del vientre materno la admirable obra del Creador, dispón nuestros corazones a la generosa acogida de todo niño ante la vida.
    Con María, tu Madre, la gran creyente, en cuyo vientre has asumido nuestra naturaleza humana, esperamos de Ti, nuestro único verdadero Bien y Salvador, la fuerza de amar y servir a la vida, en espera de vivir siempre en Ti, en la comunión de la Santa Trinidad.
    Amén”.
    (Benedicto XVI)

    A todos les deseo una vida llena del amor y de la paz de Dios. Que seaamos defensores de la vida hasta las últimas consecuencias.

    Dios los bendiga !!
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.