Más documentos de la Iglesia y menos papelines, papelinas y papelones

Porque de lo contrario acabaremos dando por buenas las ideas más extravagantes, citando como fuente el concilio, y si no eso tan manido del “espíritu del concilio”. Recuerdo en una ocasión en que alguien me dijo que según el concilio Vaticano II no era necesario que el sacerdote utilizara casulla en la celebración de la eucaristía. Le respondí: me gustaría ver dónde lo dice. Aún estoy esperando el documento.

O quien proclama que, según ese espíritu que nadie ha visto, hay que respetar a la gente con su religión porque invitarles a la conversión a Cristo es vulnerar su libertad y sus derechos.

O el que dice que según el concilio cualquiera puede enseñar lo que le parezcas oportuno sobre la fe, e interpretar la Sagrada Escritura a su simple arbitrio sin que nadie pueda decirle nada, que lo que dice el magisterio es orientativo, y que poner pegas a las teorías de cualquiera es dictadura y vulneración de la libertad de expresión.

Y quien en un arrebato de claridad meridiana dice que la misión fundamental de la iglesia es ayudar a los pobres y ser una ONG más, eso sí, con misa los domingos, evidentemente participativa y guay, donde se canten las canciones de Labordeta y se medite “El canto del pájaro”.

Por eso insisto en que hay que leer más los documentos de la iglesia para que no nos den gato por liebre. Navidad es buen momento para comprar y regalar libros. Alguna vez les señalé los que la iglesia considera fundamentales para un católico. Los tienen en la página oficial de la santa Sede: http://www.vatican.va/archive/index_sp.htm

Y no se deje embaucar. Ante teorías que resulten extrañas, siempre la misma pregunta: ¿de dónde lo has sacado? Y si aún tienen dudas, esta reflexión: “¿Madre Teresa de Calcuta estaría de acuerdo”? Si tene dudas, ya saben: lagarto, lagarto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Más documentos de la Iglesia y menos papelines, papelinas y papelones

  1. Ana dijo:

    Es que lo dejas todo tan claro, Jorge, que no se me ocurre que decirte. Sólo que estoy absolutamente de acuerdo contigo.
    Chao
    Ana

  2. Myrian dijo:

    Yo también estoy de acuerdo Jorge, hoy todo se tergiversa, todo vale y para dar una opinión con rigor mejor documentarse antes, pero de las verdaderas fuentes de donde bebe la Iglesia, nada de papelines ni papelones que a saber de donde salen y quien los propaga. Con los modernismos que se quieren imponer en algunos casos, yo pienso, aunque se que no tengo capacidad para opinar, que no favorecen para nada a la iglesia de Cristo, a nuestra Iglesia. Feliz fin de semana a todos. Saludos.

  3. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Cierto que si no leemos los documentos de la Iglesia cualquiera puede convencernos y como bien dices darnos gato por liebre.
    Un abrazo

  4. María Luisa dijo:

    Las interpretaciones personales y arbitrarias , sólo consiguen negar la historia unitaria para inventar cómo tú lo mencionas historias parciales acomodadas a sus conveniencias y criterios sin orden ni concierto.Esta modalidad que se va imponiendo bajo el encanto de lo “global y liberador” se goza en lo efímero, lo fragmentario , lo discontínuo y caótico.
    Nosotros tenemos un horizonte donde ubicar los acontecimientos antiguos o nuevos, para no caer en esas trampas, tenemos un lugar seguro y que “Son las Enseñanzas de la Iglesia. Nos resta no alejarnos de ella para no caer en confusión y dudas inútiles.Un abrazo Jorge y Feliz Domingo!!!! María Luisa

  5. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Es condición indispensable el conocimiento profundo y vivencial de la Palabra de Dios. Por esto, hay que educar al pueblo en la lectura y la meditación de la Palabra: “que ella se convierta en su alimento para que por propia experiencia, vea que las palabras de Jesús son espíritu y vida”. De lo contrario, ¿cómo vamos a anunciar un mensaje cuyo contenido y espíritu no conocemos a fondo?. Tenemos que fundamentar toda nuestra vida en la roca de la Palabra de Dios.

    Jorge, gracias por insistir en que busquemos las fuentes correctas para saciar nuestra sed de Dios.
    Dios los bendiga a todos !!
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.