Números cantan

La iglesia está hundida, se queda sin gente, es una institución perdida, desprestigiada, fuera de la realidad. Están para echar el cierre, la gente no quiere saber nada con ellos.

No me digan que estas cosas no están hartos de oírlas y leerlas por doquier. Ya se sabe lo del nazi Goebbels: “una mentira mil veces repetida acaba siendo verdad”. Cuando a un político le piden valoraciones porque si la gente dice que va por delante tal partido o el otro… siempre dice lo mismo: la mejor encuesta, las urnas.

Con la Iglesia pasa algo parecido. Que si la gente no se fía, que si son cuatro gatos, que si ha perdido el prestigio, que tocados, que si hundidos… Todos los años tenemos un termómetro estadísticamente irreprochable, que es el del número de declaraciones del IRPF que llevan puesta la crucecita a favor de la iglesia católica. Según lo que se escucha, deberían ser cada vez menos. Pues no hay forma.

Entre el año 2008 y 2009 ya habían aumentado en 712.000 el número de declaraciones que llevaban puesta la crucecita a favor de la iglesia católica. Pues en el ejercicio del 2010 todavía han aumentado otro medio punto. Según los últimos datos, y teniendo en cuenta que este pasado año por la cosa de la crisis ha habido menos declarantes, aproximadamente nueve millones de contribuyentes han colocado la crucecita a favor de la iglesia. Pues para ser una institución según algunos a punto de echar el cierre, no está nada mal.

La forma de saber realmente dónde se sitúa cada cual podría ser que en próximos años las declaraciones del IRPF llevaran muchas casillas para marcar. Además de iglesia y otros fines sociales, servidor colocaría otras como por ejemplo estas: partidos políticos, sindicatos, cine español, SGAE, religiones varias, clubes de fútbol, bancos y cajas de ahorro… Y que cada cual se lleve lo que diga la gente. Eso es la democracia.

¿A que no hay un partido que lo acepte? ¿A que los sindicatos no están de acuerdo? ¿No dicen que los apoya toda la sociedad? Pues saldrían ganando y fortalecidos. Y los números cantan. A la Iglesia, crucecita en IRPF, la han apoyado en el año 2010 casi nueve millones de personas.

Pues para estar tan desprestigiada no está pero que nada mal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Números cantan

  1. Ana dijo:

    PUES TIENES TODA LA RAZÓN. CUENTAN LO QUE LES INTERESA, QUE SE LE VA A HACER.
    SALUDOS
    ANA

  2. Isaak dijo:

    Efectivamente, no está nada mal. Ya se sabe que este país, históricamente, no ha hecho otra cosa que correr tras los curas.Ya haya sido para apalearlos o vitorearlos.

    Por algo semos la reserva espiritual de Occidente.

    De todas formas, desde el punto de vista económico no hay de qué preocuparse: está pactado que el Estado cubriría el déficit presupuestario en caso de no obtenerse por la vía IRPF.

    Saludos.

  3. Blanca dijo:

    Gracias por esta entrada….Soy una más a marcar la X en el apartado de la Iglesia.
    Un abrazo

  4. embruxo dijo:

    ayer salía la noticia en la TV. mi padre montó en cólera, estos curas, ladrones!!! mira la de pasta que juntan!!! bla bla bla bla bla
    al minuto salen los comedores de Cáritas atestados de gente, que ya no dan para más y mi madre con una sonrisa le da un golpecito en el hombro y le dice: mira, para ahí va el dinero que acumulan los ladrones… y todo es poco!!!!

  5. Betsi dijo:

    Marcar la casilla no cuesta nada y, sin embargo, rinde mucho.
    http://www.portantos.es/

    Conferencia Episcopal Española:
    hay que valorar también el hecho de que, con el nuevo sistema, el Estado no garantiza ya ningún mínimo para el sostenimiento básico de la Iglesia. Ha dejado de existir el llamado “complemento presupuestario”, de modo que la Iglesia sólo recibe lo que resulta de la asignación voluntaria de los contribuyentes.

    La labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva además consigo otras funciones sociales. La enseñanza; la atención multiforme a los niños, los ancianos, los discapacitados; la acogida de los inmigrantes; el socorro personal e inmediato a quienes la crisis económica ha puesto en dificultades; los misioneros en los lugares más pobres de la tierra. Todo ello surge de las vidas entregadas y de la generosidad suscitada en quienes han encontrado su esperanza en la misión de la Iglesia. Con poco dinero, la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto.

    Los números cantan, suman y rinden.
    Muchas felicidades !!
    Betsi.

  6. oceanida dijo:

    Yo es que eso de que la Iglesia tiene los dias contados me hace gracia ya, y mira que lo repiten y lo repiten…

    Interesante post.

    Un abrazo.

  7. pepa dijo:

    Betsi puede añadir a la lista de tareas: Atención a presos, casas para terminales de sida, el ultimo lazareto (Fontilles) atendido por franciscanas, atención a niños en riesgo y madres maltratadas (Proyecto Paloma)…. y mejor lo dejo. No hay mayor ciego que el que no quiere ver.

Los comentarios están cerrados.