Tres ingredientes para un buen matrimonio

Este sábado comenzamos el curso de novios en la parroquia. Creo que serán quince las parejas que acudan. Anoche estuvimos reunidos el equipo y un servidor. Cinco matrimonios se encargan de estar con las parejas, para hablar de cosas como el amor, la pareja, construir una familia, sexualidad, Jesucristo, el sacramento. A mí me reservan el tema final: vamos a preparar la celebración. Hasta ahora la experiencia está siendo bastante buena.

Pues de todo lo que hablamos anoche que nos parecía bueno destacar con los novios, os dejo como tres perlas que me parece que son interesantes y que consiguieron la unanimidad del equipo:

1. Porque nos queremos, vamos a sacar adelante este proyecto.  Sí. Porque decían los matrimonios que no es igual decir nos casamos y ya veremos qué pasa, que decirse que esto lo vamos a sacar entre los dos y en este proyecto de ser pareja vamos a dejarnos la vida juntos. Si se parte de ya veremos, acabamos observando al otro a ver qué hace y analizando quién de los dos pone más y si eso compensa. Así no hay matrimonio que aguante. Cuando el matrimonio es proyecto de dos que juntos lo quieren sacar adelante, entonces hay diálogo, hay compartir, hay luchar los dos por ser pareja.

2. El perdón. Hablábamos de si antes el amor o el perdón. Decían que el gran signo del amor es el perdón sin condiciones. Y que cuando el perdón cuesta o no se da, es que el amor ha salido por la ventana. No olvidaré a esos abuelillos que al preguntarles en sus bodas de oro matrimoniales, rodeados de hijos y nietos, el secreto de esos cincuenta años de felicidad, me dijeron al unísono: perdonarnos mucho.

3. La gracia de Cristo. Débiles somos, lo sabemos. Vivir el matrimonio en Cristo, rezar juntos, celebrar los sacramentos, leer la Palabra. Eso fortalece y da las gracias necesarias para vivir como matrimonio cristiano.

Salieron más cosas, claro. Por ejemplo, saber renunciar al “yo” para que crezca el “nosotros”. Que el matrimonio es donación. Que la libertad es darse del todo para crecer juntos. Que merece la pena vivir el proyecto de familia en Cristo. Que por la familia y por ese proyecto de amor abierto a los hijos merece la pena dar la vida.

Pues ahí lo dejo. Permitidme subrayar esas tres cosas (la tercera sólo para creyentes, claro):

1. Porque nos queremos, vamos a sacar adelante este proyecto.

2. El perdón.

3. La gracia de Cristo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Vida parroquial, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Tres ingredientes para un buen matrimonio

  1. Ana dijo:

    Gracias por esta entrada. En estos momentos me viene muy bien.
    Saludos
    Ana

  2. gaviotalibre dijo:

    Hola Jorge, bonita entrada..me quedo con tus tres puntos.
    1. Porque nos queremos, vamos a sacar adelante este proyecto.

    2. El perdón.

    3. La gracia de Cristo.

    2 incluso cuando haya una infidelidad?
    Feliz día Jorge

    • Jorge dijo:

      Me remito a la respuesta de Pepa. Si hay amor, si hay deseos de seguir, hasta una infidelidad se supera, con la ayuda de Dios.

  3. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge: Gracias por compartir con nosotros esta entrada….Me quedo con los 3 puntos…..Una de las mayores dificultades para mi es dejar de se YO para ser nosotros
    Esto cambia totalmente la manera de vivir… y con el tiempo se adquiere una nueva forma de ver la vida en pareja….el NOTROS afecta a todos los ámbitos de la vida y enriquece mucho a ambas partes…..Otra cosa que señalo es…No irse nunca a descansar sin haberse perdonado las posibles ofensas que nos hayan herido del otro.
    Un abrazo

  4. pepa dijo:

    Para mí, lo que me parece imprescindible es “querer querer” con la ayuda de Dios. Puede parecer una bobada, pero no lo es.Incluso con infidelidades, problemas, desánimos… como te pongas a querer aunque sea por las bravas, y El Jefe eche una mano, eso, sale.

    • Betsi dijo:

      Saludos Pepa !!

      A mis padres les escuchè muchas veces decir que la clave de su felicidad radicaba en el “querer amarse”, con la bendiciòn de Dios. Adicionaban la fòrmula del “50% + 1” y el diàlogo “abierto”.

      Abrazos,
      Betsi.

  5. Maria Luisa dijo:

    Buen trabaj0 y mejor metodología.¡Sigue sumando para el Señor! un abrazo:M.Luisa

  6. Cecilia dijo:

    Gracias por esta bella reflexión, estamos mi novio y yo en curso de pareja y de a pocos vamos deseando juntos construir un hogar basados en el amor que nos tenemos y en el deseo fuerte de construir juntos.
    Tomaré nota del perdón… gracias por ampliarnos el horizonte..

Los comentarios están cerrados.