Fieles a la iglesia. Comprometidos con el hombre.

No sé de dónde sacan determinados medios de comunicación, o algunos grupos eclesiales, que el compromiso total por los pobres, si se lleva tal y como pide Cristo, te acaba llevando indefectiblemente a ciscarte en la doctrina de la iglesia. Tanto que se pretende hacer una dicotomía entre ortodoxia –creer lo que manda la iglesia, celebrar según dicen los libros litúrgicos, aceptar la moral que la iglesia nos propone- y ortopraxis: que es algo así como ser buenos de verdad y estar con los pobres.

Lo que nos quieren vender es el camelo de que los conservadores sólo están preocupados por los ritos y las fórmulas vacías, pero pasan de los pobres. Sin embargo los progresistas están con los pobres, que es lo único que importa, porque lo demás es secundario. Por tanto, qué buenos los progres, qué malos los conservadores.

Esto es sencillamente un camelo, ganas de engañar al personal, un modo de justificar el hacer cada cual de su capa un sayo disfrazado de preocupación real por el pobre y el oprimido.

Ante esto, quiero decir algunas cosas:

1. Que la doctrina de la iglesia no sólo no es mala, sino que es la mejor forma de estar al lado del ser humano.

2. Que la mejor prueba de que se puede ser fidelísimo a la doctrina de la Iglesia y dejarse el pellejo con los pobres la tenemos en las Misioneras de la Caridad o en las Hermanas de la Cruz.

3. Que eso de que los conservadores están con los ricos y los progresistas con los pobres no se lo creen ni unos ni otros. ¿O es que no conocemos sacerdotes y religiosos muy conservadores que viven casi en la miseria? ¿O es que no conocemos todos progres muy progres que viven como marqueses? De todo hay y en todas partes.

Lo que no cuela es pretender justificar un creer y un vivir como a uno le dé la realísima gana, aceptando los dogmas que le convienen, celebrando cuándo y cómo le place, sosteniendo las afirmaciones que mejor vendan con el cuento de que es que está comprometido con los pobres. Qué tendrá que ver eso con las témporas.

Como tampoco cuela que con el cuento de que se es muy fiel a la doctrina uno pueda hacerse el tonto en temas de doctrina social de la iglesia y atención al hermano desvalido.

Aquí va todo en el mismo lote. Y curiosamente, lo que dice el catecismo sobre el uso del dinero y la atención a los pobres no es nada despreciable.

PD. Alguien me pregunta: ¿qué te parece eso de que en un monasterio tuvieran parece que más de un millón de euros en billetes de 500 € y en bolsas de plástico?

Pues a expensas de una investigación más completa, en principio me parece:

  • una inmoralidad
  • un posible delito económico
  • y una necedad por parte de las monjas
  • Anuncios
    Esta entrada fue publicada en Solidaridad, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

    4 respuestas a Fieles a la iglesia. Comprometidos con el hombre.

    1. Myrian dijo:

      Me quedo con el párrafo 3. De todo hay en todas partes. Saludos.

    2. Ana dijo:

      Pues me parece que tienes toda la razón, como en todos tus post
      Y EN CUANTO A LO DE LAS MONJAS, PUES A MI TAMBIÉN ME PARECE QUE NO ES NORMAL TENER EN UN MONASTERIO NI UN MILLÓN, NI CIEN MIL EUROS. SI TIENEN LA SUERTE QUE UNA DE ELLAS VENDE SUS CUADROS, DEBERÍAN AUTOMÁTICAMENTE USAR ESE DINERO PARA TODO LO QUE SEA NECESARIO, COMO POR EJEMPLO, MANTENIMIENTO DEL MONASTERIO, COMEDORES SOCIALES, CARITAS, AYUDAS SOCIALES, HOSPITALES ETC ETC.
      EL HECHO DE QUE SEAN MONJAS NO LAS EXCULPA COMO TAMPOCO HACE DE LO QUE HAN HECHO (SIEMPRE A EXPENSAS DE LA INVESTIGACIÓN) CULPABLES A TODOS LOS CATÓLICOS.
      PARECE QUE HAY GENTE QUE ESTA DESEANDO QUE PASEN ESTAS COSAS PARA DECIR ¿VES COMO TODOS LOS CRISTIANOS SON IGUALES?
      PUES NO, NO LO SON.
      SALUDOS
      ANA

    3. Blanca dijo:

      Saludos Jorge
      Yo no veo tal dicotomía en sacerdotes conocidos, unos de tendencia conservadora y otros por el contrario de la Liberación, hablo en la vida real, porque en Internet se ven grandes diferencias, como si los de la T. de la Liberación pasasen de todo lo que sea Iglesia y su Magisterio.
      Conservadores y no conservadores, dan de vez en cuando un susto como con lo que nos dices de las monjas y llama más la atención que el gran número de los que se dejan la vida tanto unos como otros proclamando y viviendo el Evangelio…Pero eso no se dice porque no vende, no tiene el morbo que tuvo lo de los sacerdotes y ahora el de la monja pintora o Sor Internet.
      Pienso que la Iglesia no actúa como los partidos políticos, que lo que dice el SOE, lo contradice el PP Y a la inversa y recíproca…
      Opción preferencial por los pobres creo que es el camino de Jesús de Nazaret…Y lo demás son campañas como en las elecciones de Política.
      Cuando un teólogo de la Liberación se enfrenta al Papa….¡¡CUIDADIN!! Que si nos nutrimos de sus ideas nos podemos caer.
      Ahora en la “prensa Rosa” de la Iglesia está sor Internet y las TRAPENSES de Zaragoza, que vende y no se pierde ninguna publicación dejarlas buenas noticias, pero de los miles de religiosas que se dejan la vida trabajando calladas y al pié del cañón, son grandes desconocidas
      Que nos ayudemos en esta Cuaresma para vivirla con autenticidad y lleguemos gozosos a celebrar la Pascua.
      Un abrazo.

    4. Betsi dijo:

      Catecismo de la Iglesia Católica

      VI. El amor de los pobres
      2444 “El amor de la Iglesia por los pobres […] pertenece a su constante tradición” (CA 57). Está inspirado en el Evangelio de las bienaventuranzas (cf Lc 6, 20-22), en la pobreza de Jesús (cf Mt 8, 20), y en su atención a los pobres (cf Mc 12, 41-44). El amor a los pobres es también uno de los motivos del deber de trabajar, con el fin de “hacer partícipe al que se halle en necesidad” (Ef 4, 28). No abarca sólo la pobreza material, sino también las numerosas formas de pobreza cultural y religiosa (cf CA 57).

      Teresa de Calcuta
      “La Eucaristía es el alimento espiritual que me sostiene. No podría pasar un solo día de mi vida sin ella. En la eucaristía, veo a Cristo en el pan. En los barrios de chabolas, veo a Cristo en los cuerpos demacrados, en los niños, en los moribundos. Por eso es posible hacer este trabajo. La vida de Aquel que se ha convertido en Pan de Vida es idéntica a la de aquel que muere en la calle y necesita nuestra ayuda. Si no somos capaces de ver a Cristo en el pan de la Eucaristía, tampoco lo descubriremos bajo la humilde apariencia de los cuerpos demacrados de los pobres. En cada eucaristía me encuentro con Jesús, le recibo y le amo, entonces lo descubro de nuevo y le sirvo en los más pobres, pues nuestra eucaristía está incompleta si no nos lleva a servir y a amar a los más pobres”.

    Los comentarios están cerrados.