Mejor que se lo den a los pobres

Es que ya no somos ni originales. Un templo nuevo, la Jornada Mundial de la Juventud, un viaje del papa, y ya se sabe lo primero que vamos a escuchar: en vez de gastarlo en estas cosas que se lo den a los pobres.

En el evangelio Jesús es agasajado en muchas ocasiones. Estoy seguro de que en casa de Lázaro, Marta y María, comería bien, no en vano eran una familia muy acomodada. Tampoco creo que pasara hambre cenando con Zaqueo, el mismo que ofreció cien libras de mirra y áloe para ungir el cadáver de Jesús. María, es el evangelio de hoy, quiere ofrecer su cariño al maestro: una libra de perfume de nardo auténtico que alcanzaba el valor de trescientos denarios (el denario se consideraba que correspondía al jornal de un hombre).

Curioso que Jesús no se escandalizara. Muy bien podía haber dicho que si estaban todos locos y que mejor lo vendieran y se lo dieran a los pobres. A todos les pareció un gesto impresionante de entrega y amor que derramaran ese tesoro para enjugar los pies del señor. Tampoco se lee en el evangelio que alguien pusiera pegas el empleo de cien libras de mirra y áloe para amortajar su cuerpo. Sí. Cien libras. 30.000 denarios. Una enorme fortuna.

Sólo una persona se escandaliza: Judas. Curioso. La única persona que en el evangelio se muestra escandalizada de que se gante en perfumes para el Señor lo que podría darse a los pobres, es precisamente Judas. Interesante. Ni Pedro, ni Andrés, Santiago o Tomas, Juan, Bartolomé o Mateo. Ni Lázaro ni sus hermanas. Ni el mismísimo Señor, que podía haber aprovechado el momento para decir que todo para los pobres. No. Se deja amar, se deja querer, deja que sobre él se derrame el nardo porque sabe que en esa entrega hay mucho amor.

Somos mezquinos. Nos escandaliza que alguien, por puro amor a Cristo, quiera donar algo al Señor o a su Iglesia. Nos rasgamos las vestiduras porque en Madrid, en agosto, queramos recibir a Benedicto XVI, que viene en nombre del Señor, lo mejor que podamos. Nos parece inaceptable que se gaste en el culto al Señor o a María lo que podría darse a los pobres. Estamos repitiendo exactamente los mismos sentimientos de Judas.

Judas se escandalizaba. Pero según dice el evangelio NO PORQUE LE IMPORTARAN LOS POBRES, sino porque era un ladrón y llevaba la bolsa de las limosnas. Y hoy, cuando nos escandalizamos como Judas, ¿no podría suceder algo parecido? El escándalo tal vez no sea porque importen los pobres, sino porque es una oportunidad de sacudir un golpe a la Iglesia.

Lo que se ha gastado en hacer esa iglesia, en preparar la JMJ, en comprar flores para la Virgen ¿no hubiera sido mejor dárselo a los pobres? Cuidado… estás razonando como Judas. Recuerda cómo acabó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Construir un nuevo templo, Formación, Solidaridad, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Mejor que se lo den a los pobres

  1. Ana dijo:

    Pues sí ,tienes toda la razón, pero es que como dice el refrán “somos mas papistas que el papa”, y nunca mejor dicho.
    Feliz semana santa.
    Ana

  2. celia dijo:

    Vivimos en una sociedad cristiana, no se puede cambiar la historia. Muy bien la visita del papa y La Jornada Mundial de la juventud, al que no le guste que no asista, como es mi caso. Todo cuesta dinero, la cuestión es ¿de dónde ese dinero?

    un saludo

  3. Blanca dijo:

    Saludos Jorge: Así, es :” Judas se escandalizaba. Pero según dice el evangelio NO PORQUE LE IMPORTARAN LOS POBRES, sino porque era un ladrón y llevaba la bolsa de las limosnas. Y hoy, cuando nos escandalizamos como Judas, ¿no podría suceder algo parecido? El escándalo tal vez no sea porque importen los pobres, sino porque es una oportunidad de sacudir un golpe a la Iglesia”.

    Un abrazo

  4. Maria Luisa dijo:

    Para ser verdadera virtud, la caridad ha de estar ordenada. Y el primer lugar lo ocupa Dios: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es como éste: amarás a tu prójimo como a ti mismo .
    De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas. Por eso, se equivocan los que -con la excusa de aliviar las necesidades materiales de los hombres- se desentienden de las necesidades de la Iglesia y de los ministros sagrados.
    A los que critican, murmuran y entorpecen la organización de la Jornada mundial de la Juventud les pregunto: ¿Con ese dinero en sus manos, terminarían con la pobreza ? Sabemos que la eliminación de la pobreza necesita de proyectos solidarios, serios, viables …que tiendan a buscar soluciones que perduren en el tiempo. Y vuelvo a preguntasrles:¿Con el dinero de la Jornada, liberarán ustedes al pobre, dándole la oportunidad de ser colaboradores de Dios con su trabajo? ¿No saben ustedes, qe ellos “los pobres de verdad” no quieren pan y circo, sino “pan y trabajo”? Entonces ¡A las obras! para demostrar el amor por el necesitado y no una caricatura grotesca y totalmente desdibujada de la realidad, cuando le quieren quitar la Gloria a Dios.Los pobres necesitan de ustedes todos los días .La caridad cristiana no se limita a solo a lo material se dirige, antes que nada, a respetar y comprender a cada individuo en su dignidad de hombre y de hijo del Creador».Pués no esperen más ¡Manos a la obra , Dios es el mejor Padre providente!!!!
    Para tí Jorge :Un fuerte abrazo por saber discernir cuando hay que hablar!
    María Luisa

  5. oceanida dijo:

    Ojala pudieramos contribuir con mas.

    Un abrazo.

  6. celia dijo:

    Sigo afirmando que parte del dinero que va hacia dicho evento es público. Dinero de gente creyente y no creyente. Vivimos en un país libre “o eso parece”. En ningún momento pienso “que se lo den a los pobres” simplemente defiendo que es dinero de todos y no debía ser así.

    Saludos y buena Semana Santa

    • Jorge dijo:

      No comprendo la razón.
      Con dinero público pagamos la policía mañana en la final de la copa. Con dinero público se subvencionan los sindicatos. Con dinero público se subvenciona el cine español. Con dinero público se recibe a Gadafi. Con dinero público se pagan los destrozos de los anti-sistema. Con dinero público se limpian las calles tras una manifestación. ¿Qué pasa? ¿Que aquí todo el mundo puede tener acceso al dinero público menos los católicos? ¿Por qué? ¿Estamos exentos de impuestos acaso?

  7. celia dijo:

    No defiendo tampoco que con dinero público se pagen ciertas cosas. Comentar esas “cosas” me parecería en cierto modo farragoso y no me gusta irme de los temas. Simplemente me he ceñido a lo que aquí comentas, la Jornada de la Juventud. Por otro lado parece que cuando opinas algo contrario a los demás, tu intención es ir contra la iglesia. No me gustaría que lo considerarais así, ciertas cosas no me gustan y únicamente expreso mi opinión.

    saludos de “una”, aunque os parezca que no, cristiana.

  8. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Mezquina e hipócrita la actitud de Judas. Tenía buen olfato para los negocios, pero no sabía nada del amor. Bajo el pretexto de la ayuda a los pobres oculta el egoísmo y la falsedad del hombre cerrado en sí mismo, encadenado por la avidez de la posesión, que no se deja envolver por el buen perfume del amor divino.

    “El amor no calcula, no mide, no repara en gastos, no pone barreras, sino que sabe donar con alegría, busca sólo el bien del otro, vence la mezquindad, la cicatería, los resentimientos, la cerrazón que el hombre lleva a veces en su corazón”

    Cuando el Papa Juan Pablo II hizo su primer viaje a Brasil, visitó a una familia en una “favela”. Conmovido, les dejó su anillo de Papa, pero no lo vendieron. Lo conservan en la capilla del barrio como una muestra del amor del Papa por los pobres.

    Las favelas son edificaciones muy rudimentarias construidas alrededor de las grandes ciudades de Brasil. Generalmente, en los barrios formados por favelas no hay ni agua corriente ni luz, y los habitantes viven en condiciones de pobreza y rodeados de delincuencia.

    Unámonos a María para ungir con perfume precioso los pies del Señor !!
    Betsi.

  9. La estupidez está en que, viviendo los cristianos morigeradamente, podríamos con el hambre, y las enfermedades.

    Si alguien se entrega a la adoración y obediencia al Señor (y digo señor) pues todo está solucionado, y los demás que hagan lo que quieran.

    La hipocresía no es solo atribuible a la Iglesia, o a la política, sino reconozcamos que está en nosotros.

    No gusta mucho la mundanalidad y al que no la practica se le acosa y derriba dentro de los mismos hermanos.

    Es muy complicado y cada uno tiene sus experiencias.

    Gracias
    Rafael Marañón

  10. eltirador62 dijo:

    totalmente de acuerdo; pero los tiempos que vivimos no son tan buenos ……y tampoco Jesús dijo……”hagamos mas pobres”

Los comentarios están cerrados.