Qué suerte ser cura

Cinco de la tarde. En un par de horas estaremos comenzando la celebración de la cena del Señor. Sentado en el despacho, cuando ya he repasado todos los papeles, me apetecía dejaros un saludo de jueves santo.

Para mí posiblemente el día más emotivo del año en el que, un año más, voy a tener el privilegio de lavar los pies de los demás. Un gesto que me recuerda que soy sacerdote para servir, para ponerme a los pies de los hermanos, para gastar mi vida por la causa de Jesús, el Cristo, que se entrega cada día por nosotros.

Un sacerdote muy imperfecto. Lo sé. Ser sacerdote no borra del corazón del hombre las pasiones, el pecado, el egoísmo, la bajeza, la frivolidad. Soy apenas un hombre. Como sacerdote llamado a ser uno con Cristo, a ser totalmente de Cristo, santo, perfecto, sin más vida que vivir en Cristo, que hacer que Cristo sea todo en todos.

En esta tarde de jueves santo me siento muy débil. Indigno de lavar los pies a mis hermanos. Indigno de celebrar la Eucaristía. Indigno del sacerdocio que se me regaló generosamente para llevar a los hombres a Cristo. Por eso celebro la tarde desde el agradecimiento a Dios que me llamó y me conserva en su servicio.

Estos días, ayer lo decía, son días de mucho confesionario. También me he acercado estos días al confesionario como penitente, porque sé que sólo puedo vivir de la misericordia y el perdón de Dios que se nos regala en el sacramento del perdón. Qué gozo escuchar ese “yo te absuelvo de tus pecados… vete en paz”. Si algo soy, es por pura gracia de Dios.

Sacerdote de Cristo. Hoy recuerdo unas palabras que el día de mi ordenación adornaban el portalillo de la iglesia de mi pueblo:

“En tu corazón la alegría del Espíritu, en tus manos la fuerza del Ungido. Para hacer presente en nuestro mundo la gracia de Dios”.

Qué suerte poder celebrar la Eucaristía. Qué suerte poder absolver los pecados. Qué alegría bautizar. Qué gozo atender a un enfermo. Qué don construir la comunidad. Qué maravilla acoger al pobre. Qué grande es ser cura. Qué suerte, Dios mío.

Hoy, en esta tarde de jueves santo, desde mi debilidad, desde mi ser de hombre pecador, quiero ser sacerdote para siempre. Sacerdote como tú quieras, no como quiera yo. Sacerdote como la Iglesia me pida, no como yo lo crea. Señor, perdona mis pecados, anima mi debilidad y sostenme con tu gracia. Y yo cantaré al Señor cada día por el bien que me ha hecho.

Mil vidas que tuviera… mil vidas para ser cura. Qué suerte tuve Señor, qué suerte ser cura…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Solidaridad, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Qué suerte ser cura

  1. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Con el gesto de lavar los pies, Jesús subraya que el servicio, central en todos sus seguidores, es particularmente importante en los sacerdotes, quienes son ordenados para presidir la Eucaristía y estar al servicio de la comunidad de fe.

    ¡ Qué vocación tan grande ser llamados al servicio en la vida sacerdotal y qué riesgo tan alto perder este ideal y suplirlo por la ambición del poder y la separación de la comunidad para la que fue ordenado !

    Los sacerdotes son tan humanos como cualquier persona y necesitan ser fortalecidos continuamente con la oración, la amistad y el consejo, para mantener su fidelidad a Dios.

    Les invito a orar con frecuencia por ellos con esta letanía:
    Señor, te pedimos por todos los sacerdotes en unión con sus obispos:
    Para que sean signo de unidad e instrumento eficaz de tu amor.
    Para que fomenten la participación de la comunicfad y trabajen en pastoral de conjunto.
    Para que sean solidarios con los fieles, especialmente con los pobres y necesitados.
    Para que su oración sea rica y crezcan en santidad.
    Para que sean buenos evangelizadores, guías pastorales y animadores espirituales.
    Para que celebren los sacramentos haciéndote presente con autenticidad y reverencia.
    Para que den testimonio de su sacerdocio, aun en situaciones adversas.
    Para que tengan amistades que les ayuden en su jornada de fe.
    Para que el Espíritu Santo renueve su misión y María los acompañe en ella.

    Jorge, el Señor te bendiga y te guarde… te muestre su rostro y te dé la paz !!
    Betsi.

  2. elisa lafuente dijo:

    HERMOSÍSIMO! QUÉ BIEN LO EXPRESA.
    Sí sacerdote hasta la eternidad, maravilla que eligió y elige Jesús para cuidarnos a las ovejitas….Sí humano, (si Dios lo hubiese querido Dios, perfecto, lo hubiese hechoDios). No, lo ama, lo elige, lo cuida, lo reprende para hacerlo cada momento más puro y semejante a El. La GRACIA es personal para Ud. para que la utilice para nos, las ovejas, y nos debemos agradecerle todo, todo, y mucho más porque sabemos de los sacrificios que es capaz por nos. LO AMAMOS CON EL AMOR DE DIOS. EL ÚNICO ETERNO.
    PAZ Y BIEN.
    UD. ES SANTO Y PERFECTO. POR ALGO LO ELIGIÓ JESÚS!
    FELIZ DIA, DISFRUTE ES UN PRIVILEGIADO.

  3. Myrian dijo:

    Es muy emotivo leer lo que has escrito, porque se ve que lo has escrito con gritos de júbilo desde el fondo de tu corazón.
    Cristo-Jesús, que has dado a Jorge la alegría de servirte, derrama Tu bendición sobre el y su familia. Protégelo con tu Santa Mirada para que su corazón y su amor puesto al servicio de su comunidad y de todos siga creciendo y haciendose más fuerte para hacer más bien. Amén.
    Jorge, que nunca te falte esa alegría de ser cura a la que me uno y también a tu hermosa y emocionante Acción de Gracias. Un abrazo.

  4. Myrian dijo:

    Solo añadir que me marcho a la Hora Santa, os recordaré a todos en la oración. Un abrazo.

  5. Blanca dijo:

    Has tenido una gran suerte y se te ve feliz en tu sacerdocio. Que siempre sigas siendo feliz aunque surjan dificultades que no te falte la ilusión primera de la que gozas en estos momentos.
    Un abrazo.

  6. alejandrina.(desde argentina) dijo:

    padre Jorge, que el Señor lo bendiga y lo fortalezca siempre y en cada momento de su vida. y que siempre conduzca sabiamente a los fieles hacia El.
    Santa Maria, intercede por Tus sacerdotes.
    San Jose, protegelos.
    San Miguel Arcangel, defiendelos.
    Santo Cura de Ars, ruega por ellos.
    ¡gracias por ser sacerdote¡
    Nosotros tratemos de rezar todos los dias por ellos, es muy importante ofrecer siempre oraciones por nuestros sacerdotes, para que sean santos
    un fuerte abrazo padre Juan

  7. Ana dijo:

    Y si lo disfrutas así, con mayor alegría todavía.
    Siempre me he preguntado porque Dios, elige a unos para servirle desde la vocación y a otros no.
    Saludos
    Ana

  8. María Isabel dijo:

    Felicitaciones !que suerte ser cura¡…. no es facil ser cura pasan por pruebas muy dificiles pero eres uno de los elegidos Gracias a Dios te ha dotado gran cantidad de dones y mucha capacidad de servicio a tus hermanos DIOS TE BENDIGA HOY Y SIEMPRE

  9. Caritas en un da tan sealado como hoy nos recuerda que Dios es amor que un cristiano que no ama no est a la altura de Jesucristo. Nada de esto ha de ser impuesto sino como fruto del encuentro amoroso con Jesucristo.

Los comentarios están cerrados.