Una hora con el Señor

Van a dar las dos de la tarde. El Santísimo, como cada lunes y cada jueves, lleva expuesto desde las ocho de la mañana. Afortunadamente, no faltan fieles que acompañan al Señor y que hacen posible el milagro del templo abierto de forma permanente.

Esta es la peor hora. Hora de comer, la calle vacía. Incluso hablamos de cerrar la iglesia un par de horas a medio día.

No. No vamos a hacerlo. Es mi turno. No estoy apuntado a ninguna hora concreta. Pero este es mi momento. Todo un privilegio.

En Madrid va haciendo calor. El sol hoy empieza a caer a plomo. Nadie por la calle. El Santísimo en la custodia. Y yo con Él. Solos los dos.

Durante esta hora me da tiempo a muchas cosas: rezar tranquilamente el oficio de lecturas del breviario y la hora intermedia. Leer, meditar, orar. Estar. Como decía aquél anciano: mirar y dejar que Él me mire. Solos. La mejor hora del día. Le miro. Me mira.

¿Comer? ¿Quién tiene prisa para comer?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Una hora con el Señor

  1. Ana Azul dijo:

    Seguro que esos momentos en su compañia te llenan de paz y felicidad. Que disfrutes esa hora para tí sólo y para el Señor.
    Saludos
    Ana

  2. elisa lafuente dijo:

    maravilloso Padre! Así Así gozo total en el Señor.
    Gracias por transmitirnos tanta PASION, lo imagino y sólo contemplandolo ya siento ese agradable vientito del Espíritu Santo…
    ya empecé muy bien el día y es Gracias a El y a Ud.!
    PAZ Y BIEN!

  3. Betsi dijo:

    Santa Adoración

    Hora feliz de dicha y de ventura
    en que a tus pies me postro mi Señor.
    En la que mi alma escucha con ternura,
    llena de gratitud y de dulzura,
    el íntimo lenguaje de tu amor.

    Ahí estás… en esa hostia inmaculada.
    En este instante sólo para mí.
    Y yo, de las criaturas alejada,
    aquí, al pie del altar arrodillada,
    también estoy tan sólo para Ti.

    El uno para el otro, ¡qué ventura!…
    Los dos a solas, ¡cuánta dignación!

    A los que cuidan tu redil amado,
    ilumina con luz indeficiente;
    que el rebaño eucarístico confiado
    a su solicitud y su cuidado,
    conduzcan hacia ti seguramente.

    Me voy, mi solo bien…,
    te dejo en prenda mi pobre corazón…
    ADIOS, SEÑOR.

  4. embruxo dijo:

    todo un lujo, pero a veces no sabemos disfrutarlo, vaya al menos yo.
    ¿que tal todo Jorge?
    por aqui trabajando como locos y sin tiempo para nada
    besos

  5. Maria Luisa dijo:

    Según San Juan de la Cruz, cuando el alma entra en contemplación, gusta estar a solas , con atención amorosa y sosegada en Dios, deja libre el alma sin preocuparse de pensar o meditar, está en paz interior quietud y descanso; hace vacío interior, suspende la actividad de los sentidos, apaga recuerdos y preocupaciones, sólo advierte la presencia pura, amante, envolvente y compenetrante de Dios.
    Mirar y sentirse mirado
    Amar y sentirse amado
    Ser como una playa.Él como el mar
    Ser como el campo.Él como el sol.
    Dejarse iluminar, inundar , AMAR Y DEJARSE AMAR.
    Jorge, recuerda el pasaje de la zarza ardiente y en espíritu quítate el calzado, porque lo que pisas es lugar sagrado.Eres un elegido que acude al llamado de Dios.¡Que Él te bendiga por siempre! Un fuerte abrazo:María Luisa.-

  6. Blanca dijo:

    Eres un afortunado. Feliz en tu vocación sacerdotal, en tu Parroquia y con fuerza que sacas de la oración. Lo que has hecho de tener Exposición del Santísimo 2 dias a la semana es estupendo, porque a esas horas que la gente suele estar comiendo o descansando, tu puedes con toda paz hacer tu oración y de ahí es de donde sacas toda la fuerza para vivir tu vida a tope, sin retroceder y pudiendo llevar a cabo todas las empresas que te propones en la Parroquia…..Estar a solas con el Solo es un lujo de almas privilegiadas. Pídele al Señor por mí.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  7. maribelad87 dijo:

    Ahora sé por qué obtienes tantos frutos en tu Parroquia.
    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.