La olla de San Isidro (y una cosita final)

Cuenta la leyenda que uno de los milagros obrados por San Isidro consistía en que la olla de casa jamás quedaba vacía por más pobres que acudieran a comer. Pues algo de eso estamos experimentando ahora en la parroquia. Cada vez nos mandan más familias para atender. Lo dije en su momento: las que sean menester. Ya nos apañaremos. Pues ya vamos por quince, que a una media de cuatro personas por familia, significa que estamos facilitando alimentos a sesenta personas.

Esto parece la olla de San Isidro. De repente me llegan los voluntarios y me dicen que andamos escasos. Sin problemas. Un toque de atención en las misas, un correo a los feligreses y antes de darme cuenta comienzan a llegar paquetes por todas partes. Hace unos días me vino la camioneta de reparto de un supermercado cercano: alguien les dijo que nos trajeran qué sé yo cuántas cosas.

Desde febrero estamos con este proyecto. Y los alimentos se multiplican.

También pedimos cosas para el rastrillo que tendrá lugar en dos semanas. No hace demasiado que me decían las señoras voluntarias: apenas tenemos nada. Lo mismo, toquecito a la gente. Pues llevamos un mes de recibir cosas, tantas, que me dicen: “por favor, que ya no traigan más”. Bendito sea Dios.

Acabo con un correo recibido el sábado por la noche de la mamá de un niño de primera comunión:

“Muchas gracias por todo, Jorge!
Salió todo fenomenal.
Saludos.
M. (mamá de C. A. Lo tenías sentado a tu izquierda)
Ah! Y decirte, que hoy Carlos me ha dicho:
“Iremos a Misa y tomaré el Cuerpo de Cristo”
Así que misión cumplida y que me lo diga cada domingo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La olla de San Isidro (y una cosita final)

  1. Ana Azul dijo:

    Enhorabuena por todo Jorge, cuando se consiguen cosas así es porque estás haciendo una gran labor.
    Besos azules
    Ana

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Me da mucha alegría que nos puedas contar lo bien que te van las cosas.
    Doy contigo gracias a Dios.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Betsi dijo:

    Felicitaciones Jorge !!

    La comunidad que hace vida en la parroquia Beata María Ana Mogas se ha transformado en un hogar. Esta transformación constituye el ideal más alto y el fruto maduro del amor fraterno. Poco a poco van tejiendo un ambiente de acogida mutua en una atmósfera espiritual, impregnada de gozo, intimidad, confianza y seguridad que envuelve y penetra las personas y su relacionamiento.

    ¡ Admirable fraternidad !
    Dios los bendiga a todos !!
    Betsi.

    P.D.: A Carlos: “Que nunca le falte el hambre de Dios y que cada Eucaristía le de fuerzas para seguir a Jesús”.

Los comentarios están cerrados.