Cartas de los niños a Jesús

Cosas que uno recibe en el correo y que apetecen compartir. Feliz sábado.

En un colegio del Sur de Italia un maestro de primaria tenía por costumbre mandar a los alumnos que escribieran cartas a Jesús. De la colección de cartas recogidas en varios años, esto es un extracto de algunas joyas de estos pequeños grandes filósofos:
Querido Jesús: En la catequesis nos han dicho que todo lo haces. ¿Y cuando estás de vacaciones quién te sustituye? ? Marina
Querido Niño Jesús: ¿Tú cómo sabías que eras Dios? ? Carlos
Querido Jesús: ¿En verdad eres invisible o es sólo un truco? ? Juan
Querido Jesús: ¿La jirafa la querías hacer así o fue un accidente? ? Patricia
Querido Niño Jesús: Cuando tu padre hizo el universo ¿no era mejor que en vez del domingo hubiera descansado los días de colegio? ? Enrique
Querido Niño Jesús: ¿El padre Mario es amigo tuyo o sólo es un compañero de trabajo? ? Antonio
Querido Niño Jesús: Me gusta mucho el padrenuestro ¿se te ocurrió enseguida o lo tuviste que hacer varias veces? Yo siempre que escribo algo lo tengo que repetir. ? Andrea
Querido Niño Jesús: Me gustaría saber cómo se llamaban tu buey y tu mula. ? Valentina
Querido Niño Jesús: Los pecados los marcas en rojo como la maestra? ? Clara
Querido Niño Jesús: ¿Tu las cosas las sabes antes de que se inventen? ? Daniela
Querido Jesús: Cuando has hecho el primer hombre ¿funcionaba bien como nosotros ahora? ? Tomás
Querido Niño Jesús: Si no llegas a extinguir a los dinosaurios no habríamos tenido sitio nosotros. Lo has hecho muy bien. ? Mauricio
Querido Niño Jesús: Gracias por el hermanito, pero yo lo que había pedido era un perro. ? Gianluca
Querido Niño Jesús: ¿Cómo es que no has inventado ningún animal en los últimos tiempos? Tenemos los de siempre. ? Laura
Querido Niño Jesús: Por favor pon un poco de vacaciones entre Navidad y Semana Santa. Es que ahora en medio no hay nada ? Marco
Querido Niño Jesús: Por favor mándame un cachorrito. Nunca te he pedido nada; lo puedes comprobar. – Bruno
Querido Niño Jesús: ¿Me gustaría que hicieras gente que no se rompa tanto. A mí ya me han puesto tres puntos y una inyección. ? Sandra
Querido Niño Jesús: A lo mejor Caín y Abel no se mataban si hubieran tenido una habitación cada uno. Con mi hermano funciona. ? Lorenzo
Querido Jesús: Si de verdad volvemos a vivir, por favor no me hagas como Annalisa Bellacci, que es una antipática. ? Diana
Querido Jesús: Hace mucho que espero la primavera pero todavía no ha llegado. ¡No te la olvides! ? Silvia
Querido Jesús: No te preocupes por mí. Yo miro siempre a los dos lados antes de cruzar. ? Marco
Querido Niño Jesús: Seguro para ti es dificilísimo querer a todos en todo el mundo. En mi casa sólo somos cuatro y yo no lo consigo. ? Violeta
Querido Niño Jesús: A veces pienso en ti aunque no esté rezando. ? Ricardo
Querido Niño Jesús: Si me miras el domingo en la Iglesia, te enseño mis zapatos nuevos. Miguel
Querido Jesús: De todos los que trabajan contigo yo prefiero a S. Pedro y S. Juan. ? Rino
Querido Niño Jesús: Me llamo Andrés y mi físico es bajo, delgado pero no soy debilucho. Mi hermano dice que tengo una cara horrible, pero me alegro, porque así no tendré una mujer que me esté molestando siempre y contándome chismes. – Andrés Marsano Conroy
Querido Niño Jesús: Ya no me he vuelto a sentir sola desde que he descubierto que existes. ? Nora
Querido Jesús: Hemos estudiado que Tomás Edison descubrió la luz, pero en la catequesis dicen que fuiste tu. Creo que te robó la idea. ? Daría
Querido Niño Jesús: No creo que pueda haber un Dios mejor que tu. Bueno, quería que lo supieras, pero no creas que te lo digo sólo porque eres Dios ¿eh? Valerio
Querido Niño Jesús: ¡Qué listo eres! Todas las noches consigues poner las estrellas en el mismo sitio. ? Caterina
Querido Niño Jesús: Yo creía que el naranja no pegaba con el morado. Pero luego he visto el atardecer que hiciste el martes ¡Es genial! ? Eugenio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Humor, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Cartas de los niños a Jesús

  1. BlancaBlanca dijo:

    Qué bueno es poder reírse de vez en cuando….
    ” Querido Niño Jesús: Los pecados los marcas en rojo como la maestra? ? Clara”
    Feliz Pentecostés.
    Un abrazo
    Blanca
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. pepa dijo:

    Los niños son geniales. Pura inocencia. Luego, según van creciendo “los carga el diablo”, y a tomar vientos. Lo digo con conocimiento de causa.

  3. Myrian dijo:

    Benditos los niños, almas inocentes y puras y a veces ¡ Tienen cada ocurrencia! que no queda más remedio que reir con ganas. Vale la pena leerlo, me ha encantado. Un abrazo.

  4. Walter dijo:

    Aquí vale eso de “los chicos dicen siempre la verdad”. O nos la muestran.
    Feliz Pentecostés.
    Walter.

  5. Ana Azul dijo:

    Yo ya había leído estas cartas en un e-mail que me mandaron. Me parecen de una ternuera maravillosa.
    Saludos
    Ana

  6. Betsi dijo:

    Carta a los Niños – beato Juan Pablo II

    «Si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los cielos» (Mateo 18:3)

    “Jesús pone al niño como modelo incluso para los adultos. En el niño hay algo que nunca puede faltar a quien quiere entrar en el Reino de los cielos. Al cielo van los que son sencillos como los niños, los que como ellos están llenos de entrega confiada y son ricos de bondad y puros. Sólo éstos pueden encontrar en Dios un Padre y llegar a ser, a su vez, gracias a Jesús, hijos de Dios”.

    ¿Cómo podemos hacernos niños ante Dios?
    Betsi.

    • Betsi dijo:

      Querido Niño Jesús:
      Yo creía que el naranja no pegaba con el morado.
      Pero luego he visto el atardecer que hiciste el martes. Es genial!
      Eugenio

  7. Antonio dijo:

    Lo he reenviado una y otra vez, es de una ingenuidad y ternura de la que Jesús dice que tenemos que hacernos así para entrar en el reino de los cielos. Estos días estoy leyendo un libro donde la vidente Lucía de Fátima cuenta la vida de su prima Jacinta, y de verdad, aunque no en un tono jocoso, va narrando la santidad de esa niña, es de una ternura y una luminosidad enorme, la santidad de una niña, me emociona, ojalá la pueda imitar aunque sea un poquito.
    De paso, padre Jorge, te agradezco tus reflexiones, son muy buenas.

Los comentarios están cerrados.