Imposibilidad moral

Ese es el problema. No es que se haya perdido la fe, sino que la vida que se lleva es insostenible e incompatible con ser cristiano y buen hijo de la Iglesia.
No se puede ser cristiano y:
Vivir de la mentira y la calumnia
Cambiar cada día de pareja
Engañar en cosas de dinero
Ser tolerante con el aborto
Estar centrado en el yo
Rechazar toda autoridad moral
Vivir en el todo vale…
Y claro , cuando la propia vida es así no queda más remedio que justificaras diciendo que la Iglesia es mala.
No es que la Iglesia esté tan errada. Es que queremos que nos justifique todo. Y evidentemente no puede ser.
Pero la culpa es de uno mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Imposibilidad moral

  1. Myrian dijo:

    Estoy completamente de acuerdo. La vida que se lleva o que llevamos no tiene nada que ver con lo que antes se decía cristiano, es tanta la tolerancia que es tremendo. Lo que antes se llamaba pecado ahora ya no es tal por lo que se ve, antes solo el hecho de vivir en pareja sin estar casados era algo muy mal visto y no digamos el aborto que es quitar la vida a un ser indefenso, un crímen y así el resto, ahora no se que pasa que todo lo vemos bien, todo nos vale, será que lo vivimos en nuestras propias familias y por eso nos parece moralmente bueno. Pero no es así, yo también lo vivo en mi familia pero eso no justifica nada en absoluto, lo que está mal o es inmoral sigue siendo malo, tanto si nos afecta como si no. Y por supuesto la culpa es nuestra. Saludos.

  2. En soldados y en curas la mejor cualidad es la obediencia

  3. Ana Azul dijo:

    Totalmente de acuerdo Jorge. Saludos azules, azules
    Ana

  4. El ser humano es muy complejo, pero ello no implica que culpemos a los demás de nuestras fallas. NO es lógico y sí inmoral, llamarnos cristianos y vivir haciendo daño, calumniando, criticando, dándonos de perfectos, engañando y mintiendo sin ningún recato y tenemos el descaro de decir que la iglesia o la religión son malas, que no llenan nuestras expectativas, que no cumplen su función y… pare de contar. Vivir nuestra fe es más que darse golpes en el pecho, asistir a misa en cuaresma o en navidad, es comprometerse primero con uno mismo, ser fiel a sus creencias y actuar en concordancia; segundo servir a Dios a través del medio dispuesto por su Él; en mi concepto se sirve a Dios a través del prójimo, ayudando en la medida de nuestras posibilidades pero siempre con el amor de Dios por delante: el docente dando lo mejor de sí como ejemplo de vida para sus alumnos, el estudiante cumpliendo con sus deberes de la mejor manera, el catequista enseñando la palabra de Dios con su ejemplo y así cada uno, pensando en los demás antes de actuar; ser menos egoísta y más caritativo, compartir el pan pero no el que sobra, sino el que comeríamos con gusto, siempre con la mente puesta en Jesús Nuestro Redentor y en el ejemplo que nos dejó.

  5. Maria Luisa dijo:

    Coincido contigo Jorge, pero no dejo de preguntarme ¿Cuál es la etiología, que produjo tanta contradicción entre la fe y la conducta cristiana? ¿Qué filtro aplicamos para decir que somos lo que no somos? Creo que la suma de la culpa personal individual como tú citas, origina la culpa colectiva que en definitiva es la que hace decir a los más frágiles y desprevenidos:”la sociedad y la época en que vivimos ha cambiado, en consecuencia la iglesia también debe cambiar” ¡Terrible error! :Es el hombre el que cambia las épocas y transforma la sociedad y no a la inversa.De espalda a Dios el hombre es como un navío sin brújula ….y así estamos perdidos y sin rumbo.
    Un abrazo:M.Luisa

  6. Mas claro el agua como dice un refrán. Y también hay otro para responder ” Siempre es bueno que haya niños ,para echar las culpas” y ese niño hoy es la Iglesia injustamente. Me alegro de volver a leerte Un abrazo mi querido amigo

  7. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge.
    Totalmente de acuerdo. Nada que objetar
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  8. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Cuando decimos: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. ¿De verdad queremos hacer la voluntad de Dios? La Iglesia a través de nuestro Santo Padre y nuestros Obispos nos regala unas directrices a seguir, plasmadas en unos preciosos y alentadores textos, para ayudarnos a vivir nuestra fe de católicos.

    “Ven, Espíritu Santo, transfórmame, cámbiame, ilumíname, ayúdame, hazme un hombre nuevo y llena mi corazón de tu amor para amar a todos sin distinción. Y dame la gracia de cumplir siempre la voluntad de Dios para amarlo con todo mi corazón”.

    Saludos de mi ángel y saludos a tu ángel.
    Que Jesús te bendiga por María.
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.