Catequesis de obispos: ni un alfiler

Catequesis de obispos esta mañana en la parroquia. En lengua italiana. Con nosotros, hoy, monseñor Simone Giusti, obispo de Livorno, que fue el primero en llegar a la parroquia. Monseñor es además arquitecto, así que aproveché para mostrarle el templo casi recién inaugurado, y que por cierto le encantó.

Rápido comenzaron a llegar los peregrinos. Primero, el grupo de animación, formado por unas sesenta personas. Pero pronto comenzaron a llegar jóvenes y más jóvenes, hasta el punto de empezar a asustarnos. Una marea se dirigía al templo desde lugares diversos. Primero se fue llenando el templo, sin apreturas. Luego ya más estrechos. La capilla de día. El coro. Pasillos, presbiterio. Hall de entrada. Y seguían viniendo. Con sus banderas y estandartes, sus signos, su alegría contagiosa. Jamás habíamos visto la iglesia así. Ni siquiera el día de la dedicación del templo. Se fueron acomodando en el exterior, alrededor del templo. Algunos incluso en la calle. Ofrecimos la parroquia para unos quinientos. Hemos pasado de los mil doscientos.

Vibrante el coro animando a la gente antes de comenzar. Cantos, palmas, movimiento, gozo. Gente en los bancos, en el suelo, apenas ha quedado sitio libre en el presbiterio. Monseñor Gousti, feliz, sabiendo contactar.

No ha querido mesa ni silla. Desde el ambón ha hablado con los jóvenes con mucha normalidad, ofreciéndoles el tesoro de la entrega a Cristo. Se le notaba su facilidad de contagio. Los jóvenes han rezado, han cantado, han sabido guardar silencio para rezar desde lo más hondo. Monseñor les pedía que aprendieran a orar: a leer la escritura, a meditar qué les dice de forma personal, a no tener miedo a cambiar la vida según el Señor les pide. Y los jóvenes han escuchado con atención.

Después se ha celebrado la Eucaristía concelebrada por unos cuarenta sacerdotes. Del número de asistente puedo decir que se han consagrado 1.000 formas y que apenas han sobrado. Una bendición del cielo.

Los voluntarios, a tope. Agua y baños para esta cantidad de gente. Un servicio médico de emergencias para cualquier eventualidad. Servicio de información.

Desde ayer esto es Madrid. Asistí ayer a la misa de inauguración, y a pesar de llegar a la misma con casi dos horas de antelación, estuve concelebrando a más de ciento cincuenta metros del altar, en mitad de la calle de Alcalá.

El ambiente, de ensueño. Alegría desbordante. Ni un altercado. Ni un mal gesto. Los grupos se saludan por las calles. Los hay que al ver a un sacerdote te saludan y aplauden. Y confesar… hasta por las noches estoy confesando peregrinos que se alojan con nosotros. Una fiesta de fe y de esperanza.

Personalmente me siento agotado. Desde el domingo no logro dormir más de cinco horas diarias y no paramos. Pero merece la pena por los jóvenes, por su formación, por Cristo, por la Iglesia.

Por donde vayas por Madrid todo es alegría y ganas de convivir y vivir en Cristo y para Cristo. Qué suerte la de poder vivir estos días así. Os iré contado cuando buenamente pueda. Rezad para que esta explosión de vida sea vida evangélica que transforme vidas para siempre y sean totalmente de Cristo en el sacerdocio, la vida consagrada, la familia cristiana.

Esta entrada fue publicada en Jornada Mundial de la Juventud 2011. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Catequesis de obispos: ni un alfiler

  1. Ljudmila dijo:

    Bellisimo. Solo leer su post contagia alegria. Le estoy robando algunos parrafos para mi blog y poniendo el enlace al suyo.

  2. Myrian dijo:

    Gracias Jorge por compartir, realmente nos contagias alegría y gozo sin límites. El tal Monseñor yo creo que lo he visto en la tele y también me ha encantado su forma de hacer y de ser, efectivamente “tiene gancho” y mucho, es como si se le conociese de toda la vida, se acerca a la gente. Viendo todo ese aluvión de gente¿Cómo se puede decir que las Iglesias están vacías? Que nadie se engañe que eso no es cierto. Un abrazo y mucho ánimo, las JMJ serán una gran victoria!! contra el mal y por descontado que no faltará nuestra oración.

  3. No sabe la alegría que me da saber que todo esta yendo tan bien. Desde Chile acabo de ver el noticiario central y se ve la alegría de tantos jóvenes dando testimonio de su fe.
    Cuente con mis oraciones para que el Espíritu Santo siga animando este encuentro.
    Saludos desde Chile!!!!

  4. ¡Felicitaciones Jorge, Dios te dé las fuerzas y la energía necesarias para llevar a feliz término tan magno evento! Dios los bendiga, los guíe y les dé muchísima fortaleza a todos los voluntarios, religiosos, sacerdotes y pujante juventud.

  5. Blanca dijo:

    Gracias Jorge, gracias porque nos estás contagiando la alegría que llevas dentro estos días….Ya puedes descansar cuando terminen las Jornadas y seguirás contándonos todo, que no hay nada de desperdicio…COPIO….Y Copiaría tantas cosas….:”No ha querido mesa ni silla. Desde el ambón ha hablado con los jóvenes con mucha normalidad, ofreciéndoles el tesoro de la entrega a Cristo. Se le notaba su facilidad de contagio. Los jóvenes han rezado, han cantado, han sabido guardar silencio para rezar desde lo más hondo. Monseñor les pedía que aprendieran a orar: a leer la escritura, a meditar qué les dice de forma personal, a no tener miedo a cambiar la vida según el Señor les pide. Y los jóvenes han escuchado con atención.”
    Que Dios te bendiga….Yo también me sumo a los aplausos de los jóvenes en la distancia.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. pepa dijo:

    SE VA DE UNA EMOCIÓN A OTRA MAYOR. Hasta las lágrimas. Una se queda sin palabras.Ya ni “gracias” tiene significado. Mejor callar;pero, por favor cuando puedas, sigue contando… Un abrazo.

  7. Betsi dijo:

    Impresionante respuesta a la convocatoria.

    Madrid se ha convertido en la capital espiritual de la juventud. En las diversas actividades programadas, el desbordado entusiasmo está presente y la participación excede ampliamente a lo esperado. Para la alegría de todos, se comparte, eficazmente, por todos los medios disponibles, los pormenores de los eventos.

    Es admirable, la gran labor que, en detalle, están desplegando para cubrir satisfactoriamente todas las necesidades previstas e imprevistas.

    “La vida es una canción y qué mejor director que Cristo para guiar la canción de nuestra vida”
    Que Dios les bendiga a todos !!
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.