Gracias por venir

Hacía tiempo que no colocaba aquí la palabra GRACIAS. Y de vez en cuanto me siento en la obligación de hacerlo.

Esta mañana repasaba mi historia en este mundo de la blogosfera. Comencé en el año 2005 y casi por casualidad. Desde entonces mantengo el mismo blog, casi un record. A día de hoy, 1.270 entradas, con un total de 11.920 comentarios. Visitas no sé cuántas, porque con el cambio de Windows live a wordpress se han perdido los totales. Es igual. Si puedo decir que en estos momentos la media diaria de visitas está por encima de las trescientas, no siendo raro llegar a las cuatrocientas e incluso pasarlas. Supongo que depende del tema.

En seis años van cambiando cosas. Uno mismo, que se hace más viejo, qué le vamos a hacer. Comencé el blog siendo un cura recién aterrizado en Madrid, en un barracón prefabricado, con una historia a sus espaldas de cura de pueblo. Un cura que comenzaba una andadura nueva en un barrio de Madrid.

Quizá al principio el blog más, como diría, “etéreo, deslavazado, generalista”, ahora, la experiencia me lo va diciendo, más concreto, porque si no concretamos, nos quedamos en una nada completamente estéril.  Eso sí, con una constante: el amor a la Iglesia, ser de la Iglesia, desde la libertad, pero sabiendo que si algo soy es en la Iglesia, y que fuera de la Iglesia ni soy ni quiero ser nada.

Y si algo quiero transmitir a quienes os dais un paseo por estas páginas es el amor a Cristo en la Iglesia, el amor a la comunidad que nos ha dado y nos está dando todo. Porque estoy convencido de que nada hace más pleno al hombre que la entrega a Cristo en la comunidad de la Iglesia católica.

Tengo lectores fieles casi desde el primer día. ¡Qué mérito! Que Dios os lo pague. Otros vinieron, estuvieron por aquí una temporada y prefirieron desaparecer. Libres nos hizo Dios. Muchos completando entradas y dando opiniones, generalmente a favor de lo que un servidor escribe, normal. Otros, críticos. No faltaron los insultos y las más burdas descalificaciones, solucionadas gracias a Dios al pasar a wordpress.

Y si mantengo esto es para escribir las cosas que a un servidor como sacerdote se le ocurren, le pasan, anécdotas, recomendaciones… Eso sí, aquí morbo nada de nada. Lo he dicho muchas veces. Si buscan en este humilde blog críticas despiadadas a la Iglesia, descalificaciones a su jerarquía, basura eclesial, rumores y malos rollos, ataques a la doctrina de la iglesia, lo siento. Se confundieron.

Aquí cosas simples. El día a día de una parroquia de donde Madrid se acaba por el norte, contada por un cura corrientito, que intenta, eso sí, hablarles de la maravilla de la vida en Cristo como hijos de la Iglesia.

A todos, como siempre, una vez más, GRACIAS POR VENIR.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Informática e Internet. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Gracias por venir

  1. Ana Azul dijo:

    Gracias a tí por hacernos pensar cad día, y hacernos ver que aunque haya gente mala, también hay por ahí almas buenas. Muchos besos y sigue por aquí. Ana

  2. maribelad87 dijo:

    Gracias a ti por estar todos los días aquí y por ese amor que trasmites a Jesús y a su Iglesia.
    Maribel

  3. Rafael dijo:

    Está muy bien así
    Sin desfallecer por críticas o insultos que yo no veo en word
    Adelante
    Gracias a usted.

  4. CARLOS dijo:

    Querido Jorge.

    Desde la distancia te leo casi todos los días.

    Imagino que formaré parte de esas 300 ó 400 visitas diarias que recibe tu blog.

    A mí no siempre me agrada lo que me dice mi familia, ni mis amigos. Ni siquiera me agrada siempre lo que me digo a mí mismo.

    No por eso dejo escuchar a quienes más quiero y a mi propia conciencia. No por eso dejo de discutir, pues la única forma de combatir la soberbia es permaneciendo abierto a lo que el prójimo tiene que decirnos.

    Tú eres un pastor y tienes que hablarnos a las ovejas (ojo, he escrito “ovejas”, no “borregos”). Y no se trata de “agradar”, se trata de buscar la vida y la esperanza en el Evangelio; se trata de hallar la libertad en la fidelidad a Cristo.

    Por favor, sigue alimentando nuestra hoguera interior, para dar calor exterior.

    Gracias a ti por darnos tus palabras.

    TUS AMIGOS DE VITORIA-GASTEIZ.

  5. pepa dijo:

    A mí, ya sabes, se me ocurre poquito. Sólo gracias, de verdad.

  6. Blanca dijo:

    Gracias, a ti. Es obligado venir a saludarte .Siempre llevamos alguna enseñanza que nos viene muy bien. Ha sido un tiempo de compartir y de conocernos en tu Blog y te deseo que puedas seguir por mucho tiempo.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  7. Mª José dijo:

    Que conste que yo sigo entrando al blog casi todos los días, aunque no deje comentario…. Y si Dios quiere seguiré leyéndote desde Africa a partir de mañana los días que no se nos vaya la luz.
    Quería haber pasado algún día por la parroquia antes de irme, pero no me ha sido posible.
    Un abrazo

  8. Myrian dijo:

    De nada Jorge, al contrario gracias a ti por estar ahí clarificando nuestras ideas, hablando siempre de Dios,dando a conocer tu parroquia, tu gente real, tu eterna fidelidad, amor y entrega a la Iglesia, entrar en tu Blog es un aprendizaje continuo que siempre viene bien, igual que entrar en el de Blanca, Mª Luisa, Purísima, Betsi, nuestra Paquita que no se nada de ella pero si la tengo siempre en mi mente con su bondad y eterna sonrisa, seguro que me olvido alguno, que me perdonen…que buena gente sois y cuantas cosas buenas se aprende con vosotros!! Un abrazo a todos y a seguir Jorge, yo entro menos en los espacios y no siempre dejo comentarios por el poco tiempo, pero siempre que enciendo el ordenata no puedo evitar entrar en vuestros espacios, me habéis enganchado y muy feliz de estar un rato con vosotros, sois un verdadero lujo.

  9. Betsi dijo:

    ¡Dichoso el que honra al Señor!

    Jorge, con gran generosidad y sencillez, nos transmites una “sana enseñanza” que no distorsione la fe y el amor que se encuentran en Jesús. El deseo constante de Jesús era hacer la voluntad de Dios. Por tal razón, no escatimas esfuerzo alguno para entender y cumplir la voluntad de Dios.

    San Francisco de Asís, sentía una especial reverencia y respeto por los sacerdotes:
    “Siempre que quieran celebrar la misa ofrezcan purificados, con pureza y reverencia, el verdadero sacrificio del santísimo Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo”
    “¡Tiemble el hombre todo entero, estremézcase el mundo todo y exulte el cielo cuando Cristo, el Hijo de Dios vivo, se encuentra sobre el altar en manos del sacerdote!”

    “Gracias, Señor, por haber dado a Jorge, el valor de seguirte hasta el sacrificio. Bendícelo, Señor, para que todos los días nos traiga el pan del cielo de la comunión y podamos encontrar en él a un padre comprensivo y amable, que nos aconseje y nos guíe por el camino del bien.”

    “El Señor te bendiga y te guarde… te muestre su rostro y te dé la paz”.
    Gracias por todo !!
    Betsi.

  10. Maria Luisa dijo:

    Gracias a tí, Jorge.Sabes transmitir con alta pedagogía las grandes verdades que nutren y acrecientan nuestra fe, nos muestras con tu apostolado la misión de los cristianos, nos alientas,nos informas sobre temas puntuales y esencialmente has logrado nuclear a este hermoso racimo de hermanos que te visitan y se comunican entre sí..Un fuerte y sentido abrazo:María Luisa

Los comentarios están cerrados.