Estoy impresionado

Desde la parroquia tengo por costumbre enviar un mail a mis feligreses cada semana. Debemos andar ahora mismo acercándonos a los quinientos destinatarios. Es un mail para informar de la vida de la parroquia, estar en contacto, y también presentar las necesidades más urgentes.

Entre otras cosas, esto decía el correo enviado el martes a las 11 de la mañana:

Tengo la sensación, disculpen, de ser casi monotemático con CARITAS. Pero es que la crisis no perdona, y al final siempre afecta por el lado más débil. Aumenta el número de familias que van llegando. Pasamos de veinte, que a una media de cuatro personas por familia, hace que nos estemos aproximando al número de cien personas a las que se ayuda con alimentos desde la parroquia. Es milagroso que hasta ahora nos estemos defendiendo con la generosidad de toda la parroquia. Buen termómetro de nuestra fe en Cristo.

Ayer lunes, día de acogida de familias. Ocho voluntarios que no pararon. Y el resumen final de la jornada: TENEMOS LOS ARMARIOS PRÁCTICAMENTE A CERO. Jorge… ¿puedes mandar un correo a la gente? Pues ahí lo tienen. Creo que no hace falta decir nada más. Los armarios prácticamente a cero y el lunes vendrán once familias (ya que les atendemos quincenalmente). Los alimentos los pueden traer en cualquier momento: horarios de misa, de despacho…

Y esto es una foto de cómo están los armarios 36 horas después:

La foto es de dos armarios. Pero tenemos siete. ¡Y están prácticamente llenos los siete! La gente de la parroquia es así. Fue leer el correo y empezar a llegar paquetes. Han pasado apenas 48 horas. De aquí al domingo, llegarán muchas más cosas. Todas necesarias porque estamos alimentando a muchas familias y todo lo que llega es poco.

Hace días les presentaba la necesidad de conseguir más voluntarios para el SOIE (que ayuda a parados en su búsqueda de empleo, con más de doscientas personas atendidas cada año) y para atender a las familias que necesitan alimentos. Pues bendito sea Dios. Cuatro nuevos para el SOIE y otros dos para alimentos.

Dije que andábamos escasos de catequistas, porque tres lo dejaban este año. Tres catequistas nuevos para jóvenes y cuatro para niños. Gente formada, con experiencia de fe y ganas de trabajar.

Hasta cuando sugiero hacer una colección de imágenes de la Virgen responden. Tenemos ya 25.

Ahora andamos organizando turnos para mantener la adoración al Santísimo los lunes y jueves de 8 a 22 h. Saldrá adelante con la ayuda de Dios.

La generosidad de los feligreses me emociona y me asusta. ¡Cuánto amor, cuánta entrega, cuántas ganas de servir al Señor y a los hermanos!

Yo, desde aquí, sólo puedo decir GRACIAS a Dios que tan generoso es con nosotros a través de la donación de las personas. Y GRACIAS  todos los que estáis colocando ese granito de arena imprescindible para construir el Reino de Dios, en esta parroquia o donde Dios quiera.

Sólo una preocupación: que sepamos responder con nuestras vidas a tanta gracia de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Estoy impresionado

  1. Ana Azul dijo:

    Si es que gracias a Dios, todavía hay gente buena y caritativa. Besos y abrazos para esas personas tan maravillosas.
    Ana

  2. Dios bendiga a tus feligreses!

    Esto no es casualidad, es la motivación del parroco, la que hace que su parroquia este VIVA y de frutos.

    Enhorabuena

  3. Rafael dijo:

    Aquí lo dificil es, aun teniendo dinero y medios, es que los que verdaderamente se dan cuenta de lo que significa Caritas, tienen sus propias parroquias, Aldeas infantiles, Cruz roja, etc. y por mucha voluntad que haya en estas condiciones que vivimos es dificil enviar medios para otros lugares aparte de las misiones..
    El que tenga medios, debe sensibilizarse para aportar, ya que hay mucha necesidad.
    Sueño con poder suministrar, y pido a Dios que me dé para eso.
    Despues pienso. ¡Para que yo los dé, mejor es que los des tú, Señor!
    Es lo que se llama por aquí como el Guadalquivir .-sin pasar para nada por Sanlúcar de Barrameda.-
    El que pueda que no se corte que Dios abunda no sé de que manera pero a mí me tiene feliz con muy poquito y doy para todos.
    Sin miedo, que esto es cosa de Dios. Dad y se os dará. ¡Que hermoso!

  4. Myrian dijo:

    Yo también digo como Francisco que el “párroco” juega mucho en tan maravillosa respuesta de la gente. Es emocionante comtemplar la foto de los armarios ¡Que alegría da, saber que será para alimentar a tanta gente necesitada! Dios colme de bendiciones al cura y a esos ejemplares feligreses que saben responder de forma tan generosa a la llamada del párroco, por algo será.

  5. Maria Luisa dijo:

    Una muy buena idea la de enviar e-mail a los feligreses de la parroquia, no sólo para solicitar ayuda , sino como lo haces tú, para informar, saludar , agradecer, invitar etc. Creo que muchos debieran imitarte ya que en este aspecto, la comunicación personal da mejores resultados que la general, que se transforma en un: :”…alguien se ocupará de dar…”
    Que el Espíritu Santo siga iluminando tu vida y la de tu parroquia ¡Felicitaciones!!! M.Luisa

  6. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge.
    Me alegra lo que nos dices. Has sembrado mucho y el Señor te está permiendo recoger una buena cosecha.
    FELICIDADES por todo ello!!…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  7. Betsi dijo:

    Impresionante testimonio !!

    “Padre celestial, concede por tu bondad que la parroquia Beata María Ana Mogas, siga siendo una auténtica comunidad de fe, esperanza y amor. Amén.”

    La caridad no es un añadido en la vida de la Iglesia y de los cristianos; es parte integrante de su ser, de su vida y de su misión. Servimos a la caridad por vocación propia y no para suplir las lagunas de la sociedad.

    El Papa, Benedicto XVI, en su Encíclica Deus caritas est, nos dice que la naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios, celebración de los Sacramentos, en especial de la Eucaristía, y servicio de la caridad.

    Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse la una de la otra. Para el cristiano y para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia.

    “Vale la pena ser sacerdote y seguir a Cristo sin condiciones y a tiempo completo”.
    Jorge, Dios te bendiga y te proteja por siempre !!
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.