Palabras en la boda de mis primos

El sábado estuve de boda. Se casaba el hijo de unos primos y queríamos estar juntos. Un poco a trasmano, pero con el AVE ya nada está lejos. Qué más da la ciudad. Pero sí destacar que me encontré una iglesia bellísima y recién restaurada. Una preciosa celebración –quizá demasiada música-, y posterior cóctel seguido de cena donde pudimos charlar con tranquilidad y encontrarnos de nuevo la familia.

Presidió la celebración un sacerdote amigo de la familia con el que concelebré. Tengo que decir que tanto por parte del párroco de la iglesia, como del celebrante principal, todo fueron atenciones y hacerme sentir en casa. Que Dios se lo pague.

Al final de la ceremonia me invitaron a dirigir unas palabras a los novios, invitación que acepté encantado: para un cura un micrófono abierto es tentación irresistible.

No. No hable de grandes teologías ni de documentos oficiales. Pero sí de esas raíces que tenemos en el pueblo, de la vida que los primos fuimos compartiendo. De cómo vivimos la familia de forma natural, en torno a los abuelos, conviviendo con tíos y primos, rodeados de amigos. La verdad es que la vida después nos ha ido dispersando, alguno incluso ya salió de este mundo. Pero el cariño que se forjó en esos años de veranos interminables, en esas navidades de turrón y anís escarchado, hoy nos sigue caldeando el corazón. Por eso cuando uno de los primos nos dijo que se casaba un hijo suyo, tuvimos claro que queríamos estar ahí.

Dije a los novios que en ese instante Dios había bendecido su ser nueva familia. Y que pedía que vivieran su matrimonio en unión con sus hermanos, con los tíos y los primos, gozando de ese saberse juntos, de ese ser familia que se quiere y se lleva en el corazón, y que a nosotros eso nos había hecho felices y hoy nos sigue llenando de afecto y alegría.

Se hizo un silencio que se mascaba. Y de repente, estalló un aplauso que me dejó anonadado. Luego, en el cóctel me llegaron felicitaciones de varias personas. Quizá es que estamos en un mundo tan deshumanizado, tan de teorías, que cuando alguien habla de correr por el pueblo, reír con los primos, comer en casa de los tíos, o hacer una picia a los abuelos, cuando alguien dice que ahí se aprende a ser familia y lo que es el quererse de verdad, tal vez es cuando uno dice: pero hombre, cuánta razón tiene…

En definitiva, que lo pasé en grande.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Palabras en la boda de mis primos

  1. Maria Luisa dijo:

    Celebrar, concelebrar o presenciar bodas, hoy es un hecho que alegra el corazón y asegura el sostenimiento de “la familia” en el tiempo” Está claro que hablar de las buenas experiencias familiares vividas, refuerzan y complementan más vivamente la teoría.¡En una buena práctica está implícita la teoría!!! Felicitaciones Jorge y que Dios siga bendiciendo tu ministerio acrecentando los dones que Él ya te regaló.Abrazos:M.Luisa

  2. Myrian dijo:

    Me alegro mucho que tengas esa familia Jorge porque la familia es lo más grande y la mayor felicidad que Dios nos puede dar,en lo bueno y eso de estar todos juntos, que alegría y como en esos momentos se extraña a los muchos que nos faltan que siempre tienen su rinconcito en las conversaciones y en el alma. Un abrazo, me has enternecido amigo.

  3. Rafael dijo:

    LO DE SIEMPRE Y LO NATURAL
    ASÍ SE DISFRUTA
    ¡SI SUPIERA LA GENTE DISFRUTARSE ENTRE SÍ !!!!
    ASÍ NO HAY PROBLEMAS
    FELICITO POR LOS APLAUSOS
    ALGUNAS VECES NOS VIENEN BIEN PARA SEGUIR SIN DESALENTARNOS.

  4. Betsi dijo:

    La familia es sagrada !!

    Felicitaciones a la nueva familia. Tienen por delante una vida juntos. Tómenla y no la suelten jamás. Todo matrimonio es llamado a ser una imagen terrenal del pacto celestial de Dios con la Iglesia. Debe revelarle al mundo la gloria y la belleza del amor incondicional de Dios por nosotros.

    “La familia es la primera comunidad de vida y amor, el primer ambiente donde el hombre puede aprender a amar y a sentirse amado, no sólo por otras personas, sino también y ante todo por Dios.” (Beato Juan Pablo II)

    Los vínculos de sangre son los únicos que jamás podremos romper en la vida. Las personas unidas por ese nexo biológico han sido etiquetadas socialmente en el grupo llamado familia, considerado motor principal en el engranaje de toda nación, puesto que en él se da la formación del individuo.

    Jorge me sumo a los aplausos.
    Que Dios te colme de bendiciones !!
    Betsi.

  5. Ana Azul dijo:

    Afortunadamente todavía quedan personas entragadas a la familia, a los hijos, los hermanos. Celebro que te lo pasaras tan bien, y deseo que tus primos sean felices por toda la vida. Ayer hicieron 25 años que yo me casé, y los recuerdos se agolpaban. Vale la pena, todo lo que se pasa, si la unión y el amor persisten. Besos
    Ana

  6. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge, ya veo que el día de la Boda de tus primos fué fenomenal. Que puedas acompañarles en las Bodas de Plata!!
    Un abrazo
    Blanca
    http://www.isladesentimientos.es/

Los comentarios están cerrados.