El año de la fe

No ha tenido excesiva difusión en los medios, pero el papa Benedicto XVI acaba de convocar “El año de la fe” por medio de la carta apostólica “Porta fide” http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/motu_proprio/documents/hf_ben-xvi_motu-proprio_20111011_porta-fidei_sp.html

“Este año de la fe comenzará el 11 de octubre de 2012, en el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, y terminará en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el 24 de noviembre de 2013. En la fecha del 11 de octubre de 2012, se celebrarán también los veinte años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica, promulgado por mi Predecesor, el beato Papa Juan Pablo II, con la intención de ilustrar a todos los fieles la fuerza y belleza de la fe.”

Plantea el papa este año como una oportunidad para redescubrir el don de la fe y salir al mundo a evangelizar, para que todos conozcan la buena nueva de Cristo.

Quiero destacar cómo en este año el papa nos propone acercarnos especialmente al catecismo de la iglesia, del que habla constantemente. Estas son sus exactas palabras:

“Para acceder a un conocimiento sistemático del contenido de la fe, todos pueden encontrar en el Catecismo de la Iglesia Católica un subsidio precioso e indispensable. Es uno de los frutos más importantes del Concilio Vaticano II. En la Constitución apostólica Fidei depositum, firmada precisamente al cumplirse el trigésimo aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, el beato Juan Pablo II escribía: «Este Catecismo es una contribución importantísima a la obra de renovación de la vida eclesial… Lo declaro como regla segura para la enseñanza de la fe y como instrumento válido y legítimo al servicio de la comunión eclesial»

“Precisamente en este horizonte, el Año de la fe deberá expresar un compromiso unánime para redescubrir y estudiar los contenidos fundamentales de la fe, sintetizados sistemática y orgánicamente en el Catecismo de la Iglesia Católica. En efecto, en él se pone de manifiesto la riqueza de la enseñanza que la Iglesia ha recibido, custodiado y ofrecido en sus dos mil años de historia. Desde la Sagrada Escritura a los Padres de la Iglesia, de los Maestros de teología a los Santos de todos los siglos, el Catecismo ofrece una memoria permanente de los diferentes modos en que la Iglesia ha meditado sobre la fe y ha progresado en la doctrina, para dar certeza a los creyentes en su vida de fe.”

“En su misma estructura, el Catecismo de la Iglesia Católica presenta el desarrollo de la fe hasta abordar los grandes temas de la vida cotidiana. A través de sus páginas se descubre que todo lo que se presenta no es una teoría, sino el encuentro con una Persona que vive en la Iglesia. A la profesión de fe, de hecho, sigue la explicación de la vida sacramental, en la que Cristo está presente y actúa, y continúa la construcción de su Iglesia. Sin la liturgia y los sacramentos, la profesión de fe no tendría eficacia, pues carecería de la gracia que sostiene el testimonio de los cristianos. Del mismo modo, la enseñanza del Catecismo sobre la vida moral adquiere su pleno sentido cuando se pone en relación con la fe, la liturgia y la oración”.

12. “Así, pues, el Catecismo de la Iglesia Católica podrá ser en este Año un verdadero instrumento de apoyo a la fe, especialmente para quienes se preocupan por la formación de los cristianos, tan importante en nuestro contexto cultural. Para ello, he invitado a la Congregación para la Doctrina de la Fe a que, de acuerdo con los Dicasterios competentes de la Santa Sede, redacte una Nota con la que se ofrezca a la Iglesia y a los creyentes algunas indicaciones para vivir este Año de la fe de la manera más eficaz y apropiada, ayudándoles a creer y evangelizar”.

¿Hace falta añadir algo más?

About these ads
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El año de la fe

  1. Ana Azul dijo:

    Pues no, no hace falta añadir nada mas. Feliz dia
    Ana

  2. Maria Luisa dijo:

    “Acercándose a Jesús,sus discípulos lo despertaron diciéndole¡Sálvanos Señor, nos hundimos!El le respndió:¿Porqué tienen miedo hombres de poca fe” Esta pregunta es la que nos dirige hoy Jesús a nosotros, en nuestra situación concreta de alto riesgo, donde el miedo a no saber superarlo,entibia la “fe” y nos hace poco fuertes para dar razón de la Cruz, en situaciones límites.
    Preparémonos para recibir el año propuesto por BenedictoXVI, mientras vamos redescubriendo los contenidos y desarrollo de la fe, en el Catecimo de la Iglesia, instrumento de formación cristiana por excelencia.¡Bienvenido Año de la Fe!
    Saludos:M.Luisa

  3. Betsi dijo:

    Espero con emoción las indicaciones para vivir este Año de la fe !!

    13. A lo largo de este Año, será decisivo volver a recorrer la historia de nuestra fe, que contempla el misterio insondable del entrecruzarse de la santidad y el pecado (…) Durante este tiempo, tendremos la mirada fija en Jesucristo, «que inició y completa nuestra fe».

    14. El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad (…) La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.

    15. Llegados sus últimos días, el apóstol Pablo pidió al discípulo Timoteo que «buscara la fe» (…) Escuchemos esta invitación como dirigida a cada uno de nosotros, para que nadie se vuelva perezoso en la fe (…) que este Año de la fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues sólo en él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero

    Dios los bendiga a todos !!
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.