Optar por los pobres. Gran éxito de la operación kilo.

Parte de lo recogido este fin de semana en la operación kilo a favor de Caritas de la parroquia

Dos días de paliza en la puerta del hipermercado. No sé cuántos voluntarios han llegado a colaborar. En cualquier caso más de treinta. Anoche, al cerrar, casi las diez de la noche, ocho coches cargados llegábamos a la parroquia. Durante el día habían venido más, y esta mañana aún más cosas.

La gente es buena, y Caritas tiene gancho. También ayuda que a nadie se pidió dinero. Sólo alimentos para poder seguir atendiendo a esas familias que hoy no tienen nada.

No sé ni cómo cuantificar la respuesta. Una primera idea nos hace pensar en unos 1.000 kg entre arroz y legumbres, cientos de  litros de leche, unos ciento cincuenta litros de aceite, una montaña de pasta de todas clases (macarrones, espaguetis, fideos), conservas de todo tipo, y algo fundamental: pañales y leche maternizada para bebés.

Y con el poco dinero que a pesar de todo se han empeñado en darnos, hemos comprado los primeros congelados para que a partir de mañana puedan completar su dieta con verduras y proteínas animales.

Ah, y dos voluntarios nuevos para el trabajo cotidiano de Caritas. Que eso sí que vale.

Se han repartido en mano más de mil doscientos folletos informativos. Una completa locura de amor, de gracia, de generosidad, de ilusión, de vida.

No contábamos con recoger tanto. Así que anoche, a las tantas, mientras íbamos recogiendo todo, comenzamos a pensar más cosas. A ver, ¿cuántas familias estamos atendiendo? Pues unas veinticinco. Perfecto. Pero tenemos muchas cosas y en el hipermercado Samply, en Montecarmelo, nos han dicho que podemos hacer otra campaña cuando sea necesario. No hay más que hablar. Hay que llamar a esa parroquia que nos va enviando familias porque tienen problemas y decirles que de momento nos pueden mandar ocho o diez familias más, que podemos hacernos cargo. Lo único es que con una tarde a la semana no nos dará tiempo. Pues abriremos dos… o las que haga falta. ¿No tenemos más voluntarios? Pues ya está.

Estoy feliz. La parroquia marcha. Estas cosas te lo demuestran. Aquí la gente no suele repetir eso tan manido de “la opción por los pobres”. Simplemente ven la necesidad y se vuelcan. Desde marzo hamos estado llenando el carro de la compra de más de veinte familias con lo que los feligreses buenamente han ido aportando. El SOIE (servicio de información y orientación para el empleo) sigue colocando gente. El centro de mayores funciona sin problemas. Pues eso es lo que hace falta, porque las palabras las lleva el viento, pero las buenas obras son las que llenan de buen aceite las lámparas con las que salir al encuentro del Señor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Optar por los pobres. Gran éxito de la operación kilo.

  1. Blanca dijo:

    ¡¡Demos gracias a Dios por esa locura de amor!!
    La crisis, va a hacer que algunos, ganen en fraternidad cristiana y den testimonio de lo que hay que hacer en estos momentos.
    Es para felicitarte, Jorge, y pedir al Señor, que podáis seguir respondiendo a tantas necesidades como se dan en estos momentos. Un abrazo

    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Myrian dijo:

    ¡ A cuantas bocas necesitadas vais alimentar y cuanto me alegro ¡Ojalá prolifere el ejemplo y surgan muchos curas todoterreno como tu! es que yo pienso que cuando se predica con el ejemplo es mucho mejor y la gente colabora más, que Dios os haga tan felices como a esas familias que van a recibir esos alimentos, a mi si alguien me pide ir a las puertas del súper para esto que hacéis vosotros no tengo ninguna duda de que lo haría, pero creo que nos falta iniciativa, lo que si tenemos siempre en ese lugar son indigentes pero piden en singular no para todos.

  3. Inés María dijo:

    Alabado sea Jesucristo,

    Gracias por compartir este post.

    Inés María

  4. Betsi dijo:

    Opción por los pobres !!

    Son muchos los pobres, son legión. Su clamor es sordo, creciente, impetuoso y en ocasiones, amenazante como una tempestad que se acerca. Jesús, les ha dado su corazón sensible y arriesgado; les ha hecho capaces de comprometerse y de apostar, también, por los pobres y abandonados. Que, Jesús, Rey de los pobres les de la corona de la Bienaventuranza !!

    La vida de los sacerdotes se caracteriza por prestar “una atención especial al rebaño, por la celebración fiel de la liturgia, y de la solicitud constante hacia todos los hermanos, especialmente los más pobres y necesitados”. (Benedicto XVI)

    Hace falta tener el aceite suficiente para que cuando continuamente llegue Jesús, continuamente podamos reconocerle, sabiendo además que la luz con la que vemos a Dios también ilumina los senderos de los hombres hermanos y nos permite ver sus vidas y sus rostros.

    Jorge, grandiosa felicidad que contagia en la distancia.
    Que Dios siga iluminando tu andar por la vida !!
    Betsi.

  5. Ana Azul dijo:

    Y eso te gratifica, y significa que estas trabajando bien, que tu parroquia funciona y que la gente es solidaria. ¡Que mas puedes pedir!
    Besos
    Ana

Los comentarios están cerrados.