Después de lo de “La iglesia y la exención del IBI”

No me imaginaba yo el éxito que iba a tener mi entrada de hace unos días que llevaba por título “La Iglesia y la exención del IBI”. Pero lo cierto es que ha sido reproducida en algunos portales de información religiosa en internet como Infocatólica, Religión en Libertad o Solidaridad.net, e incluso en bastantes blogs y páginas de lo más diverso. He recibido correos de los sitios más dispares e incluso llamadas de algunos periodistas interesándose por el asunto.

Yo saco una conclusión de todo esto. Y es que normalmente los católicos solemos andar bastante desinformados de las cosas de nuestra propia iglesia y en consecuencia aceptamos todas las bofetadas que nos sueltan, encima convencidos de que nos las merecemos. Pues no. Ni mucho menos. Lo que contaba del IBI es únicamente un ejemplo.

Lo que mejor hemos prendido es a poner la otra mejilla, callar, y aguantar todos los improperios. Pero se nos olvida que también el evangelio dice que “la verdad os hará libres”, y hay que decir la verdad de las cosas, verdad por cierto que no todos pueden escuchar con la misma alegría.

Llevamos toda la vida aguantando la historia de las cruzadas y la inquisición. De las cruzadas sólo una cosa diré: que nosotros estábamos primero, que el islam nos echó de allí y no pacíficamente, y que las cruzadas no eran otra cosa que recuperar lo que nos robaron y garantizar a los peregrinos el acceso a los santos lugares. Es decir, estás tan tranquilito en los Santos lugares, viene el islam y conquista lo que es tuyo, y cuando decides recuperar lo que te es propio, encima el malo eres tú. ¿Que se recuperó con sangre? Claro. Es que las cosas se hacían así. A mandobles. Sobre todo porque cuando al morito le decías que se vaya usted que esto era mío, el morito no sólo no se iba sino que si podía te rebanaba el gaznate con la cimitarra. Cosas que pasaban.

Llevamos toda la vida aguantando los supuestos muertos de la inquisición. ¿Cuántos en toda Europa? 10.000? 20.000? 30.000? 50.000? Estudios muy serios afirman que en España, entre 1540 y 1700, murieron víctimas de la hoguera nada menos que 59 personas. Pero es igual, aunque fueran cien veces más. Eso no es nada. Los más discretos calculan en cinco millones las víctimas de la represión de Stalin, de las cuales 1.500.000 fueron ejecuciones directas.  Y en cuatro días como el que dice. ¿Y a estas alturas van a venir el ateísmo militante, los agnósticos, a llamarnos asesinos a nosotros?

Nos faltan formación e información. Nos falta saber decir las cosas como son. Por ejemplo, que las víctimas del ateísmo en el mundo superan todo lo inimaginable y sin necesidad de salir del siglo XX.

Necesitamos formarnos y conocer las cosas. Tener argumentos. Da igual del IBI o de la historia. Si lo que uno escribe a alguien le sirve para estas cosas, o nos anima a formarnos e informarnos mejor, pues bendito sea Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Después de lo de “La iglesia y la exención del IBI”

  1. Ana Azul dijo:

    Es que cuando las cosas se explican bien y con documentación, no hay mucho mas que decir. Lo fácil es desprestigiar y hablar por hablar. Cuántas mas veces se repite algo que es mentira, al final, la gente se lo creerá. Somos así.
    Saludos
    Ana

  2. Myrian dijo:

    Mis felicitaciones Jorge. A mi también me ha gustado mucho dicha entrada, además no escribes por escribir, lo haces muy bien documentado como debe de ser, la suerte de ser un cura todoterreno como yo te llamo y tener una inteligencia así de grande, contigo siempre se aprende algo nuevo, que siempre viene bien. Por supuesto que realizas una buena labor a través de las redes. un abrazo

  3. Prados de Flores y Verduras dijo:

    Gracias, a mí en mi ignorancia de católica me informas, claro que sí. Es cierto que aparece un complejo de culpa cuando se habla de “todo lo malo que supuestamente ocurrió”. No es lo mismo defender a la Iglesia sin argumentos y con complejo, que con datos corroborables. Además la gente que ataca a la Iglesia, se enciende mucho y se muestra muy agresiva; si encima no llevamos argumentos, pues nos apalean.

    Un abrazo y gracias.
    PD: Además escribes muy bien y muy clarito.

  4. Gracias D. Jorge. Además de informarme a mi me dá un montón de ideas para mis Blogs. Le pongo los Links por si quiere visitarme o hacerse seguidor, ojalá! : http://nosveremosenlasurnas.blogspot.com http://forofamiliastur.blogspot.com

  5. Inés María dijo:

    Gracias, una vez lo pongo en el muro de mi FB, quizás me gane otra bronca… pero no importa… si es una manera de informar, pues que sea bienvenido y si es por El, entonces aún mejor.

    Un abrazo en Cristo,

    Inés María

  6. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge, tus entradas nos vienen muy bien. Tu dices:” Además la gente que ataca a la Iglesia, se enciende mucho y se muestra muy agresiva; si encima no llevamos argumentos, pues nos apalean!…¡¡Cierto!!…La información que nos das en tu Espacio nos enriquece porque no hay tiempo de leer todo lo que nos llega a las manos en materia de formación religiosa actual y a veces vivimos de las rentas y a ATAQUES NUEVOS, argumentos apropiados y también NUEVOS…
    Hace días en un Kiosco estaba un señor hablando de “esa gente católica”….Y yo le pregunté….¿Qué ocurría con esa gente…?…Todo el mundo sabe que son unos sinvergüenzas, me lanzó el caballero…No me atreví, más que a decirle que yo era de “esa gente”….Y no me arrepentía….Le dejé un poco callado de momento, pero no me atreví a más ni me pareció oportuno en la fila que iba a coger la prensa, porque no se sabe como continuará la cosa si me meto en discusiones con él…..Ni lo que me iba a decir…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  7. Gracias Jorge por informarnos tan bien en todo lo relacionado con la Iglesia. Que el Señor te bendiga siempre.
    Maribel

  8. Estoy totalmente de acuerdo. Nos falta formación e información. Tengo la suerte de haber descubierto (¿por casualidad?) su blog. ¡Que Dios le bendiga!

  9. Yo como considero una falta de educación hablar a un Sr. Cura de tu, le llamare D, Jorge o Sr. Párroco, porque no tenemos que perder los papeles nunca y al igual que nuestro hijo o hija no es un coleguita, porque así le va a la Familia actualmente, el Cura representa a un Vicario de Cristo y esto es muy serio, por muy moderno que se crea y la culpa la suele tener el propio Parroco que si se considera “coleguita” de su Feligresía, no estoy de acuerdo o si no llegaremos a ese personaje de Vizcaíno Casas cuando hablaba en su novela “LAS AUTONOSUYAS” el cura Pepe, que era de Gandia (Valencia) y además era comunista.
    Queda muy bien reflejado en el libro “Las Autonosuyas”
    En mi primer blog hago una referencia a su carta incluida foto y doy algunos datos del papel de la Iglesia Católica en este País antes llamado España. Yo defiendo la Iglesia desde mi blog y a Cristo, colocandolo a la cabecera del mismo, doy datos de quien soy y no me escudo en anonimatos, eso esta para los cobardes.

    http://www.vicenteluisrubio.blogspot.com
    http://www.rincondevicenteluisrubio.blogspot.com
    http://www.unvistazoavalencia.blogspot.com

    Un abrazo Padre, por hacer el bien que esta haciendo al prójimo, yo desde aquí lo intento y lo seguiré haciendo, colaborando copn mi Parroquia en todo lo que puedo, pero siempre desde el respeto al papel que representamos cada uno

  10. No se porque no sale mi foto, pero en mi blog si que sale, como dije no me escondo nunca.
    Un abrazo

    Vicente L. Rubio

  11. Myrian dijo:

    Con todo el respeto del mundo hacia todos, seguro que pierdo los papeles porque soy así, espontánea y no me gustan los tratamientos, yo cuando me dirijo a Jesús solo le llamo eso: jesús. Y perdoname Jorge, ya se que no soy correcta pero me encanta llamarte Jorge, así a secas, sin tratamientos, sin adornos y con todo el cariño que se puede tener a través de una pantalla y mantenido por algunos años de contacto de blog, seré maleducada por hacerlo pues lo siento, es mi forma de ser. A mi sacerdote también le llamamos Manolo y le encanta, me parece más familiar, cercano, humilde y sencillo. Cuando asisto a alguna reunión de la Iglesia, hay personas de todas clases sociales, pero mayoritariamente son media alta, con estudios y dinero la mayoría ( menos yo) ¿ Y qué? A mi me da lo mismo y en ningun momento me he sentido menos que estas personas ni ellas dan lugar a ello que son encantadoras. Para mi son todas las personas iguales y yo les llamo por su nombre porque no me sale estar como en familia, hablando de Dios y marcando distancias entre los hermanos y si un día me exigen lo contrario pues me largo, eso ya no sería la Iglesia de Jesús, digo yo. Lo único cierto es que al final somos todos iguales, sin nada nacemos y sin nada nos vamos y es que la muerte nos iguala a todos. Lo pongo para que lo sepais todos los contertulios, soy así y tengo mal remedio aunque los que opinais lo contrario seguro que teneis bastante más razón que yo y contais con todo mi respeto, pero a mi no me sale. Si molesto con mi forma de expresarme perdona Jorge, no tienes más que decirlo, bien sabe Dios que no es mi intención molestar a nadie, pero donde esté la sencillez todo lo demás sobra y no por ser así dejo de saber lo que eres y lo que representas en todo momento. Y ya está, solo es mi pobre opinión. Saludos.

  12. Prados de Flores y Verduras dijo:

    Myriam, yo también le llamo Jorge. En tus palabras no hay falta de respeto, ni en las mías. Y aunque no pongo mi nombre, Jorge me conoce personalmente.
    Un saludo a todos.

  13. Fray Raúl D. Serrano C., o.s.a. dijo:

    Felicidades, Jorge. Por “Religión en libertad” me he enterado de este blog tuyo. Me alegro que haya quien hable así. Ya era tiempo. Que el Señor te dé salud para seguir adelante con este apostolado.
    Raúl Serrano, o.s.a. Panamá.

  14. Betsi dijo:

    Felicitaciones Jorge !!

    El artículo “La Iglesia y la exención del IBI” es para quitarse el sombrero.

    Todo católico debe sentir la obligación de estar preparado para responder a las preguntas que nos plantean, pero también para presentar a los contrarios algunas interrogantes para que ellos también nos respondan.

    La verdad unida a la libertad engendra confianza y fidelidad, y de éstas nace la responsabilidad, o sea, la habilidad de responder libremente a los desafíos de la vida.

    Jorge, lo que escribes es de gran utilidad e indudablemente nos sumerge en un proceso de mejoramiento continuo.

    Abrazos,
    Betsi.

  15. embruxo dijo:

    yo estoy con Prados y com Myriam

Los comentarios están cerrados.