Forbes: Los más felices, los curas

Nadie a estas alturas va a negar el prestigio a la revista Forbes. Sus listas de empresas más productivas, de los más ricos del planeta, los más influyentes… son una imprescindible referencia para el mundo de hoy.

Pues bien, Forbes, revista especializada en finanzas y negocios, ha realizado un estudio sobre las profesiones que producen mayor o menor satisfacción. Hoy lo he visto reflejado en diversos medios de información.

Curiosamente, la profesión que hace al hombre más feliz es la de sacerdote católico o pastor evangélico. Interesante. Y por el contrario, las profesiones que producen mayor grado de infelicidad son director de tecnología de la información, director de ventas y marketing, productor – manager.

Llamativo. Hay profesiones que tenemos asociadas a triunfo en la vida: directores, ejecutivos, manager. Son los que se nos presentan con grandes coches, buenas casas, viajes, tecnología, caprichos. Pues parece que todo es bastante fachada, porque por lo visto la insatisfacción personal es grande.

Al lado de los sacerdotes, otras profesiones no especialmente remuneradas ni de especial relevancia social. En segundo lugar, los bomberos, y tras ellos fisioterapeutas, escritores, profesores de educación especial, maestros…  Algo en común en estas profesiones: la baja remuneración y la entrega a los demás.

Pues esto de que los curas somos la gente más feliz hay que ver cómo ha cabreado a algunas personas que ya han empezado a soltar mierda: que si vivimos sin trabajar, que si nuestra vida es una mentira, que si no nos da vergüenza vivir de vender sacramentos.

Pues no. Vergüenza ninguna. No me da vergüenza abrir cada mañana la iglesia a las 7:00 y cerrar a las 22:00 h. Tampoco proporcionar alimentos a treinta familias. No me da vergüenza hablar cada semana a más de cien niños del amor de Dios y el amor al hermano.  Ni celebrar los sacramentos con la gente, acoger en la penitencia, bautizar a los niños, rezar por los difuntos. Orgulloso estoy de las trescientas personas atendidas en el despacho del SOIE, de las cuales 94 han conseguido empleo. Muy satisfecho con las conferencias y conciertos. Encantado con poder ofrecer a los mayores un lugar para el ocio y la formación. Felicísimo de poder escuchar, orientar, regalar mi tiempo a los demás. Contento de ofrecer a la gente un lugar para la oración y el encuentro con Dios. Todo esto me hace muy feliz. Tampoco me da vergüenza ir a la compra, guisar, lavar, planchar y limpiar mi casa.

Vergüenza sería pasarme la vida en la crítica y la descalificación de los demás. Vergüenza hablar de la importancia de la satisfacción personal en la entrega mientras me busco un buen puesto de ejecutivo agresivo que da pasta abundante. Vergüenza llenarme la boca con la cercanía al pobre mientras no doy un palo al agua,

Pues claro que los curas somos felices. Para saberlo no hace falta que lo publique Forbes, aunque he de reconocer que me ha gustado leerlo hoy.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Forbes: Los más felices, los curas

  1. Ana Azul dijo:

    ES QUE ES TAN SENCILLO COMO HACER LO QUE UNO DESEA Y ENCIMA AYUDANDO A LOS DEMÁS. LA SATISFACIÓN QUE SE SIENTE ES ENORME. EL SENTIMIENTO DE QUE AL LLEGAR LA NOCHE Y UNO SE ACUESTA Y HACE BALANCE DEL CÍA NO SE SIENTE PARA NADA INSATISFECHO CON LO QUE HA REALIZADO A LO LARGO DEL DÍA. EL SABER QUE HAY PERSONAS QUE SON UN POQUITO MAS FELICES GRACIAS AL ESFUERZO QUE SE HA HECHO PORQUE ASÍ SEA. ES QUE NO HAY TRUCOS.TODO ES SENCILLÍSIMO. SALUDOS
    ANA

  2. rossana foresto dijo:

    El dinero no da la felicidad, felicidades padre por la labor que llleva a cabo en favor de la colectividad,ojala Dios le dè mucha vida para que siga ayudando a los demàs.

  3. Blanca dijo:

    Saludos Jorge.
    Me ha gustado la entrada por ser portadora de la buena noticia de que la profesión que hace al hombre más feliz es la de sacerdote… En segundo lugar, los bomberos, y tras ellos fisioterapeutas, escritores, profesores de educación especial, maestros…
    ALGO ME TOCA y he de afirmar que he experimentado una vivencias de felicidad por las experiencia vividas que no las da el dinero ni el relumbrón…Es algo íntimo, de hacer feliz al más necesitado de cariño, al huérfano que busca figura materna, al niño…Todo desde la Escuela.

    Volviendo al Sacerdote….Dices:” No me da vergüenza abrir cada mañana la iglesia a las 7:00 y cerrar a las 22:00 h”…. Un horario sin descanso, pero que llena la vida propia para dar y darse a los que necesitan:¡¡ Tantas cosas!! Alimentos,( en estos momento de dificultad por la crisis más que nunca)…A formar los niños hablándoles del Amor de Dios y el amor al hermano…celebrar sacramentos….

    La vida del sacerdote enamorado de su vocación ni se paga con dinero ni se compra tampoco….No hay sueldo para una entrega total, ni se adquiere por méritos propios….Todo es DON, todo es GRACIA…Y eso llena de una felicidad que solo los que la tienen podrían decir algo de ella….A pesar de las renuncias que han tenido que hacer en la vida para conseguirla.

    Tampoco es de extrañar que existan envidias de todo tipo en la vida y que hasta de la felicidad de otros se tengan celos y se expresen a veces publicándolo en medios donde puedan aparecer satélites que les sigan…
    Que sigas siendo así de feliz siempre Jorge,
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  4. La vida y los seres humanos somos muy complejos. Siempre hay quien le busca cinco patas al gato. Es tan sencillo actuar bien sin lesionar a nadie, sin ofender ni criticar, pero eso es lo más común, la gente se extrae un ojo por ver a otro tuerto y nada que haga feliz a otros les satisface. Estoy convencida que el dinero no da felicidad, se puede vivir rodeado de lujos pero el vacío de la inconformidad es enorme. Sólo las buenas acciones son las que causan satisfacciones; la profesión docente es una de las peor pagadas en mi país y sin embargo, he conseguido múltiples satisfacciones a nivel personal, la sonrisa de un niño es la mejor paga, pero no hay nada comparable al trabajo de un sacerdote o de una religiosa, los laicos comprometidos con la iglesia generalmente son gente amable, sonriente y feliz, ¿será que Dios endulza el trabajo y el carácter de las personas? A excepción de algunas curas gruñones, se nota la satisfacción del deber cumplido. Creo que en una oportunidad hablé del Padre André Fockeday, un sacerdote belga que por 37 años se dedicó por completo a la comunidad de Guacara, población del estado Carabobo, Venezuela. Construyó dos iglesias, dos centros de formación profesional, fundó tres comedores, sembró parcelas de frutas y todos los recursos que le enviaban de su país y los provenientes de la comunidad los invertía allí mismo. Siempre estaba ocupado, era muy exigente, pero súper amable con los necesitados, ancianos y niños que acudían diariamente al comedor, toda su vida fue ejemplar y el amor y sus enseñanzas no se olvidarán nunca porque el servicio que prestó fue de primera. Eso es lo que tiene valor y los hace felices. Un abrazo.

  5. me encanto todo muy cierto mi cariño a todos los saserdotes y mi respeto

  6. Myrian dijo:

    yo había escuchado la información en el telediario y me acordé de ti Jorge porque siempre has dicho lo feliz que eres por ser cura. me quedo con el párrafo 7. Pues claro que verguenza ninguna, al contrario podéis estar bien orgullosos y agradecidos a Dios por haberos dado el DON del Sacerdocio y al que le duela pues que se fastidie. un abrazo.

  7. Betsi dijo:

    Sacerdote, el empleo “más feliz” del mundo !!

    La revista Forbes ha corroborado una realidad que comparto con gran alegría. La noticia ha acaparado los titulares de innumerables medios informativos, a lo largo y ancho del planeta.

    Bienaventuranzas del Sacerdote
    (Fragmento)
    Bienaventurado ese HOMBRE que ha sabido AMAR A TODOS, porque en todos ha encontrado sed de ser amados…
    Que a pesar de tus desprecios vive mucho mas feliz que tu y yo porque ha encontrado la maravilla de Cristo: “perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen”…
    Bienaventurado ese HOMBRE al que todos pedimos cuenta de su vida y el jamás interviene en la tuya sino es por tus propios deseos, para darte PAZ y AMOR!.
    (San Francisco de Asís)

    Jorge, muchísimas felicidades !!
    “El Señor te bendiga y te guarde… te muestre su rostro y te dé la paz”
    Betsi.

Los comentarios están cerrados.