Un error rebajar las exigencias

Leía hace unos días en un foro que como la moral católica es exigente, y la puede cumplir muy poquita gente, que lo que habría que hacer es rebajar las exigencias.

Disparate mayúsculo donde los haya. Por muchas razones que paso a enumerar.

Quizá la primera de ellas sea la de recordar que la iglesia católica como tal tiene tan sólo cinco mandamientos: ir a misa los domingos, confesar una vez al año, comulgar al menos una vez al año, guardar ayuno y abstinencia y ayudar en las necesidades de la comunidad. El resto de la moral es cosa de Dios, y nosotros no somos quienes para enmendarle la plana. Sólo faltaba que existiendo un quinto mandamiento que dice “no matarás” fuéramos a justificar el aborto o el terrorismo. Tampoco somos nosotros quiénes para bendecir el adulterio o declarar la bondad de la mentira. Y si alguna vez no lo hicimos así, pues mal hecho.  

Pero es que además lo de rebajar exigencias e igualar por abajo nunca fue una buena política. ¿Qué el niño no aprueba? Pues que exijan menos… Nos equivocamos. ¿Qué el niño no aprueba? Que estudie más, que se esfuerce más… Es como si alguien me dice que como la carrera de ingeniero de telecomunicación es tan dura, que quiten asignaturas, reduzcan los años de estudio y permitan aprobar con un 3 de nota. Habrá más ingenieros, pero pésimos ingenieros.

Pasa igual en las cosas de la fe. Se nos olvida que la llamada de Cristo no es cualquier cosa: nos llama a la santidad, a la perfección. Luego el problema no es rebajar la moral cristiana e ir tolerando hasta lo intolerable. El problema es entregarse por competo a la causa de Cristo, dar la vida por el evangelio, esforzarse cada día por una vida cristiana coherente, levantarse cuando caemos, rezar, celebrar la fe, celebrar los sacramentos. Cuesta, pero es lo que se nos pide: nada de quedarnos a mitad de camino. Hay que ser santos, perfectos, que para eso tenemos la ayuda de la gracia.

Pero es que además cada vez que se ha hecho el experimento de rebajar las exigencias de la vida cristiana pensando que así se iban a llenar los templos, lo único que se ha conseguido ha sido terminar de vaciarlos. Curioso. Cuántas más rebajas, menos fieles.

Hace tiempo hablaba ya de eso en el blog. Y dejo la entrada por si a alguien le apetece echar un vistazo:  https://berbellin.wordpress.com/2009/04/20/%C2%BFmodernizarse-%C2%BFcomo-%C2%BFpara/

Unificar a la gente por debajo es un enorme error. El acierto es todo lo contario. Se nos ha olvidado estimular el trabajo, el deseo de superación, el esfuerzo, el llegar un poco más arriba, el no cansarse. También en la vida cristiana. No. No nos vamos a conformar con vivir de cualquier modo. Nosotros estamos llamados a la perfección, a ser santos. Y no podemos satisfacernos con menos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Sin categoría, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un error rebajar las exigencias

  1. Ana Azul dijo:

    Pues eso, que si no se exige no habrá calidad, es que es así de sencillo. Saludos
    Ana

  2. SE REQUIERE CIERTA RESPONSABILIDAD Y MAS AUN EN MUESTRA RELIGIÓN MAS EXIGENCIA Y MAS VIDA INTERIOR PARA CONOCER A CRISTO NUESTRO REDENTOR Y A MARIA COMO MADRE DETODOS

  3. vwollstein dijo:

    He notado que ya has aprendido a poner los hipervínculos en wordpress… enhorabuena.

  4. Blanca dijo:

    ¿Rebajar las exigencias?….Los cristianos de a pie, la gente de tropa como nos llamaron una vez….Solo tenemos como bien dices: ” cinco mandamientos: ir a misa los domingos, confesar una vez al año, comulgar al menos una vez al año, guardar ayuno y abstinencia y ayudar en las necesidades de la comunidad.”. Otra cosa es que un cristiano en aras de una mayor exigencia personal opte por otro tipo de vida como puede ser por ejemplo entrar en un Monasterio de Clausura Papal….Pero…..Quien escribe esto de la exigencia de la I. Católica, no conoce las exigencias del Islam…. Y de otras religiones sin llegar a la que acabo de citar.
    A veces apuntan a que la mujer no puede recibir el Sacramento del Orden….Por decir algo y llamarla “machista”….¡¡¡Bastante le importa PERSONALMENTE a quien afirma las exigencias EXAGERADAS de la Iglesia…!!!!
    – Para terminar copio lo que sigue:” Es como si alguien me dice que como la carrera de ingeniero de telecomunicación es tan dura, que quiten asignaturas, reduzcan los años de estudio y permitan aprobar con un 3 de nota. Habrá más ingenieros, pero pésimos ingenieros”.
    Gracias, Jorge,
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Myrian dijo:

    Las normas o Mandamientos de la Iglesia en mi opinión no se deben rebajar. Hay lo que hay, ni más ni menos y en su justa medida. Si para llenar los templos hay que hacer rebajas o adaptar las Leyes al gusto de cada cual, en mi pobre opinión digo que no. Desde mi propia experiencia a veces por hacer bien o por tener más paz, me dejo llevar y me doy cuenta que si damos la mano, nos intentan coger el pié. Entonces que no, cada cosa en su sitio. Saludos.

  6. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Son contundentes las razones que das para evitar tener una mentalidad reductiva de la voluntad divina de Dios. Nos motivas a que seamos fieles al compromiso de vivir de acuerdo a unas leyes y a unos principios morales que la Iglesia recuerda, luchando por alcanzar las virtudes necesarias, con la ayuda de la gracia de Dios que nunca nos va a faltar.

    ¿insistimos realmente tanto en la moral? creo que el verdadero problema de nuestra situación histórica es el desequilibrio entre el crecimiento increíblemente rápido de nuestro poder técnico y el de nuestra capacidad moral, que no crece de forma proporcional. Por eso la formación de la persona es la verdadera receta, la llave de todo diría, y ésta es también nuestra vida. (Benedicto XVI)

    Saludos,
    Betsi.

  7. Solo se trata de amar a Jesús y saber agradecer de corazón sus dones y sus regalías.
    ¡Si tuvieramos fe como una semillita de mostaza!
    De todos modos Jesús dijo que era estrecha la puerta y angosto el camino.
    El que no quiera no espere recompensa.
    Y también dijo que pocos son los que dan con la Puerta.
    Para andar por sitio angosto es necesario agacharse y queremos ir por el camino que nos permita ir erguidos en nuestro orgullo.
    Lo que Jesús dijo, está vigente ahora y por los siglos
    Y eso es lo que hay

Los comentarios están cerrados.