Del “hay que” al “cómo lo hacemos” (con regalo final)

Me da igual políticos que eclesiásticos. Generalmente descubro buenas ideas pero abstractas, buenas intenciones sin más, palabras altisonantes sin posibilidad de futuro.

En la vida parroquial lo he experimentado mucho: “hay que estar con los pobres”, “hay que llegar a los jóvenes”, “hay que estar con los alejados”, “hay que formar a la gente”. El problema empieza cuando preguntas “¿y eso cómo se hace, qué podemos hacer en concreto, quién podría ofrecerse para ello?” En ese momento todos acabamos como los niños del colegio a la hora de dar la lección: agachando la cabeza para que nadie nos vea.

Uno de los problemas que tenemos en las parroquias es el cómo llegar a los alejados, a esa gente que, en lenguaje vulgar, “pasa de noostros”, que ve  aun sacerdote o una tore con su cruz y sufre un sarpullido. Quería contaros las cosas que a nosotros se nos ocurren para tratar de acercarnos a estos hermanos que nunca vienen. Pues ahí va aunque sea brevemente.

  1. Entendemos que muchos alejados vienen sin que salgamos en su busca. Son esas personas que acuden por obligación familiar o social a bodas, bautizos, comuniones, funerales, acompañando a alguien a la misa dominical. Primer reto. Cuidar muy bien nuestras celebraciones: desde la calefacción a las luces, pero sobre todo celebraciones vivas, de fe, bien hechas, con homilías muy cuidadas que tengan en cuenta a esos alejados.
  2. Que la parroquia sea un lugar muy abierto, para empezar en horarios. Malamente podemos transmitir una idea de iglesia cercana y servidora si rara vez está la puerta abierta. ¿Quién sabe si alguien ve la puerta abierta y pasa?
  3. Mimar Caritas. Ese mirad como se aman sin importar credo, ideas o práctica religiosa. Es más, es fácil encontrar colaboradores con Caritas aunque no sean creyentes. Que Caritas salga a la calle. Cada operación kilo que hacemos es “propaganda” de la comunidad cristiana volcada con los pobres.
  4. Hacer de la parroquia un lugar abierto a la cultura. En la parroquia solemos tener una conferencia al mes sobre temas diversos: fe, cultura, solidaridad. Y varios conciertos al año de música clásica especialmente religiosa. Si somos capaces de poner carteles y anunciarlo, viene gente. Algunos, alejados, pero que pisaron el centro paroquial.
  5. Facilitar la comunicación con la gente. En la entrada de la parroquia tenemos permanentemente unos papeles donde la gente pude dejar su correo electrónico si desea recibir informaciones de las cosas de la parroquia. Ahora mismo manejo más de quinientas direcciones a las que un servidor manda un correo semanal con todas las actividades y sugerencias.
  6. Editamos una revista que pretendemos trimestral. Esta revista se hace llegar a los fieles a través del correo en formato digital y en papel a través d elos buzones de correo. Así la parroquia llega a casa. Así se va llegando. El último número de la revista, aparecido esta misma semana, se puede descargar en el blog de la parroquia, que lleva especialmente mi compañero, el P. Óscar. En este blog está la memoria de actividades del curso pasado ¡del primer curso con templo nuevo!. Hoy hemos aumentado mucho en todo.

Son cosas que se nos van ocurriendo. Ni mejores ni peores que otras, las que sabemos, se nos ocurren y podemos de momento. Quién sabe si a otros se les van ocurriendo otras cosas que quieran compartir con los demás.

¿Y el regalo? Pues el regalo es contaros que anoche tuvimos la primera reunión del catecumenado de adultos, ese que hemos comenzado con los materiales diocesanos. Y que asistieron veinte personas, y que alguna más que tenía previsto venir se disculpó, pero que contemos con ella. Esto sí que es un regalo. Veinte adultos que quieren comenzar un serio camino de fe.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Del “hay que” al “cómo lo hacemos” (con regalo final)

  1. Si no existe la disposición de ayudar en la parroquia mal nos va.
    La juventud necesita actividad como es propio en ellos
    S pueden mover solicitandoles su generosidad imnata
    Si solo ven rito y no actividad misionera, no tendrán por delante una misión que les valga la pena.
    Simplemente se aburren. La misión permanente es lo que trae almas a Cristo
    No meneo por menear, sino competencia en los regidores y actitud positiva en todos los que componen la glesia de Cristo.
    Ya me gsutaría a mí poder cooperar con mi parroquia si tuviera u mínimo de tiempo y tiempo para poder programar mi aportación.

  2. Ana Azul dijo:

    ¡Estáis consiguiendo tantas cosas! ¡Estáis trabajando tanto! Enhorabuena por lo que estáis haciendo.
    Besos
    Ana

  3. albpaspas dijo:

    Hola Jorge,

    yo pertenezco a otra parroquia de Madrid, tengo 41 años, llevo 20 años dentro de la Iglesia y 20 años más bien fuera.
    Ya escribí hace unos días comentando algo parecido a lo que voy a escribir ahora.

    PADRES: Yo entré en la Iglesia primero por mis padres, Han sido mis primeros modelos, con sus más y sus menos. Han sido ejemplo de constancia, entrega, amor. Les ha importando mucho que yo fuera cristiano, sobre todo a mi madre, más que si yo fuera ingeniero (que al final también lo he sido).

    MODELO: Cuando me alejé de la Iglesia, propio del niño desagradecido que no valora lo que tiene en casa y se va en busca de otras cosas, me encontré con una persona que no era como las demás, no hablaba como las demás y no se comportaba como las demás. Gracias a esta persona pude volver otra vez a donde había salido, Esta persona era un auténtico ángel (mensajero). Esta persona moría por anunciar a Jesucristo, se veía que no era tibio.

    COMUNIDAD:
    Esta persona me invitó a acercarme a la Iglesia y descubrí a un comunidad también de personas muy parecidas a mi: ignorantes, con muchos pecados pero con ganas de conocer a Jesús y que también habían conocido a otros ángeles que les habían acercado a la Iglesia. En la Iglesia tambén vi a otras personas que llevaban más tiempo y que no eran como las demás, se veía que eran apasionadas de Jesús, Les había cambiado la vida.

    COROLARIO:
    ——————
    No creo que sea tanto de conferencias para que los que estén fuera vengan, sino de hacer que los que decimos que estamos dentro realmente estemos dentro, y no de boqulla.

    Creo que hace falta una semilla en la parroquia, una comunidad, un modelo que sea referente para otros,

    ANECTOTA:
    —————-
    a) Ha estado una temporada el Padre Enrique Gonzalez Gil en mi parroquia, puede que tu Jorge le conozcas o hayas oido hablar de él.

    Esta persona impresiona ver como vive, cómo se abandora a Dios, la caridad que tiene con los que tiene al lado. Hace peregrinaciones andando de Madrid a Jerusalem, o a Loreto o a otros lugares sin otra cosa que el saco de dormir, no lleva dinero ni tarjeta de crédito abandonado a la Providencia, se pasa el tiempo que no está con los probres rezando, duerme muy poco, come muy poco, tiene una alegría especial.

    Esta persona el Cardenal Rouco le ha nombrado exorcista de la catedral de Madrid.
    http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4304&mes=7&ano=2009

    b) Las monjas de la Iessu Communio, si alguien puede que vaya a Lerma o a la Aguilera para ver estas chicas, jovencísimas todas, muchas con carrera o trabajando, que han preferido encerrarse en un convento con su Amado y sus hermanas,

    c) Familias en misión de las Comunidades Neocatecumenales. familias enteras que abandonan la comodidad de sus hogares y trabajos para ir a donde Dios quiera, totalmente abiertos a la voluntad de Dios.

    d) Monjas y religiosos que anonimamente están trabajando y dando su vida sin que nadie se entere, sólo Dios y las personas a las que ayudan.

    Estos cuatro últimos casos son casos concretos (hay más pero tengo que cortar por algún sitio) que he conocido personalmente y que me han servido para ver mi mediocridad y mi tibieza. Me han servido para comparar cómo vivo y cómo viven, y así desear ser como ellos. Buscar la perla que han encontrado ellos, Jesús.

    Pienso que en la Iglesia lo que hace falta son MODELOS, no tanto cursos o conferencias.
    El último modelo que Dios me ha pueso recientemente es una chica que me está ayudando en un taller de música de mi parroquia. Es una joven que tiene una dulcura, una inocencia y una alegría que te interroga sobre lo tosco, lo burro y lo quejoso que soy muchas veces.

    Quien sabe si nosotros también estamos siendo modelos para otros, alguna palabra algún signo.

    Recientemente ha muerto un sacerdote conocido, Padre Tomas Luengo, me acuerdo que nos decía que para que el amor de Dios ardiera por el mundo teníamos que ir lanzando chispitas, quien sabe si unas de esas chispas cae en alguien que está seco como la paja y con el viento del Espíritu Santo empieza a arder.

  4. Julia María dijo:

    Enhorabuena a toda la Parroquia y a vd, don Jorge. Son un hermosos ejemplo.

  5. Miguel Ángel dijo:

    Todo eso está muy bien Padre y no seré yo quien diga que no es construir iglesia todo lo que usted hace pero no se olvide de lo más importante; “Orgullo católico”. La gente no muestra ese orgullo y así nos va. Decir que eres católico está incluso mal visto y eso es lo que falla. ¿A que nadie pone peros a los legionarios cuando salen en procesión con el Cristo a hombros? Normal, un legionario como te pongas “tonto” te hace desfilar con ellos, pero un católico se calla, no responde, no se queja y nos las dan todas en el mismo lado….

  6. Myrian dijo:

    Jorge, tu parroquia es el mejor referente para todas aquellas que vivamente deseen crecer, hay que ver como trabajais y la cantidad de cosas que estáis llevando a cabo. es una pena ver como hay muchas que mantienen las puertas cerradas a cal y canto todo el día y que su único movimiento es la catequesis de niños y no hay más, en la zona rural pasa mucho de esto. también es cierto que es muy importante pasar del proyecto a la acción, no vale decir hay que hacer esto o lo otro, no, lo que realmente cuenta son los hechos, las palabras las lleva el viento y no queda nada. Pero para que haya movimiento también hay que tener al frente un sacerdote que realmente tenga ganas de trabajar, aqui cabe también decir que en los pueblos hay muy poquitos sacerdotes y tienen que multiplicarse mucho por lo que el tiempo no les abunda. Los feligreses, está demostrado que se dan a participar en todo aquello que se les encomienda, lo importante es que alguien les dirija y haya una buena organización y coordinación en las distintas tareas, sobre todo poner mucha ilusión para llevar a cabo los proyectos. Os felicito de corazón. Saludos.

Los comentarios están cerrados.