Con las hermanas de Iesu Communio ¡Ay mi Rocío!

Quizá todavía alguno recuerde una entrada mía que titulé “Ay mi Rocío, enamorada hasta las cachas”. En ella, hace ahora tres años, anunciaba que mi Rocío entraba en un monasterio de vida contemplativa.

Hoy os comunico con gozo que ayer Rocío, ya la hermana María Pastora, hizo sus votos temporales por tres años en el instituto Iesu Communio, acompañada por sus padres, amigos y familiares, una más entre las doscientas siete hermanas del instituto.

Tuve el gozo de estar con ella en su profesión, de emocionarme con su entrega, de vivir la alegría de esas hermanas jóvenes felices en su entrega a Jesucristo.

El locutorio de La Aguilera a rebosar. Los testimonios de hermanas y familiares, impresionantes. Y servidor con un nudo en la garganta cuando una hermana, hoy a punto de profesar, me dio las gracias porque aquella entrada mía en el blog le hizo comprender que ese era su camino y no otro. Caramba, que uno no es de piedra…

El locutorio es un gallinero. Religiosas, familias, amigos… cantamos, se da testimonio de fe, se ríe, se bromea. Lo mismo se bailan unas sevillanas que se canta la salve rociera o se hacen juegos con los más pequeños. Las guitarras mandan, las palmas resuenan, se hace la ola se viene al caso… Así son las cosas de Cristo.

La eucaristía es otra cosa. Una misa bellísima en su sencillez, presidida por el arzobispo de Burgos, Don Francisco Gil Hellín, y concelebrada por una docena de sacerdotes. Solemne y a la vez muy cercana. En ella, arrodillada ante la madre Blanca, vicaria general, la hermana María Pastora hizo votos de pobreza, obediencia y castidad por tres años. Silencio que se masca. Lágrimas que van saliendo desde la emoción más serena. En misa, con el pan y el vino, una mujer de veintidós años ofrece su vida entera a Cristo.

Al final de la misa la hermana María Pastora, entre otras cosas nos dijo: “mi sensación ahora es de alegría al deciros que siento que no me pertenezco, que soy toda de Cristo, y que no quiero ni puedo vivir de otra manera”. Acabó aún con estas palabras: “el que quiera ser feliz… que viva el cristianismo intensamente”.

Rocío, mi querida hermana María Pastora, que Dios te bendiga, que Cristo sea tu cruz y tu gloria. Doy gracias a Dios por haber podido acompañarte en este momento. De Cristo. Qué grandeza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Con las hermanas de Iesu Communio ¡Ay mi Rocío!

  1. Blanca dijo:

    “Al final de la misa la hermana María Pastora, entre otras cosas nos dijo: “Mi sensación ahora es de alegría al deciros que siento que no me pertenezco, que soy toda de Cristo, y que no quiero ni puedo vivir de otra manera”. Acabó aún con estas palabras: “el que quiera ser feliz… que viva el cristianismo intensamente”.
    Gracias Hermana María Pastora, porque, tus palabras en la distancia, van a ser semilla de nuevas vocaciones. Este Blog es muy visitado y tu testimonio lo leerán muchas personas.
    Me alegraría que por tus palabras haya otra, u otras personas que sientan el empujón que necesitan para SER FELICES….Viviendo el cristianismo intensamente.
    Gracias Jorge por tus aportaciones en el Blog.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Miguel Ángel dijo:

    Mi mas cordial enhorabuena a esta hermana que ha confiado su camino a la fe de Cristo y si usted ha tenido que ver algo Padre pues a usted también. Hoy pensaba en el trabajo lo dificil que es ser creyente en este mundo sin escrúpulos, lo difícil que se hace poner la otra mejilla con la sutileza sufciente para que no sea un problema. He acabado rezando porque esas preguntas me sobrepasan, tal vez es necesario que sea así, Dios sabrá…

    http://miguelangel1971.blogspot.com.es/

  3. Ana Azul dijo:

    Las doy la enhorabuena por esa entrega y amor incondicional. Y a la hermana Maria Pastora, que durante muchos años viva unida al amor de Dios. Besos
    Ana

  4. jose dijo:

    Estuve, en la celebración y que verdad es cuanto escribe. Que impacto ver a una mujer de veintidos años, que renuncia a este mundo tan “maravilloso” para decir si a Cristo, al AMOR y verla con esa felicidad y ese convencimiento. Realmente envidiable.

    Gracias por sus comentarios y su aportación en el locutorio

  5. Despues de eso encima pasarlo bien es el colmo.
    Os felicito a todos.

Los comentarios están cerrados.