El inexplicable suicidio de las cosas inanimadas

Ayer, al acabar la misa, se me acercó una familia para decirme que el jarrón que estaba junto a la imagen de la beata Mogas se había caído y se había roto. Les respondí: ¿qué pasó, se ha suicidado?  Si un florero pasa de su estad natural al suelo y se rompe en mil pedazos, o hemos tenido un movimiento de tierra, cosa harto improbable en Madrid, o ha intervenido un agente externo.

Recordaba la visita a una parroquia de un pueblo cercano. El sacerdote, explicándonos el templo, comentó que los retablos se quemaron en la guerra civil. Alguien preguntó: ¿alguna combustión espontánea tal vez, han estudiado el fenómeno? Evidentemente no. Los milicianos entraron en la iglesia, la saquearon y prendieron fuego.

Eso de se cayó, se quemó, se ha roto… no es más que una forma de hablar que denota falta de responsabilidad en las acciones.

Lo escucho demasiadas veces. Se rompió ese matrimonio. Se acabó la fe. Se ha roto el vidrio. Se cayó el jarrón. Se ha hundido la economía.

¿Nadie responsable de nada? Cuidamos la fe como se debía, nos preocupamos de alimentarla en la oración, los sacramentos? ¿Y el matrimonio? ¿Hemos puesto algo de nuestra parte por salvarlo o simplemente se dejó ir sin el más mínimo esfuerzo?

Es para pensarlo.

Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El inexplicable suicidio de las cosas inanimadas

  1. maribelad87 dijo:

    ¿Y cuando rompemos la vida? ¿Y cuando rompemos con Dios? Es terrible la capacidad que tenemos para romper y la poca que desarrollamos para construir o pegar los pedazos rotos.
    Un abrazo
    maribel

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    ¿Nadie responsable de nada? ….Cierto lo que dices….se cayò….Se rompió el amor…
    ¿Hemos puesto algo de nuestra parte por salvarlo o simplemente se dejó ir sin el más mínimo esfuerzo?
    ¡Así es!….
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Miguel Ángel dijo:

    Cuando la culpa no es de nadie aún tiene un pase, lo malo es cuando es de los demás, que suele ser casi siempre. Es muy cómodo sentirse el centro del universo y ver a todos los demás culpables de nuestros própios errores. Aunque debo decirle Padre que hoy por hoy, tener una fe profunda no es camino fácil, son muchas las dificultades que debes salvar para poder vivir plenamente en Cristo, al menos yo…

    http://miguelangel1971.blogspot.com.es/2012/03/nigeria-la-muerte-por-creer-distinto.html

  4. Ana Azul dijo:

    Es que últimamente la responsabilidad brilla por su ausencia. Nadie tiene culpa de nada, todo es culpa de los otros… y así nos va
    Besos con nieve en Madrid el primer día de primavera.
    Ana

Los comentarios están cerrados.