Me siento cansado…

Pero muy feliz, eh..?

Llevamos una semana de locos. Desde las siete de la mañana que abrimos el templo, raro es el día que conseguimos cerrar antes de las diez y media de la noche. Y no es abrir por abrir, ni mucho menos. Es que se llenan las horas con mil cosas.

Esta mañana ya hemos celebrado misa a las 9:30 h. Mi compañero se ha ido hace un rato a una parroquia vecina que hoy celebra la dedicación de su templo. A las 13 h., unas bodas de oro. Esta tarde tenemos reunión del consejo de asuntos económicos, bautizos, misa y concierto después, seguido de un piscolabis con los “concertantes”. Otra noche que no vamos a cerrar entes de las dies y media o las once…

He aprovechado este rato hasta la misas de las bodas de oro para revisar el correo, contestar unos cuantos correos de estos días y empezar a preparar las misas de mañana.

La semana que viene me quedo solo de jueves a martes. Un buen grupo de jóvenes de la parroquia se va con la delegación diocesana de pastoral juvenil a Roma a celebrar el domingo de ramos en los que es cada año un extraordinario encuentro de miles de jóvenes con el papa. Evidentemente, mi compañero los acompaña.  Esto quiere decir que el próximo fin de semana estaré solo: seis celebraciones, y teniendo en cuenta que es domingo de ramos. Pero merece la pena.

Se lo tengo dicho a mi compañero. Mira, yo para andar con mochilas enredando con los jóvenes en encuentros, convivencias y similares, me veo con pocas condiciones. Lo que no me importa es estar en la parroquia, hacerme caego de todo y que lo hagas tú. Y es que creo que los jóvenes necesitan un trabajo muy constante y en eso mi compañero es todo un experto. Pues bendito sea Dios. Que un servidor para misas, reuniones y bautizos se irá apañando. Todo el esfuerzo que pongamos en estar con los jóvenes para que vayan viviendo el evangelio merece siempre la pena.

Cada año, por estas fechas, el cansancio se nota. Y aún queda el golpe fuerte de una semana santa que cada vez nos pide más. Ya me lo sé. Así que desde hace unos días estoy con mi complejo vitamínico de todas las primaveras que me receta cada año mi médico de cabecera y que me deja no nuevo, que no vamos a pedir milagros, pero un poco más apañadito.

Feliz jornada. Mañana, el evangelio de la adúltera. Sí, ese del que todos nos sabemos muy bien lo de “yo tampoco te condeno”, pero del que se nos olvida eso que sigue de “en adelante no peques más”. Y me voy para la iglesia a preparar las bodas de oro.

Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Me siento cansado…

  1. Miguel Ángel dijo:

    No se queje Padre, el Papa tiene 85 años y sigue dando guerra, así que usted no va a ser menos 🙂

    http://miguelangel1971.blogspot.com.es/2012/03/las-palabras-de-benedicto-xvi.html

  2. Miguel Ángel dijo:

    No esperaba menos Padre, que Dios le de las fuerzas que necesita, buen fin de semana…

  3. Ana Azul dijo:

    Pues descansa mientras te sea posible, y cuando te toque trabajo, apóyate en el brazo de Cristo. ¡Bueno, que te voy a decir yo si ya estarás acostumbrado a apoyarte!
    Para que luego digan que los curas no trabajáis, (que lo dicen). esta misma semana pasada discutiendo con una vecina de ello, estuve un rato. pero no hay quién los convenza, no hay manera.
    Veo que estas cansado, pero se te nota feliz también. Que lo disfrutes.
    Saludos
    Ana

  4. pepa dijo:

    Lo de las “pocas condiciones” me lo creo poco. Aún te quedan muchos años, para que te creas que ya puedes poco. ¡¡¡Ánimo!!! que uno mismo no sabe de lo que es capaz… Un abrazo

  5. Querido D. Jorge: Hoy rezo por usted pidiéndole al Señor que le dé un par de RedBull espirituales, es decir, unas gracias mas especiales para estos días. Y es que las “guerras” (aunque esto no lo sea), las ganan soldados cansados. Ánimo de un abuelete que le aprecia y le sigue. Y que cree, como usted, en la Comunión de los Santos.

  6. pepa dijo:

    Lo de las “pocas condiciones” me lo creo poco. Aún te quedan muchos años, para que te creas que ya puedes poco. ¡¡¡Ánimo!!! que uno mismo no sabe de lo que es capaz… Un abrazo. ¿Recuerdas el 7-XI- 2009?. Pues no estabas mucho mejor…

  7. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Te espera una Semana Santa, SANTA de verdad. El Señor te premiará tantos esfuerzos por multiplicarte y tratar de rendir al máximo por El.
    Tus feligreses que te conocen y quieren un montón, te ayudarán en lo que puedan, a pesar de que los jóvenes se vayan a Roma esos días….Has elegido bien porque por lo menos pasas las horas de descanso en tu casa y “no tiras de mochila” como bien dices, además la gente joven es incansable. A ver si vienen llenos de ilusión y tienes en ellos unos ayudantes más entusiasmados por el Evangelio….Y alguno tal vez con algún interrogante que le lleve a un compromiso para toda la vida.
    ¡No te olvides de tomar las vitaminas!!…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  8. Facundo Camarena dijo:

    ja,ja,ja… pues a mí me pasa lo mismo. Soy sacerdote católico, español, misionero en Nicaragua… y tiemblo sólo de pensar en el trabajo que me espera ahora y en las dos próximas semanas, y a eso añádale usted el calor de la bendita Managua. Cansado sí, pero contento, muy contento.

  9. lau dijo:

    tengo podo tiempo de seguir tu blog y la verdad que me enbelesa leerlo….De verdad le doy gracias a Dios
    por tener Sacerdotes como tu,con tanta vocacion,Desde mexico un saludo enorme 8con el Gozo de detenr al papa
    en nuestro pais)Gracias Padre por compartir sus sentimientos con nosotros!!

  10. Miguel Ángel dijo:

    Creo que hoy tocaba este pasaje, lo leí y estuve reflexionando, sobre todo en lo de “en adelante no peques más”

    Juan 8, 1-11

    Mas Jesús se fue al monte de los Olivos. Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?» Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acuasarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra». E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio. Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?» Ella respondió: «Nadie, Señor». Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más».

  11. maribelad87 dijo:

    Ánimo Jorge que a ti te va muy bien la mochila de Internet para propagar la fe de la Iglesia.
    Que Jesús Sacerdote te ayude siempre en todo tu apostolado
    Maribel

  12. Alvaro dijo:

    Esto que nos describe no es sin la reedición del milagro de la multiplicación de los panes y los peces, solo que multiplicando “los padres y las preces”: los padres, los sacerdotes que tendrán que estar con todo el mundo, en todas partes y atendiendo mil cosas, y las preces porque cuando lo consigan (y qué duda cabe de que con Cristo lo conseguirán), adquirirán una cierta fama de excelencia en la realización de su labor.

    Además, no le faltará quien rece por vd para echarle una manita desde la distancia.

    Un saludo.

  13. Dios sabe porqué pero hay muchos mutiladres de las palabras bíblicas cuando no conviene para sus tesis.
    Conozco muchos “predicadores” que lo hacen.

Los comentarios están cerrados.