Con la pierna a rastras

O qué buena es la gente. Porque el domingo servidor se levantó con una pierna a rastras. Me dolía bastante el pie, pero me fui defendiendo. Ayer no podía dar un paso. Bajar de casa al despacho fue toda una odisea. Llegué sujetándome en los bancos de la iglesia y lo que fui encontrando por medio.

La gente es buena. Lo primero, llamar a mi amigo y feligrés Miguel Ángel, traumatólogo y de los buenos que acababa de salir de guardia y andaba por el barrio. Le faltó tiempo para venir a verme. El diagnóstico: tendinitis muy seria en el talón izquierdo. Él mismo se fue a la farmacia a comprar una pomada y me ha llamado después a ver qué tal voy.

A partir de ahí todo amabilidades de la gente, porque realmente estoy que casi no puedo dar un paso. Bastó que dos o tres personas me vieran por la iglesia así y un día de locos. No sé cuántas llamadas: que si quieres algo, que si la comida, el pan, el periódico… Que yo voy a pasear al perro. ¿Necesitas unos bastones, una silla de ruedas tal vez?

En misa, por la tarde, vino de casualidad don Manuel, un sacerdote mayor que nos visita de vez en cuando: “tú tranquilo, si quieres celebrar pues bien, y si lo prefieres celebro yo y tú concelebras sentado”. Mi compañero un  encanto, lo que sea.

Acabé la tarde a las tantas, después de la reunión con el catecumenado de adultos. Tú tranquilo, que sacamos ahora al perro.

Estoy algo mejor, pero hoy la mañana va igual. Hasta el amigo Luis me ha dicho que el sábado eso de irme con él a por los ramos de olivo como siempre que nada de nada, que él se encarga y yo a cuidarme.

¿Quién dijo que el sacerdote está solo? Es verdad que vives solo en tu casa, pero no estás solo nunca, lo tengo muy experimentado. No. No estoy solo en absoluto. No únicamente porque Dios está conmigo, lo sé y lo siento. Sino porque percibo en cada momento el cariño de la gente, su disponibilidad, su entrega a sus curas, la generosidad de cada instante. Hasta casi diría que es una gozada algún percance, porque a todos nos gusta que nos mimen.

Soy un cura privilegiado, incluso cuando llevo la pierna casi a rastras. Hoy estoy algo mejor, pero sigo moviéndome con muchísimo cuidado porque siguen los dolores con ganas. Espero en un par de días estar bien de todo. Y mientras me dejaré mimar un poco.

Feliz jornada.

Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Con la pierna a rastras

  1. Ana Azul dijo:

    Iba a decirte que, que suerte tienes, pero no es suerte, es que tú te has portado bien con la gente, asi que no recibes nada mas que lo que has dado.
    Cuídate ese pie, no abuses de tus fuerza y déjate aconsejar y ayudar. Besos y a mejorarse.
    Ana

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Tu eres de los que reconocen la verdad….¡¡¡ERES UN PRIVILEGIADO!!!
    Deja que te ayuden lo más posible y lo ganarás en salud, tu pierna quedará mucho mejor si está bien cuando quieras hacer vida normal, que si la fuerzas.
    Nada ocurre por casualidad….Son días de mucho trabajo, pero ya vez como vas a salir adelante con la ayuda de tanta gente como te quiere.
    Te deseo que te repongas BIEN, porque si no dejas que se cure, luego lamentarás que dura más de lo que esperabas.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Charo dijo:

    ¡Cómo le comprendo, don Jorge, porque me encuentro igual que usted! Pero desgraciadamente yo no tengo a casi nadie que me eche una mano… En fin, deseo que se le pase pronto; y ya sabe, mucho reposo aunque sea una lata.

  4. JoseAntoniO dijo:

    Que se mejore¡¡

  5. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Por tu pronta recuperación, van toneladas de mimos envueltos en oraciones.

    “Dios todopoderoso, dador de la salud y remedio de todos los males, envuelve a Jorge, en tu amor y en tu poder para que pueda recibir la salud y salvación, según tu libre voluntad. Que en medio de sus sufrimientos ponga su confianza en ti. Amén”

    ¡Cristo infinito! ¡Cristo eterno! ¡Cristo cercano! ¡Cristo compasivo! ¡Cristo amigo! ¡Sana a Jorge!

    “El Señor te bendiga y te guarde… te muestre su rostro y te dé la paz”
    Betsi.

  6. Miguel Ángel dijo:

    Espero que se recupere pronto…

  7. pepa dijo:

    Cura sana, culito de rana, si no cura hoy, se cura mañana… ¿Ya estás mejor?. Un abrazo grandote.

  8. maribelad87 dijo:

    Que te mejores muy pronto. Me gustó mucho la reflexión que haces sobre la “soledad”.
    Un abrazo
    Maribel

  9. Paquita dijo:

    Mi querido amigo Jorge: Primero, decirte que siento tu malestar; segundo mis deseos de que te pongas pronto bien y tercero felicitarte por la ayuda y el cariño que estas recibiendo de todos cuantos te rodean.
    EL QUE SIEMBRA, RECOGE. ¡¡A saber cuánto llevas tú sembrado, para recoger tanto fruto como estas recogiendo!!
    Un abrazo fraternal de Paquita

  10. Paquita dijo:

    Mi querido Jorge: Primero decirte cuánto siento el malestar que tienes; segundo, desear que te pongas pronto bien y tercero mostrarte mi alegria de ver cuánto te quieren y la ayuda que estas recibiendo.
    EL QUE SIEMBRA RECOGE, y ¡¡Habra que ver cuánto llevas sembrado tú!!
    Un abrazo fraternal de Paquita

  11. Pues claro ¡leche!
    Al que da se le da
    ¡A mejorar!
    Y punto.

  12. Prados dijo:

    ¿Y cómo va la pierna?, esperando que vayas mejorando y pases buena Semana Santa.
    Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.