Tópicos típicos: “Jesús no juzga ni condena”

Esta mañana me he encontrado un comentario en una entrada antigua con los tópicos de siempre, porque ya no somos ni siquiera originales. Esta vez tocaba eso de que Jesús ni juzga ni condena.

Me da la impresión de que necesitamos un repasito de los textos evangélicos, que en lugar de leer el evangelio nos quedamos en cuatro tópicos lanzados por el soplagaitas de turno. ¿Cómo que Jesús no juzga, cómo que no condena? ¿Qué pasa, que cuando llama a los fariseos sepulcros blanqueados está haciendo caricias? ¿O que cuando dice a la adúltera que en adelante no peque más, no está condenando el adulterio? No digamos ya la parábola del juicio final de Mateo: unos a compartir el cielo y otros al fuego eterno.

Evidentemente que Jesús no condena. Nos condenamos nosotros: “El que no cree ya está condenado” (Juan 3,18).

Cuando se dice que ni juzga ni condena lo que se busca es un cristianismo acomodaticio. No juzga, no condena, por tanto no hay urgencia de nada. Comamos y bebamos que no pasa nada, no ves que Jesús no condena? También hay otra lectura: Jesús no condena, la Iglesia sí, luego la iglesia es mala y lo que hay que hacer es vivir un cristianismo por libre, light, acomodado a mis propias circunstancias. Pues mala cosa.

Claro que Jesús juzga: discierne entre lo bueno y lo malo. Claro que llama a la conversión, al cambio de vida porque la vida que llevamos no es siempre la correcta. Jesús habla clarito: lo que es bueno, lo que es malo. Y dice que el que no cree está condenado.

Pero como todo esto supone conversión, esfuerzo, apertura a la gracia, alguien se ha inventado que no juzga ni condena y ha sacado la magnífica conclusión que respetar todo es decir que todo vale y que cada cual sabrá. Pues no, no es así. De hecho nos llama a hacer discípulos, a enseñar el evangelio y a bautizar. Nos llama urgentemente a la conversión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Tópicos típicos: “Jesús no juzga ni condena”

  1. Ana Azul dijo:

    A base de repetirlo. digo yo que se irá quedando algo en las mentes. Me incluyo también yo, es mas fácil, creer lo fácil. No sé si me explico.
    Besos
    Ana

  2. JoseAntoniO dijo:

    Caray, no había caído en “..vete y no peques más” , por más que no es la primera vez que lo oigo…
    Entonces, esa es la vida real.
    Yo creo que somos una lámpara que está hecha para arder con el fuego del Espíritu y que no es nada si no arde. Sencillamente, no es lámpara, por cuanto la substancia de la lámpara está ligada a su finalidad.
    El que hizo la lámpara, si no arde, sencillamente, la descarta.

  3. Alvaro dijo:

    “No juzguéis y no seréis juzgados” no significa que abandonemos todo criterio sino que debemos aplicar a los demás el mismo criterio, rígido o flexible, que quisiéramos que nos apliquen a nosotros, que lo de ver la paja en ojo ajeno sin ver la viga en el propio es un planteamiento.

    Además, ese “Jesús no juzga ni condena” suele ir de la mano siempre del mismo corolario, tan verdadero como frecuentemente malinterpretado:

    – “Jesús es Amor”

    (De donde deducen que, como Amor que es, no juzga ni condena; vamos, que por lo visto Cristo sólo es Amor, pero no Verdad, ni Justicia, ni Misericordia, etc, etc, etc…)

    Ciertamente, Jesús es Amor, pero no por ello ni juzga ni condena, ya que afirmar tal cosa equivale en la práctica a negar el Bien y el Mal y a negar que Cristo tenga criterio al respecto. El Amor de Cristo se traduce en que ama a la persona al mismo tiempo que condena los pecados que esa misma persona pueda cometer, y en que sanciona la responsabilidad en que pueda incurrir esa persona por la comisión de esos pecados (del mismo modo que sanciona y refuerza el efecto salvífico de sus buenas acciones, ya que la responsabilidad opera en ambos sentidos). De hecho, condena ese pecado no sólo por lo que tiene de ruptura con Dios y con Su Plan, de rechazo de su Amor, sino también por el efecto dañino inmediato del Pecado sobre la persona, ya que le esclaviza y mata el alma de esa persona a la que Él tanto Ama.

    Por cierto, hay una cosa que me sucede y que no sé si le sucederá a más gente respecto a este y otros “típicos tópicos”: la frase “Jesús no juzga ni condena” no me suena extraña de tantas veces que se repite, pero en cambio me chirría bastante al oído la frase “Cristo no juzga ni condena”. Una sola palabra, “Cristo”, cambia tanto la frase.

    Muchas ñoñerías se han extendido de la mano de ese “jesusismo” que aparta la figura de “Cristo” para quedarse sólo con la de “Jesús” (lo que revela que se está prescindiendo en mayor o menor medida de la parte divina de Jesucristo para centrarse únicamente en la humana, no menos importante que la divina pero en absoluto más importante que ésta). Así pues, el que una frase biensonante chirríe al cambiar “Jesús” por “Cristo” me resulta indicativo de que la frasecita, por bien que suene, probablemente sea doctrinalmente falsa (no puede ser cierta una frase que aplique a Jesús pero no a Cristo, ¿no creen?).

    Un saludo.

  4. Miguel Ángel dijo:

    Jesús ante todo vino a darnos un mensaje de amor, con sus normas y sus formas pero un mensaje de amor.(Juan 15: 9-17) Lo de la adúltera, que ya es un mito en este blog por motivos y despistes que no vienen al caso :-), demuestra muchas cosas.;Una que Jesús enseñaba en el templo, es decir que no era un iluminado que pasaba por allí sino que era algo así como un sacerdote de ahora. Otra y muy importante, que pone en duda a los que la quieren lapidar a la pecadora poniendo en cuestión su autoridad moral con el ya mítico; “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” y por último censurando el tremendo castigo de la muerte ordenado por Moisés según la ley Hebrea. Aunque la reprende diciendole; Vete y no peques más, por lo tanto no aprueba su comportamiento.

    Así lo entiendo yo y puedo estar equivocado, para eso están todos ustedes si lo estoy, para debatirlo y juntos sacar una conclusión más objetiva…

    Otro debate que siempre suelo escuchar a la gente de izquierdas es que Jesús fue el primer comunista, nada más léjos de la realidad, aquí les dejo mi enlace donde humildemente doy la explicación o mejor dicho mi explicación sobre el tema y así no alargo más este comentario…

    http://miguelangel1971.blogspot.com.es/2012/03/jesus-no-fue-el-primer-comunista.html

    Su pierna espero que esté mejor Don Jorge…

  5. maribelad87 dijo:

    Está claro que Dios envió a su Hijo al mundo para salvarlo. Se condena el que quiere condenarse y se salva el que quiere salvarse, pero para esto último es necesario poner de nuestra parte la elección de Jesús, nuestro modelo. Si lo hacemos así y sabiendo que nos ayuda Dios, nos salvamos.
    Espero que estés mejor.
    Un abrazo
    Maribel

Los comentarios están cerrados.