¿Cuántas misas puede celebrar un sacerdote?

Es una pregunta que me han hecho en alguna ocasión. La última vez este pasado domingo de ramos, en que tuve que celebrar cuatro misas, una de ellas con procesión de ramos incluida.

El derecho canónico dice que un sacerdote sólo puede celebrar una vez la eucaristía los días ordinarios,  aunque “si hay escasez de sacerdotes, el Ordinario del lugar puede conceder que, con causa justa, celebren dos veces al día, e incluso, cuando lo exige una necesidad pastoral, tres veces los domingos y fiestas de precepto”.

Esto dice la norma. Pero lo cierto es que a veces resulta insuficiente. Recuerdo en una ocasión que estábamos hablando un grupo de curas de pueblo con nuestro obispo, el cardenal Rouco, sobre esto. Él nos decía que no deberíamos celebrar más de cuatro misas en el fin de semana. Porque claro, algunos con dos pueblos incluso, estábamos celebrando en el fin de semana no menos de seis, aparte bodas, bautizos y entierros que pudieran surgir. Cuando le hicimos ver la situación real nos dijo: “qué queréis que os diga, haced lo que podáis”.

La necesidad pastoral y el servicio a los fieles es lo que manda. No tiene sentido multiplicar misas porque sí, como tampoco lo tiene reducirlas porque así lo manda el derecho. Este fin de semana mi compañero en Roma participando con jóvenes de la parroquia en la bendición de ramos con el papa. Pues bendito sea Dios. Si no encontramos otro sacerdote ya celebro yo las cuatro misas. ¿Dónde está el problema?

Creo que el record de celebraciones lo tuve un domingo siendo cura de pueblo. Misas dominicales a las 11, 12 y 13 h. (cambiando de pueblo, eso sí), un entierro con misa de cuerpo presente a las 14:30, otro entierro también con misa a las 16:15, bautizos a las 18 h. y otra misa a las 20 h. ¿Qué vas a hacer? Si la gente tiene costumbre se siempre de celebrar la misa de cuerpo presente antes del entierro pues no les vas a decir que no porque son muchas misas, tiene que primar el servicio y el estar cerca de ellos. Fines de semana tuve con seis misas ordinarias, boda, bautizos y entierro. Pues para eso estamos.

Eso sí, haciendo ver a la gente el problema de tantas celebraciones. No eran raras por ejemplo peticiones para misas en horario especial en fin de semana con motivo de bodas de oro o de plata, sobre todo en verano. O gente que solicitaba un funeral en horario aparte de la misa ordinaria. Era el momento de explicar la situación y de sugerirles la posibilidad de incorporar su celebración a la misa ordinaria de la parroquia, y generalmente lo comprendían.

Ahora todo es más tranquilo. Suelo tener mi misa diaria y los domingos dos. Así son las circunstancias. En cualquier caso el problema no es cuántas celebrar sino cómo hacerlo. Se puede celebrar una de cualquier manera y se pueden celebrar seis con toda dignidad.

A mis compañeros curas de pueblo de este momento es lo que les suelo decir. Que no se planteen tanto si celebran muchas misas o pocas, sino si están respondiendo a las necesidades de la comunidad. Si una parroquia necesita cinco, seis misas un fin de semana y están solos, pues que las celebren con alegría, con ilusión, sin quejas, felices de servir a la gente, sin dejarse arrastrar por el desánimo. Sin pensar en nosotros, sino en la comunidad. Porque quizá para nosotros lleguen a ser muchas, pero para cada fiel es su misa de domingo y por eso tenemos que cuidarla. Y si además de las misas surgen más cosas pues bendito sea Dios, y a vivir y celebrar su presencia en medio de la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Cuántas misas puede celebrar un sacerdote?

  1. Ana Azul dijo:

    Que alegría da leerte, ver la ilusión y la felicidad con la que cuentas que no te importa dar las misas que sean.
    Ese es el espíritu de entrega, de amor hacia la comunidad, hacia los feligreses.
    Enhorabuena por esa forma de trabajar y de entregarte,
    Besos
    Ana

  2. maribelad87 dijo:

    Es muy importante, como tú dices, responder a las necesidades de la comunidad. La celebración eucarística es para todos una alegría y si no lo es, entonces debemos mirar que nos sucede en nuestra vida de cristianos, porque algo no funciona. Llevar a Jesús a los otros y a los optros a Jesús es maravilloso y creo que a los sacerrdote los debe llenar de júbilo.
    Un abrazo
    Maribel

  3. Mientras el cuerpo aguante
    La voluntad que no falte
    Servir no tiene limitación
    Las normas son buenas pues ha de haber un orden
    Pero si “JASE FARTA, SE JASE LO QUE SE PUÉ”
    ESO ES VIDA CRISTIANA, COMO JESÚS, HASTA EL FIN.
    PA EZO EZTAMOZ.
    FELICITO
    LAS MAYÚSCILAS ES QUE NO VEO BIEN.

  4. Francisco dijo:

    Angel, el cura de nuestro pueblo, me comentaba lo mismo que tú estás diciendo.
    Y además en la carretera constantemente jugandose el tipo.
    Y todavía algunos creen el dicho de “vivir como un cura”, como si en realidad no trabajaséis lo suficiente y además estuvieséis bien remunerados.

    Benditos seáis porque cada día hacéis que Cristo baje a vuestras manos.
    Sin vosotros, no habría Eucaristía.

    Un abrazo inmenso

  5. Liliana Morales dijo:

    Esa es una interrogane que también yo tenía. Ojalá todos actuaran en ese sentido como usted lo expresa, en verdad da gusto saber que hay sacerdotes que tienen verdadero amor y pasión por lo que son y hacen y no les importa cuantas misas celebren siempre lo hacen con el mismo entusiasmado.
    Felicidades.

  6. José Cantú Gtz. dijo:

    En un principio eran 12 Apóstoles y 7 diácones solicitados por el Espiritú Santo ahora ese orden se perdió. Creo que ahora más que nunca se vive un clericalismo que desgasta imprudentemente a Sacerdotes bien intencionados pero sin apoyo estructurado.

  7. pepa dijo:

    Yo tenía entendido que no es imprescindible la celebración de la Eucaristía cuando se celebra otro tipo de sacramento (bautizo o boda). Tal vez estoy equivocada… Un abrazo.

    • Jorge dijo:

      Efectivamente es así. Normalmente los bautizos se celebran fuera de la misa, pero existe la posibilidad de hacerlo con misa. Las bodas, igual. No es para nada imprescindible, pero depende mucho de las circunstancias. Yo suelo hacer los bautizos sin misa. Las bodas, según. En cuanto a entierros, en el pueblo la costumbre era llevar el cadáver a la iglesia, celebrar la misa de cuerpo presente y luego acompañar al cadáver hasta el cementerio.

  8. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Una vez más nos demuestras con tus líneas que en el momento actual por la falta de sacerdotes, a veces se tienen que multiplicar y decir la misa en varios pueblos en el mismo día. En mi Diócesis a veces hasta celebran un día a la semana fuera del Domingo en la imposibilidad de llegar a todos el Domingo. ¡¡Mucho trabajo y mucho mérito!!…Muchos son ya mayores y a pesar de ello han de recorrer de un sitio para otro para que la mayoría pueda tener misa. Les hay con suerte de que les lleva un seglar en su coche con lo que es menos tensión.
    Roguemos por las vocaciones sacerdotales y por nuestros sacerdotes para que no se cansen y sean capaces de trasmitir su ilusión a los jóvenes….Y alguno escucha la llamada y responde con generosidad.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

Los comentarios están cerrados.