La pastoral del chucho

Servidor tiene chucho, como muchos de vosotros sabéis. Y como todo dueño de perro que se precie, sabe que toca salir al menos tres veces al día para que el aludido pasee y haga sus cosas en lugar adecuado.

Hay que ver qué amistades se hacen perro en ristre. ¿Cómo se llama? ¿Qué tiempo tiene? ¿Perro o perra? Pues parece tranquilo. No creas… ¿Y el tuyo?

Muchas veces tras las primeras frases me hacen la pregunta clave: ¿es usted el sacerdote de la parroquia? No hay mucho que pensar: alrededor de la parroquia, de gris y frecuentemente con tirilla, la cosa es bastante clara. Pues parece mentira lo que puede salir: soy creyente pero casi no voy a misa, y el caso es que debería ir, pues cuando quieras, no conozco ni la iglesia por dentro, pues sin problemas, pásate un día y ves qué bien quedó…

Más de una persona que he conocido con la disculpa del perro ha venido ya a misa alguna vez. Quizá necesitaba ese empuje, tal vez Dios marca sus caminos como quiere, y no sería la primera vez que se vale de un animalillo para que alguien despierte su conciencia.

Es curioso cómo vas viendo posibilidades de acercamiento a la gente. Internet ha sido y sigue siendo una buena forma. Lo del chucho me ha resultado nuevo.

Descubro cómo el perro facilita el relacionarse una persona, que es una gran disculpa. Pero también observo la necesidad que tenemos de charlar y de sacar de dentro cosas. A la vez, es curioso como gente que recela del sacerdote o de la iglesia, cuando me ven con el chucho no tiene problema en acercarse y charlar. Pues bien venida sea la posibilidad.

El único problema es que cada vez los paseos se alargan más. Por un lado porque uno sale con la idea de “pegar la hebra” con quien sea. Por otro, porque cada día hay más que hablar con esa gente con la que vas coincidiendo.

Qué cosas. Tanto taller pastoral, tanto libraco, y nadie me había explicado eso de la pastoral del chucho. Y anda que no es interesante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Vida parroquial, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La pastoral del chucho

  1. Ana Azul dijo:

    LOS CAMINOS DEL SEÑOR SON INESCRUTABLES, Esta frase viene a lo que cuentas al pelo, nunca sabemos por donde va a salir para que nos acerquemos a Él.
    Besos, para tí y para el chucho

    Ana

  2. Alvaro dijo:

    ¿No será el suyo un perro pastor, verdad? Si fuese así, se entendería mejor su faceta misionera.

    De hecho, hay “pastorales” de lo más curioso: ayer, sin ir más lejos, pasé frente a un restaurante que tenía en la puerta la clásica pizarra con el menú escrito con tiza, y vi que entre los primeros platos ofrecían “Migas pastorales”. ¿Las servirán junto con una homilía del obispo?

    Anécdotas aparte, lo cierto es que hay mil situaciones en las que Dios puede hacerse presente, tanto en la Iglesia como fuera de ella (como se citaba de un chico en el libro “Antología del Disparate”, de Luís Díez Jiménez: “Dios está en todas partes, pero para más por las iglesias”). Y lo del chucho es perfectamente válido para cuando se va “de campo” (o de parque, más bien).

    De hecho, los padres de niños pequeños comentan que ir con niño también fomenta muchísimo la comunicación, ya que a menudo les paran para ver al niño, admirar lo grande que está… y charlar un rato, aparte de las conversaciones que surgen con otros padres y abuelos junto a los columpios en los parques, etc. Imagino que esa es otra buena situación donde Dios puede aparecer de cuando en cuando.

    Eso sí, como sacerdote le recomiendo que siga con el chucho… 🙂

    Un saludo.

  3. karmenfl dijo:

    Dichoso usted que sabe ver todas las oportunidades, y aprovecharlas!! 🙂

  4. maribelad87 dijo:

    En lo más sencillo nos sale al encuentro Dios. Debemos acostumbrarnos más a dejarle a Él el timón o que nos sujete las manos si lo llevamos nosotros.
    Un abrazo Jorge y a seguir evangelizando.
    Maribel

  5. Alvaro dijo:

    Cambiando de tema (o no tanto, ya que de algún modo toca la cuestión pastoral), quisiera mencionar que desde la página de las teresianas puede descargarse una Biblia completa en formato PDF (es decir, apta para la mayoría de lectores de libros electrónicos).

    La versión que tienen colgada de la web no es la más reciente, de la Conferencia Episcopal, sino que parece ser la “Biblia de Jerusalén”, de 1976, versión que tengo por bastante buena y con la que muchos hemos crecido. Aunque no sé con seguridad si el contenido del documento se ajusta realmente a esta traducción o no, la página (aparentemente, de las teresianas) parece ofrecer bastante confianza, de modo que les dejo el enlace a la página desde la que se puede descargar esta Biblia:

    http://www.stjteresianas.pcn.net/Bib-libros/bibGralMenu.html

    La verdad es que es incómodo esto de buscar libros doctrinales en Internet y no estar seguro casi nunca de si le darán a uno gato por liebre. Así, sería interesante que la Iglesia ofreciera los principales textos doctrinales, colgándolos en sitios “oficiales” o de gran confianza, en la forma de un único archivo por publicación (a veces se “suben” libros en forma de grupo de páginas web, como es el caso del Catecismo colgado en vatican.va, no así de su compendio, que es una única página) y -cosa importante pero a menudo pasada por alto- en un formato como el PDF, que es admitido casi universalmente por libros electrónicos y teléfonos móviles avanzados (el ePub también podría servir, pero tiene menos soporte en teléfonos y ordenadores).

    Desde luego, es cierto que muchas páginas católicas (parroquias, diócesis, CEE, etc) suelen disponer de no pocos documentos en línea, pero suelen publicarse con un enfoque de “documentación en línea” más que de “biblioteca digital católica”. Y no solo eso: uno suele encontrarse con un caos de formatos de libro (PDF, ePub, DOC, RTF, TXT, HTML, etc) que, encima, a menudo están maquetados para imprimirse en tamaño folio y no para leerse en una pantalla pequeña.

    Lo de publicar textos doctrinales en PDF y colgarlos en una web de confianza no tiene por qué ser demasiado costoso, ya que los principales textos están libres de derechos o son propiedad de la propia Iglesia, con lo que su publicación no entrañaría más coste que el de la transcripción, maquetado y revisión del texto (lo que es un importante esfuerzo) y el del mantenimiento de los servidores.

    Eso sí, insisto en que se trate de textos y webs de confianza, que hay mucho autoproclamado católico suelto, deseoso de dar gato por liebre, y cualquiera sabe cómo pueden estar manipulados algunos textos que se ofrecen por ahí.

    Un saludo.

  6. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    Las mascotas son una especie de “rompehielos”, una tarjeta de presentación de su cuidadores. Son especialistas indirectos en abrir las puertas de la comunicación, para el intercambio de pareceres entre los “padres adoptivos”, que en un principio se centran en ellos. Y si la mascota tiene por cuidador a un sacerdote, en los paseos, hará su labor pastoral con ánimo amable y acogedor con cualquier persona que entable diálogo.

    Nombre: “Mendrugo”
    Familia:Perros
    Raza:MESTIZO
    Sexo:Macho
    Fecha nacimiento:18/03/2009
    link: https://berbellin.wordpress.com/2010/02/03/mendruguillo/

    Mucho éxito en la pastoral del chucho y cariños para tu fiel compañero de parte de Perrofiao.
    Abrazos,
    Betsi.

  7. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Aprovechas todo para lo tuyo….¡¡Qué bien!!…Al venir a dejarte estas letras encuentro que Betsi ha pasado por aquí, cosa que me alegra muchísimo.

  8. Blanca dijo:

    Perdona, otras veces tarda y esta vez se me ha ido sin darle a “publicar comentario”….Ya podías contarnos algo de Mendrugo, que al principio de tenerlo nos decías las faena que te hacía y todo lo que te había roto….Y ahora que va siendo mayorcito no nos cuentas nada….
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

Los comentarios están cerrados.