SINVERGÜENZAS

La noticia saltó ayer: vamos a pagar más por los medicamentos, incluyendo a los jubilados,  que pasarán de tener las medicinas TOTALMENTE gratis, a pagar cantidades que oscilan entre 8 y 18 euros al mes. Esto parece ser que supondrá un ahorro en torno a los 7.000 millones de euros.

SINVERGÜENZAS

Sinvergüenzas todo el gobierno anterior, que nos ha dejado en la más pura ruina. Siete años de derroche, de gastos tan faraónicos como inútiles, de tirar los euros a manos llenas. Siete años de gente robando hasta no decir basta. Me da igual el periódico que se abra o la cadena de radio o televisión que se escuche. Todos los días gravísimas noticias de corrupción, robos, estafas. Desde los ERES andaluces, las comisiones por todo, el caso Gurtel, Urdangarín. Aeropuertos cerrados por inútiles, obras plagadas de comisiones. Como Diógenes, hay que ir con la lamparita por la calle buscando al honrado. ¿Dónde está? Sinvergüenzas los que lo han tolerado y consentido, los que se han llevado los millones a sacos. Los que nos han dejado el país para saldos.

¿Y aquí no pasa nada? ¿Nadie va a ir a la cárcel? ¿Nadie devolverá lo robado?

Sinvergüenzas todo el gobierno actual. De acuerdo que estaremos en bancarrota. ¿Y para que salgan las cuentas hay que recortar a los trabajadores y jubilados? ¿No hay forma de ahorrar en otros capítulos?

Yo me atrevo a sugerir bastantes cosas para ahorrar no 7.000 millones, sino bastante más.

  • Atrévanse a cargarse el senado, algo completamente prescindible
  • Acaben con la sangría de las televisiones autonómicas
  • Fuera embajadas autonómicas en el extranjero
  • ¿Por qué cada ex presidente del gobierno o autonómico ha de tener por vida pensión, coche, despacho, secretaria?
  • ¿Sólo un 2 % de recorte a la casa real, mientras se deja prácticamente a cero la partida para la ley de dependencia?
  • Despido a los señores diputados que no asistan a los plenos y comisiones ¡qué vergüenza el hemiciclo tantas veces!
  • Férreas auditorías factura por factura en ayuntamientos, comunidades, estado…
  •  Ni un euro más de subvenciones a sindicatos, patronal, partidos, cine…
  • Revisión de pensiones de altos cargos de bancos y cajas.
  • Una batalla GRANDE a todo tipo de fraude, fiscal, corrupciones, dinero negro… con devolución de lo robado.
  • Una ley que contemple responsabilidades políticas, penales y PATRIMONIALES ante la mala administración de dinero público.
  • Y seguro que los lectores aportarán más cosas.

El país arruinado… SINVERGÜENZAS

Y para salir de la ruina, más cargas a los jubilados… SINVERGÜENZAS

About these ads
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a SINVERGÜENZAS

  1. "abrazados a la VERDAD" dijo:

    Más razón que un santo.

  2. JoseAntoniO dijo:

    Pues es que no sé que decir. Esto no va a cambiar.
    Y creo que sé porqué. Encienda la televisión y dese un paseo por ellos.
    Una pregunta: ¿es legítimo – no digo legal – que se emitan programas que lo único que les falta es que huelan mal? ¿Es legítimo el derecho a emitir basura digital? ¿Porqué en horario normal no se puede ver porno y se pueden ver a la hez de la especie humana insultarse a sus anchas y mostrar su rostro maligno?
    Es la sociedad la que está enferma, no la casta política o económica.

  3. Ana Azul dijo:

    Nada más que añadir.
    Besos
    Ana

  4. Elena dijo:

    Querido D. Jorge sigo con cariño su blog, que me encanta, desde Inglaterra. SIn embargo creo que este comentario haciendo juicios políticos está de más en un sacerdote, y más en uno como usted que es 100 por cien sacerdote. A todos se nos puede calentar la boca o el corazón, en un momento dado, pero sinceramente creo que es mejor para un sacerdote no meterse en esos terrenos. La posibilidad de equivocarse juzgando me parece elevada. Con el cariño de siempre. Elena

    • JoseAntoniO dijo:

      Para Elena.
      No creo que para ser sacerdote no haya que ser hombre. Cristo fué hombre, ¿o no nos acordamos de Getsemaní? Mejor ver sacerdotes-humanos, que estar aislados en un púlpito, más como imágenes que como pescadores de hombres. Y que se vea que les cuesta, como a nosotros. Igual que los obispos tienen la obligación de hablar sin tapujos, los presbíteros tienen que estar entre las ovejas del Reino, se tienen que tropezar con nosotros. Sólo desde ahí pueden dar ejemplo.
      O eso creo yo.
      JoseAntoniO

    • Jorge dijo:

      Sí, Elena, sacerdote. El martes, otras catorce personas nuevas al SOIE pidiendo ayuda para encontrar empleo. El pasado lunes, dos familias más pidiendo alimentos, y ya son cuarenta. ¿Y a esta gente que no puede más, que come de Caritas, que estira la pensión del abuelo para que de ella coman además el hijo en paro y dos nietos, a esta gente encima les piden que se aprieten más el conturón? Y mientras nuestros polìticos siguen con el bla, bla, bla… Claro que me indigno. No. No es un calentón. Panda impresentables.

    • Domiciano dijo:

      Con todo el cariño, Elena, ¿dirías lo mismos del pasaje del evangelio cuando Jesús, armado de un látigo, fustigó a los mercaderes? No sé si él debió de meterse en esas cosas. ¿O tal vez debió dedicarse a la oración y dejar el mundo como estaba? Sinceramente creo que un sacerdote que no se implica con la gente, mejor que se dedique a otra cosa.

  5. karmenfl dijo:

    Indignante, realmente indignante. Secundo al 100 por 100 sus propuestas. Ojalá hubiera un sitio donde apuntarse….

  6. Lorena dijo:

    Hola jorge!

    Felicidades por el blog.
    Me gustaría saber si la Iglesia Católica ha sufrido o va a sufrir recortes.

    Gracias y un saludo.

  7. Alvaro dijo:

    Que son unos sinvergüenzas no lo dudo, como tampoco dudo que hay infinidad de partidas perfectamente prescindibles pero que o no se están tocando o sólo se están maquillando (todo sea dicho, tengo leído que muchas partidas, sobre todo en materia de subvenciones a lobbies de izquierda, se están pagando porque estaban comprometidas por el gobierno anterior y la Ley obliga, pero que se está trabajando para reducirlas o eliminarlas en cuanto sea posible; que no se puede hacer todo de una vez, hay que ir paso a paso).

    Pero tampoco se puede dudar que hay mucha picaresca inadmisible con la Seguridad Social, desde los que vienen a España a operarse gratis hasta los que sacan toneladas de medicamentos con la tarjeta del abuelo, pasando por los que van casi a diario a las consultas para que les digan que no tienen nada nuevo y están igual que ayer. Por ejemplo, esta mañana mencionaban como botón de muestra que los mayores consumidores de recetas de anticonceptivos son los jubilados. Y es que claro, es tan barato sacar las medicinas con la tarjeta del abuelo, que así salen gratis…

    A mí no me parece que establecer un copago con unos límites tan bajos como 8 o 18 euros mensuales sea algo tan terrorífico: simplemente hay que evaluar si el coste económico y humano de las medidas compensa o no el beneficio económico y humano que se espera obtener de su aplicación, cosa que creo sinceramente que sí sucede.

    Lo que veo meridianamente claro es que incluir un coste aparente a los medicamentos (me refiero a que las prestaciones sanitarias no aparenten ser “gratis total” sino que parte de su coste real sea visible), tiene un poderoso efecto inhibidor del consumo superfluo (las leyes económicas relacionan la oferta y la demanda haciendo que ambas se compensen; por esa razón, si el coste de la oferta es cero, el nivel de la demanda se dispara hacia el infinito ya que ese equilibrio entre ambas se ha hecho desaparecer).

    La prueba la mencionaban el otro día: desde que las grandes superficies cobran por las bolsas de la compra (y mire que hablamos de un coste de uno a tres céntimos), la gente se ha acostumbrado a llevar consigo sus propias bolsas y a economizar las que tengan que comprar. El resultado es que el consumo de bolsas de plástico ha caído en picado: hasta ahora se derrochaban porque se creía que realmente eran gratis.

    Así pues… ¿Que son unos sinvergüenzas? Claro que sí: pocos políticos pueden rechazar con justicia el calificativo. ¿Que hay otros sitios mejores por donde cortar? También, e indigna que se tarde en recortar esas partidas. ¿Que la reforma es muy mejorable? Desde luego: por ejemplo, se mantiene la gratuidad de las operaciones de cambio de sexo y de las inseminaciones artificiales, cosas ambas que opino deberían dejar de subvencionarse.

    Pero… ¿Tiene sentido exigir “Una batalla GRANDE a todo tipo de fraude” al mismo tiempo que se carga contra una reforma que precisamente pretende combatir el fraude sanitario y farmacéutico? No parece un alegato muy coherente.

    Personalmente, creo que es necesario esperar hasta ver en qué consisten todas las reformas que pretende implantar el gobierno del PP (no creo que hayan puesto en práctica ni siquiera la mitad, ya que España necesita urgentemente volverse del revés como un calcetín). Como unas medidas pueden compensar o equilibrar el efecto de otras anteriores, hasta que no esté el cuadro completo no podremos saber realmente qué aspecto tiene. Y habrá las de cal, y habrá las de arena, faltaría más.

    Lo que creo que no se puede negar es que el PP tiene plena legitimidad para tomar las medidas que estime conveniente (dado el aplastante apoyo recibido en las urnas el pasado 20N) y que la situación de España (me refiero a en términos políticos y macroeconómicos) es tan dramática que las reformas a emprender deben ser igualmente drásticas, y deben ponerse en práctica con mano firme, por muy impopulares que sean (me consta que muchos de los que se quejan de las reformas ignoran lo que pasaría si España quebrase o fuese expulsada del Euro: ya no hablaríamos de “apretarnos el cinturón” sino de un escenario similar a una posguerra).

    Y no dudo que se equivocarán en muchas cosas que hagan de buena fe, como tampoco dudo que otras muchas cosas las pondrán en práctica con mala fe, atendiendo a intereses partidistas o ideológicos.

    Aun así, imagino que, como cristianos, debemos tener por más eficaz el llenarles de oraciones que de improperios, ¿no cree?

    Y claro, también debemos tener por eficaz el redoblar nuestros esfuerzos por llenar a Cáritas de donativos, al menos mientras podamos. Al fin y al cabo, eso forma parte del Principio de Subsidiariedad que predica la Doctrina Social de la Iglesia.

    En fin: los que nos gobiernan no son ni ángeles ni demonios. Simplemente son… políticos.

    Un saludo.

    • JoseAntoniO dijo:

      “Aun así, imagino que, como cristianos, debemos tener por más eficaz el llenarles de oraciones que de improperios, ¿no cree?” Jesús dijo a la pecadora arrepentida “vete y no peques más”, no le dijo “bueno, eso no tiene importancia”. O, como diría el castizo, “al pan, pan, y al vino, vino”

      • Alvaro dijo:

        Le agradecería que se explicase con más claridad en lugar de limitarse a citar refranes y citas bíblicas de los que yo debo deducir su tesis socioeconómica.

        Creo que yo he explicado, espero que claramente y opinando sobre los hechos concretos, mi punto de vista en el sentido de que es una medida impopular (aunque me consta que recibe bastante apoyo de mucha gente, incluidos pensionistas), torpe (ya que podría haberse perfilado con más precisión) y un poco hipócrita (puesto que hay otras cosas mucho más accesorias que recortar antes), pero no por ello mal encaminada (puesto que el ahorro que pretende no se obtiene de cobrar las recetas sino de evitar el fraude y de otras reformas de las que los medios apenas han hablado).

        Como información adicional, enlazo una explicación general de en qué consiste la reforma, artículo que está escrito aparentemente sin sesgos demagógicos, porque no sé si mucha gente se está enterando de en qué consiste realmente el cambio (que, como siempre, no tiene demasiado que ver con lo que sale en los titulares):

        http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/todo-lo-que-necesitas-saber-sobre-el-ajuste-en-sanidad_XEuYREu00gu71MeTGyFer1/

        Un saludo.

        PD: Mencionar que, si tuviese que ponerme a sacar conclusiones de sus citas, podría empezar por el origen que según algunos tiene la frase “al pan, pan, y al vino, vino”.

        Tengo leídas teorías que la ubican en los ambientes judíos conversos españoles, en los que algunos aparentaban la conversión mientras mantenían en secreto su fe judía. Estos últimos, al comulgar, dirían para sí esa frase como forma de reafirmar su rechazo a la Eucaristía, negando que se pueda llamar “al pan, cuerpo de Cristo, y al vino, sangre de Cristo”.

        La verdad, no sé si esta hipótesis está en lo cierto, pero desde luego da que pensar. No sé si la usaré mucho en lo sucesivo. :-)

      • JoseAntoniO dijo:

        La verdad es que me da exactamente igual que se entere Usted que que no se entere.
        Le dejo solo con su autocomplacencia, que se lo pasará bomba.

      • Alvaro dijo:

        Muchas gracias por participarnos su extraordinaria argumentación, que da fe de la solidez de su criterio y de su innegable espíritu constructivo. Me quito el cráneo ante las geniales aportaciones que a cuestión tan compleja y delicada pueden aportarnos eminencias de su talla. ¡Oh, eximio filósofo! ¡Oh, cumbre del pensamiento occidental!

        Por cierto, tiene vd toda la razón: me lo paso bomba. Gracias por darme pie a ello.

        Un saludo.

  8. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge, te felicito, porque eres capaz de decir lo que piensas, no tienes” pelos en la lengua” como se suele decir vulgarmente.
    Te apoyo completamente y pienso como tú. ¡¡No hay derecho!!!…..Siempre los más pobres y necesitados….Jubilados y medicinas….Será para que haya que pagar menos tiempo las pensiones si hay que prescindir de medicinas a una edad en que todos tienen algo y toman algo para sus muchos achaques…..
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  9. Alvaro dijo:

    Por cierto, D. Jorge… ¿De dónde ha sacado vd lo de que “se deja prácticamente a cero la partida para la ley de dependencia”? Pego de este artículo de 4 de abril:

    “LA LEY DE DEPENDENCIA SE LLEVA EL 61% DEL PRESUPUESTO DE SANIDAD
    (…)
    El Ministerio que dirige Ana Mato potenciará la financiación del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, al que dedicará 1.407 millones de euros y se aumenta un 18,7% el Nivel Mínimo para la Dependencia, que está dotado con 203 millones de euros más. Ésta se convierte en la partida más importante del Departamento, pues supone el 60,9% de su presupuesto total.”

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/04/03/noticias/1333450482.html

    Imagino que según el medio que se consulte, se encontrará información contradictoria, pero no veo que la Ley de Dependencia se haya dejado precisamente “seca”.

    Un saludo.

    • Jorge dijo:

      En 2012 no habrá financiación para los nuevos dependientes moderados http://www.elreferente.es/actualidad/en-2012-no-habra-financiacion-para-los-dependientes-moderados-17538
      Las comunidades pierden 283 millones para atender la dependencia http://economia.elpais.com/economia/2012/03/30/actualidad/1333142842_477588.html
      “NO HAY PRESUPUESTO PARA MANTENER LA LEY DE DEPENDENCIA” http://laleydeladependencia.blogspot.com.es/2012/03/no-hay-presupuesto-para-mantener-la-ley.html#!/2012/03/no-hay-presupuesto-para-mantener-la-ley.html
      Los recortes dejan sin ayuda a dependientes ya evaluados http://www.laprovincia.es/canarias/2012/04/13/recortes-dejan-ayuda-dependientes-evaluados/451144.html
      El CERMI Andalucía opina que el recorte de 283 millones de euros en dependencia supone “un daño irreparable” http://www.cermi.es/es-ES/Noticias/Paginas/Inicio.aspx?TSMEIdNot=3376

      • Alvaro dijo:

        Veamos:

        En primer lugar, tres de los cinco enlaces son anteriores a la promulgación de la ley, cosa que sucedió el pasado día 13, luego no sé hasta qué punto informan con conocimiento de causa, o la realidad promulgada responde a lo que informan (todo sea dicho, la noticia que enlacé yo también es anterior).

        En segundo lugar, enlaza vd una noticia de El País, cuya línea editorial es directamente hostil al PP y respecto al cual son numerosos los infundios que han publicado (especialmente sangrante ha sido la labor de acoso y derribo contra Esperanza Aguirre, por ejemplo). No digo que en este caso concreto informe de falsedades, pero lo innegable es la falta de credibilidad de medios como éste al informar de cuestiones sobre las que tienen un claro posicionamiento ideológico. Desconozco la trayectoria editorial de los otros medios que enlaza. Pero sigamos:

        1.- La noticia de El Referente (dependientes moderados que no se incorporarán al sistema de ayudas durante 2012) afecta a las personas con un nivel mínimo de dependencia (que son autónomos salvo porque una vez al día requieren ayuda para alguna actividad básica). Respecto a esta cuestión, veo en otros medios que podría no haber realmente recorte ya que el gobierno anterior ya tenía establecidos recortes a la ley.

        Así, lo que habría hecho el PP y que se ha publicitado como recorte es evitar el palo a los dependientes en grado más severo, aunque sea a costa de dejar fuera temporalmente a los más leves. En palabras de Soraya Sáenz de Santamaría: “El Gobierno anterior acordó la reducción de las cantidades destinadas a la dependencia. Este Gobierno, para no reducirlas, establece la supresión de un año en la introducción de nuevas categorías de beneficiarios”:

        http://www.diariocritico.com/nacional/consejo-de-ministros/ayudas-publicas/ley-de-dependencia/permiso-de-paternidad/405347

        2.- La noticia de El País da cuenta de un recorte en el presupuesto destinado a infraestructuras y organización administrativa, no en las ayudas directas a los dependientes. El periódico añade la nota sensible afirmando que “en la práctica, las comunidades lo estaban usando para atender a las personas, dada la escasez de recursos existente”, pero no me consta hasta qué punto eso sea así y, en cualquier caso, el gobierno central no es responsable de la malversación que las autonomías puedan hacer de los fondos cerrados que se les entregan. Lógicamente, se centra en el recorte del “nivel acordado” sin decir ni pío del aumento del “nivel mínimo”.

        3.- El artículo del blog también es anterior a la ley, y cita la frase textual en la que se afirma que “No hay presupuesto para mantener la Ley de Dependencia” (frase dicha por Ana Mato el 28 de febrero), cosa que no es sino la constatación de un hecho: la caja está vacía (y, como la ley requiere una financiación creciente, es imposible seguir el ritmo). En ese mismo artículo se cita a Ana Mato afirmando que “Vamos a mantener la Ley de Dependencia al cien por cien, porque es un derecho que tienen los ciudadanos”. Del mismo modo, afirmó que “Para que la situación no vaya a peor, (…) el Gobierno ha decidido paralizar por un tiempo la entrada en el sistema de dependientes moderados, que seguirán recibiendo atención por parte de los servicios sociales municipales o autonómicos”. Así pues, lo que se dice viene a ser lo que se decía en el primer enlace.

        Y los artículos publicados tras la aprobación de la ley:

        4.- El artículo de La Provincia habla de la eliminación del “nivel acordado” y de la congelación del “nivel mínimo”, ambos cantidades mensuales que el Gobierno transfiere a cada comunidad autónoma (el mínimo, en función de cada persona dependiente atendida y el acordado en función de la infraestructura que en cada comunidad haya para su aplicación).

        Por cierto, se menciona la causa del problema: “[la delegada] reconoció que la situación creada es consecuencia de la falta de ficha financiera con que se puso en marcha la ley de Dependencia en 2007″.

        5.- Por último, el CERMI protesta por el recorte de 283 millones, pero no menciona en ningún sitio el detalle que casualmente sí menciona maquillado El País: no se recortan las ayudas a los dependientes sino el presupuesto destinado a infraestructuras y organización administrativa.

        ¿Y qué pasa realmente con esta ley y con su financiación?

        Lo que se trasmite desde el Gobierno es que sólo un 1% de los recortes afecta a los servicios sociales y a igualdad (que es donde se encuentra la dependencia). Incluso el recorte por el que tanto protestan parece ser que no es tal: “diferentes grupos parlamentarios recordaron que los 1.407 millones de euros suponen una reducción que supera el 5% con respecto al presupuestado de 2011 y criticaron la eliminación del nivel acordado, que el pasado año ascendió a 283 millones de euros. Ante estas afirmaciones, Moreno indicó que la desaparición de esta partida se compensa con el incremento, en un 18%, del presupuesto del nivel mínimo, que el Ministerio destina a las comunidades autónomas por cada persona dependiente que atiende. ”

        http://www.balancedeladependencia.com/Juan-Manuel-Moreno-destaca-que-el-presupuesto-asignado-por-el-Ministerio-a-dependencia-supone-el-61-del-total_a1438.html

        En el artículo de La Provincia (punto 4) se habla de congelación del nivel mínimo, cuando este otro artículo habla de un aumento del 18%. No sé cuál de los dos está en lo cierto. Además, informa de “dependientes ya evaluados”, pero no de cuál es el nivel de su dependencia: si son los moderados que no entrarán hasta 2013, entonces la protesta es demagógica pues centra la causa en la ley del día 13 y no en lo promulgado en diciembre.

        Por otra parte, hay que tener en cuenta que la Ley se diseñó con una insostenible financiación expansiva:

        “El Estado aportará más de 12.638 millones de euros desde 2007 hasta el 2015. El primer año serán 400 millones, ascendiendo anualmente esta cifra hasta sumar 2.212 millones en 2015. Las comunidades autónomas deberán aportar las mismas cantidades. Los usuarios sufragarán el 35% del total en función de su renta. Si una familia puede pagar el 90% del coste de una residencia, así deberá hacerlo durante todo el tiempo posible.”

        http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_dependencia

        Así, la financiación prevista inicialmente en 2006 por la ley era de:
        2007: 400.000.000 € (finalmente presupuestado: 400)
        2008: 678.685.396 € (finalmente presupuestado: 871)
        2009: 979.364.617 € (finalmente presupuestado: 1.158, añadidos otros 400 millones con posterioridad)
        2010: 1.160.330.812 € (finalmente presupuestado: 1.480)
        2011: 1.545.425.613 € (finalmente presupuestado1.498)
        2012: 1.673.884.768 € (recién aprobados: 1.407)
        2013: 1.876.030.564 €
        2014: 2.111.571.644 €
        2015: 2.212.904.397 €

        Un crecimiento poco menos que exponencial. ¿En serio alguien en su sano juicio cree que estamos en condiciones de pagar lo que la ley de ZP “el endeudador” tenía previsto cuando se promulgó en 2006, fecha en la que desde el gobierno se acusaba de antipatriotas a quienes avisaban de la que se venía encima?

        El 100% del presupuesto de Sanidad para este año son algo más de 2.300 millones de euros, y eso viene a ser lo que la Ley de Dependencia pretende devorar para 2015. ¿Tiene sentido mantener en sus términos originales un proyecto irrealizable y, hasta donde se ha puesto en práctica, insostenible?

        De hecho, ya en 2010 se iba informando de cómo esta Ley representaba un peligro muy real para el sistema público de salud:

        http://www.imsersodependencia.csic.es/documentacion/dossier-prensa/2010/not-05-01-2010.html

        Lo que veo es que alrededor de todo esto hay muchísima confusión, no sé hasta qué punto interesada, y no poca desinformación (apenas veo que en ningún medio de información mayoritario se defina concretamente qué son, para qué sirven y cómo han evolucionado los “niveles mínimos” y los “niveles concertados”, ni que se informe de lo que este agujero negro de ley tiene previsto para devorar los próximos años).

        Así pues, ante tanta confusión, ¿no es un poco precipitado acusar de ser unos sinvergüenzas a quienes tienen que sacarse de la manga prestaciones y servicios habiendo recibido una caja llena de deudas en lugar de llena de fondos? ¿No es más lógico plantearse si no habría que apoyar que el gobierno trate de perseguir los mismos fines, pero mediante proyectos más racionales y diseñados para no hundirse al poco de ponerse en marcha, arrastrando consigo todo lo demás?

        Imagino que es necesario ver las cosas como son, cosa por lo que veo bastante difícil.

        Un saludo.

      • Jorge dijo:

        Que hay que recortar es evidente, y más a la luz de lo que dijo ayer el presidente del gobierno: “No hay dinero para atender el pago de los servicios públicos”. ¿Por qué no se recortan ellos? ¿Por qué necesitamos un estado con tantísimos políticos, tantísimos funcionarios y asesores, televisiones autonómicas, autonomías incluso? Pues nada. A pagar medicinas todos, incluidos los pensionistas.

  10. Alvaro dijo:

    El problema es que para cambiar algunas de las cosas que menciona, como por ejemplo la absurda organización en autonomías, sería necesaria una reforma constitucional, y para ello se necesita una mayoría cualificada superior a la mera mayoría absoluta que ahora tiene el PP.

    Otras reformas de menor rango, por su parte, deben hacerse de una forma tan definitiva que no puedan deshacerse en un pispás con el próximo cambio de gobierno (recuerde que tenemos el precedente de cómo ZP dinamitó tantos proyectos que Aznar había puesto en marcha, por ejemplo la Ley de Calidad en la Educación, el Plan Hidrológico Nacional, el Tren de Alta Velocidad hasta todas las capitales de provincia, la Ley de Estabilidad cuya derogación nos ha traído tantas desgracias, etc)

    Lógicamente, si se quisiera hacer alguna reforma en ese sentido, sería imprescindible el consenso de los principales partidos, cosa que para hacerse honradamente es imposible, y para hacerse interesadamente es peligroso (me refiero a que acepten apoyar unos cambios pero sólo introduciendo otras reformas perjudiciales en el mismo referéndum; por ejemplo, la progresía exigiría introducir el beneplácito al falso matrimonio, al aborto como derecho, a las barbaridades del Estatuto catalán y quién sabe cuántas más bombas de relojería).

    Desde luego, hay otras muchas cosas a abordar. Menciona vd concretamente:

    1.- Tantísimos políticos: La división en estado central, autonomías, diputaciones, municipios y demás zarandajas es una cuestión estructural, en principio sólo reformable con garantías mediante una imposible reforma constitucional.

    Sí es cierto que se está reduciendo algo el número de políticos, como también se reduce el número de coches oficiales, de sus tarjetas de crédito y de otras partidas de las que disfrutaban, pero coincido en que lo que llevan hecho no pasa de ser una fracción irrisoria de lo que puede hacerse sin el imposible cambio estructural.

    2.- Tantísimos funcionarios: esto también es estructural. Cuando murió Franco había en España, creo, unos 750.000 funcionarios y lo público funcionaba bastante bien. Hoy superamos los 3 millones y medio y vamos de cráneo. Además, no se puede olvidar que los funcionarios cobran su sueldo a partir de los impuestos que pagamos todos (ellos incluidos), de modo que si aumenta en exceso la proporción de funcionarios, la población activa se verá incapacitada para sostener económicamente tanta administración (en Extremadura creo que uno de cada tres trabajadores en activo es funcionario o empleado público, de modo que necesitan la aportación del Estado central para poderles pagar).

    La razón de tanto funcionario radica en ese concepto cuasi-totalitario denominado “Estado del Bienestar” (contra el cual, por cierto, opone la Iglesia con toda razón el principio de subsidiariedad).

    Este “Estado del Bienestar” preconiza el crecimiento incontrolado del Estado, que va poco a poco ocupando más y más ámbitos de la vida privada de los ciudadanos, y convirtiéndose en proveedor entre preferente y exclusivo de servicios que la sociedad civil es perfectamente capaz de proporcionar por sí misma (el principio de subsidiariedad defendido por la Doctrina Social de la Iglesia, por el contrario, afirma que el Estado -en general, cualquier estructura de orden superior- no debe prestar servicios que la sociedad -cualquier estructura de orden inferior- pueda prestar y mantener por sí misma).

    Pero no sólo es el hecho de que haya mucho funcionario: para mantener en funcionamiento ese Sector Público siempre creciente, se requieren tres cosas, que el Estado vampiriza a la sociedad civil:
    - personas (que son los funcionarios, en número siempre creciente)
    - financiación (actualmente ya pagamos como impuestos más o menos la mitad de lo que ganamos, y subiendo, puesto que eso es claramente insuficiente; a ello se suma que la inmensa deuda que emiten los estados acapara la liquidez disponible en los mercados financieros, lo que impide que el crédito llegue a personas y empresas)
    - y derechos y libertades (desde el momento en el que el Estado se inmiscuye en las actividades privadas, arrogándose el derecho de decidir sobre ellas, “expropia” el derecho de los ciudadanos a que tales actividades sigan siendo privadas; así, el Estado se impone como con derecho a decidir sobre cuestiones privadas respecto a las que nadie le ha dado vela).

    Lógicamente, este estado elefantiásico (del que la Ley de dependencia es una muestra más, aunque sea la excepción por la aparente bondad de sus fines) es sencillamente insostenible y está condenado a hundirse por su propio peso.

    3.- Tantísimos Asesores: Aquí estoy completamente de acuerdo con vd, ya que el que necesita de tantos asesores es porque carece de las capacidades que con ellos trata de suplir (recordemos que ZP tenía más de 600 y que Gallardón, cuando era un simple alcalde, tenía más de 1.500).

    Lógicamente, pretendo que se eliminen todos los asesores, ya que siempre hay cuestiones muy especializadas respecto a las que un gobernante puede necesitar un punto de vista profesional (aunque para eso están los informes periciales y los consejos consultivos, que no faltan técnicos en la Administración), pero las cifras desmadradas que he citado están de más, máxime si tenemos en cuenta que la inmensa mayoría son enchufados (leí hace tiempo un artículo donde se veía que más de un centenar de asesores de ZP no tenía ningún tipo de estudios y más de la mitad no tenía estudios superiores, luego no podían estar ahí por méritos propios).

    4.- Televisiones autonómicas: con una por autonomía, como servicio público y herramienta que facilite la comunicación y publicidad de la acción de gobierno, basta. Así, deberían desaparecer todos canales autonómicos a partir del segundo de cada autonomía. Eso es algo que Cascos intentó hacer en Asturias, y por poco se lo comen con patatas (me quedo en la duda de si Aguirre ha podido plantear algo parecido: desde luego, la izquierda siempre esgrime contra ella esa acusación, pero no sé si con fundamento o como habitualmente).

    5.- Autonomías: Sin la actualmente imposible reforma constitucional, es imposible plantearse la erradicación de esta plaga.

    A todo esto se pueden añadir mil otras cosas para quitar, sobre todo subvenciones (al cine, a las energías renovables, a los homosexuales de Zimbabwe, a sindicatos, a patronal, a partidos políticos, etc).

    Estas últimas subvenciones (sindicatos, patronal y partidos) creo que están ya encima de la mesa para ser eliminadas -o casi- en próximas fechas (de hecho, es más que probable que la reciente Huelga General se deba a que ven que se les acaba el chollo), y las del cine se entregaron por haberlas comprometido el anterior gobierno (lo que mueve a pensar que eso no se repetirá).

    Lo que tengo claro es que el marrón que tiene el gobierno en las manos es de auténtico órdago, y que son los que ahora gobiernan los únicos que pueden hacer las reformas necesarias, porque están en el lugar indicado, en el momento indicado y con el respaldo de las urnas indicado.

    Y como decía antes, harán algunas cosas bien, otras regular y otras mal, las harán unas veces con la mejor intención y otras no tanto, unas veces con pleno conocimiento y otras equivocándose, que nadie es infalible.

    Así pues, dado que nuestro futuro depende de lo que decidan aquellos a quienes los españoles hemos aupado al gobierno, sigo opinando que es más constructivo rezar por ellos para que Dios ilumine su acción de gobierno y sepan tomar las mejores decisiones, ignorando los intereses partidistas y atendiendo honradamente al bien común, que indignarse y llamarles de todo (que se quedará uno todo lo a gusto que se quiera, pero no lleva a ningún lado).

    Un saludo.

  11. Alvaro dijo:

    Acaba de publicarse:

    Se acaba de aprobar un proyecto de ley, que se remitirá al Congreso para su tramitación urgente, que permitirá a las autonomías privatizar sus televisiones.
    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/20/portada/1334932327.html

    Parece que siguen yendo paso a paso, pero sin dejarse en el tintero tantas cosas como parecía, ¿no cree?. Que cada día tiene su afán.

    Un saludo.

  12. Alvaro dijo:

    Se ve que acaban de cambiar radicalmente el contenido del artículo que he enlazado hace unos minutos. Antes ponía esto otro:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/20/portada/1334932327.html
    “Las comunidades podrán privatizar las televisiones autonómicas
    ELMUNDO.es | Madrid
    Actualizado viernes 20/04/2012 16:32 horas

    El presidente de RTVE será elegido por mayoría absoluta del Congreso si no hay consenso entre PP y PSOE, según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría en el Consejo de Ministros de esta tarde.

    Sáenz de Santamaría también ha dado a conocer en su comparecencia que las comunidades autónomas podrán privatizar las televisiones autonómicas.”

    Otros medios ofrecen información más completa:

    http://www.larazon.es/noticia/2584-el-congreso-permitira-a-cada-autonomia-elegir-modelo-de-gestion-de-su-television-publica

    “La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Mantamaría, ha anunciado también en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno va a enviar al Congreso de los Diputados un proyecto para flexibilizar los modelos de televisiones autonómicas, de modo que cada comunidad autónoma decida de que modo presta el servicio de la televisión regional. Así, por la vía de urgencia, el Parlamento decidirá sobre este proyecto de ley que remite el Gobierno para la regulación del modelo autonómico de las televisiones. Esto supone que cada una podra elegir el modelo de gestión, sea pública o privada. Si se elige la opción del servicio público, el ente que gestione la televisión tendrá que cumplir los objetivos de la Ley de Estabilidad.”

    Algunos medios informan de que las autonomías pueden elegir prestar o no ese servicio, pero no estoy seguro de si con “no prestarlo” se refieren a la privatización o al cierre.

    Supongo que en breve se aclarará el sentido de la nueva reforma.

    Un saludo.

    • Jorge dijo:

      La verdad es que hay que reconocer que este gobierno, en muy poco tiempo, está sacando adelante una serie de reformas que eran absolutamente imprescindibles, aunque sigo pensando que son poco más que el chocolate del loro… y unas bolsas de pipas.
      Nos queda una gran reforma pendiente, que es la estructura del estado. Difícil, porque supondría modificar la constitución. Pero es la parte gorda.

      • Alvaro dijo:

        Desde luego, los problemas que verdaderamente habría que solucionar son estructurales y provienen de la propia Constitución. Precisamente por eso, son problemas que no pueden abordarse desde la simple mayoría absoluta (y con la oposición que hay, mejor no tratar de contar con ellos). Lógicamente, los problemas que sí se pueden abordar siempre se verán menores que esos.

        La cuestión es que el gobierno tiene actualmente un margen de maniobra completamente ridículo (digamos que en lugar de una espada de Damocles, lo que pende sobre ellos a cuatro dedos del flequillo es una inmensa alfombra de faquir untada en curare). Y así, entre aciertos y errores, entre genialidades y torpezas y, por qué no decirlo, entre bondades y maldades, están acometiendo una labor titánica, y contra reloj. Es imposible no meter la pata nunca.

        De todos modos, también hay que entender que lo que trata de hacer el gobierno no es poner parches sino imprimir un cambio de tendencia, y eso es muy complicado: la inercia que tiene la economía de un país como España siempre hará que cualquier cambio parezca lento y pesado, que parezca “el chocolate del loro” (y la bolsa de pipas), porque todos querríamos soluciones rápidas, problemas que se volatilizan en el aire como el pañuelo de un prestidigitador, en definitiva… magia.

        La realidad no funciona así: se hacen las reformas y entonces el país, lento y perezoso, comienza a moverse en la dirección deseada, primero con exasperante lentitud y con más de un sobresalto, más tarde de forma más estable y con creciente ritmo, según las cada vez mayores reformas van venciendo la inercia heredada. Y, entre tanto, todos vemos cómo se acerca el fondo del abismo y cómo parece que no nos libramos.

        Ante esta impresión de ineficacia, muchos nos quejamos de tantas cosas que se podrían hacer “ya” o que parecen quedar en el tintero, como si fuesen lo único por hacer, como si lo demás no tuviese importancia: “lo que cuentan son las subvenciones”; “no, son las televisiones autonómicas”; “no, los coches oficiales”; “no, las embajadas regionales”; “no, los servicios que no son básicos”; “no, las empresas públicas”; “no, los funcionarios”…

        Pues no: es TODO ello.

        Esta situación se asemeja a la de un autobús que baja sin frenos por un puerto de montaña flanqueado por terraplenes. Al volante está un conductor elegido por mayoría absoluta, y son él y su equipo quienes DEBEN decidir qué volantazos toca dar. A los pasajeros, tras haber desalojado al anterior conductor loco y puesto a éste, sólo nos queda rezar por su pericia, rezar por que logre evitar caer junto con todos nosotros al abismo.

        ¿Se imagina si los pasajeros empezasen a quejarse de que con los bandazos hay quienes se marean? Suena ridículo, ¿verdad? Cualquiera entiende que los bandazos son un mal inevitable. Y en esta situación, los pasajeros sólo podemos tratar de garantizar la provisión de bolsas para el mareo y con ellas paliar el sufrimiento de los que estén peor.

        Y en eso precisamente está Cáritas, con el apoyo de quienes aún podemos poner nuestro granito de arena, y con Cristo iluminando y manteniendo vivas las virtudes que dan sentido a su labor: Fe en Su apoyo, Esperanza en que empujando entre todos lograremos salir a flote y Caridad para derramarla a raudales sobre los que la necesitan.

        Un saludo.

  13. Martina dijo:

    Hola Jorge,tu aportación me ha impactado.
    Me he permitido transcribirla,y publicarla en el foro del pueblo donde nací.
    Me parece muy interesante.
    Un saludo.

  14. D. Jorge. Discutir con una pared no es inteligente. No caiga usted en ello. Lo que dice es más o menos verdad desde su punto de vista que es similar al mío.
    Bajar las pensiones, elevándoles el gasto a los viejos es una burrada.
    Los viejos tenemos por nuestra edad, más necesidad de medicinas y más aun los crónicos.
    No hace falta tanta gente, que pasa como la “banda de Robles veinte pidiendo y uno tocando”.
    A usted no se le permite decirlo, yo si puedo. Esto es un mamoneo, y al final pactarán con el PSOE, que quiere librarse de su justo castigo. Algo cederán para evitar las amenazas.
    Usted tiene razón, y ni cura, ni gitano, ni mecánico, ni doctor en ciencias nucleares, saben lo que usted ve todos los días.
    Que se corten tantos privilegios, y que se aclaren tantos y tantos asuntos.
    Ya se verá si adquieren confianza los “mercados”
    Creo que el PP sacará a España de donde está metida; en la pura ruina.
    A partir del día 20, no hay casi nadie en las tiendas y supermercados.
    Al que vive sin escasez, ocho euros le parecerán poco más que una propina, pero al que no tiene… eso ya es otra cosa.
    No interesan las lógicas economicistas
    Se puede y se debe acabar con tanta corrupción.
    Para eso los elegimos.

    • Alvaro dijo:

      No estoy seguro de si concuerdo o no con vd, ya que su aportación tiene algo de zigzagueante, con frases en un sentido y en el contrario (por ejemplo, que lo del PP “es un mamoneo, y al final pactarán con el PSOE, que quiere librarse de su justo castigo”, y luego que “el PP sacará a España de donde está metida; en la pura ruina”). Al final no sé si vd apoya o no las medidas del gobierno.

      Sea como sea, entiendo perfectamente que quien tiene el agua al cuello valora los ocho euros de forma muy distinta a quien se mueve con una cierta holgura, y precisamente por eso quienes no tenemos el agua al cuello debemos meter esos ocho euros (o los que podamos) en un sobre y aportarlos a Cáritas, que es quien mejor sabrá cómo hacer que sean de provecho para quienes sí están ahogados.

      D. Leopoldo Abadía, en su libro “¿Qué hace una persona como tú en una crisis como esta?”, daba una pequeña pauta a la hora de calcular la cantidad que cada cual podía donar, pauta que, citada de memoria, viene a ser:

      “Coge un sobre y mete en él una cantidad de dinero que previamente hayas pensado que vas a donar. Antes de cerrar el sobre, hazte la pregunta: ¿Me escuece el desprenderme de este dinero? Si la respuesta es que no, mete un poco más de dinero, y otro poco, y otro… hasta que la respuesta sea afirmativa. Entonces, y sólo entonces, cierra el sobre y dónalo”.

      El criterio es de una sencillez y de una sensatez que maravilla.

      Por cierto, para arrojar luz sobre las cantidades que ingresan quienes tendrán que pagar hasta 8 euros, he encontrado esta información sobre los importes mínimos de las pensiones contributivas para 2012:
      http://www.lexjuridica.com/doc.php?cat=22&id=1080

      Lógicamente, hablamos del límite mínimo, que NO será donde esté la mayoría de personas (lo de los 8 euros rige para ingresos de hasta 22.000 euros, muy superiores a estos mínimos). Aun así, se trata de cantidades exiguas con las que es difícilmente concebible el salir adelante hoy en día. De ahí la importancia de las redes asistenciales de que dispone la sociedad civil, que básicamente consisten en la Iglesia y en las familias (aunque también hay algunas ONGs y poco más), ya que son éstas las que pueden adaptarse a las necesidades reales de cada uno (el Estado, que no forma parte de la sociedad civil, debe establecer un criterio reglado general que, por definición, no responderá a muchísimas circunstancias particulares).

      Así pues, la situación es desoladora:
      - El Estado no puede (porque está sepultado bajo una montaña de deudas)
      - Las ONGs tienen una presencia bastante limitada (con honrosas excepciones como la Cruz Roja)
      - Las familias tienen más agujeros que un queso (entre los que están ahogados y las relaciones que se han roto, la implicación de muchos con sus parientes está bajo mínimos)
      - Y la Iglesia parece ser prácticamente lo único que sigue funcionando (a pesar de que los anteriores gobiernos han tratado de ahogarla también y siempre tiene detrás la misma recua de cenutrios vociferantes clamando por “los dineros de la Iglesia”, normalmente sin mover un dedo ellos mismos por ayudar a nadie, como sucedía con Toxo a la puerta del supermercado).

      Y en esta situación, ¿Qué puede hacer el Estado? Me temo que con quitar los palos de las ruedas de quienes ayudan eficazmente (es decir, de la Iglesia, las familias y poco más), basta. Aparte de eso, que busque no quebrar él, ya que nos arrastraría a todos en su caída (cosa de la que no mucha gente parece darse cuenta) y tiene lastre para soltar a toneladas.

      Un saludo.

Los comentarios están cerrados.