Un avemaría por mis curas

 

Escuché la anécdota hace poco y ayer, en la fiesta del buen pastor, volvía a recordarla.

En una ocasión unas personas se quejaron ante San Josemaría Escrivá de los sacerdotes que atendían su parroquia. Lo de siempre: poco santos, poco piadosos, no suficientemente diligentes con su  ministerio. San Josemaría escuchó atentamente sus quejas. Al final acabó diciéndoles: Así que vuestros sacerdotes no son buenos… Eso es señal de que rezáis poco por ellos.

Ayer narraba esta anécdota en la homilía pidiendo un favor a la gente. Que cuando noten que algo no hacemos bien… recen un avemaría por nosotros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Un avemaría por mis curas

  1. Por usted lo hago con mucha frecuncia; no en vano le plagio un montón de cosas buenas que publica. Y desde ahora por sus curas. Saludos cordiales desde Asturias.

  2. maribelad87 dijo:

    Dios te salve María…

  3. Walter dijo:

    No te conozco Jorge pero ahí van unos cuantos por vos y tu parroquia. En agradecimiento por tus artículos.

  4. BIEN POR EL AVEMARÍA
    Y ENCOMENDEMOS SUS TRABAJOS AL FIEL CREADOR
    TAMBIÉN ES BUENA ORACIÓN, SI SE HACE DE VERAS; DE CORAZÓN.
    CON AMOR DE DIOS

  5. Blanca dijo:

    Cuenta con mi Avemaría por ti.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. Alvaro dijo:

    Lo de los avemarías me recuerda la cuestión de la “comunión”, esa gran desconocida…

    Es curioso, pero muchísima gente cree que sabe qué es la “comunión”… pero al final lo úinico que sabe es que “comunión” es el acto de ir a comulgar en misa. Naturalmente, si no saben lo que es realmente la “comunión” (la de “estar en comunión con”), tampoco pueden entender lo que se dice en el credo sobre la “comunión de los santos” (imagino que pensarán que se trata de creer que los santos comulgaban en misa o algo parecido, y que saber eso es algo importantísimo).

    La “comunión” significa que toda la Iglesia, desde Cristo, pasando por los ángeles, los santos y el clero, hasta llegar a los fieles, formamos una especie de “red social” interconectada, en plan “www.faithbook.com” (sitio que veo que ya existe; ya me parecía a mí que no era mal nombre), donde todos influimos en todos en una “común unión” (¿A que no adivinan de dónde viene “comunión”?).

    Por eso los rezos tienen eficacia real (con la de gente que pregunta si lo de meterse en un monasterio a rezar sirve para algo… la respuesta es SI)

    Por eso los santos pueden interceder por nosotros (y así tiene sentido rezarles, que no adorarles)

    Por eso el pecado de unos representa un peso real sobre los hombros de otros (aunque estos otros no conozcan ni por asomo a los primeros)

    …Y por eso lo bien que viene realmente eso de echarle unos avemarías a los sacerdotes que lo necesiten (o mejor dicho, que lo necesitan, pues es un hecho que es así).

    Imagino que sería interesante dejar caer por aquí, de cuando en cuando, artículos en los que se expliquen de forma clara y somera algunos elementos troncales de la doctrina, sobre todo de esos que a veces uno piensa que tiene tan claros… hasta que empieza a hablar de ellos (y entonces, o tu interlocutor se maravilla de cuánto sabes, o eres tú quien te espantas de cuánto ignoras).

    Un saludo.

  7. Ana Azul dijo:

    Un Ave María, no, dos, tres los que hagan falta. Y un Padre Nuestro también. Besos
    Ana

  8. Martina dijo:

    pues yo rezo por Vd.en la misa,y cuando rezo el rosario.Un saludo.

Los comentarios están cerrados.