Diez kilómetros para pedir leche

Fátima, evidentemente nombre supuesto, se presentó en la parroquia ayer a las cinco de la tarde. Venía con el carrito de la compra en la mano.

¿Es aquí donde dan comida y ayuda? Le expliqué que efectivamente se reparte comida, y los requisitos para acceder a la ayuda en alimentos. Es decir, o ser feligresa de la parroquia, o bien llegar aquí enviada por su parroquia de origen, lo que llamamos traer una hoja de derivación.

Fátima vive en el centro de Madrid. Con un niño de tres meses, sin trabajo, abandonada por el padre del niño y recogida temporalmente por un familiar. Acudió a los servicios sociales municipales y no encontró más ayuda que ser reenviada a Caritas de su parroquia (ahí está la imagen que lo prueba). En su parroquia le dicen que no tienen recursos, que lo único que pueden facilitarle es ropa para el niño… y Dios le ampare.

Lo que me resultaba inexplicable es que apareciera por esta parroquia, que está a diez kilómetros de distancia y unas cuantas estaciones de metro. Por eso se lo pregunté: “¿Y cómo se te ha ocurrido venir aquí?”. Pues resulta que esta mujer se metió en internet a ver si encontraba dónde acudir. Y dio con este blog, y leyó que en la parroquia se repartían alimentos, y que había un proyecto de ayuda para embarazadas y madres con niños pequeños… Y aquí que se vino.

¿Y qué haces en ese caso cuando todo esto te lo cuenta sin dejar de llorar? Pues decirle que vale, que contara con nosotros, pero que necesitaríamos una carta de su parroquia, pero que de momento algo iríamos haciendo. Suerte que ayer estaban las voluntarias que atienden a las chicas embarazadas. Les presenté a Fátima y rápido se pusieron en marcha. Lo primero, encontrarle un buen coche de bebé, porque estaba llevando al niño en un carrito de esos de bastón, del todo inadecuado. Y sabanitas para el coche. Y un bono metro para que venga al taller y al menos salga de casa, hable con otras chicas y haga algo. Por supuesto que hubo alimentos para Fátima. Eso sí, la próxima vez vendrá con esa carta de la parroquia.

Fátima estaba muy sensible. Cuando vio el cochecito para su niño, las sabanitas, unos botes de leche para el bebé y algunas cosas para ella, pero sobre todo cuando se sintió acogida y animada… Se abrazó a nosotros, nos dio dos besos y nos decía… lo sabía, yo sabía que aquí no me podían fallar… Usted es bueno… me di cuenta leyendo el blog, sabía que no me abandonarían…

Se me hizo un nudo en la garganta y hasta se escaparon unas lágrimas. Fue como un latigazo. No. No soy bueno, ni medio bueno siquiera. Y no lo digo por falsa humildad.

Buenas son esas mujeres que a pesar de los pesares deciden sacar adelante su embarazo y traer sus hijos al mundo a pesar de no tener nada de nada. Buena Fátima, capaz de recorrerse medio Madrid  a ver si consigue leche maternizada para su hijo. Buenos esos voluntarios que no saben de horas para estar cerca de la gente. Buena esa persona que acaba de dejar dos cajas de alimentos. Buena Carmen, que pasa horas ante el Santísimo porque según dice “estando la puerta abierta, alguien vendrá”.

Yo no. Yo soy tan sólo un afortunado que ayer vio cómo una madre derrotada y llorosa, podía volver a su casa sonriendo. Pero bueno, no. Eso no. Sólo afortunado… por pura misericordia de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho a vivir, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Diez kilómetros para pedir leche

  1. Ana azul dijo:

    Benditos seáis todos, tú, tus voluntarios, tu compañero y las madres que a pesar de las dificultades deciden tener a sus hijos. Enhorabuena por ese espíritu de bondad. Y sí ¡eres bueno!
    Besos
    Ana

  2. karmenfl dijo:

    Muchas gracias por compartir esta preciosa historia.

    “A Caritas parroquial”… y que no olviden pagar el IBI

  3. David dijo:

    Enhorabuena Jorge, una vez mas se demuestra como la Iglesia Catolica se convierte en referente donde “Lo publico” que tantas veces critca y difama no llega….Enhorabuena no porque seas “Bueno” (Que se podria discutir) sino por coordinar la labor de acogida y ayuda en tu Parroquia, por sser una vez mas el asidero de aquellos a los que se deja sin nada

  4. Dolega dijo:

    Es la gente la que hace que la bondad y la solidaridad se haga presente. Y lo más importante de todo es que hoy, hay alguien que piensa que tener esperanza es rentable.
    Un beso

  5. Barcino dijo:

    Eso es tener fe sana y verdadera, porque no dudo en ir con el carrito de la compra!!!. No como aquellos feligreses que hicieron una romería para pedir lluvia y el párroco se indigno porque ninguno llevaba paraguas…. Rezaremos por Fatima.

  6. Pedro Muñoz dijo:

    Que CARA DURA tiene el ayuntamiento para derivarla a Caritas, eso si, no faltará ayuda para el dia del orgullo (pues que lo tengan). Quedo indignado

  7. Pedro Muñoz dijo:

    Me entero que doña Esperanza Aguirre, pagó unas facturas a clínicas abortivas, ¿Por qué motivo no cuentan con un depósito de dinero para estos casos extremos. Gracias a los de cáritas de la parroquia del padre Jorge

  8. Betsi dijo:

    Bendiciones Jorge !!

    La compasión es una pasión despertada por el dolor ajeno, una reacción de simpatía de un corazón salido de sí y vuelto hacia el otro, una emoción que deriva del hecho de sentir y sufrir con el pobre.

    La compasión era el motor que impulsaba a Jesús a dar pasos concretos y prácticos hacia la solidaridad y misericordia.

    Utilizaba su poder, mediante intervenciones extraordinarias, para eliminar o solucionar aquel mal que tanto le apenaba, transformándose de esta manera en un liberador de todo sufrimiento, en un redentor de todo dolor.

    Jorge eres compasivo y eso te convierte en bondadoso a los ojos de los demás.

    “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados” (Mt 5,4)

    Dios los bendiga a todos !!
    Betsi.

    P.D.: Saludos fraternales a todos los que, en familia, hacen vida en el blog de Padre Jorge.

    • Prados dijo:

      Saludos fraternales a todos y a tí en especial que ya te echábamos de menos.
      Besos Betsita.

  9. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge.
    La Misericordia del Señor, tiene instrumentos……Tú y tus colaboradores sois unos más , porque ahora mismo en todas las diócesis se están moviendo de lo lindo con la “crisis”…La gente de buena voluntad, que hay más de los que lo parecen…..Donan 1 día al mes de sus ingresos, a pesar de que han sufrido recortes…..Y todo eso hace que gente ,como la pobre mujer del relato, a la que llamas Fátima tengan una ayuda económica, material y afectiva. El acogimiento caluroso, el sentir que se tiene a “alguien” en la vida es muy importante…..GRACIAS, porque nos animas, cuando nos cansamos o cuando nos vemos justitos para aportar la donación a CARITAS, porque no se qué pasa que cada día el dinero se va más rápido y surgen nuevas necesidades, es como si se pusiesen de acuerdo las cosas para fallar en el mismo mes, y pensamos que el próximo mes no habrá gastos imprevistos….Pero les hay…..Y no nos falta para lo necesario y hasta nos sobra un poquitín para compartir….¿Cómo se verán los que ya no perciben nada de nada????……A vivir el lema de Cáritas este año,…. “para que otros puedan sencillamente vivir”…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  10. JoseAntoniO dijo:

    “Asimismo, el que dé un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, porque es discípulo, no quedará sin recompensa: soy yo quien se lo digo.»

  11. "abrazados a la VERDAD" dijo:

    Bravo por esta Parroquia y bravo por su Párroco, claro! 🙂

  12. Prados dijo:

    Es una parroquia en la que florece la esperanza.
    Dios os bendiga y aumenten también las ayudas para poder atender a todos los que acuden a vosotros. Un abrazo.

  13. Miguel Ángel dijo:

    No entiendo el motivo del post, en Cáritas pasarán mil casos como este…(Por desgracia)
    Si usted Padre fuera nuevo en el sacerdocio lo entiendo pero con los años que lleva… en fin es mi opinión…

    • Alvaro dijo:

      Hombre, lo de que un necesitado acuda a Cáritas es bastante común.

      Lo que se sale de lo común es:
      – Que la persona haya acudido a los servicios sociales municipales, y que éstos la hayan enviado a Cáritas (no es cosa accesoria constatarlo documentalmente).
      – Que en su parroquia le hayan dicho que no les queda nada para darle (lo que denota que hay más necesidad que recursos y que toda ayuda es poca)
      – Que haya localizado en Internet este blog y que se haya dicho que seguro que aquí la ayudarían.
      – Que, finalmente, haya recorrido diez kilómetros para venir hasta esta otra parroquia, donde finalmente ha recibido la ayuda que necesitaba.

      Como le digo, no es para nada irrelevante que las tan cacareadas “políticas sociales” de los políticos, en las que se gastan el porrón de duros que se gastan, consistan en enviar a los necesitados a que les atienda la Iglesia, que vive de lo que aportamos los particulares.

      Ni es irrelevante la enorme confianza que despierta la Iglesia en los necesitados, capaces de recorrer una buena distancia (bien que en Metro) hasta dar con una parroquia que aún tenga recursos con que ayudarles, sabiendo que, si en otras parroquias no les han ayudado, no ha sido por no querer hacerlo sino por no tener con qué.

      Y si D. Jorge se ha conmovido por este caso y lo ha querido compartir con nosotros… pues mejor que mejor. Tal vez sea algo en cierto modo cotidiano para quien se dedica a ello, pero los demás agradecemos que nos permita conocerlo.

      Un saludo.

  14. Prados dijo:

    Yo creo que es muy interesante que se sepa lo que está ocurriendo en la sociedad ante esta crisis. Que se sepa cómo actúan los ayuntamientos y las ayudas sociales y cómo responde la Iglesia. Que se sepa del sufrimiento humano y también de la respuesta solidaria. Esto también ha de ser noticia. Esta noticia como la de Blanca el otro día, representarán también historias de otras personas anónimas que acudirán a otras parroquias en diferentes circunstancias.
    Pero mejor que se sepa.

  15. PEREZART dijo:

    Me siento orgulloso de la iglesia y su acción social que está haciendo de salvavidas para tanta gente necesitada y en particular de mi parroquia que tiene vivo a todo mi barrio donde hay autentica acción social sin quemar calles ni romper escaparates sin inventar nada nuevo……… la salida nos la enseñaron hace 2.000 años …… sacrificio por los demás… comunidad y ayuda entre todos…… Jesus y su ejemplo por bandera.
    NO HAY MAYOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER (VOLTAIRE)

  16. maria dijo:

    No tengo palabras para describir la emoción que me embarga, el orgullo de pertenecer a una comunidad que se preocupa por los demás, que crece en la fe y la misericordia de Dios. Gracias a todos por hacerlo posible

  17. Mª Victoria Mestre dijo:

    ¡¡DERIVADA!! No si aquí derivaciones no faltan… ¡¡que poca verguenza!! Y ¡¡que gozada poder contar con estos rinconcitos de amor y misericordia donde los mazazos de la vida se puedan compensar un poco!! Felicidades por vuestra labor. Desde la Parroquia del Divino Salvador un cordial saludo, MVM

  18. fELIZ DÍA, jORGE. ¡QUÉ GRATO ES SABER QUE A PESAR DE LA CRISIS, GENTE DESESPERADA ENCUENTRA AYUDA! EL AMOR DE DIOS ES INFINITO Y SUS CAMINOS SON MÚLTIPLES, LA MISERICORDIA DIVINA ES PERFECTA. QUE EL PODER DIVINO CONTINUE OBRANDO EN TI Y TUS COLABORADORES PARA QUE CONTINUEN AYUDANDO A TANTA GENTE QUE LO NECESITA. UN ABRAZO.

Los comentarios están cerrados.